jueves, 19 de mayo de 2016

Va y viene de la rosa a la salina


Yo era una niña móvil, cambiante, caleidoscópica. Aún lo soy. No una niña, desde luego. Pero sí soy móvil, cambiante y caleidoscópica. Días y días. Días de todos los colores. Azules, trágicos; naranjas y amarillos, luminosos; verdes, esperanzados; grises, anodinos; negros, terribles; blancos, desconcertantes; violetas, geniales…Luego están los días contigo dentro. Esos son dorados, tibios, cálidos, del color de una sinfonía o de una obra de arte bien terminada. Los días contigo no deberían terminarse nunca, pero pasan con insólita rapidez, porque son días que solo contienen una o dos horas a lo sumo. 

Esa niña tan dispersa en intenciones y tan llena de preguntas tenía la costumbre de demorarse y otra aún peor. Andaba hacia atrás. Mi madre caminaba delante de mí y esperaba que llegara a su altura. Pero yo nunca lo hacía. Reclamaba una y otra vez que fuera ella la que se detuviera, la que cambiara el paso. Mi madre no se sentía en la obligación de ayudarme a resolver el eterno enigma de hacia dónde avanzar. Por eso, en muchas ocasiones, simplemente me miraba con aire de duda y dejaba las horas pasar. Sabía que el tiempo era y es mi principal enemigo. Que todas las certezas, si era uno capaz de congelarlas, terminaban siendo agua, agua quieta, salada y blanca, que se escurría entre los dedos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realiza tu comentario dentro del respeto y la corrección.