lunes, 30 de enero de 2012

Dickens, el genio

Guillermo Altares firma en Babelia este interesante artículo sobre Dickens y sobre la biografía que Peter Ackroyd ha escrito y que se acaba de publicar en España:

El bicentenario de Charles Dickens es la conmemoración del año en la literatura de todo el mundo. El autor de David Copperfield "nunca ha dejado de ser una fuerza viva", afirma Peter Ackroyd, cuya biografía del escritor se publica ahora en español.
Fueron solo unos meses, pero cambiaron la historia de la literatura. Acababa de cumplir 12 años cuando, el lunes 9 de febrero de 1824, empezó a trabajar en la fábrica de betún Warren, en el número 30 de Hungerford Stairs, en una zona industrial de Londres, insalubre e infestada de ratas. Las jornadas se prolongaban durante 10 horas, con una pequeña pausa para comer. El salario era de seis o siete chelines a la semana (unos 30 euros en la actualidad). "Fue el acontecimiento más importante de la vida de Charles Dickens", explica el escritor Peter Ackroyd, cuya sólida biografía del novelista, Dickens. El observador solitario, acaba de editar Edhasa en España. "Es algo que siempre tuvo presente. Creo que gran parte de su energía creadora nace en esa infancia y su visión del mundo se forja en aquellos momentos". "Todo mi ser se sentía tan imbuido de pesar y humillación al pensar en lo que había perdido que incluso ahora, famoso, satisfecho y contento, en mis ensoñaciones, cuando rememoro con tristeza aquella época de mi vida, muchas veces me olvido de que tengo una mujer y unos hijos, incluso de que soy un hombre", le confesó a su amigo John Forster, autor de la primera biografía del escritor (The live of Charles Dickens). Forster ya señaló que el germen de David Copperfield surgió entre tarros de betún en aquellos talleres junto al Támesis. En el clásico ensayo de 1940, Dickens, The Two Scrooge, Edmund Wilson apuntaba también que aquel periodo de trabajo infantil, con su padre encarcelado a causa de las deudas, fue crucial en la formación literaria y humana del escritor.
"Fue muy popular y convocaba a multitudes. En ese sentido, podemos decir que fue la primera celebridad global", afirma Ackroyd
Los 200 años del nacimiento de Dickens, que se conmemoran el próximo 7 de febrero, se han convertido en el acontecimiento literario de la temporada. Exposiciones, nuevas versiones en cine y televisión de sus libros, biografías, ensayos, representaciones. El mastodóntico Waterstone's de Bloomsbury, una de las librerías más grandes de Londres, situada en el barrio literario y universitario por antonomasia -y en el que residió Dickens gran parte de su vida-, recibe al visitante con un escaparate lleno de títulos sobre el narrador, algunos tan contemporáneos como Charles Dickens in Cyberspace, de Jay Clayton, y otros tan sugerentes por sus ramificaciones políticas como La situación de la clase obrera en Inglaterra, de Friedrich Engels (Marx escribió sobre el autor de Grandes esperanzas que "había proclamado más verdades de calado social y político que todos los discursos de profesionales de la política, agitadores y moralistas juntos").
Sin embargo, todo este despliegue tiene algo de innecesario, porque Dickens jamás se ha ido. "Siempre ha estado presente, nunca ha dejado de ser una fuerza viva de la cultura británica", señala Ackroyd, autor de numerosas biografías, de Shakespeare y de Londres (ambas en Edhasa), entre otras. "Sus novelas han sido llevadas al cine de manera constante, se han rodado series de televisión desde que tengo memoria, sus libros son reeditados y leídos una y otra vez. No creo que haya habido ningún periodo desde su muerte en que no haya sido admirado universalmente". "Dickens está en todos los ámbitos de la cultura británica", asegura el historiador Alex Werner, conservador del Museo de Londres, comisario de la exposición Dickens y Londres, que puede verse hasta el 10 de junio, y coautor junto a Tony Williams del libro que acompaña la muestra, Dickens's victorian London (1831- 1901). Desde su muerte en 1870, se han publicado cerca de cien biografías, empezando por la de Forster en 1872. Estas últimas semanas han aparecido reseñas en casi todos los grandes diarios anglosajones de las dos últimas, Charles Dickens, A life, de Claire Tomalin -que ya había publicado un relato de la vida de la esposa del novelista, Catherine-, y Becoming Dickens. The invention of a novelist, un ensayo literario de Robert Douglas-Fairhurst.
Una forma de explicar la vigencia de Dickens es su presencia en una de las grandes series de televisión de la década. En la quinta temporada de The Wire, el director adjunto del Baltimore Sun pide a sus reporteros que busquen el "aspecto dickensiano" de la ciudad. De hecho, los blogueros Joy Delyria y Sean Michael Robinson lograron un considerable éxito en las redes sociales con una reconstrucción de la serie de David Simon al modo de un folletín victoriano. Recientemente, la BBC publicó en su página web un reportaje titulado Las seis cosas que Charles Dickens dio al mundo moderno: la celebración de las navidades gracias al impacto que tuvo Canción de Navidad, la denuncia de la pobreza, los personajes de la comedia moderna, el cine (no, no le confunden con los hermanos Lumière, Eisenstein dijo que los cimientos del séptimo arte fueron edificados por Griffith basándose en ideas de Dickens como el montaje paralelo o los primeros planos), los nombres de los personajes llenos de simbolismo y nuestra visión de la ley y el derecho. A esto podríamos añadir que Dickens fue un precursor de la defensa a ultranza de los derechos de autor, harto de que en Estados Unidos pirateasen sin contemplaciones sus obras, y la primera estrella de la cultura global, como explica Peter Ackroyd. "Fue muy popular entre públicos muy amplios y convocaba a multitudes cuando realizaba las giras de lectura de sus libros. En la época en que nacía la fotografía, ya era muy reconocido popularmente, y cuando realizaba sus giras por América era seguido por multitudes en la calle y se concentraban masas frente a los hoteles en los que se alojaba. En ese sentido, podemos decir que fue la primera celebridad global".
Una búsqueda en el ISBN revela 420 títulos de Dickens vivos en todas las lenguas nacionales, publicados por editoriales tan diversas como Gadir, Nocturna, Alba, Periférica, Alianza, Planeta, Impedimenta, Ediciones B, Cátedra, Valdemar, Belaqva, Edhasa, Destino, RBA, Alfaguara, Espasa Calpe, Cátedra o Círculo de Lectores, por solo citar unas cuantas. "Su habilidad para crear personajes creíbles es una de sus grandes virtudes, junto a su enorme habilidad como narrador, su capacidad para contar historias", explica Ackroyd. "Su talento para inventar es increíble: publicaba cada semana, cada mes, historias, esperando siempre hasta el momento mismo del cierre. Y siempre lograba mantener el interés de sus lectores". Según su biografía, llegó a crear 2.000 personajes en sus 14 novelas (15 si contamos la inacabada El misterio de Edwin Drood), sin tener en cuenta sus numerosos relatos, ni toda su producción periodística; aunque el Diccionario de Personajes Literarios Británicos recoge solo 989 nombres. Como destaca el historiador Alex Werner, su retrato más famoso, El sueño de Dickens, firmado por su contemporáneo Robert Williams Buss, muestra al escritor, en su estudio, dormido, rodeado por sus creaciones. Oliver Twist, Ebenezer Scrooge, David Copperfield, Jacob Marley, Bill Sikes, Fagin, Pip, Miss Havisham y su mugriento vestido de novia, el señor Pickwick, la pequeña Nell, Florence Dombey, Uriah Heep, Joe Gargery, Sydney Carton, Mister Gradgrind forman parte de un gigantesco legado que vive mucho más allá de la literatura. Su herencia incluye tramas, historias e imágenes, fantasmas de las navidades pasadas, futuras y presentes, principios como: "Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría y de la tontería, la época de fe y la época de la incredulidad, la estación de la luz y de las tinieblas, era la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación". Según sus biógrafos, todo ese mundo ficticio tiene dos anclajes reales: su propia vida y la ciudad de Londres.
"Su genialidad no puede separarse de su vida. Es imposible estudiar a Dickens de forma aislada, tiene que ser observado en el contexto de su época y de su vida en Londres. De hecho, su casa estaba a unos pocos metros de aquí", señala Peter Ackroyd, que recibe en su despacho de Bloomsbury, con su mesa de trabajo llena de libros sobre Chaplin y sobre la historia de Inglaterra, los dos temas en los que este inagotable investigador y novelista de 62 años está trabajando actualmente. Su biografía de Dickens se publicó en inglés en 1990, en dos volúmenes, con casi 1.400 páginas. Edhasa ha editado una versión posterior, acortada (700 páginas).
En su libro de viajes por Australia, Bill Bryson relata una visita al museo dedicado al más famoso de los bandidos del outback, Ned Kelly, situado en una polvorienta localidad perdida. Y escribe: "Era tan malo que era bueno". Siendo un poco exagerados, podríamos decir algo parecido del Museo de Charles Dickens en Londres. Es cierto que alberga la mejor colección de manuscritos y objetos del escritor y que, además, vivió allí con su familia durante dos años (entre 1837, una fecha muy simbólica porque es cuando empezó también la era victoriana, y 1839, época durante la que terminó de escribir Los papeles del Club Pickwick y comenzó Oliver Twist), lo que no se puede decir siempre de las casas-museo de los artistas. Pero no es lo que un visitante espera de un creador de la magnitud de Dickens. En su descargo se puede decir que esta vivienda, situada en una clásica calle de edificios georgianos, es museo desde 1925, lo que explicaría en parte su aire vetusto, y que las otras dos casas de Dickens en Londres, en Marylebone y en el cercano Tavistock Square, han desaparecido. En abril el museo se someterá a una ambiciosa reforma. El hecho de que cierre durante la celebración del segundo centenario del escritor y durante los Juegos Olímpicos ha provocado una cierta polémica en el Reino Unido, pero sus responsables han señalado que, si retrasan las obras, perderían los dos millones de libras concedidos por el fondo de la lotería para el mantenimiento de bienes culturales. Aparte de algunos momentos de una intensidad kitsch muy divertida -la cocina con sus quesos y pasteles falsos no tiene precio- y bastantes recuerdos y piezas interesantes, además de contribuir a la Dickens Fellowship, la casa del 48 de Doughty Street merece una visita porque permite un rápido recorrido por la vida del autor. Nació en 1812, su familia se mudó a Londres en 1820, trabajó durante un periodo de entre seis meses y un año cuando su padre se encontraba en prisión por sus deudas -"es una cosa muy desagradable el sentirse avergonzado del propio hogar", escribe en Grandes esperanzas-, comenzó a ejercer como periodista en 1828 (un oficio que nunca abandonaría). El éxito de Los papeles del Club Pickwick le permitió dedicarse a la literatura desde 1836. Su fama alcanzó su cénit en 1843 con Cuento de Navidad. Los viajes -dos a América, además de a Italia y Francia bastante a menudo-, la participación en diferentes causas filantrópicas, la afición al teatro, las lecturas públicas que le convirtieron en un hombre muy rico -ganar dinero fue una de las grandes obsesiones de su vida-, un divorcio tardío de Catherine, con la que tuvo diez hijos, y una relación nunca aclarada con la joven actriz Nelly Ternan -Ackroyd cree que nunca llegó a consumarse sexualmente mientras que otros biógrafos consideran que sí-, sus maratonianos paseos nocturnos -caminaba durante horas y horas, a veces hasta 30 kilómetros seguidos, como quedó reflejado en uno de sus ensayos más conocidos, Night walks-, las charlas y las complicidades con amigos como Wilkie Collins y el periodismo ocuparon gran parte de su tiempo. Además, claro, de la literatura: compuso por entregas 14 novelas que desde su publicación entraron a formar parte de la conciencia colectiva de Occidente. Falleció, tras una extenuante gira de lecturas, en la tarde del 9 de junio de 1870, a los 58 años, en su casa de Kent. Como escribió recientemente en The New York Times el ensayista Verlyn Klinkenborg, "doscientos años después de su muerte, Charles Dickens sigue guardando su mayor secreto: la esencia de su energía".
Una parte muy importante de esa fuerza se la dio la ciudad en la que vivió y en la que situó la inmensa mayoría de su obra. "Londres y Dickens van juntos", afirma Alex Werner. "Londres influyó tanto a Dickens que se puede decir que su genio dependió del entorno londinense, fue un gran visionario que vio en las calles de Londres un universo entero, de alegría, de sufrimiento. Los dos estaban profundamente conectados y entre los dos crearon el más maravilloso retrato de la humanidad en el siglo XIX", explica Ackroyd. Pero Dickens no se limitó a describir y a captar la esencia de esa transformación: luchó por cambiar las condiciones de vida. Y en cierta medida lo logró. Como explica Steven Pinker en su magnífico e influyente ensayo The better angels of our nature, una investigación sobre el descenso de la violencia en Occidente, "Oliver Twist y Nicholas Nickleby abrieron los ojos de la sociedad sobre los malos tratos a los niños en los albergues y orfanatos". La exposición del Museo de Londres permite percibir la ciudad en la que Dickens vivió y escribió: a principios del XIX tenía apenas un millón de habitantes, en los años setenta de ese siglo alcanzaba los 3,5. Como relata Werner, era la capital del mundo -con 1851, el año de la exposición universal, como epicentro-. Justo en esa época, la población urbana se convirtió en mayoritaria en el Reino Unido, con miles de personas llegando cada día a la megalópolis para vivir en condiciones muchas veces de una pobreza atroz (no es ninguna casualidad que Dickens, Marx y Engels escribiesen lo que escribieron en aquellos años en Londres). Ackroyd, autor de la más conocida historia de la capital británica (Londres, Edhasa, 2002), señala: "Durante su vida Londres cambió más que en ningún otro momento de su historia". En Dickens's victorian London, Alex Werner y Tony Williams escriben: "Supo captar todos los cambios que ocurrían a su alrededor y cuando leemos sus obras somos testigos del crecimiento y desarrollo de la ciudad moderna, con todos sus problemas asociados".
En esa ciudad de las grandes esperanzas de Pip, la miseria infantil de Oliver Twist y David Copperfield, un joven se vio obligado a trabajar en una fábrica de betún en una sociedad que cambiaba a toda velocidad y un escritor trató de construir todo su mundo sobre ese vértigo. Como escribe Ackroyd: "En su obra lo real y lo irreal, lo material y lo espiritual, lo concreto y lo fantástico, lo mundano y lo trascendente conviven en precario equilibrio, solo resuelto por el vigor de la palabra creada. En eso consiste la magia de Charles Dickens".
Dickens. El observador solitario. Peter Ackroyd. Edhasa. Dickens's victorian London. Alex Werner y Tony Williams. Ebury Press, 2011. 288 páginas. Dickens and London. Museo de Londres. Lunes a domingo. 10.00 a 18.00. Hasta el 10 de junio. www.museumoflondon.org.uk/london-wall. Charles Dickens Museum. 48 Doughty Street. Londres. Lunes a domingo, 10.00 a 17.00. Cerrado a partir del 10 de abril. www.dickensmuseum.com.

viernes, 27 de enero de 2012

PREMIOS DEL CONCURSO CUENTOS DE INTRIGA Y MISTERIO

El Jurado Calificador, tras arduas deliberaciones dada la calidad de los trabajos presentados a este concurso, ha emitido su fallo, que se recoge en este blog:

PRIMER PREMIO para el cuento: "Obsesión" cuyo autor es José Parejo Delgado, profesor del centro

SEGUNDO PREMIO para el cuento: "Sin miedo" cuyo autor es Pablo Lluch Romero, alumno de segundo de ESO A

TERCER PREMIO para el cuento: "Noviembre en Bantridge Park" cuya autora es María Goretti Minaya Llatas, madre de dos alumnos del centro

CUARTO PREMIO para el cuento: "Ellos no son" cuya autora es Carmen Román Espinal, alumna de segundo de ESO A

Una mención especial para el cuento escrito en inglés: "Ghosts from the past", cuyo autor es Javier Muñiz Minaya, alumno de 1º de Bachillerato B.

Los premios y los diplomas acreditativos serán entregados en la XVII Feria del Libro que se celebrará al final de este trimestre.

Nuestra enhorabuena a todos los premios y seguid así, escribiendo.

jueves, 26 de enero de 2012

Una de terror...

Reseña de la profesora María José Práxedes para este blog:

CUENTOS DE TERROR DEL BARCO NEGRO
Autor: Chris Priestley

Ilustraciones de David Roberts
Colección: Torre de Papel Amarilla
Edad sugerida: a partir de 11 años
Editorial Norma
En el Viejo Motel, que se aferra precariamente a un acantilado que da a un mar que constantemente es azotado por la tormenta, dos niños enfermos se quedan solos mientras su padre va por el médico. En ese momento llega visitante pidiendo refugio, y así comienza una larga noche de cuentos, en la que los jóvenes Ethan y Cathy, que tienen un apetito natural para las historias macabras, pasan los últimos estertores de la tormenta en compañía de un marinero con suficientes cuentos espeluznantes para satisfacerlo. Pero algo acerca de este marinero inquieta a Ethan, quien con cada minuto está más ansioso por el retorno de su padre; solo cuando la tempestad de detiene se relaja, pero no por mucho tiempo, el nuevo amanecer abre los ojos de los niños a una verdad más chocante, más dolorosa que cualquier cosa que escucharon la noche anterior.Un libro perfecto para los chicos que les gusta el terror clásico. La rica prosa de Priestley hace que cada relato sea uno lleno de imágenes espeluznantes.

martes, 24 de enero de 2012

Memoria de José Moreno Villa

No oculto mi fascinación por la Edad de Plata, esos años 20 y 30 del siglo XX que alumbraron a tantos genios en todos los aspectos del arte y la cultura. Precisamente, en ese contexto se inserta la vida de Moreno Villa, malagueño, que vivió entre los años 1887 y 1955. Fue pintor, dibujante, poeta y memorialista de los avatares de la generación que compartió con Lorca, Dalí, Buñuel y otros. Este libro recoge los textos autobiográficos publicados ya en 1944 en su exilio mexicano, más otros que, hasta ahora, no habían visto la luz y que salen por el empeño de la Residencia de Estudiantes de que se recuperen los materiales que pueden ayudarnos a conocer mejor aquella época. Moreno Villa fue residente y compartió tiempo y empeños artísticos con José María Hinojosa, Dalí y los ya citados, además de amistad con el genial Pepín Bello, muerto recientemente. Juan Pérez de Ayala es el responsable de esta edición, llamada "Memoria", que tiene el interés de la narración en primera persona, con el tono reflexivo, observador, distante y conciliador, propio del carácter de Moreno Villa. Como muestra de su apego a la soledad que le permitía crear, recordemos que Moreno Villa vivió en la Residencia de Estudiantes durante casi veinte años, entre 1917 y 1936, cuando el estallido de la guerra trastocó la vida de Madrid y de España entera.
Dice Anna Caballé que "Moreno Villa se supo viviendo, hasta cierto punto oscurecido, entre dos generaciones poéticas: la del 98, mayor que él, y la de los brillantes jóvenes del 27: García Lorca, Alberti, Salinas, Guillén, Cernuda, Altolaguirre, Prados, Concha Méndez. Muy pronto le acogieron como uno de ellos.Sin embargo, él marca sutilmente las distancias"
Huyendo de la guerra, Moreno Villa se fue a Valencia y luego a Estados Unidos, pero, por poco tiempo, porque fue en México donde desarrolló su vida y donde contrajo matrimonio con Consuelo Nieto. Allí vivió hasta 1955, año en el que murió.


lunes, 23 de enero de 2012

Un libro dentro de otro

La editorial Periférica presenta "Los libros son tímidos" de Giulia Alberico, con traducción de Francisco de Julio Carrobles. Se trata de un canto a la lectura, pues la autora relata con todo detalle los descubrimientos literarios que hizo a lo largo de su vida, cuando recorría los pueblos de Italia acompañando a su madre, que era maestra rural e itinerante. Los libros como diversión, como forma de huir de la soledad, como medio de conocer, como instrumento de reflexión, como juego, como proyección de futuro, como compañero y amigo...Todas las vertientes de los libros y muchos libros aparecen en este relato que recomiendo a todos los que se sienten bibliófilos. Está escrito en primera persona y los libros que aparecen quizá sean también algunos de los que nosotros mismos podíamos señalar como los libros de nuestra vida.

domingo, 22 de enero de 2012

Némirovsky vuelve...

Con un libro llamado "El vino de la soledad", publicado por Salamandra
Tomamos la reseña del blog: Libros más vendidos:

 "El vino de la soledad" (publicada en 1935) narra el destino de una acaudalada familia rusa refugiada en París, y detalla la revancha de una muchacha contra su madre, tema que la autora ya había tratado en esa pequeña maravilla literaria que es "El baile". Con una visión lúcida y corrosiva, la novela sigue a la pequeña Elena desde los ocho años hasta su mayoría de edad, desde Ucrania hasta San Petersburgo, Finlandia y finalmente París, donde la familia se muda después del estallido de la revolución rusa, en un trayecto paralelo al que realizó la propia Némirovsky.

La madre de Elena, una mujer hermosa y veleidosa de origen noble, menosprecia a su marido, un rico judío, y a su hija. Tras el fallecimiento de la gobernanta, la vida de la niña se hace aún más complicada, pues su madre acomoda en la casa a su amante, un primo quince años menor que ella. Sin embargo, el transcurrir del tiempo convierte a Elena en una joven muy bella, y el día en que se da cuenta que atrae al amante de su madre, comprende que ha llegado el momento de desquitarse.
No he leído aún este libro, que he descubierto hojeando propuestas literarias en una revista semanal, pero pronto lo buscaré porque estoy segura que, como todos los libros de esta autora, no me defraudará.

sábado, 21 de enero de 2012

Dos libros de éxito

Sobre "Cambiar de idea" de Zadie Smith. Recopilación de 17 ensayos en torno a temas políticos, culturales, vivencias personales, literarias, etc. publicado por Salamandra en 2011

Zadie Smith (Londres, 1975) ha publicado este libro de ensayos, agrupadoso en 5 capítulos, en los que aparecen personalidades como E. M. Forster, Barthes, Nobokov, Kafka, Visconti.... Cada uno de estos capítulos lleva un título muy expresivo: LEER, SER, VER, SENTIR Y RECORDAR. Casi como si la autora, una reconocida ensayista a pesar de su juventud, quisiera dejar constancia de que estas palabras son parte de su propia vida. El libro obtuvo un rotundo éxito desde su aparición, en otoño de 2011. Aunque el género del ensayo es más complejo que otros, merece la pena leer este libro.

Está en nuestra biblioteca.

Sobre "El mapa y el territorio" de Michel Houellebecq, editado por Anagrama. Colección Panorama de Narrativas. 2011. Traducción de Jaime Zulaika. Obtuvo el Premio Goncourt del año pasado.

El autor del libro, de apellido tan difícil, es poeta, ensayista y novelista, considerado un "enfant terrible" de la literatura actual.

Es el creador de un universo literario propio y reconocible, en el que el mundo en que vivimos aparece reflejado a través de argumentos tratados con un lenguaje pleno de maestría.

Otras obras de este autor, muy leídas y seguidas por gran número de lectores, son "Ampliación del campo de batalla", "Las particulas elementales" y "Plataforma".

Este libro también está en la biblioteca.

viernes, 20 de enero de 2012

Novedades editoriales

He aquí la reseña del último libro publicado por la Editorial Impedimenta:

Alfred Döblin
Wadzek contra la turbina de vapor
Traducción de Belén Santana
 
Obra desmesurada, estridente, irónica y grotesca, todo en ella está deformado hasta alcanzar casi la caricatura, haciendo de esta una novela tragicómica, que oscila entre los dos polos del humor: la gravedad y el divertimento.
Wadzek contra la turbina de vapor (1918), para muchos la clara predecesora de la obra maestra de Alfred Döblin, Berlin Alexanderplatz, constituye una magistral y divertidísima sátira del capitalismo salvaje. Wadzek y Rommel, los protagonistas de la novela, son dos industriales cuya única razón para vivir es la de superarse entre ellos y, de paso, aniquilarse el uno al otro. Rommel, un personaje ambicioso, extremado, actúa de manera sibilina contra su más firme competidor, Wadzek, quien, de este modo, se convertirá en víctima del sistema o, al menos, así lo percibe él, lo que hace que se vea obligado a arrastrar a toda su familia en una huida desaforada de un Berlín desproporcionado, caótico y tremendo.
Además, el último libro publicado por Acantilado:

Abandonarse a la pasión

Ocho relatos de amor y desamor
Las protagonistas de este singular libro de relatos viven historias de amor. Aunque dispares, se diría que todas ellas están enlazadas, como si fueran partes de un conjunto, a veces armónico, otras menos amable. Sutil, de finísima y delicada factura, por momentos feérico, con un tono que no rechaza sin embargo la oscuridad y el desgarro que tan a menudo deparan los sentimientos, Kawakami indaga de nuevo, con voz singular, en el amor y la pasión.
Hiromi Kawakami


Por su parte, Funambulista ha publicado:

Cartas de amor

Traducido por: Alma Fernández Simón
Postfacio de Rubén Pujante Corbalán
 Twain dejó escrito: «El producto más franco, más libre y más privado de la mente y del corazón humano es una carta de amor». Este epistolario inédito hasta ahora en español (que abarca desde el noviazgo de la pareja en 1867 hasta la muerte de Olivia «Livy» Langdon en 1904) revela no sólo la íntima parcela sentimental del genial escritor estadounidense, sino también el aspecto profesional de su carrera. En muchas de las cartas aparece el espíritu filantrópico del novelista, su sentido de la solidaridad y su hondo desasosiego por el ser humano. Pero, sobre todo, como bien señala Rubén Pujante Corbalán en su postfacio, la utilización maestra del humor es «el matiz que fluctúa en la correspondencia como testimonio de un estilo personal. Son las anotaciones humorísticas, los pequeños comentarios jocosos, los chistes y anécdotas graciosas los que amenizan la lectura de las cartas y despiertan la sonrisa y la carcajada complaciente del lector».
Cabe leer pues esta correspondencia como una radiografía de la vida de Twain, quien escribió en el prefacio a su autobiografía: «Me ha parecido que podía ser tan franco, libre y desinhibido como una carta de amor si supiera que lo que estaba escribiendo no iba a ser expuesto a ojo humano alguno hasta que yo estuviera muerto, ignorante de todo e indiferente».

sábado, 14 de enero de 2012

Aquellas niñas

Dedicado a Paqui Luna Mendoza, que escribe poesías

"Hace ya algunos años existió una resplandeciente calle, llena de alegría, sol y buenas vibraciones. Era una calle muy, muy larga, una calle en la que todas las cosas podían ocurrir. Las casas se parecían mucho entre sí pero un buen observador era capaz de distinguir sus diferencias. Lo mismo ocurría con los habitantes de estas casas, gente trabajadora y normal, pero que encerraba un mundo de sorpresas, de genialidades. Había de todo y todo merecía la pena de ser visto y conocido. La calle era muy larga, con varios tramos que cruzaban otras calles, definiendo así espacios distintos, poblados por gente que tenía nombres, diminutivos, apodos o, simplemente, rostros. Era una calle especial que cruzaba la zona más antigua de la ciudad, la que poseía el secreto de sus mejores sones y cantes, la calle del Carnaval, la calle del Flamenco, la calle de los artistas.

En esas calles vivían personas mayores, desde luego, los padres y abuelos. Había también chavales, algunos de los cuales traían en vilo a los maestros y al director del colegio al que todos acudían, Don Carmelo. Pero había, sobre todo, niñas. Las niñas eran la sal de la calle, ellas hacían la compra en la tienda de Celestino primero, y luego en la de Andrés y en la de Antoñito. Las niñas cuidaban a los hermanos pequeños, los sacaban a pasear en los carritos o los llevaban de la mano. En verano, recorrían con ellos muy despacio la calle del cine, que quedaba detrás, y así los párvulos iban aprendiendo a leer, mirando las enormes letras de los carteles que estaban colgados en las paredes, en una perpetua invitación para ver las películas de los actores y actrices más famosos, más guapos e interesantes. Las niñas cantaban en las casas, hacían funciones de teatro, se disfrazaban en las fiestas y en las navidades. Las niñas peinaban sus largas melenas en las azoteas, después de lavárselas con agua caliente y de enjuagarlas con un chorrito de vinagre, para el brillo. Las niñas se hacían fotos delante de cortinas de flores y recorrían las aceras de la calle andando muy deprisa, buscando a las amigas para alguna confidencia o quien sabe si prendidas en el recuerdo de algún príncipe de sus libros.

Porque esas niñas tenían los libros muy cerca. Algunas los leían, otras los contaban en voz alta, muchas los cantaban y otras, pocas, escribían. Poemas, cuentos, relatos, historias, recetas, cartas...Estas niñas, aquellas niñas, convirtieron la calle en un paraíso irrepetible."


viernes, 13 de enero de 2012

Vidas de hojalata

Reproducimos la reseña que, sobre el libro "Vidas de hojalata" hace en su blog "Guantes de Extrañeza", la escritora y pedagoga riojana María J. Marrodán:


Paul Harding ha sorprendido a todo el mundo con su primera novela, Vidas de hojalata. con una tirada de apenas quinientos ejemplares llamó tanto la atención que en 2010 obtuvo el Premio Pulitzer de Ficción, un galardón que han recibido autores de la categoría de Philip Roth, Cormac McCarthy o John Updike. De hecho, Vidas de Hojalata es la primera novela de una editorial independiente que gana el Premio Pulitzer desde 1981, cuando ganó La conjura de los necios, de John Kennedy Toole.

Tal como reconoció el propio jurado del Premio Pulitzer, Vidas de Hojalata es «una poderosa celebración de la vida en la que un padre y un hijo de Nueva Inglaterra, entre alegrías y sufrimientos, trascienden sus aprisionadas vidas para ofrecernos nuevas maneras de percibir el mundo y la mortalidad».

Una sorprendente y arriesgada obra sobre el tiempo y la memoria que crece lentamente, pero con firmeza y con una fuerza imparable, para recrear un pasado repleto de objetos, sensaciones, lugares y parajes naturales de una belleza perturbadora.

lunes, 9 de enero de 2012

Efemérides de 2012

Este año de 2012 tiene algunas efemérides literarias y artísticas de gran interés. Seguramente la más relevante se refiere al bicentenario del nacimiento del escritor inglés Charles Dickens, que nació el 7 de febrero de 1812. Dickens, de familia humilde y vida azarosa, publicó la mayor parte de su obra por entregas, como, por otro lado, era común en la época. Sus dificultades económicas y su condición de autodidacta le sirvieron para sensibilizarse con las clases más necesitadas y a reflejarlo en sus libros. Se dedicó también al periodismo, llegando a fundar un periódico y un semanario. El final de su vida lo pasó dando conferencias por Estados Unidos, donde su obra era muy apreciada.

Otra de las efemérides es la del cincuentenario del fallecimiento del escritor suizo, de origen alemán, Hermann Hesse, que murió en 1962. Por otro lado, se celebran también los trescientos años del nacimiento de Jean Jacques Rousseau, filósofo francés. En lo que se refiere a las artes plásticas los más relevante es que han pasado ciento cincuenta años del nacimiento del austríaco Gustav Klimt, pintor simbolista de gran calidad.
(Obra de Klimt)

domingo, 8 de enero de 2012

Cosas por hacer

Comienza el segundo trimestre del curso y nuevas actividades y perspectivas se nos presentan en relación al Plan de Lectura y Biblioteca del Instituto. Algunas de esas actividades están relacionadas o coordinadas con otras, tanto del Programa de Actividades para este curso como de los planes y proyectos que desarrollamos. Haciendo un resumen que sirva de guía acerca de lo que nos acontecerá desde este punto de vista, tendríamos estos puntos de interés:

EN ENERO

Convocatoria del Concurso Literario "Cartas y poemas de amor y desamor", cuyo plazo termina el 14 de febrero.

Actividades relacionadas con el proyecto EDUCAR PARA LA PAZ. Celebración del Día escolar de la no violencia y la paz. Dentro de este contexto tendremos el Pleno de los Jóvenes, que este año se dedicará a aportar ideas sobre la futura Casa de los Jóvenes de Tomares.

Comienzo del proyecto "La prensa en las aulas" con cuarto de ESO. Es un proyecto que traerá al Instituto a periodistas de distintos medios.

Fallo del Concurso literario "Cuentos de intriga y misterio"

EN FEBRERO

Fallo del Concurso literario de Cartas y poemas de amor y desamor

Celebración del Día de Andalucía, con diversos actos

Participación de la Coordinadora del Plan de Lectura y Biblioteca en las XII Jornadas de Directores y Directoras de Andalucía, en Cádiz, con una comunicación sobre nuestro trabajo en la lectura.

Convocatoria del Concurso Literario "Feria del libro" del Departamento de Lengua

Convocatoria del Concurso de Marcapáginas

EN MARZO

Exposición con motivo del Día de la Mujer, 8 de marzo

Fallo del Concurso Literario "Feria del Libro" y del Concurso de Marcapáginas

Celebración de la XVII edición de la Feria del Libro del Instituto

Entrega de premios de los tres Concursos Literarios habidos con anterioridad y del Concurso de Marcapáginas

DURANTE TODO EL TRIMESTRE

Actos relacionados con la conmemoración del Bicentenario de la Constitución de Cádiz.




jueves, 5 de enero de 2012

Cuento de Reyes

(Dedicatoria: a mi madre)

Es una casa baja como tantas que hay en Andalucía. Una casa de una calle especial, la calle de la alegría, llena de sol y de música casi siempre. La casa da a una huerta y, tras ella, la pantalla de un cine de verano, en la que se asoman por temporadas Robert Mitchum, Gary Cooper o Assaf Dayan. La casa tiene casapuerta y azotea. La azotea mira a las salinas y a ella llega un olor a salitre muy peculiar. Allí arriba se secan el pelo al sol las hijas de la casa, largas melenas rubias, morenas y castañas, que se desenredan cuidadosamente con un enorme peine de púas negras.

Es la noche de Reyes. La noche en la que, tras el paso de la Cabalgata, las calles han quedado llenas de pegajosos restos de caramelos. Después del cortejo todo ha quedado en silencio. En la casa duermen todos los niños. Es un sueño a la espera, un sueño leve, que se agita cuando algún pequeño sonido enturbia el silencio de la noche. Todas las casas de la calle viven el mismo compás. En todas ellas andan sigilosos aquellos que, por delegación directa de los Magos, hacen año tras año el milagro de que todos los juguetes estén dispuestos al amanecer. En esta casa están ella y él. Ella es alta y tiene un pelo negro hermosísimo, los ojos color avellana y una gran sonrisa. Él es muy delgado y lleva un personal bigote.

Ella es siempre la persona que cuida de que haya juguetes y regalos en la noche de Reyes. Cuando llega este momento silencioso en el que todos los niños de la casa se duermen a la espera, repasa los objetos que han dejado allí los Reyes. Él suele preguntar qué hay para cada cuál, en un ejercicio de memoria para que ninguno de ellos se quede sin nada, o mejor, para que todos tengan el mismo número de regalos. Éstos son  muy variados. Cada año suele haber niños pequeños y otros más mayores, así que los juguetes varían. Un año hubo un tocadiscos, otro año una guitarra. También bicicletas, siempre muñecas. Llegaron también los muñecos de Famobil y el barco pirata, y los Juegos Reunidos. Llegaron cocinitas y coches.

Junto a los regalos, invariablemente, los "avíos del colegio":rotuladores, lápices, plumas, bolígrafos, plumieres, cuadernos, maletas, mapas... Y, también, siempre, siempre, libros: Allí están Pinocho y Mujercitas, las aventuras de Los Cinco o Los Siete, novelas de misterio y de amor, tebeos, colecciones de historietas, El Principito en no sé cuántas ediciones... Libros en la noche de Reyes que ya desapareció junto con la casa, junto con él y junto con la memoria de ella.