sábado, 22 de enero de 2011

Una experiencia maravillosa



Los que nos dedicamos a la enseñanza por vocación sabemos que, lo que más llena y lo que más satisface de esta profesión es el contacto con los alumnos. Más aún, enseñar a los alumnos, hacerles llegar el conocimiento, compartir con ellos lo que tú has aprendido antes de los maestros y profesores que te precedieron. Los profesores enseñamos muchas cosas, no solamente conocimientos, sino también actitudes, porque somos un ejemplo para los alumnos, para lo bueno y para lo malo, aunque no queramos o no nos demos cuenta. También transmitimos nuestro gusto por las cosas, nuestras aficiones, nuestros valores.

Esta relación entre profesor y alumno es una de las más importantes que pueden tenerse en la vida. Y cuando esa relación cuaja en una promoción de alumnos a los que has podido dejar tu "impronta", entonces las cosas rozan lo maravilloso. Quizá todos vosotros, como yo, recordáis a algún profesor especial, a algún maestro que, todavía, continúa con vosotros, en vuestro interior, con enseñanzas, con ideas, que os resultan cotidianas y que os han servido.

Creo que ya he mencionado a la señorita Mariángeles Maura, mi maestra, la mejor maestra que puede haberse tenido, que nos enseñaba lectura, escritura, problemas, y también teatro, música, poesía, dibujo...Tan buena era esta señorita y tan agradable me hacía la estancia en el colegio, que recuerdo llegar antes de tiempo, antes de la hora de abrir, y sentarme a esperar en el escalón de fuera, aunque hiciera frío, calor o viento (y viento, levante o poniente, hacía muchas veces).

Por eso mismo, os cuento, a vosotros que, como yo, sois maestros o profesores vocacionales (o las dos cosas) este relato en el que todo parecido con la realidad no es, ni mucho menos, una coincidencia: Hace unos días recibí una llamada de teléfono de alguien que se identificó como un antiguo alumno mío. Cuando me dijo su nombre reconocí de inmediato quién era y supe también que pertenecía a un grupo de veintitantos alumnos con los que estuve cinco años consecutivos y con los que llevé a cabo una apasionante experiencia. Más bien la llevamos a cabo entre todos: un proyecto de innovación que se titulaba "La cultura andaluza a través del flamenco, la poesía y el arte". Casi nada. De aquella experiencia salió un libro, que se publicó en 1989 y que fue el primer texto interdisciplinar sobre didáctica del flamenco, que podéis ver en la red.

Hablamos de Gracia, Francisco, Antonio Martínez, José María, Isabel María, Mónica, Nieves, Manolito, Gregorio, Gloria y muchos otros, niños estupendos, veintitantos niños a los que yo impartía clases de Lengua, de Historia, de Música (de Flamenco, claro) de Historia del Arte, de Literatura... Leíamos poesías, escribíamos historias y relatos, aprendíamos las cosas del pasado y cantábamos coplas y hacíamos compás con los nudillos, sobre las mesas verdes del aula. Teníamos un cuaderno de autógrafos, y miles de anécdotas, como ese día en que un rebaño de ovejas cruzó el patio sin vallar e inundó el recreo, o esa otra vez, en que plantamos pinos en lo que antes era un erial.

Nuestra clase estaba llena de artilugios, las cosas más modernas de aquel momento, incluido un teléfono desde el que aprendían a hacer gestiones de todo tipo; un equipo de música y muchas otras cosas (ordenadores no, porque entonces no los había). Qué tiempos tan estupendos, cuántas cosas hacíamos, qué agradable resultaba llegar por las mañanas y tras hacer tareas de gestión (porque parte del horario lo gastaba en el Equipo Directivo, del que formaba parte como Secretaria), dedicarme a esos niños, a esas clases, a esos momentos en los que recibíamos artistas o aprendíamos miles de cosas, o recorríamos Sevilla...

Una de las actividades que más interés tenían y que más nos gustaban eran las Propuestas de trabajo sobre lectura, siguiendo, a nuestro modo, el Método de Lectura Creadora de María Hortensia Lacau, que yo había puesto en práctica con anterioridad en otros centros. Pues bien, con nuestras Propuestas de lectura, los alumnos no solamente leían libros, leían más y mejor, sino que fueron capaces de crear, de componer, de adentrarse en la escritura creativa. Cuentos, relatos, tebeos, hojas ilustradas, poemas con rima y sin rima, pequeñas historietas, cartas, resúmenes, composiciones, todo lo que significa el manejo y la destreza en el lenguaje escrito, todo lo que significa la emoción de las palabras, tenía cabida en nuestra tarea cotidiana y eso les hizo disfrutar, nos hizo disfrutar, y también aprender.

Estos niños, como una milagrosa ola que va y viene hasta volver a su playa, han reaparecido en forma de llamada telefónica y de correo electrónico. Parece que el vaivén de la vida va a hacer posible que nos encontremos en un próximo día, en el que ellos serán treinteañeros y yo seré su señorita, a la que, según dicen, no han olvidado nunca. Qué queréis que os diga: después de tantos años el encuentro con esos niños es lo mejor que me podía pasar, mucho mejor que una medalla de oro, mucho mejor que lo mejor...A vosotros os ocurriría lo mismo, estoy segura, por eso os lo cuento.

viernes, 21 de enero de 2011

Triste Irène




Irène Nemirovsky es una autora asidua a nuestro blog. Ya hemos hablado de su vida, de su obra y de cómo, al invadir los nazis su tierra de acogida, Francia, no quiso volver a ser una exiliada (como lo había tenido que ser al salir de Ucrania, su tierra natal) fue apresada y confinada en un campo de concentración, donde murió.

Afortunadamente, sus papeles no publicados y su obra ya impresa, han vuelto a salir a la luz estos últimos años con gran fuerza, y podemos así acercarnos a una escritora de pulso firme, de especial punto de vista, de inusitado vigor y fortaleza, no exenta de sensibilidad y ternura.

Cuando creíamos haber leído ya toda la obra publicada de Némirovsky, topamos con un librito publicado en 2009 por Alfaguara Infantil y titulado "Un niño prodigio". En apenas cien páginas, este libro, escrito con 24 años, nos trae la triste, tristísima historia de un niño especial, diferente y artista.

El lenguaje alado de Irène es, en esta ocasión, más sutil que nunca, más delicado, más lleno de matices y de perfume. Es un libro que se lee en seguida y que cautiva sin dudarlo, aunque, ya os digo, nos deje un fondo de tristeza que no podemos evitar.

jueves, 20 de enero de 2011

Preludio de títulos


El diario de Alicante Informaciones.es lanza esta lista de novedades bibliográficas para este recién estrenado año de 2011:

Las últimas creaciones de Juan Marsé, Martin Amis, Murakami, Tom Sharpe o el fallecido Saramago destacan entre las novedades editoriales que llegarán a España en el primer trimestre de 2011, en el que también se publicará un libro inédito de Juan Ramón Jiménez y una novela póstuma de Roberto Bolaño.

La abundante cosecha de narrativa española estará encabezada por Juan Marsé, que en "Caligrafía de los sueños" (Lumen), presenta una historia de desamor ambientada en la Barcelona de la postguerra.

Otras novedades serán "Aguirre, el Magnífico" (Alfaguara), de Manuel Vicent, biografía novelada de Jesús Aguirre; "El hombre del corazón negro" (Destino), de Ángela Vallvey; "Cosas que ya no existen" (Tusquets), de Cristina Fernández Cubas; y "Tanta pasión para nada" (Alfaguara), un volumen de relatos de Julio Llamazares.

También aparecerá el inclasificable "Azul sobre azul" (RBA), de Manuel de Lope; o "La flor del Norte" (Planeta), de Espido Freire.

La ficción latinoamericana estará representada por una nueva novela póstuma de Roberto Bolaño, "Los sinsabores del verdadero policía" (Anagrama).

miércoles, 19 de enero de 2011

"Las señoritas de escasos medios" de Muriel Spark


Por fin podemos presentaros una nueva novedad bibliográfica de una de nuestras editoriales preferidas, Impedimenta, de la que ya hemos hablado y bien. Aquí tenéis el libro que está recién publicado y que, pronto, pronto, tendremos ocasión de leer y tener en nuestra Biblioteca. Sin leerlo, damos un voto de confianza a Enrique Redel, editor de Impedimenta, porque ya tenemos muy presente su trayectoria y su acertada elección de los libros que publica, libros editados con amor:

Muriel Spark "Las señoritas de escasos medios"

Ambientada en las ruinas de Londres durante la difícil primavera y el verano indigente de 1945, recién acabada la Segunda Guerra Mundial, Las señoritas de escasos medios (1963), considerada una de las mejores novelas de Muriel Spark, se ocupa del mundo deliciosamente despreocupado de unas chicas que viven en un club residencial para mujeres solteras, y que van pasando por varios estados de ligue. En un contexto cerrado, que proporciona el cristal a través del cual contemplar el panorama histórico de un austero Londres que resurge de sus cenizas. Seductora y de una comicidad deslenguada, Las señoritas de escasos medios es una divertidísima novela de costumbres y un despiadado análisis de afectos y filiaciones, que pertenece a la gran tradición de la novela inglesa de postguerra, de la que es un referente ineludible.

La traducción es de Gabriela Bustelo y mirad lo que el gran John Updike dice de la novela:

«La dicha de la creación siempre nos alcanza en las novelas de Spark: la sorprendente y meditada generosidad de lo fascinante e ingenioso; la aguda tensión del suspense.»

viernes, 14 de enero de 2011

Una flor oculta



En Blog de Libros, su habitual comentarista literaria, Mariana, nos trae la noticia de un libro que, como algunos otros que hemos desvelado en este blog, parece una flor oculta entre las ramas, esperando que seamos capaces de desbrozar el terreno y de encontrarla.

El jardín de Constance Fenimore Woolson

Constance Fenimore Woolson nunca había sido publicada antes en España. Ahora, por primera vez, tenemos la posibilidad de leer El jardín, una obra narrativa bella y sencilla, escrita a finales del siglo XIX y que fue publicada por primera vez al año siguiente de morir su autora, en 1895. Prudence es una joven norteamericana que, de viaje por Italia, se enamora de un viudo, padre de varios hijos. La pareja se casa, pero él muere poco después de la boda y Prudence se enfrenta al dilema. ¿Debe volver a su país, abandonando su nueva familia? ¿O ha de quedarse en Italia y hacerse cargo de los niños, que además no le hacen la vida fácil? Opta por permanecer en su nuevo hogar, dejándose llevar por la tranquilidad del lugar y los hermosos paisajes. Y entonces encuentra un proyecto: eliminar un viejo cobertizo en la fachada de la casa y convertir el espacio en un bello jardín, el sueño de su vida. Con el paso del tiempo, algunas ilusiones la van abandonando, pero el jardín sigue sosteniéndola. El jardín es una historia llena de contradictorios sentimientos, que sin duda quedará fija mucho tiempo en el corazón de los lectores.Constance Fenimore Woolson nació en Claremont, Estados Unidos en 1840. Era sobrina nieta del famoso autor James Fenimore Cooper. La escritora recibió críticas excelentes por sus relatos para las prestigiosas revistas The Atlantic Monthly o Harper’s Magazine. Con casi cuarenta años comenzó a vivir en Europa, y mantuvo una gran amistad con Henry James. Deprimida, murió en Venecia en 1984, al caerse o tirarse por una ventana. Fue enterrada en Roma.«Constance Fenimore Woolson tiene la sagacidad narrativa de los grandes autores, y sabe dibujar las relaciones entre sus personajes como muy pocos escritores.» (Henry James)

martes, 11 de enero de 2011

...Aunque sea una voz que clame en el desierto


Dedicatoria:

A Juan Diego Caballero, profesor de Historia
Con toda la esperanza

En Sevilla vio la luz, el mismo año de 1909 en el que nacieron Antonio Mairena y Manolo Caracol, el catedrático de Instituto, historiador, Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 1982, Don Antonio Domínguez Ortiz. Hace algún tiempo trajimos aquí su biografía, escrita por Manuel Moreno Alonso y titulada "El mundo de un historiador". Hoy volvemos a hablar, a escribir, de él con ocasión de que esa biografía ha llegado a nuestra biblioteca.
He vuelto a releer este libro que recoge la peripecia vital, pero sobre todo, científica, de Domínguez Ortiz, que murió en Granada en el año 2003, atesorando, por tanto, una larga vida de experiencias y de saber. Seguramente se trata de una persona que encarna todas las virtudes que desearíamos tener aquellos que nos dedicamos a una disciplina concreta y a su enseñanza. Conocimiento, rigor científico, capacidad para investigar, mucho trabajo, paciencia y voluntad, dedicación, visión global de los saberes, conciencia de su propia tarea, humildad, bonhomía, generosidad, sentido común y sentido del humor (los dos sentidos más necesarios en esta vida, además del "Sentido y Sensibilidad" de mi querida Jane Austen).

La biografía de Domínguez Ortiz, de Don Antonio, nos presenta a un verdadero intelectual, porque, cuanto más sabía, más modesto se hacía; porque no fue nunca soberbio ni pedante; porque no necesitaba decir "yo esto lo sé", sino que su obra se iba tejiendo legajo a legajo, escudriñando los archivos y logrando desentrañar los misterios hermosos de la historia y los secretos de la geografía. Domínguez Ortiz pertenece a la gloriosa tradición de los catedráticos de Instituto, de la Enseñanza Media, que ha dado nombres señeros de la investigación y la docencia en nuestro país. Cuando las Universidades estaban copadas por discípulos de maestros, perpetuando una endogamia que, por desgracia, todavía existe; cuando para ser profesor de Universidad había que pasar por un tribunal cuyos criterios eran cuestionables (tres veces lo intentó Don Antonio y tres veces le dijeron NO), los catedráticos de Instituto eran personas independientes intelectualmente, un poco anárquicos, como diría Domínguez Ortiz; quizá con cierto "desaliño indumentario", como nuestro Machado.

Aunque el no formar parte de ninguna Universidad como profesor nos ha privado de discípulos directos, puede decirse que son legión los historiadores, los profesores de Historia, que creemos en él como el modelo de investigador y de docente que nos gustaría haber sido, que nos gustaría ser. A pesar de no ser profesor de Universidad, además, sus publicaciones y su prestigio se abrieron paso y, como dice su biógrafo, "al final de su vida la admiración y el respeto le llegaron como un premio a un hombre bueno y sabio que no buscó más que el placer de enseñar historia". Y, como afirma también el autor de su biografía "no es fácil entender que en un mundo intelectual controlado por un grupo de mandarines, con frecuencia harto mediocres, un hombre independiente de la talla de Domínguez Ortiz pasara de las aulas de un instituto de provincias a los congresos internacionales y a las salas de conferencias más prestigiosas. Llegó un momento, tanto en los ámbitos nacionales como internacionales, en que bastaba decir Don Antonio para que todos comprendieran que se trataba del más importante de los historiadores españoles"

Fue un autodidacta, nacido en una familia modesta de artesanos, pues su padre fue ebanista de retablos, pero, aunque trabajaba con las manos, era un gran lector e inició en la lectura a su hijo desde pequeño. He pensado muchas veces en esta circunstancia, cuando un padre de origen modesto, con un trabajo manual, llega a entender tanto la importancia del saber que hace todo lo posible porque sus hijos estudien y, sobre todo, lean. He aquí uno de los secretos del éxito. El otro, seguramente, es el amor, el sentirse amados, lo que hace que los niños entiendan su lugar en el mundo.
Merece la pena que leáis este hermoso libro y que luego busquéis alguno de los libros de Don Antonio: "Orto y ocaso de Sevilla", "La sociedad española en el siglo XVIII", "Los extranjeros en la vida española durante el siglo XVII","Política y Hacienda de Felipe IV", "La Sociedad española en el siglo XVII", "Crisis y decadencia de la España de los Austrias", "Los judeoconversos en España y América", "La Sevilla del siglo XVII" y muchísimos otros libros más dedicados a los siglos XV, XVI XVII, tanto en España, como en Andalucía y en Sevilla, ciudad a la que siempre amó.

jueves, 6 de enero de 2011

Mitología de Nueva York


El XLII Premio de Novela Ateneo de Sevilla lo obtuvo Vanessa Montfort con su libro "Mitología de Nueva York", que ha sido editado por Algaida. Vanessa Montfort (Barcelona, 1975), ya había ganado, en 2006, el Premio Ateneo Joven de Sevilla, con su novela "El ingrediente secreto" y es autora de cuentos y textos teatrales. Los protagonistas de "Mitología de Nueva York", además de la propia ciudad (presente en tantos textos, películas, poemas y canciones, por la gran atracción que ejerce sobre creadores y público en general), son Daniel Rogers, jugador infiltrado por la policía en el mundo de las apuestas ilegales y Laura, una pintora sin éxito, llegada a Nueva York desde algún lugar de Europa para vivir una aventura que pueda cambiar su vida. En el trasfondo está el misterioso libro llamado "Mitología de Nueva York" (por lo que la novela utiliza la técnica de "un libro dentro de otro libro") que trata de asesinatos que parecen reproducirse en la vida real. De nuevo, como en otras ocasiones, el límite entre lo real y lo imaginado parece resquebrajarse. Y las referencias a sitios, locales, acontecimientos y personalidades de la Gran Manzana y de toda la ciudad, sirven como anclajes que potencian la duda entre esos límites.

El libro se inicia con un mapa de los lugares que va a citar, un mapa tanto espacial, como cinematográfico, como novelesco, además de con citas de Herman Neville, Frank Miller y el apócrifo autor del supuesto libro "Mitología de Nueva York" con lo que el círculo de confusiones se cierra de forma llamativa y espectacular.

martes, 4 de enero de 2011

El violinista de Mauthausen



El XLI premio de novela Ateneo de Sevilla fue concedido al libro "El violinista de Mauthausen" escrito por Andrés Pérez Domínguez. Como todos los libros premiados con este galardón fue publicado por Algaida.

¿Qué podemos decir del libro? En París, una pareja está a punto de casarse en la primavera de 1940, pero la Wehrmacht invade Francia y él, republicano español exiliado, es detenido por la Gestapo y enviado al campo de exterminio de Mauthausen. Ella colaborará con los servicios secretos aliados, dispuesta a cualquier cosa para salvar la vida de su prometido. Entre ellos, un ingeniero alemán que ha renunciado a su trabajo en Berlín para no colaborar con los nazis, se dedica a recorrer Europa con un violín bajo el brazo. Muy pronto, las vidas de los tres se entrelazarán para siempre.

Y, por otro lado, ¿quién es su autor? Él mismo se presenta en la contraportada del libro como alguien que lo ha dejado todo para dedicarse a escribir y que no le ha ido mal, a juzgar por los premios obtenidos y por los libros que ha escrito. El autor es un poco presumido porque ha elegido una foto en la que está muy atractivo y no dice su edad, solamente una vaga referencia lunar a modo de acertijo. Pero, como contrapartida, nos deriva a su facebook y a su página personal, así que podemos completar la información en cuanto nos molestemos un poco.

Si leyérais el comienzo del libro, quizá os entrara la curiosidad de seguir leyéndolo, porque es muy garciamarquez, pero Algaida no nos deja poner ni un renglón del texto, así que tendréis que acercaros a la biblioteca y buscarlo directamente.

¡BUM!


Hace algún tiempo Salamandra publicó el libro "El curioso incidente del perro a medianoche" de Mark Haddon. Era un libro para niños y también para mayores. Un libro divertido pero que encerraba la idea del respeto a todos los que son diferentes. No es poca cosa intentar ese objetivo con un libro que, además, nos divierte.

Salamandra y Haddon vuelven ahora con otro nuevo libro: ¡BUM!. Os cuento el argumento, tal y como se recoge en la contraportada del libro:

De pura casualidad, Jim y su mejor amigo Charlie descubren que dos profesores de su instituto se comunican en un incomprensible idioma secreto. Presas de la curiosidad, se confabulan para desentrañar un misterio que, día tras día, se vuelve más inquietante. ¿Qué significan palabras como "spudvetch" o "snekkit"? ¿Quiénes son los Centinelas? ¿Y por qué, de repente, los ojos del profesor Kidd destellan con una fluorescencia azul? ¿No será que el señor Kidd y la señora Pearce, con su extraño lenguaje codificado, son asaltantes de bancos, espías de una potencia enemiga, o incluso alienígenas que preparan una invasión de la Tierra? En su afán de hallar la respuesta a todo este enigma, ambos amigos acaban viajando al espacio infinitov, donde vivirán la aventura más emocionante y peligrosa que nadie habría podido imaginar.

El libro está recomendado para lectores muy jóvenes, pero, por experiencia sabemos que eso de las recomendaciones por edad simplemente no se ajustan a la realidad. Podemos probar con alumnos de primero o segundo de ESO. Creo que en esas edades van a disfrutar enormemente con este libro, como con el anterior del mismo autor. Pero también leyeron el libro del incidente niños más pequeños y muchos padres para comentarlos con sus hijos, de forma que ese club de lectura espontáneo que es la familia, se ha nutrido de lecturas como éstas. Este libro de Haddon ha estado en la lista de los más vendidos del último trimestre del año 2010 y, si sigue la misma progresión de ventas y lectura del anterior, estamos seguros de que se hará muy popular entre los niños y jóvenes.

lunes, 3 de enero de 2011

El tiempo mientras tanto


Carmen Amoraga ha sido la finalista del Premio Planeta 2010 con el libro "El tiempo mientras tanto". Amoraga es licenciada en Ciencias de la Información y ha sido columnista de prensa y colaboradora en tertulias de radio. En estos momentos es asesora en relaciones con los medios del Rectorado de la Universidad de Valencia. Su primera novela fue "Para que nada se pierda" y con ella ganó el II Premio Ateneo Joven de Sevilla. Después publicó "La larga noche", Premio de la Crítica Valenciana y "Todas las caricias". Fue finalista del Nadal en 2007 con "Algo tan parecido al amor".

En este libro aparecen varias mujeres, cada una de las cuales tiene sus sueños y su esperanza de vivir una vida diferente: está María José, su madre, su amiga Marga... También hay personajes masculinos, como Fermín, Paco o Joaquín. La historia que el libro cuenta trata del amor, de la familia, de la amistad, de los lazos que se establecen entre las personas. Hay muchas cosas de la vida cotidiana en el libro, incluyendo la portada, en la que se ve una cafetera y una taza, quizá simbolizando esos momentos de confidencias que se establecen en torno a estos dos objetos...
Como, por desgracia, no se permite la reproducción de ningún fragmento del libro por medio alguno, nos quedamos sin poder leer el comienzo, que quizá hubiera atrapado a los lectores, o quizá no. Pero esto es algo que algunas editoriales hacen y que otras no hacen. Para nosotros, aquellas que dejan libertad para poder extraer palabras o fragmentos son aquellas editoriales que facilitan el conocimiento de sus libros. Puede que la editorial Planeta no necesite lectores. O no necesite "más" lectores. O prefiera que sus libros no se lean demasiado. No sé...

sábado, 1 de enero de 2011

Happy New Year 2011

FELIZ AÑO NUEVO

La mujer del faro


En plena efervescencia de la novela negra escandinava, Salamandra, que es una editorial muy atrevida y con buen ojo, publica el primer libro protagonizado por una agente de policía navegante, Karin Adler. El libro se llama "La mujer del faro" y su autora es Ann Rosman, a quien algunos críticos han comparado con Camilla Läckberg, como se encarga de resaltar la propia contraportada.

"Apasionada de la navegación a vela y de su trabajo de policía, Karin Adler espera la ocasión de emprender su primer caso criminal. Por fin, cuando en el viejo faro de un islote frente a la pintoresca villa de Marstrand aparece un cadáver detrás de un tabique, la investigación cae en manos de Karin y de su compañero, el puntilloso agente Folke. Al principio sólo cuentan con un breve listado de desaparecidos y un anillo de boda; sin embargo, cuanto más profundizan en la historia de los habitantes de la localidad, mayor es la distancia entre el apacible paisaje y la turbia realidad. La aparición del cuerpo sin vida de un submarinista vuelve acuciante la necesidad de esclarecer los orígenes de un drama que comenzó hace más de sesenta años..."

Los muchísimos lectores que tiene Camilla Läckberg podrán opinar sobre si Ann Rosman se parece, no se parece, es mejor o peor que ella. En todo caso, para comprobarlo habrá que leer "La mujer del faro".