Ir al contenido principal

"Las mujeres en Austen": abriendo puertas

 Escribir Las mujeres en Austen me costó años de lecturas. Lecturas de todos sus libros, de sus cartas, de sus escritos de juventud, de toda la obra, en fin, de Austen. Estas lecturas comenzaron casualmente cuando llegó a mis manos Orgullo y prejuicio, pero luego adquirieron una clase de compromiso lector por el cual he ido escudriñando no solo toda su obra sino las diversas traducciones de ella y también los textos originales en lo que me ha sido posible. La segunda etapa de este conocimiento ha venido por la lectura y consulta de lo que se ha escrito sobre ella que, avanzo, en español es muy poco. Después están las fuentes digitales, las visitas virtuales a bibliotecas inglesas, a su casa-museo, en fin, lo que se entiende como una inmersión en la obra de Austen a todos los niveles. De resultas de ello he ido escribiendo muchos textos sobre los distintos libros y sobre los aspectos que me suscitaban interés. A raíz de la conmemoración de la publicación de Emma escribí en 2015 una serie de artículos que duraron todo el año y que publiqué en la revista cultural THE CULT. Por desgracia, la revista desapareció sin previo aviso de su editor y los artículos se perdieron, ya que no se recuperaron para la nueva revista que la sustituyó, como sucedió también con todos los artículos de cine, de educación y de temas generales que yo había escrito, por supuesto sin remuneración, en la citada revista. Esta es una de las incidencias más desagradables de mis tiempos de escritura porque tuve que enterarme a trancas y barrancas que la revista desaparecía, que se transformaba en otra y que en esa otra, según me contestó el editor después de mucho preguntarle, solo tendrían cabida sus amigos. Eso me hizo reflexionar sobre la generosidad de los que escribimos sin remuneración alguna para estos medios que no pagan, la mayoría, y sobre el trato tan desagradecido que a veces se recibe, como en este caso y eso que el editor parecía una persona honesta. El caso es que los artículos de El año de Emma, publicados en THE CULT y divulgados por Facebook, dejaron de existir de cara al lector. Con el fin de salvarlos, incluí algunos de ellos en mi blog, en Una isla de papel, que ahora mismo estás leyendo. Y seguí leyendo a Austen, buscando a Austen, leyendo lo que se escribía de ella y, en definitiva, configurando en mi cabeza un ensayo que no sabía si sería publicado o no. Entonces comencé a escribirlo, tardé en hacerlo un tiempo importante y más aún en publicarlo. Se asentó desde luego, hubo ocasión de reposarlo. Se publicó en mayo de 2023. Ahí está y cualquier puede juzgarlo. Lleva, además, añadido un prólogo de valor, el que escribió a mi petición el filósofo, educador, escritor y traductor David Cerdá, persona de clara inteligencia y amplia formación, que conoce muy bien la obra de Austen y fue el valedor de su publicación, todo hay que decirlo. No creo que se hubiera publicado sin su intervención. En todo caso la editorial RIALP, que tiene una larga trayectoria y un interesante catálogo, se hizo cargo de su publicación y sacó esta edición tan cuidada, bonita y bien trabajada. Sin embargo, no queda ahí la cosa. El libro es una puerta abierta a la escritora, pero queda mucho que decir y que estudiar. De modo que ahí me tenéis con una obra que he titulado provisionalmente El ideal masculino en Jane Austen, que estoy ultimando y que quisiera ver publicada, algo que no es fácil, pero tampoco imposible. Y, después de eso, Austen seguirá rondando por esta casa, por este ordenador y por mi cabeza, porque investigar sobre ella es tanto placer como leerla. Y haciéndolo he aprendido no solo de su obra y su vida, su contexto y su pensamiento, sino del ambiente literario actual en España, de las editoriales y de toda clase de personas que pululan y que no siempre merecerían un elogio, siquiera sea en las redes. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

Historia de un narcisista: incapaz de amar

Tenía en una de las estanterías cerradas con llave un librito pequeño que siempre pensé que era una novelita de amor. Su título es engañoso "Incapaz de amar". Estaba por ahí y nunca le había hecho el menor caso. Eso ocurre a veces con los libros. Llegan a ti no sabes cómo y se quedan por la casa, vagando, a veces quietos, otras veces de un sitio a otro. En este caso ese librillo estaba en la segunda fila de un estante, de esos que contienen libros que te interesan poco y por eso los pones en un lugar recóndito.  Mi manía de quitarle el polvo hasta a los libros que están en cristaleras, todos prácticamente, me ha llevado a descubrirlo ayer tarde y fijaros que lo he leído de un tirón, porque no es una novelita al uso sino un casi ensayo sobre un caso real en el que una mujer inteligente, elegante, culta y bien situada se enamora nada más y nada menos que de un individuo narcisista. Creí que los narcisistas no existían, que eran una invención de la psicología freudiana,

Moda femenina en la época de Jane Austen

Jane Austen  vivió entre 1775 y 1817, el período histórico conocido como “época georgiana”. Se dio la circunstancia de que, entre 1811 y 1820, precisamente el período en el que  Austen publica sus novelas, el rey George III tuvo que ceder el trono al Príncipe de Gales, luego George IV. Ese período se conoce como “la Regencia”. Los personajes de las novelas de  Jane Austen  visten de acuerdo con la “moda Regencia”. Era una moda que venía, como es natural, de Francia y que, cuando se cortaron los lazos entre ambos países, quedó desprovista de las innovaciones del país vecino, en una especie de prolongación artificial de las tendencias.  En  “Emma” , por ejemplo, novela que podemos tomar como referencia para ver el arreglo femenino, solamente hay cuatro alusiones al look de una mujer. La primera de ellas es la referida a los botines de cordones que Emma rompe adrede para obligar al señor Elton a que las invite, a ella y a Harriet, a entrar en la casa vicarial. Los  botine