viernes, 4 de enero de 2019

"Manhattan Medley" de Edna O´Brien



(Edna O´Brien fotografiada en 1964 por Sandra Lousada)

Para Louella, Maria Pilar y Carmela

Una ciudad, un encuentro, una aventura. Dos personas, hombre y mujer. Unos instantes, un abrazo. Un adiós o un comienzo, esto no se puede dilucidar en el breve espacio de un cuento. He aquí el breve resumen de lo que significa "Manhattan Medley" en el libro de relatos "Objeto de amor". Apenas veinte páginas que logran resumir mucho de lo que Edna O’Brien sentía y expresaba con respecto a las relaciones entre los seres humanos y la continua lucha que esto conlleva. Desconocemos casi todo de él, su nombre, su edad, su ocupación. Solo sabemos que alguien celebraba una fiesta en su honor, que está casado y que huyó de la fiesta en compañía de "ella", la narradora, quien quiera que sea. Así comienza esta aventura amorosa, en plena ciudad, un lugar mucho más adecuado, según escribe, que un bosque, el mar o la arena. El hallazgo del hombre la perturba y también sus preguntas porque quizá intuye que son preguntas retóricas, con respuestas que no deben hacerse desde la sinceridad sino desde la conveniencia. Los cuerpos responden a esa unión efímera pero las cabezas se mantienen aisladas, cada uno en su vida anterior, cada uno en su futuro lejano. Las amigas son testigos de algunos detalles porque la conversación traerá el recuerdo de ese hombre y lo que ha significado. Pero ninguna podrá palpar en realidad qué sentido tiene dejarse ir en un momento de lucidez amorosa que no entiende sino de sensaciones. 


(Charlotte Rampling, en una foto de autor desconocido)

La ofrenda de despedida, después de que él se marchara, es una orquídea, en una caja para tartas, con pétalos blancos y un tallo fino y esbelto. Se ha ido y ella comenzará a recorrer la ciudad contemplando quizá los edificios, los templos y las rotondas que lo han hecho famoso y viendo cómo la gente continúa su vida, entre la decrepitud y el ansia de mejorar, sin que le afecte ese hecho crucial para ella de la distancia y la lejanía. "Una aventura. Es una palabra cargada de sentido. Inestabilidad. Cambio constante". El papel de las aventuras amorosas, de los encuentros instantáneos, de la pasión leve, es muy importante en la obra de O’Brien. Seguramente se desencantó de lo que llamaban en su Irlanda natal "lazos para toda la vida", y decidió que lo mejor para ella, lo más sensato, incluso lo más sano, era esa brevedad del conocimiento, ese pequeño ramalazo de intimidad, que se convertía luego en nada, o, todo lo más, en el perfume inocente de una  flor que llega desde lejos. Al final, después de contemplar los restos de la huida y la huella que esa separación deja en su cuerpo y en su mente, ella, la mujer que nos narra la historia, que no tiene nombre ni edad ni rostro, volverá, como otras veces, al refugio más seguro, al que le ofrece, por un corto espacio de tiempo, una de sus amigas, que tiene tanto que contar o más que ella. Y la historia continúa. 

("Manhattan Medley" de Edna O’Brien es un cuento incluido por Marta Orriols en la selección que hizo para la editorial Lumen y que salió publicado en 2018 con el título "Objeto de amor", traducido del inglés al castellano por Regina López Muñoz. La dedicatoria del libro es: "Para Philip Roth, por nuestra larga amistad) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda que si escribes un comentario en este blog estás autorizando a que aparezca publicado con los datos que tú mismo aportes. Todo ello según la nueva normativa sobre privacidad.