Ir al contenido principal

"Mejillones para cenar" de Birgit Vanderbeke

 


Mejillones para cenar. Birgit Vanderbeke

Ediciones Invisibles. Colección Pequeños Placeres. 2022

Traducción de Marisa Presas

La autora había nacido en la Alemania Oriental en 1956 y se marchó con su familia a la zona Occidental. Desde 1993 vivió en el sur de Francia hasta su muerte, en un pueblecito cercano a Aviñón. Esta es su primera novela y la que más éxito ha tenido. En español, aparte de este libro, solo se han publicado otros dos por parte de la editorial Salamandra (Aberta tiene un amante, Tiempos de paz). Escribió más libros pero no tuvo suerte en su publicación y, sobre todo sus últimos años, solo publicó de modo irregular. Es una de esas autoras casi desconocidas que las editoriales independientes como Invisibles sacan a la luz y generan entusiasmo entre sus nuevos lectores. 

La historia que aquí se cuenta transcurre en una sola noche. La familia (madre, hijo, hija) está esperando la llegada del padre que viene de viaje y con buenas noticias. Ha ascendido de puesto y hay una cena especial que la madre prepara, no sin esfuerzo, porque los mejillones, como ella misma dirá, son muy trabajosos de preparar. Desde las seis de la tarde hasta bien entrada la noche, la familia espera la llegada del padre y mientras tanto los tres hablan de sus vidas, piensan sobre sus vidas y ese retrato familiar va desfilando delante de nuestros ojos con nitidez. El desenlace es tan curioso como inesperado. O quizá no. 

Lo que más llama la atención de este pequeño libro, de esta novela corta (me entusiasman las novelas cortas, son capaces de elevar la tensión lectora hasta el máximo, mucho más que un mamotreto), es su estilo. Birgit Vanderbeke se ha sentado delante de nosotros y nos está relatando, con corrección pero con la tranquilidad de un buen coloquio, y por medio de la voz de uno de los personajes, la hija, lo que está pasando in situ y lo que sucede en ese telón de fondo que es la vida de estas cuatro personas, la madre, el padre, el hijo, la hija, en una sociedad bastante peculiar en la que las normas lo son todo y ser una buena familia y hacer las cosas como se debe es el santo y seña. 

El texto no tiene capítulos ni epígrafes ni descanso. Tampoco puntos y aparte. No hay alivio en la narración. Esta se presenta íntegra, de golpe y sin tregua. El pensamiento no tiene  tregua a veces. La acción tampoco. Aquí se mezclan ambos, pensamiento y acción, en un todo irresoluble, de una forma imposible de separar. El retrato familiar se va completando poco a poco y, aunque al principio solo vemos una cocina y tres personas, cuando el libro termina hemos avanzado hasta conocer el mosaico completo, cuyas teselas se han ido componiendo al mismo ritmo que la hija nos cuenta y se cuenta a sí misma lo que está sucediendo y lo que ha sucedido sobre todo. 

Espero que la editorial Invisibles publique más obra de Vanderbeke. Y si es posible con la misma traductora. No debe haber sido fácil esta traducción pero el resultado es armónico y equilibrado, sin que nada resulte ni trillado ni fuera de lugar. Merece la pena conocer este libro y conocer a su autora, una de esas mujeres que escriben y que están en un desván del conocimiento por lo que acceder a ellas es pura casualidad. Y esto es injusto. Muy injusto. La creación debe ser siempre recompensada con la atención. 

Galería de fotos de la autora y sus maravillosos ojos azules:





Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

Historia de un narcisista: incapaz de amar

Tenía en una de las estanterías cerradas con llave un librito pequeño que siempre pensé que era una novelita de amor. Su título es engañoso "Incapaz de amar". Estaba por ahí y nunca le había hecho el menor caso. Eso ocurre a veces con los libros. Llegan a ti no sabes cómo y se quedan por la casa, vagando, a veces quietos, otras veces de un sitio a otro. En este caso ese librillo estaba en la segunda fila de un estante, de esos que contienen libros que te interesan poco y por eso los pones en un lugar recóndito.  Mi manía de quitarle el polvo hasta a los libros que están en cristaleras, todos prácticamente, me ha llevado a descubrirlo ayer tarde y fijaros que lo he leído de un tirón, porque no es una novelita al uso sino un casi ensayo sobre un caso real en el que una mujer inteligente, elegante, culta y bien situada se enamora nada más y nada menos que de un individuo narcisista. Creí que los narcisistas no existían, que eran una invención de la psicología freudiana,

Moda femenina en la época de Jane Austen

Jane Austen  vivió entre 1775 y 1817, el período histórico conocido como “época georgiana”. Se dio la circunstancia de que, entre 1811 y 1820, precisamente el período en el que  Austen publica sus novelas, el rey George III tuvo que ceder el trono al Príncipe de Gales, luego George IV. Ese período se conoce como “la Regencia”. Los personajes de las novelas de  Jane Austen  visten de acuerdo con la “moda Regencia”. Era una moda que venía, como es natural, de Francia y que, cuando se cortaron los lazos entre ambos países, quedó desprovista de las innovaciones del país vecino, en una especie de prolongación artificial de las tendencias.  En  “Emma” , por ejemplo, novela que podemos tomar como referencia para ver el arreglo femenino, solamente hay cuatro alusiones al look de una mujer. La primera de ellas es la referida a los botines de cordones que Emma rompe adrede para obligar al señor Elton a que las invite, a ella y a Harriet, a entrar en la casa vicarial. Los  botine