sábado, 31 de diciembre de 2011

Año nuevo, libros siempre

Solamente unas breves líneas, en esta hora indecisa de la tarde, previa a la noche en la que despedimos el año, para esperar que 2012 sea un año positivo para nuestro Instituto y las personas que trabajamos en él, así como para su comunidad educativa. Un año en el que sigamos avanzando en el camino de calidad que nos hemos propuesto, en el que se afiancen nuestros proyectos y en el que creemos mayores lazos de camaradería entre todos. Y siempre con libros...

domingo, 25 de diciembre de 2011

Tus libros


(A S.B.G.)

Pocas cosas tan tuyas como esos libros que elegiste o que fuiste guardando amorosamente después de que alguien, que sabía que te gustaba leer, te los regaló. Libros que colocas en estanterías de madera, sencillas, sin adornos apenas, porque los libros en sí mismos ya eran suficiente adorno, son suficiente adorno todavía. Tus libros tienen el sello de las horas que pasaste entre ellos, ensimismada en la lectura, robándole tiempo a otras cosas por hacer, menos entretenidas y fantásticas. Siempre soñaste con ser la heroína de alguno de ellos, tenías, tienes, alma de heroína, de protagonista de película, de personaje de libro. Mucha gente no entendía esa afición porque en tu tiempo de juventud los libros eran un lujo y era difícil descubrirlos. No sabemos dónde estuvo el arranque primero de esa afición, quizá en tus propios hijos, algunos de ellos lectores empedernidos.

Pocas cosas tan tuyas como esa estantería de madera repleta de libros con títulos dispares, con un gusto tan ecléctico que parece haber sido producto de varias personas: novelas románticas, clásicos, aventuras, policíacas, libros de juicios y de crímenes, best-sellers y obras pequeñas, casi desconocidas...un poco de todo en ese batiburrillo ordenado de tus libros.
Ahora parecen más solos.

jueves, 15 de diciembre de 2011

Regalar libros

Todos los años, cuando llegan los días previos a la Navidad, insistimos en lo importante que resulta incluir libros en nuestras compras de regalos. En realidad, un libro resulta mucho más barato que cualquier objeto electrónico o de vestir, con la ventaja de que te acompaña toda la vida. Los libros no caducan, no se estropean sus mecanismos, no se quedan antiguos, no te quedan pequeños por problemas de talla. Un libro es una inversión a largo plazo. Te proporciona momentos de alegría y distracción, lo que no es poco. Si, además, es de esos libros que te gusta conservar contigo siempre, puedes releerlo. El placer de la relectura, con esa anticipación gozosa de lo que vendrá, es agradabilísimo. Si no lo relees, siempre puedes guardarlo en tu biblioteca, incluso regalarlo a alguien, prestarlo, donarlo, revenderlo, por qué no...

La relectura, ahora que hablamos de eso, es una actividad curiosa. Hay libros que relees enteros y por su orden, esperando llegar al final ansiado, que tan buen sabor de boca te dejó. Eso me ocurre, por ejemplo, con las novelas de Ágatha Christie, cuya relectura me ha ahorrado no pocos momentos de sinsabores, de angustia o de ansiedad. Si tienes un problema, ese rato sumergida en los misterios de la campiña inglesa, adobada de crímenes y personas que toman pudding o beben un té fuerte, puede salvarte el día. No obstante, hay relecturas selectivas: solamente relees algunos pasajes, o vas a buscar esas páginas en las que, no sabes por qué motivo, hay cosas que te llaman y que te llenan. Eso me ocurre, por ejemplo, con los libros de D. H. Lawrence. La relectura de determinados pasajes de "Mujeres enamoradas" (por ejemplo, la escena de la boda de la hermana de Gerald Crich, con su visión  paralela de una realidad dual, la de los mineros de las Middlands y la de los burgueses ricos), es algo que me causa siempre una satisfacción que parece nueva. La relectura de la poesía es mucho más lógica. De cualquier libro de poemas siempre hay algunos que son más tuyos, que te han hecho vibrar más, que los entiendes mejor, por alguna razón desconocida.

Y ahora, para los padres: no sé si estaréis de acuerdo conmigo en la felicidad que produce que tus hijos lean aquellos libros que tú leístes antes. Ese diálogo que se entabla, a partir de la lectura transitada por nosotros, con los chavales, no tiene precio. Comprenderás cosas que tú mismo no viste y ellos abrirán un poco más los ojos. La lectura compartida con los hijos es una de las cosas que más y mejor nos pueden hacer felices.
Y lo mismo puede decirse del maestro, del profesor, que pone delante de sus alumnos algo, alguna obra literaria o fragmento que, antes, otro maestro o profesor, le puso a él. Esos profesores que se quedan en nuestra retina y que vuelven cuando somos mayores, en forma de frase recordada o con cualquier otro detalle. Por ejemplo, estos días pasados vagabundeaba yo por Internet cuando, de pronto, encontré noticia de mi viejo catedrático de Latín del Instituto, Don Alberto Agudo Luengo. Había sido para mí un profesor extraordinario, serio pero con el sentido del humor que te da la inteligencia y la vida. Nos enseñaba un Latín con vida, como si fuera una lengua viva, con unos romanos que formaron parte de nuestras vivencias escolares y de los que todavía recuerdo pensamientos y anécdotas. Pues bien, Don Alberto Agudo Luengo, que también fue el único director que conocí en mis años de Instituto, resulta ser una persona de apasionante biografía, represaliado tras la guerra, amigo de Don Antonio Machado, fundador de centros educativos desde el ostracismo, animador de la vida académica de mi pueblo, San Fernando, durante años. El pueblo le ha pagado, eso sí, de dos maneras muy distintas: con el cariño y el recuerdo permanente de los que fuimos sus alumnos de Letras (minoritarios pero selectos), y con la desidia y la ignorancia de quiénes se negaron a poner su nombre a un Instituto, quizá por desconocimiento o por sabe Dios qué circunstancia adversa.

Volvamos a lo nuestro. Regalar libros. La mejor inversión de futuro. Y sin índices a la baja, ni deudas públicas, ni Ibex 35, ni agencias de calificación. Libros.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Narraciones cotidianas

Sobre el libro "Lugares que no quiero compartir con nadie" de Elvira Lindo, publicado por Seix Barral. Biblioteca Breve. Primera edición noviembre 2011"
Me gusta mucho esta escritora. Tiene una gran capacidad narrativa y mucho sentido del humor, incluso con ella misma. También me parece alguien cercano, quizá porque nació en Cádiz, o porque la escuché durante algún tiempo cuando intervenía en la radio, haciendo de Manolito Gafotas. El caso es que, además de su saga Manolito, he leído otros libros suyos, novelas y colecciones de artículos. El que acaba de salir y os comento aquí es un libro muy recomendable. Se lee de forma muy agradable y resulta instructivo y ameno. Como sabéis seguramente, Elvira Lindo lleva algunos años viviendo en Nueva York, debido a que su marido, el también escritor y articulista Antonio Muñoz Molina fue director del Instituto Cervantes durante algunos años y después, en la actualidad, profesor en la Universidad de Columbia. Así que Elvira Lindo reparte su vida entre Nueva York y España.

Como conocedora de la gran urbe americana ha escrito un libro en el que se recogen curiosas escenas de bares, restaurantes, locales de todo tipo, además de personajes diversos e incluso recomendaciones de comida, música y aficiones de la gente en Nueva York. Puede servir de guía de viajes, aunque lo más interesante está en la forma de narrarlo todo, tan fresca, directa y diáfana. Además de reflejar su vida de seis meses al año en la ciudad americana, Elvira Lindo entreabre la puerta a sus propios sentimientos: su amor por su hijo, su existencia plena con su marido, sus amigos, sus conocidos y todas esas personas que están dentro de su devenir diario, incluyendo su psiquiatra. Este es un libro que se lee con gusto y con rapidez. De su contenido me he quedado con la imagen de la autora deambulando por la ciudad, gastando sus zapatos en andar y andar, recorriendo calles y plazas, parques y orillas, calmando su ansiedad crónica y severa (como ella misma la califica) y tratando de asimilar, con la mayor rapidez posible, algo del alma de aquel sitio.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Renace Chaves Nogales

La obra del periodista y escritor  Manuel Chaves Nogales, desconocida por el gran público y falta de ediciones críticas serias, parece salir a la luz gracias al trabajo, sobre todo, de Maribel Cintas, vecina de Tomares y catedrática de Lengua y Literatura. En el suplemento cultural de El País, Babelia, aparecía recientemente una entrevista con Pilar Chaves, hija de Chaves Nogales, que reproducimos:

Pilar Chaves, única hija viva del periodista y escritor Manuel Chaves Nogales (Sevilla, 1897-Londres, 1944), cuya obra está siendo rescatada por varias editoriales, ha dicho a Efe, a sus 91 años: "Me entusiasma todo lo que salga de mi padre, porque ha estado muchos años en la oscuridad".
En la misma semana que han llegado a las librerías 'La defensa de Madrid' y 'Crónicas de la Guerra Civil', con reportajes y artículos sobre la contienda que han sido hallados en hemerotecas mexicanas por la biógrafa de Chaves Nogales, Isabel Cintas, su hija Pilar ha confesado que incluso la familia del periodista no ha sabido de la existencia de esos textos durante todos estos años.
Pilar Chaves vive en el entorno de Marbella (Málaga) desde que hace treinta años se jubiló su marido, un ingeniero informático inglés con quien tuvo dos hijos, también informáticos y que viven en Inglaterra y, a sus 91 años, en primavera y en verano, sigue practicando la natación casi a diario.
Con el reciente rescate de otras obras de su padre, como 'La agonía de Francia', 'Lo que ha quedado del imperio de los zares' o 'El maestro Juan Martínez, que estaba allí', Pilar ha asegurado que le "ilusiona ver cosas que sabía, y otras que voy recordando".
Una de las obras preferidas de las de su padre es, junto con la biografía de Belmonte, 'La agonía de Francia' porque explica cómo el periodista logró salir de Francia dos días antes de que los alemanes entraran en París, y la familia nunca supo cómo pudo aguantar hasta última hora y salir con bien.
Pilar recuerda a su padre como "un hombre guapo, joven y cariñoso, muy activo, amante de la familia, con sentido del humor; pero murió a los 47 años...¡Si hubiera vivido diez años más y hubiera visto el final de la guerra!".
"El tiempo que estuve más cerca de él fue cuando estuvimos en el exilio, en Francia; era periodista y trabajaba mucho de noche ,y de día estábamos en el colegio; además, con nueve años me mandó a un internado en Inglaterra, y todavía me pregunto cómo mi padre logró que mi madre accediera a mandarme a Londres", ha comentado con humor.
Después estalló la Guerra Civil, la familia marchó a París y, al ser invadida Francia, Chaves Nogales saltó a Inglaterra y su esposa, Ana Pérez Ruiz, embarazada y con sus hijos Pilar, Josefina y Pablo, regresó a España, de modo que dio a luz a su cuarta hija, Juncal, en Irún, en el viaje de regreso para establecerse en casa de unos familiares en El Ronquillo (Sevilla).
Pilar ha recordado cómo su padre ya no vio nunca a su cuarta hija, Juncal, que tenía 4 años cuando su padre falleció en Londres en 1944: "Aquellos cuatro años vivimos separados de mi padre, con quien era muy difícil incluso comunicarse porque la censura era muy severa, y mi madre fue advertida por las autoridades cuando llegamos al pueblo".
Tras la Guerra Mundial, marcharon a Inglaterra, donde Pilar ha vivido 50 años, donde se casó en 1954 y trabajó en la Embajada de México y en la BBC entre 1951 y 1952 leyendo informativos para Latinoamérica y España: "He buscado en la BBC discos o grabaciones de mi padre, pero no he encontrado nada".
"Después de dedicar unos años a mis hijos, estudié Sociología en la Universidad de Londres y, aunque nunca trabajé en ello, me ha abierto muchos horizontes", ha señalado Pilar Chaves, para comentar con humor: "Soy muy inglesa, como mi padre, que era muy anglófilo y eso se nota en sus escritos, pero me encuentro muy española; tengo doble personalidad".
La hija de Manuel Chaves Nogales, al igual que cree su biógrafa, la profesora de la Universidad de Sevilla Isabel Cintas, está segura de que debe de haber más crónicas y artículos de su padre olvidados en hemerotecas de varios países de Latinoamérica, ya que desde Londres mantuvo una gran actividad periodística los últimos cuatro años de su vida.

(Texto de Sanz Villanueva para Babelia)

En estos momentos, ya puedes encontrar en nuestra biblioteca la biografía de Chaves Nogales escrita por María Isabel Cintas. En próximos días llegarán sus últimos libros. Está previsto celebrar un seminario sobre Chaves Nogales, en los días previos a nuestra Feria del Libro, para profundizar en el conocimiento de este autor. Por cierto, en la Comunidad de Madrid, en concreto, en Alcorcón, hay un colegio de Infantil y Primaria que se llama Chaves Nogales, en memoria de este escritor. ¿Hay alguno en la provincia de Sevilla o en Andalucía? Creo que no. Cosas del olvido que esta tierra hace a sus hijos...

martes, 6 de diciembre de 2011

Leer la Constitución

Hoy, 6 de diciembre, se conmemora el aniversario de la Constitución Española de 1978, la ley máxima que nos rige a todos los españoles. La Constitución fue aprobada por las Cortes, en sesiones plenarias del Congreso y el Senado, el 31 de octubre de 1978. Fue ratificada por el pueblo español en referendum el 6 de diciembre de 1978 (de ahí la celebración de este día). Asimismo, fue sancionada por S. M. el Rey ante las Cortes el 27 de diciembre de 1978.
En estas fechas solemos tratar con los alumnos en las aulas algunos de sus artículos y también darles a conocer los pormenores de su redacción o de su aprobación. Todo ello es importante. Nuestros alumnos tienen derecho a conocer este texto que fue consensuado en su momento y que es la base legal de la convivencia de todos los habitantes de España. No hace falta ser un estudiante de Derecho Constitucional para leerla con detalle y conocerla bien. Es un texto relativamente corto y que se entiende muy fácilmente. Quizá fuera bueno que se trabajara más en las aulas con ella y que conociéramos bien nuestra Ley de Leyes. Eso haría que los alumnos apreciaran quizá la suerte de vivir en democracia, en un Estado de Derecho.

domingo, 4 de diciembre de 2011

Manolito

Me confieso absoluta seguidora de Manolito Gafotas. El personaje creado por la escritora Elvira Lindo (Cádiz, 1962), ha aparecido en siete libros, después de haber surgido como un "niño de la radio" que su autora hacía desde 1981. Todos los he leído y todos me han encantado. Son:

Manolito Gafotas
Pobre Manolito
Cómo molo
Los trapos sucios
Manolito on the road
Yo y el imbécil
Manolito tiene un secreto

En ellos aparece Manolito, ese niño con gafas que vive en Carabanchel Alto, rodeado de los personajes que forman su mundo: Su madre, Catalina; su padre, Manolo; el camión de su padre, que también se llama Manolo; su abuelo, Nicolás; su hermano, el Imbécil; su vecina Luisa; sus amigos Orejones López y Susana; la sita Asunción, su maestra y la Sita Espe, la psicóloga del colegio... Los libros, editados en Alfaguara Juvenil, están escritos con ese lenguaje fresco y cercano que tanto atrae a los niños y a los jóvenes, mostrando situaciones de todo tipo desde una visión irónica, risueña y, también, tierna.


El éxito del libro, de los libros, dio lugar a una película, cuya protagonista fue Adriana Ozores, en el papel de la madre de Manolito. Antes de eso, fue también personaje radiofónico de los fines de semana en la cadena SER, con la intervención dialogada del mismo Manolito en conversación con Fernando Delgado, el conductor del espacio. El primer libro, editado en 1994, tuvo nada menos que 10 ediciones, y estaba dedicado a Antonio Muñoz Molina, marido de la autora desde hace años y también escritor y periodista. Los dibujos creados por Emilio Urberuaga han fijado los tipos que imaginó Elvira Lindo y la canción Campanera de Joselito, es el leit motiv musical de toda la saga.

Elvira Lindo ha trabajado en teatro y en cine como actriz, algo que le gusta mucho. También colabora con la prensa escrita (El País), algunos de sus artículos los hemos citado y comentado en este blog y hemos trabajado en el Proyecto Almanaque. Vive entre Nueva York y Madrid, dos ciudades que le encantan y sigue con detalle la vida cultural y literaria, la vida en suma.


viernes, 2 de diciembre de 2011

Compromiso irrenunciable

En el Salón de Actos de nuestro Instituto ha tenido lugar el acto de celebración del Día Internacional de la Discapacidad. Un grupo de antiguos alumnos de integración han venido a contarnos sus experiencias: algunos estudian, otros trabajan, otros esperan su oportunidad... Ellos nos han transmitido que es posible y es su derecho lograr un sitio en la sociedad. Nuestros actuales alumnos han compartido con ellos el acto y también un desayuno posterior en el que ha habido un reconocimiento para el trabajo realizado por sus profesoras, sobre todo por Inmaculada Juliá, que lleva doce años en el centro haciendo que estos niños y niñas tengan su oportunidad.

Os transcribo un artículo de prensa sobre el tema, que se publicó hace unos meses en ABC de Sevilla y que escribí pensando en estos niños:


LOS NIÑOS INVISIBLES

Imagina que estás sentado en un pupitre, en un aula cualquiera de cualquier centro educativo, durante seis horas al día, cinco días a la semana. Estás sentado y pasan por delante de ti conceptos, ideas, trabajos, problemas, palabras… sin que logres entender qué significan. Imagínatelo porque así se sienten los niños invisibles, los niños del último banco como los llamaba el poeta Lorca, los niños que, por el azar de la vida, que es caprichoso e injusto, tienen “algo” que los sitúa en un lugar lejano del saber.
He conocido a algunos de estos niños y puedo citar sus nombres y sus historias. Está Gregorio, que era hijo de unos temporeros y que nunca estuvo más de un curso en el mismo sitio. Su asombro era el mismo cada año, pues tenía que ver rostros nuevos, aulas diferentes, profesores distintos. También Manolito, que no lograba, por más que lo quisiera, unir los trazos de las letras convenientemente, de forma que las letras formaban en su cuaderno un mapa indescifrable, que no tenía sentido ni aspecto reconocible. He conocido la historia de Salvador, que no pudo hacer la Primera Comunión, como todos sus hermanos, porque no logró aprenderse las oraciones y el cura no quiso. Y la de Mercedes, que se sentaba afanosa sobre su cuaderno de sumas y restas, con el lápiz en la mano, la mirada fija y una dolorosa interrogación que no cesaba nunca.
Estos niños invisibles están en cualquier sitio. Son los niños que se encuentran a medio camino, en la frontera, niños de nadie. No tienen una deficiencia que les pueda situar en el grupo de los que reciben ayuda especial, pero tampoco pueden aprender, pues “algo”, un pequeño detalle, lo impide. El ir y venir de un lado a otro como en el caso de Gregorio; una dificultad que nadie logró advertir en Manolito y que se traduce en ver las letras de una forma diferente; una negligencia médica en el parto de Salvador, por lo que, durante un instante, el oxígeno dejó de llegarle; una sordera inadvertida en Mercedes… A veces, los niños invisibles, no tienen ningún problema físico, sino una familia desintegrada, marginal, un ambiente negativo, mil y una cosas que se pueden conjugar para hacer que estos niños no hagan  lo que deben hacer todos los niños en todas las escuelas del mundo: aprender.
Tantas veces hablamos del sistema educativo. Hablamos de que hay que mejorarlo. Mencionamos los índices de abandono, los porcentajes de los que no titulan, los casos de violencia y de agresiones, los problemas del acoso entre iguales… Pero, inadvertidamente, sin hacer ruido, en silencio, en una esquina de la clase, en un rincón del patio, muchas veces sin amigos y sin que nadie les sonría, allí están, en las escuelas, en los colegios e institutos, los niños invisibles, los que no aprenden, engrosando cifras, muchas veces sin que nadie repare en ellos, otras veces rompiendo el silencio de una forma inexplicable.
¿Quién puede soportar un fracaso tras otro? ¿Quién puede seguir intentándolo cuando lo que tiene delante es un jeroglífico que no se puede descifrar? Los niños invisibles necesitan otra atención: más tiempo, modos diferentes, grupos más pequeños, métodos apropiados, recursos, y, sobre todo, el bálsamo mágico de dos palabras que siempre, siempre, surten efecto: respeto y cariño.
Detrás de los niños invisibles hay, en algunas ocasiones, familias que no les ofrecen apoyo, amor, seguridad, cuidados. Pero, en otros muchos, muchísimos casos, detrás de estos niños hay familias preocupadas, madres que atisban el recreo desde los barrotes de las escuelas y que ven, un día y otro, a sus hijos en un rincón del patio, aislados, jugando solos, o sin jugar. Hay familias que ven como sus hijos pasan el tiempo sin que el conocimiento llegue a sus vidas, sin que la maravilla del saber los transforme. No importa que pasen de curso, las familias saben que eso no les va a garantizar un puesto en la sociedad, porque no han aprendido nada.
¿Cómo es posible que un niño pase en la institución escolar diez o doce años sin que aprenda nada? ¿Quién puede soportar este fracaso? ¿Por qué no se encienden las alarmas, las luces rojas, cuando un niño termina el año sin haber aprendido lo mismo que los otros?
No penséis, lo repito, que me refiero a niños con deficiencias físicas o psíquicas. No.
No me refiero a esos niños, sino a aquellos otros cuyos problemas no existen oficialmente. Pequeños problemas, situaciones que no llaman la atención, deficiencias mínimas que son difíciles de detectar y que, las más de las veces, generan la duda entre los profesores porque se dan cuenta de que a ese niño le pasa “algo”. Ese “algo” que les impide aprender. Son estos niños, los niños que están en tierra de nadie, en la frontera, los que me preocupan. Porque no estamos haciendo por ellos lo suficiente. Porque la mayoría de ellos se quedan en el camino. Porque la escuela es inflexible para ellos. Es dura, inhóspita, impenetrable.
Imagínate, horas y horas oyendo cosas que no entiendes. En silencio, día tras día. Imagínate el momento de hacer el examen de algo que no has aprendido. Imagínate cuando vas a recibir la nota de ese examen que, indefectiblemente, vas a suspender. Y así siempre.
No me refiero a los niños violentos, a los niños agresivos, a los niños que estropean la marcha de la clase. No. Me refiero a los niños que no hablan, que no estorban, que están en silencio, aburridos, solos, perdidos en sí mismos, llenos de dudas, niños sin sitio, que nunca tendrán un premio, un diploma, un título, la satisfacción de aprender y de hacer las cosas bien hechas.
Os he puesto delante el problema. Los profesores lo vemos todos los días. Ahora, cuando se habla tanto de educación, no estaría de más pensar en ellos, en lo que necesitan (ya sabéis respeto, cariño y trabajar con ellos de una forma tranquila, ordenada, despacio, con sosiego, parándonos en lo fundamental, en grupos pequeños, con buenos profesores, los mejores si es posible). Pensar en ellos porque, dentro de los números del fracaso escolar, su presencia es importante. Porque el fracaso escolar no es una frase hecha, sino una realidad para ellos. Una realidad que estamos obligados a cambiar. Por Gregorio, por Manolito, por Salvador, por Mercedes…
(Catalina León Benítez)


miércoles, 30 de noviembre de 2011

La casa del espíritu dorado

La editorial Siruela (Nuevos tiempos), en su colección Policíaca, tiene muchos e interesantes títulos, de algunos de los cuales hemos hablado en este blog. Por ejemplo, este que tengo en mis manos: La casa del espíritu dorado escrito por Diane Wei Liang, subtitulado como El tercer caso de la detective Mei Wang y traducido al castellano por Lola Díez.

Dice así la contraportada del libro: "A sus 33 años, soltera y económicamente independiente, la detective Mei Wang se mueve en un Pekín donde la desigualdad entre pobres y ricos aumenta cada día y donde todos rivalizan por el poder o el dinero. Un Pelín post olímpico, ajetreado, ruidoso, muy rico y corrupto en el que Mei conoce por casualidad a un joven abogado que le encarga la investigación de un caso para una empresa que fabrica píldoras capaces de curar los corazones rotos: los dueños han contratado sus servicios para que se investigue qué está pasando con su dinero...Mientras, un inspector procedente de un departamento del gobierno se presenta en su despacho con la orden de cerrarle la agencia de detectives"


La autora, nacida en Pekín en 1966, forma parte de esa pléyade de mujeres que han escrito su destino de forma diferente a cómo venía marcado por su origen. Pasó su infancia con sus padres en un campo de trabajo en una remota región de China. Pero luego estuvo en la universidad, coincidiendo con esos momentos de fervor democrático y de lucha por el cambio que dieron lugar a los acontecimientos de la plaza de Tian`anmen. Se doctoró en Administración de Empresas en una universidad de EEUU e impartió clases de esa especialidad, tnato en EEUU como en el Reino Unido. Su serie de novelas policíacas teniendo como figura central a la detective Mei Wang ha obtenido un gran éxito. La editorial Siruela ha publicado, además de la que os presento, otras dos: El ojo de jade y Mariposas para los muertos.



lunes, 28 de noviembre de 2011

Poemas de Lorca (I)

TRES RETRATOS CON SOMBRA

DEBUSSY

Mi sombra va silenciosa
por el agua de la acecia.
Por mi sombra están las ranas
privadas de las estrellas.
La sombra manda a mi cuerpo
reflejos de cosas quietas.
Mi sombra va como inmenso
cínife color violeta.
Cien grillos quieren dorar
la luz de la cañavera.
Una luz nace en mi pecho,
reflejado, de la acequia.


Federico García Lorca

sábado, 26 de noviembre de 2011

Querida Jane...

...Austen...
En su último número, el suplemento cultural Babelia, que tenemos enlazado en este blog, dedica un artículo a los doscientos años de la publicación de Sentido y sensibilidad, uno de los libros más apreciados de Jane Austen. En realidad, todos los libros que escribió son leídos y reconocidos por miles de lectores que se identifiquen con su literatura, con su calidad literaria, en primer lugar; con sus personajes y ambientes; con el mundo que rodea sus argumentos; con todos sus libros, en suma. Yo soy una de esas lectoras.

El primer libro que leí de Jane Austen fue Orgullo y prejuicio. Lo confieso. Sigue siendo mi favorito y es también uno de los libros que he leído más veces en mi vida. ¿Doscientas veces? No lo sé, no llevo la cuenta, pero muchas, muchas veces. En ediciones diferentes y con traductores distintos. También he visto la película pero no me gustó, nada que ver con el universo Austen ese trajín alocado de personajes que viven en casitas de cartón piedra. Mucho más acertada y lograda es la versión de la BBC en tres capítulos, con la interpretación del mejor Darcy que una pueda imaginarse: Colin Firth.

Después llegó a mis manos Enma. Es una obra menos conocida pero rebosante de cualidades, tan entretenida y llena de matices que no puede una por menos de desear que no se termine nunca. Luego comencé a buscar por todas partes las obras de la autora, como me suele ocurrir cuando alguien me llena por completo (de niña, con Agatha Christie; de adolescente, con D. H. Lawrence; recientemente con Irène Nèmirovsky...). Encontré Mansfield Park, La abadía de Northanger, Sentido y sensibilidad, Persuasión, Lady Susan... Sabemos que la primera novela que publicó y por la que cobró 140 libras fue Sentido y sensibilidad. Tanto Persuasión como La abadía de Northanger son obras póstumas, publicadas en 1818.

Como suele ocurrir cuando uno ha leído y releído un libro o varios libros de un autor, sus frases, sus ideas, sus personajes, las tienes en la cabeza y forman parte de tu vida. Eso me ocurre con Jane Austen. Me parece alguien tan cercano, alguien de la familia, alguien a quien conozco desde siempre. Y, no solamente ella, o quizá, más que ella, sus personajes: Elizabeth Bennet, sus hermanas, sus padres, el señor Darcy o Bingley, o sus insoportables hermanas. También Emma y su enamorado o las hermanas Daswood... En fin, Jane Austen, eterna.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Clásicos juveniles: Julio Verne adivina el futuro


Julio Verne, de quien comenzamos enlazando una Webquest realizada con motivo del primer centenario de su muerte, celebrado en 2005, es uno de los escritores más prolíficos, originales e interesantes de la historia de la Literatura universal. Incluso quiénes no hayan leído sus libros tienen referencias sobre su obra, sobre sus novelas, algunas de las cuales se anticiparon al desarrollo de la vida sobre el planeta. Los libros de Julio Verne (Nantes, 1828-Amiens, 1905) son considerados como literatura juvenil de primera magnitud y muchos de ellos se usan en las aulas para incentivar la lectura y para que los alumnos se adentren en el tesoro de la palabra escrita.

Sus comienzos como escritor fueron difíciles. La primera obra que le supuso reconocimiento y fama fue Cinco semanas en globo publicada en 1862. Sus siguientes obras en esta línea fueron Viaje al centro de la Tierra, De la Tierra a la Luna y La vuelta al mundo en ochenta días, una de las más apreciadas y que, como muchas otras de sus novelas, ha sido llevada al cine con gran éxito y en diferentes versiones. En Veinte mil leguas de viaje submarino crea la imperecedera figura del capitán Nemo. Además, escribió otras obras suyas fueron Las aventuras del capitán Hatteras (1866), Los hijos del capitán Grant (trilogía, 1868-1870), En torno a la luna (1870), La isla misteriosa (1874), Miguel Strogoff (1876), Un capitán de quince años (1878), Las tribulaciones de un chino en China (1879), El faro del fin del mundo (1881) y Los viajes del capitán Cook (1896), entre muchas otras novelas que superan el medio centenar de títulos.

Su persona y su obra han despertado gran interés. Existe una legión de adictos a sus libros y a investigar sus motivaciones, sus apuestas científicas y sus viajes. Los aficionados a la ciencia ficción lo tienen como un precursor, tanto de temáticas, como de películas, libros o series de televisión. Probablemente es el escritor que tiene un mayor número de obras adaptadas al cine, lo que hace que sea también muy apreciado por los cinéfilos. Los efectos especiales le deben mucho a estas adaptaciones.

En todo caso, la lectura de estas obras por parte de nuestros alumnos es absolutamente recomendable. He leído muchos de estos libros y en todos ellos encuentras entretenimiento, enseñanzas, datos y noticias que Verne aporta de sus muchos viajes, aventuras, personajes de todo tipo, intriga y otros ingredientes básicos para que la lectura te aporte felicidad y te lleve a mundos que nuestra imaginación es capaz de recorrer. ¿Leemos con nuestros alumnos libros de Verne o lo tenemos olvidado en el baúl de los recuerdos?

lunes, 21 de noviembre de 2011

"Pinocho" de Carlo Collodi

Tengo una edición de Pinocho que compré en una Feria del Libro Antiguo. Es una edición que lleva los dibujos originales. Este es un libro bastante inquietante. Se han hecho tantas películas y dibujos animados sobre él que perdemos un poco la perspectiva de lo que el libro significó y lo que quería expresar. A mí, ya os digo, me parece inquietante toda la historia y, como en tantos otros casos, no tengo claro que sea literatura para niños. Tampoco lo pensaba así el autor que en la primera versión del libro lo finalizaba con el ahorcamiento por su mala conducta de Pinocho.

Pinocho (Pinocchio en italiano) se publicó por entregas entre 1882 y 1883 en un periódico italiano. Su imagen original dista mucho de la que tenemos en la retina y que crearon las películas de Disney.



Las entregas se publicaron bajo los títulos de "Historia de un títere" y "Las aventuras de Pinocchio". Su autor fue Carlo Collodi. La idea de la historia resulta extremadamente curiosa: un trozo de madera se queja al ser usado por un carpintero y, de esta forma, ésta tallará un niño y lo regalará al carpintero Gepetto, que siempre ha querido ser padre. Desde este momento las aventuras de Pinocho lo llevarán a conocer a personajes que han quedado en la historia de la imaginación popular, como, por ejemplo, Pepito Grillo, la conciencia.

El libro ha tenido tanto éxito, con ese final feliz que el autor le añade, en el que el muñeco de madera se convierte en un niño de verdad, que ha sido llevado al cine en más de veinte ocasiones, además de al teatro y a la música. En 1940 la película de Disney incorporó a Pinocho al poblado universo de los personajes infantiles. Desde entonces, aludir a que la nariz crece cuando se dicen mentiras, es un lugar común en todo el mundo.


Carlo Collodi (1826-1890) fue periodista y escritor. No tuvo ocasión de llegar a disfrutar del enorme éxito de su obra y de la inmortalidad del personaje creado por él, que puede uno comprar cuando va a Italia, sobre todo a la Toscana, en mil y un formatos. La vida de Collodi fue muy irregular por lo que resulta muy interesante que su legado sea este libro, mezcla de literatura juvenil y de novela picaresca a la italiana.




domingo, 20 de noviembre de 2011

Delicado jardín


Sobre "Rosa candida" de Audur Ava Olafsdóttir, publicada por Alfaguara en 2011. Traducción de Enrique Bernárdez.

La literatura nórdica lleva algún tiempo en todos los escaparates. Dentro de ella sobresalen las novelas dedicadas al crimen, a la investigación policíaca. Hay un gran número de autores de los países del norte de Europa que ya nos suenan. En este caso, se trata de una autora finlandesa, pero no hablamos de novela negra, sino de una obra sutil, basada en las relaciones humanas y en los sentimientos. 

"El joven Arnljótur decide abandonar su casa, a su hermano gemelo autista, a su padre octogenario y los paisajes crepusculares de montañas de lava cubiertas de líquen. Su madre acaba de tener un accidente y, al borde de la muerte, aún reúne fuerzas para llamarle y darle unos últimos consejos. Un fuerte lazo les une: el invernadero donde ella cultivaba una extraña variedad de rosa: la Rosa candida, de ocho pétalos y sin espinas"

El libro ha tenido una excelente crítica y ha ganado muchos premios desde el año 2008 en que se publicó por primera vez. El último premio, logrado en 2011, ha sido el Premio de los Libreros de Quebéc a la mejor novela extranjera.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Nada que contar


La editorial Alba tiene una gran cantidad de libros clásicos escritos por mujeres. Entre ellos, os citaré algunos:
La casa de la alegría de Edith Wharton
Memorias de una princesa de Zanzíbar de Emily Ruete
El amor de las abejas obreras de Aleksandra Kollontai
Lucy Gayheart de Willa Cather
Vida y muerte de Harriett Frean de May Sinclair

Un gran número de títulos publicados por la editorial Alba son de la escritora Elizabeth Gaskell, de quien quería hablaros hoy:

Hijas y esposas
La prima Phillis
La vida de Charlotte Bronte
La casa del páramo
Cranford
Cuentos góticos

Hija y esposa de pastores de la Iglesia Unitaria inglesa, Elizabeth Gaskell (Londres, 1810-Alton, 1865), es uno más de los casos de mujeres de vida retirada y plácida que, no teniendo aparentemente nada que contar forman parte de la historia de la Literatura, con una obra sólida y resistente al paso del tiempo, quizá porque, al margen del contexto, sus historias y personas son intemporales. De ellas se han realizado versiones en forma de películas y de series de televisión de gran éxito. Algunos de estos libros, como era usual en el siglo XIX, se publicaron por entregas en las ediciones y suplementos dominicales de los periódicos. Este fue el caso de "La prima Phillis", publicado entre noviembre de 1863 y febrero de 1864 en el "Cornhill Magazine". Podéis encontrar este libro en la biblioteca. Os recomiendo vivamente su lectura. Resultan maravillosos los ambientes que recrea, el estudio de la psicología de los personas y la descripción de situaciones y de sentimientos. Ningún libro de Gaskell te deja indiferente. En el caso de "La prima Phillis" se trata de un obra de pequeño tamaño que puedes leer tranquilamente una de estas frías y lluviosas tardes de domingo del otoño.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Francisca Aguirre, Premio Nacional de Poesía

Francisca Aguirre, de formación autodidacta, ha ganado numerosos premios literarios entre los que se encuentra el premio de poesía Leopoldo Panero por su libro 'Ítaca', obtenido en los 70; el Premio Galiana, ganado en 1994, por su libro de relatos 'Que planche Rosa Luxemburgo', el Premio María Isabel Fernández Simal por 'Pavana del desasosiego', que consiguió en 1998 o su libro 'Nanas para dormir desperdicios' que obtuvo el Premio Ciudad de Valencia.

Nacida en Alicante, en 1930, Francisca Aguirre ha obtenido el Premio Nacional de Poesía por el libro Historia de una anatomía, editado por Hiperión, y con el que el año pasado ganó también el premio Miguel Hernández.

El jurado ha estado presidido por el director general del Libro, Rogelio Blanco, y han formado también parte de él Soledad Puértolas designada por la RAE; Manuel Rivas Barrós, por la Real Academia Gallega; Jon Kortazar Uriarte, por la Real Academia de la Lengua Vasca; Vinyet Panyella Balcells, por el Instituto de Estudios Catalanes; Asunción Escribano Hernández, por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE); Paula Izquierdo González de Mendoza, por la Asociación Colegial de Escritores (ACE); Ángel Luis Prieto de Paula, por la Asociación Española de Críticos Literarios; Teresa Martín Peces, por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE); Sandra Santana Pérez, por la Ministra de Cultura.

Paca Aguirre es la esposa del poeta y flamencólogo Félix Grande, con el que he tenido ocasión de estar en varias ocasiones con motivo de conferencias y actos flamencos.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Clásicos juveniles: Las tiras de Mafalda


Durante muchos años, mis hermanas y yo compramos y leímos las tiras de Mafalda, que, presentadas en pequeños libros de formato rectangular, nos hacían pensar al tiempo que reír con su punto de vista especial y crítico acerca del mundo y de sus gentes. 

Mafalda, sus padres, su hermano pequeño (Guille), sus amigos (Susanita, Felipe, Manolito), su maestra...Todos ellos aparecían reflejados en los dibujos y los textos que su autor, Quino, fue publicando a lo largo del tiempo. Mafalda y sus amigos hablaban de política, de ideas, del mundo, de relaciones humanas, de conflictos personales y familiares, de todo aquello que preocupa al ser humano. A Mafalda no le gusta la sopa, le aburren ciertas cosas que, se supone, debe hacer y le atrae, sobre todo, hablar, discutir, polemizar, opinar... Como ocurre con mucha literatura, supuestamente juvenil o infantil, las tiras de Mafalda pueden leerse desde muchos prismas, desde muchos puntos de vista. Hace unos años se recopilaron esas tiras en un libro "Todo Mafalda" que recomiendo desde aquí a los profesores y a los alumnos.


lunes, 14 de noviembre de 2011

Sin olvido

Sobre "Ana Frank. La creación de una obra maestra" de Francine Proso. Ediciones Duomo, 2011. Título original: "Anne Frank: the book, the life, the afterlife". Traducción de Antonio-Prometeo Moya.

Francine Proso es una escritora estadounidense absolutamente interesante. Como ella misma cuenta, a los 13 años leyó el Diario de Ana Frank, de la misma forma que lo hacen tantísimos adolescentes. Siempre ha sido considerada una lectura propia para estudiantes y así se usa como libro de lectura en todo el mundo. En el Diario se ha destacado siempre su valor testimonial, aunque no muestra los horrores del Holocausto de forma directa, sino en forma de amenaza latente. Su éxito mundial se ha atribuido al terrible contraste entre la cotidianeidad que traza y el trágico destino de su autora y de todos, excepto uno,  los habitantes de la "casa de atrás".
Pero Francine Prose considera, además, que el Diario es, también, una obra literaria escrita por alguien con vocación y cualidades de escritora, y con voluntad de que fuera leído y conocido. En el libro que comentamos Prose disecciona, tanto el contenido del Diario, en sus tres versiones, como el contexto en el que se escribió (y, por tanto, el motivo y el detalle de la vida en la "casa de atrás"), así como los momentos últimos de la vida de Ana y el resto de los escondidos. Hay, asimismo, un capítulo dedicado a la vigencia del Diario y al interés que siempre ha generado entre jóvenes y docentes.
El libro de Francine Prose está escrito de forma tan ágil que parece una novela. Es mejor haber leído antes el Diario de Ana, pero, si no se ha leído, he aquí una excelente ocasión para no perdérselo. Siempre recomiendo que sea uno de los libros que los adolescentes y jóvenes lleven consigo en su formación como personas y como lectores. Todas las actividades que puedan enhebrarse en torno a él tienen sentido educativo. Las vivencias que expresa en sus escritos Ana Frank y los acontecimientos que condujeron al encierro y posterior deportación de Ana y sus siete compañeros, tienen que seguir sirviendo de enseñanza para todos ante los horrores del nazismo.
Ahora, el punto de vista de Francine Prose nos abre paso a una escritora, preocupada por su prosa y por su estilo, que reescribió las páginas de ese diario durante su encierro, con esa tensión interior que genera el hecho de escribir y la necesidad de expresarse con palabras. Una escritora a quien arrebataron la vida, pero no la memoria perdurable de su única obra.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Daisuke


Daisuke es un joven algo atolondrado que, a pesar de tener estudios, riqueza y una buena familia, descubre a los treinta años que la vida no merece la pena y, por tanto, se hunde en la desidia. Dado que le es imposible alcanzar ningún tipo de paz mental, incapaz de solucionar el conflicto que se crea en su interior entre la tradición de su país y las nuevas costumbres occidentales, Daisuke opta por entregarse a la pereza. Para él, tal actitud constituye la única rebelión posible y, además, una manera más o menos fiable de mantener la lucidez. No obstante, esa refinada indolencia suya se verá trastocada cuando, sin esperarlo, se enamora locamente de la mujer de su mejor amigo. Por primera vez, Daisuke tendrá que elegir su propio destino.

"Daisuke" acaba de ser publicada por la Editorial Impedimenta. Su autor es el japonés Natsume Soseki. El libro ha sido traducido por Yoko Ogihara y Fernando Cordobés. Ya sabéis lo bonitos que son los libros que publica Impedimenta, con una doble portada que guarda en su interior delicadas ilustraciones. Es el segundo libro de este autor que publica la editorial, pues el primero fue "Soy un gato". La vida de Soseki es apasionante y merece la pena acercarse a ella.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

La trampa de miel


Unos días antes del comienzo de las vacaciones de verano desaparece Patrik, un niño de 7 años que volvia del colegio a casa. Hace calor, todo está tranquilo. La furgoneta de los helados ha hecho su ronda habitual, la anciana que vive recluida al final de la calle espía por la ventana, dos niñas saltan sobre una cama elástica en el jardín vecino. Una semana después, una inmigrante ilegal muere atropellada. Era la novia del conductor de la furgoneta de los helados, y trabajaba en el barrio residencial donde desapareció Patrik. El inspector de policía Cato Isaksen tendrá que enfrentarse a numerosos retos; no sólo a las terribles conexiones que descubrirá entre ambos casos, sino también a su peculiar nueva compañera, la joven y tozuda Marian, que en ocasiones parece tener una desconcertante empatía con la mente criminal...

La editorial Siruela tiene una estupenda colección de novela policíaca, organizada en series. En el caso que nos ocupa se trata de la primera novela de la serie de la agente Marian Dahle y su autora es Unni Lindell, nacida en Oslo en 1957, periodista y escritora de éxito, una de las más reconocidas de Noruega. Lindell sigue la estela de la numerosísima lista de escritoras femeninas de novela negra, policíaca o de intriga, aunque su marca de fábrica está en el profundo estudio de la psicología de los personas y la ventana abierta a la vida privada de los investigadores.

Este libro, en una preciosa edición como todos los que edita Siruela, acaba de salir a la luz y viene precedido de críticas muy positivas de los periódicos especializados noruegos. Ya puedes encontrarlo en nuestra biblioteca y leerlo.



domingo, 6 de noviembre de 2011

Clásicos juveniles: Guillermo Brown


Comenzamos aquí una serie de entradas dedicadas a mostrar las lecturas que constituyen los Clásicos de la literatura juvenil. Por supuesto, se trata de una selección personal de quien esto escribe, fruto de mis propias vivencias y de lo que he conocido en mi entorno personal y profesional. Por ello, en dicha selección pueden faltar libros que, algunas personas, también consideren Clásicos. Esto puede subsanarse por medio de los comentarios que se hagan a las entradas del blog que formarán esta serie.

El orden de presentación de esos Clásicos es totalmente aleatorio y no tienen ninguna intención de clasificación. El primero que os traigo es "Guillermo Brown", conjunto de libros escrito por Richmal Crompton. Veamos algunos aspectos referidos a esta colección y a sus personajes. De momento, su autora era una maestra de escuela que empezó en 1922 a escribir estos libros con la intención de que se dirigieran a los adultos. Sin embargo, su gran éxito entre niños y jóvenes determinó el destino de la colección, de la que llegó a publicar, entre esa fecha y 1970, un total de 37 títulos. Crompton vivió entre 1890 y 1969, recogiendo en los avatares de Guillermo todos los cambios producidos en estos largos años.

Guillermo Brown forma parte, en los libros, de la banda "Los proscritos", por supuesto sin nada que ver con una banda verdadera sino dentro de los juegos de los niños en su propio mundo. Douglas, Enrique y Pelirrojo, son los otros tres miembros del grupo que completan las aventuras. Douglas y Enrique son espíritus más inocentes, pero Guillermo (prototipo del niño travieso) y Pelirrojo, son mucho más escépticos y malpensantes. He leído algunos libros de Guillermo (en España los publicó todos la Editorial Molino) y puedo deciros que todavía tienen enorme vigencia. Pueden leerse sin que resulten cursis o anticuados, sobre todo los primeros, mucho más frescos y llenos de gracia. En el que se titula "Los apuros de Guillermo", la acción comienza cuando el grupo de amigos va a ver unas excavaciones romanas que están realizando en su pueblo. Guillermo considera a los romanos un pueblo raro y cargado de ínfulas, que tenía las curiosas costumbres de enterrar cacharros (las vasijas que van apareciendo rotas en la excavación) y ocultar dinero que no sirve para nada.

Podéis encontrar ahora los libros de Guillermo en unas nuevas ediciones, que conservan las portadas originales, a cargo de RBA. Son absolutamente recomendables para nuestros hijos y alumnos. También para nosotros.


lunes, 31 de octubre de 2011

El séptimo Alatriste cruza el puente

La serie Alatriste de Arturo Pérez-Reverte, académico de la Lengua y articulista de prensa, además de reportero de guerra y escritor, puede servir para ayudarnos a dar a conocer el Siglo de Oro a nuestros alumnos. Pero, sobre todo, nos sumerje en la literatura de aventuras, un género inmortal, que tiene muchos seguidores. No puede considerarse obra menor, desde el punto de vista de su utilidad didáctica, aquella que, partiendo de la literatura y de la recreación de los ambientes, es capaz de dar a los alumnos un retrato del telón de fondo histórico de forma más eficaz y cercana. Uno de mis profesores de la carrera me decía siempre que leyendo "Bomarzo" podía llegar a conocer el Renacimiento mucho mejor que con cien tratados. Y yo añado, y así lo he hecho llegar a mis alumnos de Historia del Arte, que lo mismo puede decirse de la lectura de "Mi vida" de Benvenuto Cellini.
Después de "El asedio" que recrea el sitio de Cádiz de forma libre y literaria, de igual forma que Manuel Moreno Alonso lo hace en un ensayo que ya dimos a conocer en este blog, vuelve el autor por sus fueros y aparece este "El puente de los asesinos" ambientado en Italia, el país en el que los personajes de Pérez-Reverte se encuentran más cómodos. Aquí aparecen Nápoles y Venecia, la cara y la cruz de los paisajes que forman el marco de la ambientación del libro. El autor continúa en esta obra su lento trabajo de recuperación de palabras que, si no aparecieran en los Alatriste, se hubieran perdido u olvidado. Es el lenguaje de los corsarios, la navegación, la iglesia, los lupanares, las tabernas, los ejércitos, las ciudades de entonces... Y, aunque cada vez que leamos Alatriste nos imaginamos en sus páginas el rostro y la figura de Viggo Mortensen (lo que no es nada desdeñable), inseparable ya del personaje, no está de más seguir buceando en este mundo espectacular y épico.

"El puente de los asesinos" está ya en nuestra biblioteca y espera a sus lectores.

sábado, 29 de octubre de 2011

Eterna Daphne


Dedicado a María José Domínguez

¿Quién no conoce a Rebeca, la hermosísima esposa de Max de Winther, cuyo recuerdo atormenta a Joan Fontaine, su segunda mujer?
¿Quién no recuerda la imagen elegante de Lawrence Olivier allá en el lujoso hotel de la Costa Azul en el que declara su amor a la muchacha sin nombre?
¿Quién no tiene en su retina la visión de Manderley en llamas? ¿Quién no se estremeció al contemplar el rostro enigmático del ama de llaves?

Daphne du Maurier imaginó todo esto, y también el inquietante mundo de "Los pájaros" que acechaban a los niños de la escuela y a Tippi Hedren, la madre de Melanie, también llamada Melanie en esa historia. Y "La posada de Jamaica", de nuevo llevada al cine por el magistral Hitchtcock, también se debe a la imaginación y el talento de Daphne du Maurier. En su último número, el suplemento cultural de ABC, recala en esta autora y nos revela la publicación de un inédito, un conjunto de relatos (trece) que, bajo el título "El muñeco" acaba de sacar a la luz una rama de la editorial Nevsky Prospects, dedicada a la literatura rusa, y que se llama Fábulas de Albión. En el artículo de ABC es Pilar Adón, la prologuista del libro, autora a su vez de libros y excelente traductora, la que nos pone sobre la pista de las claves de Daphne cuyos libros, en ocasiones, no son lo suficientemente leídos porque nos conformamos con ver las películas. Craso error.

Daphne du Maurier dejó escrita su autobiografía "Myself When Young", que no ha sido traducida al castellano hasta la fecha. Los relatos que se recogen en este libro fueron escritos en su juventud y representan ejemplos clásicos del arte narrativo de la autora. Elegantes, hipnóticas, románticas en su justo punto, son los textos que escribe Du Maurier.
(Retrato de juventud de Daphne du Maurier)

domingo, 23 de octubre de 2011

Dónde los árboles cantan: lo último de Laura Gallego

Reseñas obtenidas del blog: Más allá de las palabras

Título: Donde los árboles cantan
Editorial: SM
Encuadernación: rústica
Colección: Libro único. Sin continuación
Páginas: 477
Año de publicación: 14 de octubre 2011
ISBN: 978 - 84 -675 -5003 - 0
Sinopsis: Viana, la única hija del duque de Rocagrís, está prometida al joven Robian de Castelmar desde que ambos eran niños. Los dos se aman y se casarán en primavera. Sin embargo, durante los festejos del solsticio de invierno, un arisco montaraz advierte al rey de Nortia y sus caballeros de la amenaza de los bárbaros de las estepas... y tanto Robian como el duque se ven obligados a marchar a la guerra. En tales circunstancias, una doncella como Viana no puede hacer otra cosa que esperar su regreso... y, tal vez, prestar atención a las leyendas que se cuentan sobre el Gran Bosque... el lugar donde los árboles cantan.
Reseña (Hermochi):
Como a estas alturas todos sabéis, soy un gran fan de Laura Gallego, fue la autora con la que me inicié en la lectura y a lo largo de todos estos años he ido procurando hacerme con su obra completa. Y lo he conseguido. Donde los Árboles Cantan ha sido la vigésimo quinta novela de la autora que he leído.

Desde el momento en que terminé todos los libros de Laura que había a la venta he estado esperando a que se pusiera a la venta uno nuevo, y por fin, tras largos meses de espera, he leído Donde los Árboles Cantan.

En esta nueva novela, Laura nos conduce a un mundo medieval repleto de princesas, caballeros y guerras. Viana es una joven caprichosa que está acostumbrada al lado bueno de la vida, en unos meses será felizmente casada, dará a Robian preciosos bebés de mejillas rosadas y ese será todo su propósito en esta vida. Y será feliz con ello. Pero Laura nos ha demostrado que los sueños no siempre son posibles y que todo se puede torcer echando nuestros sueños a perder.

Donde los Árboles Cantan tiene varios elementos muy buenos; el primero de ello son los personajes, se nota que Laura tras muchos años a sus espaldas escribiendo ha ido perfeccionando los personajes que ha creado en sus novelas. En Donde los Árboles Cantan me he encontrado con una novela muy humana, los personajes tienen tanto o incluso más defectos que virtudes, y son personajes que asimilas y te gustan con ellos. Viana, Lobo, Belicia o Uri han sido los más significativos.

A lo largo de toda la historia que se nos narra va a pasar bastante tiempo, y con ellos va a haber una gran evolución por parte de los personajes, llegando hasta el punto de acabar pareciendo personajes distintos. La prosa con la que Laura se ha manejado es impecable, denota la experiencia de todos estos años en los que ha ido perfeccionándola. Y en cuanto a la historia no quiero revelaros gran cosa, lo que conocéis por la sinopsis me parece suficiente para decidiros si aventuraros a leerlo o no. Solo os digo que os encontraréis con una historia que puede cambiar con cada capítulo y que no os dejará indiferentes. El ambiente que ha creado Laura Gallego en toda la novela es otro de los elementos que más me ha gustado, pues hace que te olvides de todo lo que tienes a tu alrededor y te metas de lleno en la historia.

Y la historia de amor, es lo más raro que he visto en mi vida. Pero con una gran diferencia, cuando terminéis el libro dudo que hayáis leído algo parecido en cualquier otro libro. Es completamente fantástica. Otro de los motivos por los que hay que leer el libro.

¡Y los nombres de los capítulos! Qué gran acierto, son los nombres de capítulos más originales que he conocido en mi vida como lector. Son un placer para la vista.

Y me veo obligado a nombrar el otro gran elemento que ha hecho que me acabe enamorando por completo de la novela: el final. Laura Gallego ha sido capaz de crear en tan solo un epílogo un cierre perfecto para la historia. El mejor de los finales de Laura Gallego, y de los mejores de todos los que he leído en mi vida. Ha quedado cerrado de una forma perfecta y ha mejorado el libro de una forma radical.

Donde los Árboles Cantan, por tanto, ha llegado a ser una de las mejores novelas que podrás leer de Laura Gallego, tiene una ambientación perfecta, unos personajes muy humanos memorables, una historia de amor como nunca antes se ha visto y un final que te dejará sin aliento. No os encontraréis un Memorias de Idhún pero sí una de las mejores novelas de Laura a día de hoy.

Reseña (Aileen):
Me quito el sombrero ante Laura Gallego porque Donde Los Árboles Cantan es una de las pocas novelas que ha conseguido engancharme de verdad en mucho tiempo. La narración es increíblemente amena, tal vez un poco pesada en algunas ocasiones, pero de igual modo necesaria. A los personajes se les va conociendo poco a poco a medida que avanza la historia, sin la necesidad de que sean descritos; vamos, que llegas al final del libro y te encuentras con que te sabes perfectamente la forma de comportarse de tal o cuál personaje, y sin haberte dado cuenta. A mí por lo menos se me escapó un ¡Anda!

Y ya. No voy a echar más rosas sobre su portada, que por cierto, es preciosa (gracias a Cris Ortega), porque hasta ahí llegan las cosas que me han parecido buenas de esta novela. No me arrepiento de haber comenzado el libro con bajas expectativas porque si hubiera sido al contrario seguro me hubiese defraudado. Y es que, aviso a todos los lectores ávidos de aventura, si lo que esperas encontrar aquí es una historia espectacular como nunca se ha escrito antes, definitivamente no es tu libro. Prueba con El Señor de los Anillos, a ver qué tal.

Típica chica despechada que debe salvar a su pueblo y, ¿a qué no sabéis qué? Sí, eso es, se enamora. Ay, me duele decir esto porque sé que muchos estaréis mirándome con cara de chino, pero he leído cosas mejores. Que tiene su toque de originalidad, no digo yo que no, pero por lo menos lo que es a mí no me ha acabado de convencer. Más que nada porque ya me lo esperaba. Y ese final que muchos califican de diez… a mí me ha parecido soso y precipitado, la peor parte de la novela.

En definitiva, un libro tanto bien estructurado como escrito, pero no muy alejado de los tópicos. Con buenísimos personajes, entre ellos destacar a Lobo porque realmente me ha encantado (él y su oreja), pero con una trama con la que no llegas a simpatizar. Sin duda he leído mejores cosas de Laura, como son Memorias de Idhún o Alas Negras.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Estos libros han llegado a la biblioteca

He aquí una serie de títulos que acaban de llegar a nuestra biblioteca y que están a disposición de todos para ser leídos y prestados:

Juan Gabriel Vásquez
"El ruido de las cosas al caer"
Premio Alfaguara de novela 2011
----------------------------------------------

Kate Morton
"El jardín olvidado"
Suma de Letras, 12ª edición, julio 2011
---------------------------------------------------

Luis Mateo Díéz
"Pájaro sin vuelo"
Alfaguara, 2011
---------------------------

Eloy Moreno

"El bolígrafo de gel verde"
Editorial Espasa, 2011
------------------------------

David Vann
"Sukkwan Island"
Ediciones Alfabia, 4ª edición, 2011
---------------------------------------------

Sarah Lark
"En el país de la nube blanca"
Ediciones B, 2011
------------------------------------------

Paul Theroux
"Un crimen en Calcuta"
Alfaguara, 2011
--------------------------------

Sara Mesa
"Un incendio invisible"
Premio Málaga de Novela 2011
Fundación José Manuel Lara
-------------------------------------------

Ray Loriga
"El bebedor de lágrimas"
Alfaguara, 2011
--------------------------------------

Isaac Rosa
"La mano invisible"
Seix Barral, Biblioteca Breve, 2011
-----------------------------------------------

Haruki Murakami
Libro 3º "1Q84"
Tusquets, 2011
----------------------------

Henning Mankell
"Daisy Sisters"
Tusquets, 2011
----------------------------

domingo, 16 de octubre de 2011

El Planeta para Javier Moro

El Premio Planeta en su edición de 2011 ha sido para Javier Moro por su libro sobre el la gesta brasileña de Pedro I El imperio eres tú. El jurado estuvo compuesto por Alberto Blecua, Ángeles Caso, Juan Eslava Galán, Pere Gimferrer, Carmen Posadas, Rosa Regàs y Carlos Pujol, que han seleccionado como finalista a la escritora Inma Chacón, con la obra Tiempo de arena, una obra ambientada en la España de finales del siglo XIX y principios del XX, y protagonizada por tres hermanas de una familia toledana que luchan por unos derechos que en aquel entonces no tenían.

Javier Moro (Madrid, 1955) es autor de grandes obras como Senderos de libertad, que cuenta la lucha por la defensa de la selva amazónica, El pie de Jaipur, un emocionante relato sobre la capacidad de superación del ser humano, o Las montañas de Buda, un testimonio sobre el drama tibetano que le llevó dos años de investigación en Tibet, Nepal y la India. Depués, se consagraría como un escritor superventas con títulos muy conocidos que han tenido gran aceptación entre el público y que han sido traducidos a varios idiomas. En 2005, alcanzó el éxito con Pasión India, la vida de la bailarina española que se casó con el Marajá de Kapurthala, un libro que ha fascinado a más de un millón de lectores en España y que ha sido traducido a 17 idiomas. En octubre 2008, sale a la venta El sari rojo, la historia épica de Sonia Gandhi y la familia Nehru en la India de hoy.

El Premio Planeta es el galardón literario con mayor dotación económica (600.000 euros) y la de este año ha sido su 60 edición. La entrega del Premio la realización, en esta ocasión, los Príncipes de Asturias.

 

domingo, 9 de octubre de 2011

¿La gran novela del otoño?


La editorial Salamandra publica en nuestro idioma la novela de Jonathan Franzen Libertad. Aclamada por la crítica y el público anglosajón, este libro puede ser, a juicio de la prensa especializada, el gran acontecimiento literario del otoño de 2011. Pero ¿quién es Jonathan Franzen y de qué trata su novela?

Un acercamiento a la misma puede leerse en el suplemento Babelia, a cargo de José María Guelbenzu. Otras muchas publicaciones se han hecho eco de la novela y de su relación con otra gran estirpe de narradores norteamericanos del siglo XIX y del XX. Sin embargo, el argumento de esta obra no puede ser más actual, pues está centrada en la frustración y la rabia que los estadounidenses sienten tras los acontecimientos trágicos del 11-S y enmedio de la recesión económica que ahora mismo los inunda. Por eso, el libro tiene la suficiente dosis de realidad como para resultar atrayente al lector.


sábado, 24 de septiembre de 2011

Un otoño de libros

Iniciado ya el otoño, las editoriales lanzan al aire de los lectores sus nuevas propuestas. Hacer una selección no es fácil, pero podemos sugerir algunos que, quizá, encuentren su hueco en nuestra biblioteca y en la tuya. Por ejemplo, la última obra poética escrita por José María Millares Sall (1921-2009). Se trata de "Cuadernos", que recoge un único poema dividido en 23 fragmentos, escritos en verso libre y carentes de puntuación. Luis García Jambrina destaca la singularidad de su escritura, crítica, irónica y provocadora... y todo eso con 88 años a sus espaldas en el momento de escribir el libro.

El prestigioso catedrático Francisco Rodríguez Adrados publica en Ariel "Nueva historia de la democracia. De Solón a nuestros días", en cuya sobrecubierta puede leerse "La democracia es un intento de disminuir la conflictividad hasta límites aceptables y de hacer menos dramático el cambio de poder"

En el año de Lorca se vuelven a publicar los dos libros biográficos que Ian Gibson dio a conocer en los años 1985 y 1987. "Lorca, pasión y muerte", que ha sacado la editorial Crítica y que merece la pena leer.

Si te gustan los libros de crímenes, puedes acercarte a un nuevo autor: Ferdinand Von Schirach, de quien Salamandra edita "La capa de hielo". Se trata de once relatos escritos con gran potencia narradora y un estilo sobrio, conciso y eficaz, como requiere siempre este tipo de literatura.

En Babelia, el suplemento cultural de El País, el libro de la semana es "Caribou Island / Desolacions" de David Vann, publicado por Mondadori. José María Guelbenzu, que firma la crítica, escribe: Después del formidable debut de David Vann con Sukkwan Island, el anuncio de una nueva novela titulada Caribou Island, igualmente ambientada en el áspero paisaje de Alaska, en la que de nuevo se contaba la lucha inclemente de un hombre en torpe y obcecada lucha contra sí mismo y contra la Naturaleza, producía cierta prevención ante la posibilidad de que Vann se hubiera enrocado en una especie de guarida literaria, un "más de lo mismo". Pues desechemos la prevención: el señor Vann ha demostrado con este nuevo libro que es un escritor de la cabeza a los pies.


También Babelia nos hace esta interesante recomendación: Bilingual Readers, tenaz en su apuesta por el bilingüismo, ha editado dos volúmenes de cuentos clásicos adaptados para todas las edades en inglés y español: el danés Hans Christian Andersen y los hermanos Grimm. Ilustrados con colorido y humor por Javier Muñoz, incluyen ejercicios para practicar el vocabulario resaltado en cada texto. Buena forma de acercarse al autor de La sirenita y El patito feo.


Esperamos que esta primera selección te sirva y quizá nos puedas escribir dándonos algún título que pueda interesar a otras personas.