lunes, 30 de noviembre de 2009

Todo Marlowe




Si eres amante de la novela negra y has soñado en el cine viendo a Bogart, no te pierdas este libro recopilatorio de todos los títulos que escribió Raymond Chandler teniendo como protagonista a Philip Marlowe. El sueño eterno, Adiós muñeca, La ventana alta, La dama del lago, La hermana pequeña, El largo adiós, El confidente, El lápiz y Playback aparecen en una edición de RBA con el título general "Todo Marlowe" para deleite de todos aquellos que son incondicionales del género y del autor, o, por qué no, del personaje.
El Hollywood y Los Ángeles de los años treinta son el telón de fondo de estas obras, con su legión de millonarios, diletantes, chicas rubias, chicas morenas, descapotables, berlinas, hombres de negocios, bandidos, mafiosos y gente de cabaret.
Es verdad que la imagen de la sociedad que ofrecen es turbia y poco afectuosa. Pero también lo es que el género negro, tanto en el cine como en la novela, proporciona un pasmoso entretenimiento. El que sucede cuando uno está convencido de que aquello que lee o ve es imposible de que ocurra en la realidad.
¿O no?

sábado, 28 de noviembre de 2009

El maestro de historiadores

Cualquiera que haya estudiado Historia sabe que el maestro de historiadores no es otro que Don Antonio Domínguez Ortiz. Don Antonio lleva el "don" como lo lleva Don Antonio Chacón en el flamenco: por su reconocida maestría, indiscutible para todos. Don Antonio fue profesor de instituto, catedrático, muchos años, hasta que se jubiló en 1980 en el Instituto de Enseñanzas Medias Beatriz Galindo de Madrid. Nació en Sevilla, en el mismo año que Antonio Mairena, Manolo Caracol o Antonio el Sevillano, el año de 1909, así que, como ellos, celebra su centenario, el primer centenario de su nacimiento.

Quizá con este motivo, o tal vez por casualidad, Manuel Moreno Alonso acaba de publicar en la Fundación José Manuel Lara, su libro biográfico "El mundo de un historiador. Antonio Domínguez Ortiz", premio de Biografías Antonio Domínguez Ortiz, 2009.

Puedes adentrarte en su lectura y encontrar allí el niño de condición humilde que fue Don Antonio, hijo de ebanista y huérfano de madre. Y puedes ir descubriendo las cualidades humanas e intelectuales que convirtieron a Domínguez Ortiz en un verdadero referente moral y académico: discreto, sobrio, independiente, trabajador, irónico, vital...

A pesar de su trayectoria profesional, nunca llegó a ser profesor de Universidad. Esto demuestra la endogamia, la miopía y lo que suponen las camarillas internas que vetan a los mejores. La Universidad perdió un gran profesor y las Enseñanzas Medias, lo que hoy llamamos Bachillerato o Secundaria, ganaron un maestro, referente desde entonces para todos aquellos que creen que en los Institutos se puede realizar una extraordinaria labor que perdura toda la vida en el recuerdo de los alumnos.

Este año en el que se conmemora el centenario de Don Antonio bien puede valernos leer su biografía o algunos de los libros que él escribió y que continúan con toda su actualidad y su valor científico.


miércoles, 25 de noviembre de 2009

Antonio Muñoz Molina en Sevilla



Antonio Muñoz Molina ha escrito un nuevo libro que ya puede verse en las librerías. Se llama "La noche de los tiempos", un título algo curioso, pues hay otro libro que se llama así y otro más (de Lovecraft) que se llama "En la noche de los tiempos".

Antonio Muñoz Molina lleva muchos años escribiendo libros y también ejerciendo de articulista. A mí, personalmente, me ha atrapado siempre más esta segunda faceta. Considero que en el artículo se mueve como pez en el agua y hay tantísimos articulistas que no te animan a leer los artículos enteros, que me parece un hecho muy importante. Empezar un artículo suyo es acabar de leerlo y esto es mucho más de lo que puede decirse de muchos, muchísimos escritores de periódicos.

En este caso, ha pasado del artículo de dos folios a un libro de 958 páginas. Así como suena. El libro está dedicado a "Elvira", a quien todos conocemos, su segunda mujer, Elvira Lindo, escritora de éxito a quien debemos la entretenidísima serie de libros sobre Manolito Gafotas que a mí me gustan una barbaridad. También tiene otras cosas, otras novelas muy interesantes y, como le ocurre a Muñoz Molina, Lindo es muy buena articulista.

Bien, pues este libro es, para mí, el mejor que ha escrito Muñoz Molina y creo que los he leído todos. Es un libro sorprendente, no sólo porque veamos circular por sus páginas, junto a personas de ficción a otros que son históricos y que forman parte del entramado de la novela sin problema alguno. No sólo por eso. También porque sus ideas no suenan a viejas, lo que se sustenta en sus palabras no suena a manido, a lugar común, a tópico, a lo de siempre, al lenguaje (tendré que decirlo aunque me molesta esta frase tan desvirtuada) de lo "políticamente correcto".

No desvelaré su argumento, que cualquiera puede conocer en las reseñas que saldrán del libro. Baste decir que, leyéndolo, le entran a una ganas de escribir. Porque las palabras atraen a otras palabras. Porque la formidable arquitectura en torno a la palabra que hace el autor en este libro es capaz de moverse en direcciones diferentes, como un enorme edificio cuyos cimientos fueran placas que se balancearan sin derrumbarse. La formación en Historia del Arte del autor está presente también en el libro y su conocimiento claro de la vida en Estados Unidos, porque comparte residencia en Madrid y en Nueva York.

Un libro riquísimo en todos los aspectos. Os lo recomiendo para estas Navidades. A vosotros, lectores de este blog que no tenéis cara, ni nombre, pero que, seguramente, sois capaces de entrar sin problema en el mágico mundo de la palabra escrita.

Esta noche está Muñoz Molina en Sevilla presentando su obra. Me gustaría saber qué le ha llevado a escribir precisamente este libro. La respuesta a esta pregunta puede ser también la respuesta a una existencia entera, al menos eso pienso. Muñoz Molina estará en el Aula de Cultura de ABC, que dirige Fernando Iwasaki, quien estuvo en nuestro Instituto el curso pasado, hablándole a los alumnos del placer de leer y el placer de escribir, en una charla que les dejó muy impresionados y que se recoge en el próximo número de "Hojas Libres" que saldrá impreso en pocos días. Iwasaki ya trajo a Muñoz Molina a este mismo espacio cultural cuando el escritor presentó su obra "Ventanas de Manhattan" en el año 2004.

domingo, 22 de noviembre de 2009

Imposible el olvido



Nuestros alumnos van a Amsterdam. Desde hace algunos años este viaje les llena de interés. Cuando vuelven, cuentan hermosas crónicas, que se ven reproducidas en nuestra revista virtual "Hojas Libres". En ese viaje recorren la ciudad y sus lugares más significativos. Por lo que se ve en los relatos que hacen, les impresiona la Casa de Ana Frank.


¿Cuántos de ellos han leído, por otra parte, el "Diario" escrito por Ana Frank en su cautiverio?


Afortunadamente, nuestros alumnos son muchachos felices, que viven en un país libre y democrático, que no tendrán que sufrir el horror y la devastación que vivieron (y que los hizo morir) Ana, sus amigos y parientes. Setenta años después es imposible olvidar. Ana Frank, desde luego, hizo todo lo posible porque no se olvidara y por eso escribió su Diario. Cuando Ana Frank le cuenta a Kitty (que es el nombre que da a su Diario) las cosas que le pasan y las que piensa, está abriendo la puerta a la vida cotidiana de los perseguidos. Si a esa narración le añadimos lo que han escrito los historiadores, entonces tenemos un retrato del horror: cómo una niña no llega a vivir dieciséis años porque lo impide un minucioso plan de destrucción de unos seres humanos por parte de otros.


Creo que estaría muy bien que, en nuestras clases, en algún momento del año, no importa si coincide o no con alguna efemérides, leyéramos algunos de los fragmentos de este "Diario". Nada mejor que alguien que cuenta las cosas en primera persona para hacernos vulnerables al sentimiento. Nuestros niños no han vivido nada de eso, afortunadamente, pero no está de más que entiendan lo que significa el respeto a los otros, sobre todo a los que son diferentes. Que entiendan el valor del bien supremo de la vida y el derecho que todos los seres humanos tienen a que esa vida se desarrolle de forma plena, en paz y seguridad.




viernes, 20 de noviembre de 2009

Cherchez la femme



La extraña desaparición de Esme Lennox
Maggie O'Farrell
Título original:
Editorial:
Salamandra
Año publicación:
2009
Temas:
Literatura : Narrativa
La extraña desaparición de Esme Lennox de Maggie O'Farrell:
La joven escritora Maggie O’Farrell es una de las voces más sobresalientes y reconocidas de la narrativa escocesa en la actualidad. Su brillante imaginación, su talento para construir personajes memorables y transmitir emociones con claridad e intensidad dramática logran mantener sin aliento al lector hasta la última página. En La extraña desaparición de Esme Lennox —su más reciente novela— la autora narra una historia hermosa e inquietante, que evoca con lucidez el peso de las convenciones sociales y la tortuosa complejidad de los lazos familiares.Ante el inminente cierre del viejo hospital psiquiátrico de Cauldstone, en Edimburgo, las autoridades comunican a Iris que debe hacerse cargo de su tía abuela Esme Lennox, quien será puesta en libertad tras sesenta y un años de internamiento. El desconcierto inicial de la joven, que desconocía la existencia de la anciana, se verá pronto superado por una genuina curiosidad. ¿Qué circunstancia llevó a la reclusión de Esme cuando sólo tenía dieciséis años? ¿Por qué se ocultó su historia ante el resto de la familia durante décadas? Entre los recuerdos de Esme y los escasos momentos de lucidez de su abuela Kitty, Iris reconstruye la vida de las dos hermanas: la infancia en la India y la primera juventud en Escocia, la relación de afecto y rivalidad entre ambas, el rechazo de la joven Esme a las rígidas reglas de la alta burguesía escocesa y, repentinamente, la terrible exclusión. Así, bajo el cúmulo de revelaciones late un misterio cuyo suspense va creciendo a lo largo del relato hasta alcanzar un desenlace tan original como impactante.


Repasando las páginas de un suplemento cultural reparé en este libro, del que me atrajo el título, como me ocurre tantas otras veces. Lo encargué a una librería de cara a leerlo en el verano, pero se retrasó y no ha sido hasta septiembre cuando he podido leerlo.

Os lo recomiendo. Es verdad que puede resultar un poco triste, un poco extraño, un poco duro, un poco fuerte, un poco gris, un poco oscuro, un poco desconcertante, un poco excéntrico... pero recomiendo su lectura porque, una vez leído, no lo olvida uno fácilmente.

Ah, la mujer que figura en este comentario no tiene nada que ver con el libro, sino más bien con el título de la entrada. Se trata de Custodia Romero, excelente bailaora y bailarina, de gran éxito en los años treinta y cuarenta. En cuanto a "cherchez la femme" quizá no sabíais que es una frase acuñada por Alejandro Dumas, padre, en una de sus novelas policíacas, aludiendo, efectivamente a la persecución de una mujer. Desde entonces, ya se sabe, ha quedado como una frase hecha, que, en el cine, por ejemplo, se usa mucho. Cuando todo está complicado y no tenemos a quien echarle la culpa de problemas y tragedias...entonces...cherchez la femme.


miércoles, 18 de noviembre de 2009

Un libro para guardar casi toda la poesía

El escritor Antonio Colinas es el responsable de seleccionar y prologar un conjunto de poesías que bien pueden iniciar a los alumnos en este difícil campo literario. Difícil, pero apasionante.

Del Cantar de Mío Cid a Valente, pasando por Berceo, el Arcipreste de Hita, Manrique, Fernando de Rojas, Garcilaso, Santa Teresa, Fray Luis de León, Cervantes, Góngora, Lope de Vega, Quevedo, Tirso de Molina, Espronceda, Zorrilla, Bécquer, Martí, Unamuno, Darío, Nervo, Machado, Jiménez, Mistral, Salinas, Storni, Vallejo, Huidobro, Ibarbourou, Guillén, Gerardo Diego, García Lorca, Hernández, Aleixandre, Asturias, Borges, Cernuda, Alberti, Neruda, Panero, Celaya, Paz, Otero, Hierro... y un buen puñado más de los poetas más sublimes de la literatura hispanoamericana. Un libro para disfrutar la música de la poesía. (SOL)

El libro comienza con una apelación al posible lector, en la que le indica cuál es la intención de la obra y algunas ideas básicas que han movido al prologuista y compilador:

Tienes, amigo lector, entre tus manos una música. Tú me dirás que no, que lo que tienes entre tus manos es un buen puñado de palabras, o de versos, o de poemas. También es verdad. Pero ante todo quiero que te quedes con esta idea, para mí esencial, de que la poesía no es tal poesía si no lleva en su forma y en su contenido una música.Con ello, te estoy diciendo que en realidad la poesía, ante todo y sobre todo, tiene un ritmo. El ritmo es quizá la más prioritaria y esencial de las características de la poesía. Sin él no hay tal poesía.

Este libro podría muy bien servirnos en clase para tenerlo a la mano y trabajar con la lectura de poemas. La lectura de poemas es, como la dramatización, el teatro, la representación, un elemento que tiene diversas aplicaciones y bondades: no sólo enseña al alumno a leer correctamente, a pronunciar, a pararse en los puntos en las comas, a entonar adecuadamente, a ampliar su vocabulario, sino que también sirve para quitarles la vergüenza, integrarlos en el grupo, incentivar su expresión y su comunicación con los demás.

En estos momentos aún no está en la Biblioteca porque acaba de salir, pero intentaremos tenerlo cuanto antes.

lunes, 16 de noviembre de 2009

Una biografía de cine


En nuestro Instituto la presencia de todo lo que tiene que ver con las artes audiovisuales es muy relevante. Aunque no sé si le hemos sabido sacar todo el partido posible. ¿Por qué no incluir al cine en nuestras actuaciones educativas? Me refiero a que todo el Instituto utilice esta gran plataforma de conocimiento y de reflexión que es el arte cinematográfico. Durante varios años impartí clases en 4º de ESO, concretamente en el Programa de Diversificación Curricular (Ámbito Sociolingüístico) y tuve al cine como centro de una serie de actividades que resultaron muy provechosas. Se aprende muchísimo de una película. Hay, además, un trasvase de contenidos y de lenguajes entre los diversos modos de expresión del arte, que dan lugar a una forma de reflexionar que no es nada desdeñable.
Ayer por la tarde pensaba esto, viendo esa maravillosa película que pusieron en TV-1 "Bajo el sol de la Toscana". Conoce uno más de los paisajes y costumbres de un país a través de una obra de ficción cinematográfica que de otras mil maneras menos directas.
La misma fuerza tienen los libros para evocar etapas históricas, personajes y acontecimientos. Uno de mis profesores del Instituto, el que me daba Historia del Arte y decidió mi vocación, D. Francisco Pedrote, siempre nos recomendaba leer "Bomarzo", la enjundiosa novela de Mújica Láinez que él decía nos enseñaría mucho más de lo que fue el Renacimiento que un montón de tratados.
Todo esto viene a cuento porque os recomiendo la última biografía aparecida sobre una estrella del cine (hay muchas, algunas muy buenas, otras regulares y otras malas). Está dedicada a Paul Newman y es la primera que se publica tras su muerte con carácter integral, pues hay otros estudios anteriores menos exhaustivos. Aunque en la redacción de la obra no intervino Newman (no quiso hacerlo, alegando que ya había recibido mucho más interés de los demás del que merecía), el autor ha hecho un importante trabajo de recopilación y la biografía está bien escrita.
Leyéndola he descubierto algunas cosas del personaje y de la persona, pero la que más impacto me ha producido (y que puede servir para hacer pensar a nuestros niños) es el hecho de que, durante toda su vida artística, Paul Newman tuvo que realizar un esfuerzo ímprobo para llevar a cabo los trabajos que se le encomendaban. No era un actor nato al que todo le salía a la primera (como le puede ocurrir a su segunda y eterna mujer, Joanne Woodward) sino un trabajador del cine. Curioso ¿verdad?
De manera que él, que necesitaba trabajarse mucho los papeles, se dedicó en cuerpo y alma a hacer este enorme esfuerzo y ella, que no tenía apenas que ensayar para bordar un papel, decidió dedicarse a su marido, a él. ¿Cosas de mujeres?

sábado, 14 de noviembre de 2009

Pasito a pasito...

(Sin título. Ignacio Tovar)
Conozco a un muchacho que comenzó leyendo (sin saber leer) los libros de pastas duras que incluían enormes dibujos con los nombres de las cosas: sillas, mesas, zapatos, casas...
Después, vinieron los libros de cuentos. Luego, los de Teo. Más tarde, los Mortadelos (todos los Mortadelos, risas, ironía a partes iguales). A continuación, Astérix y Tintín. A partir de ahí, casi todo.
Como esa canción que cantaban mis preescolares del colegio de la Compañía de María:
"Pasito a pasito
pasazo a pasazo
como un enanito
como un gigantazo..."
Así, paso a paso, se hace uno lector. No de un día para otro (aunque quizá un día se produzca el milagro del encuentro). Es tarea lenta, prodigiosa, diaria. Tiene mucho que ver con observar a los papás leyendo y también con que en el aula haya libros. Libros encima de las mesas y en las estanterías. El profesor levantando un libro y leyendo algunos renglones. Si no olvidáramos nunca lo que significa el placer de leer, nos daríamos con toda la fuerza del mundo a la tarea de hacer lectores, antes que otra cosa...
¿Cuánto tiempo a la semana dedicamos a leer en casa con nuestros hijos y a leer en clase con nuestros alumnos? He aquí la cuestión.
Podemos proponernos una tarea sencilla: Comenzar las clases con una frase de un libro de un autor cualquiera. Las primeras frases podemos seleccionarlas nosotros, de aquellos libros que nos gustan y nos acompañan. Pero, ¿por qué no? otras las pueden traer pensadas y escritas nuestros alumnos. A ver, ¿quién quiere comenzar la próxima clase con una frase? Sí, vale, tú mismo. Esperamos que nos la traigas.
Quizá, haciendo esto, algunos niños que no han tenido la suerte de tener a su favor los bienes que la naturaleza concede a otros, puedan comenzar a hacer algo útil en el aula. Esto les dará un sitio que antes no tenían. Quizá el profesor, al observar que tal o cual niño habla poco, no tiene amigos o se esconde al final para que no se note que está allí, pueda encargarle que sea él quien abra la próxima clase con una frase. A lo mejor nos sorprendemos con los resultados.
Porque las palabras pueden salvar, de eso estoy segura. Son un refugio contra la soledad y, también, por qué no decirlo, contra la mediocridad y la rutina. También para los niños...

jueves, 12 de noviembre de 2009

Poesía para todos

Leer poesía, recitar es uno de los mejores ejercicios para aprender a vocalizar, a pronunciar las palabras de modo correcto, a acentuar las frases, etc.

Este ejercicio, cuando se hace en clase y se toma como modelo el recitado previo del profesor, resulta de gran utilidad para los alumnos.

La poesía, además, despierta la sensibilidad de los niños y jóvenes, acercándolos a textos que tienen música, ritmo, esencia, por sí solos.

Nada mejor que seleccionar algunos poemas de aquellos autores que más nos gusten o que nos parezcan adecuados y repartir entre los alumnos esas palabras, de manera que, en un ejercicio colectivo o individual, se puedan leer y declamar en clase.

Si dedicamos algún tiempo a esta actividad, todos, en el momento en que ello sea posible en el aula, los alumnos mejorarán su pronunciación y su expresión.

Ahí os enlazo una página que os puede ser útil para ello:

http://www.poetasandaluces.com/

domingo, 8 de noviembre de 2009

La grandeza de las pequeñas vidas


La historia de los países del Telón de Acero ha llegado hasta nosotros de la mano de historiadores y ensayistas. Estos días, en los que se conmemora la caída del Muro de Berlín, una abundante literatura, en la prensa y en las librerías, nos relata los pormenores de uno de los episodios más vergonzantes de la Humanidad.


Pero hay otras miradas. La mirada que se dirige a la vida cotidiana, porque, siempre, en los acontecimientos históricos, detrás de los grandes nombres y los hechos relumbrantes, late la vida de personas anónimas (nosotros mismos en la historia de nuestro tiempo) que rara vez sale a la luz.


Más allá de la política, la escritora checa Monika Zgustova ha escrito una nueva novela. En esta ocasión se trata de "Jardín de invierno" (Editorial Destino) y en ella, tomando como centro vital la ciudad de Praga, la autora nos presenta a dos adolescentes enamorados que conocerán la desesperanza de un camino sin retorno. La lucha, la claudicación, el exilio, la resistencia, son elementos que confluirán en las actitudes de uno y de otro, además de en el resto de personajes que aparecen retratados en el libro.


En la pequeña gran historia de los seres humanos, los sentimientos a veces se ven truncados por razones de fuerza mayor que impiden que transcurra por ellos la bendita y deseable vida cotidiana.



sábado, 7 de noviembre de 2009

Un misterio cotidiano


Muchas veces nos preguntamos cómo podemos lograr que los niños se conviertan en lectores. Supongo que, al final, todo consiste en que haya un momento en su vida en el que encuentren un libro, unos libros, que les atrapen para siempre. Existen algunas personas que menosprecian ciertas lecturas: consideran que son demasiado simples, inferiores, carentes de enjundia literaria y sospechan que, a través de ellas, lo más que se puede llegar a leer son unos cuántos best-sellers.
Mi experiencia contradice estas afirmaciones. Cuando tenía doce años, más o menos, mi vecina Pepita puso en la puerta de su casa, enfrente de la mía, una caja de libros. Estaba haciendo limpieza en un desván y los libros le estorbaban. Como sabía que a mí me gustaba leer (y que leía todo el rato en lugar de ayudar en la casa, hacer labores, etc.) me avisó y, enmedio de la calle, me recuerdo sentada rebuscando entre los libros. Creo que me los quedé casi todos y así comencé mi propia biblioteca, algo que todo el mundo tiene que tener. Para distinguir esos que eran mis propios libros del resto de los libros de la casa (allí todo el mundo tenía y tiene conciencia clara de qué libros son de cada uno) mi madre me compró un "librerito blanco" que todavía se conserva. Tenía siete baldas y allí coloqué los libros regalados y otros que ya había ido adquiriendo.
En esa caja de libros venía "El misterioso caso de Styles" que resultó ser la primera novela que publicó Agatha Christie con ese nombre y esa temática y la primera que leí de las muchas que escribió, no sólo con ese nombre, tomado de su primer marido, sino también con el de Mary Wesmacott.
Después de esa primera novela, las he leído todas. Uno tras otro fueron llegando los títulos, que solía encontrar en cualquier lugar impredecible: en estaciones de autobuses, en aeropuertos, en quioscos o librerías. Todos, del primero al último.
Ya sé que hay quien piensa que son libros de segunda fila, pero creo que se equivocan. Para empezar, consiguen atraparte y trasladarte a la sosegada (pero misteriosa) campiña inglesa. Olvidarte de las preocupaciones ya es un logro que no se puede despreciar. Luego te acercan a unos modos y costumbres que, de otra manera, no podríamos entender. Quién me dice que ese acercamiento a los personajes de esta autora no fue el inicio de otras incursiones posteriores, en las Brönte, Jane Eyre, Jane Austen (sobre todo), Henry James y otros autores de novela inglesa y también americana (como Edith Wharton, en la misma línea)...
"Inocencia trágica", "El hombre del traje color castaño", "La señora McGinty ha muerto", "Tercera muchacha", "Los relojes", "Las manzanas", "Un cadáver en la biblioteca" son títulos que me vienen ahora a la cabeza sin pensar demasiado. Pero si tengo que elegir el que, para mí, es el mejor de todos, entonces tengo que hablar de "El asesinato de Rogelio Ackroyd", fantástica novela en la que la Christie emplea un recurso narrativo excepcional, que sólo pudo usar esa vez por razones obvias y que no desvelaré por si algún lector de este blog no la ha leído y decide buscarla, sentarse con ella y pasar unas horas inolvidables.

martes, 3 de noviembre de 2009

Francisco Ayala no cumplirá 104 años

Hablábamos esta mañana Rafa Jover y yo de los achaques y de la edad. A la vuelta del Instituto me he encontrado con la noticia de la muerte de Francisco Ayala, uno de los escasos intelectuales que aún quedaban en España. Ayala nos daba alegría, porque era un hombre muy vital que hacía fácil la vejez. Se casó con Carolyn Richmond nada menos que a los 93 años y estaba dispuesto a llegar a los 104 si no hubiera sido por una inoportuna y pertinaz bronquitis. Hacía bueno el dicho de que el hombre que conserva el gusto por la vida logra detener el final.

Aquí os añado el eco de su muerte en distintos periódicos digitales: El Mundo, El País, ABC, La Vanguardia. También su biografía, sacada de ESCRITORES.ORG y, por último, un blog en el que se recoge su desaparición.

Merece la pena detenerse en su obra y pensar en la extraordinaria capacidad que le dio vida plena hasta tan tarde.

http://www.abc.es/20091103/cultura-literatura/muere-francisco-ayala-200911031356.html


http://www.papelenblanco.com/escritores/con-francisco-ayala-muere-una-de-las-mejores-bibliotecas-del-siglo-xx


http://www.escritores.org/ayala.htm


http://www.elmundo.es/elmundo/2009/11/03/cultura/1257253079.html


http://www.lavanguardia.es/cultura/noticias/20091103/53816729236/fallece-el-escritor-francisco-ayala.html


http://www.elpais.com/articulo/cultura/Muere/Francisco/Ayala/gran/testigo/literatura/espanola/siglo/XX/elpepucul/20091103elpepucul_3/Tes

lunes, 2 de noviembre de 2009

Hojas (de papel) para este otoño


(La Venus del Pantano. Antonio Sosa)
Os presento las novedades editoriales que veremos en las librerías en este otoño. Ya hemos adquirido para la Biblioteca otros libros que han salido en el mes de Octubre, algunos de los cuales los tenéis en el expositor exterior y otros están ya catalogados y prestos a ser leídos por todos aquellos que tengan interés.
En estas últimas novedades hay un poco de todo, aunque he huído de los best-sellers, pues de ellos tendréis cumplida noticia en los medios de comunicación. Sin embargo, me parece más acertado traeros libros que quizá no tengan tanto escaparate (aunque veréis que son autores reconocidos la mayoría de ellos) pero que, sin duda, merecerán la pena.
He aquí una relación de estas novedades:
En 'El animal piadoso' (Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores), Luis Mateo Díez regresa a Celama para narrar las aventuras de Samuel Mol, un comisario jubilado jubilado que retoma, catorce años después, la investigación del asesinato de un matrimonio.
Gustavo Martín Garzo, probablemente uno de los mejores cuentistas del país, publica el 16 de octubre en Lumen 'La carta cerrada', 'novela de amor y espanto' (en palabras de la editorial) en la que el autor de 'El lenguaje de las fuentes' y 'Los amores imprudentes' narra una historia marcada por la tragedia - la pérdida de un hijo- que transcurre a caballo entre Valladolid y Madrid.
'Tres vidas de santos' (Seix Barral) es lo último de Eduardo Mendoza, un conjunto de tres relatos ('La ballena', ' El final de Dubslav' y 'El malentendido') en los que sus personajes comparten ciertos ragos de santidad y 'consagran su vida a una lucha agónica entre lo humano y lo divino'. De este autor tenemos en la Biblioteca una gran cantidad de obras.
'La noche de los tiempos' (Seix Barral) es el resultado de tres años de investigación en los que Antonio Muñoz Molina ha indagado en las pequeñas tragedias de la Guerra Civil española, labor que ahora plasma en una novela que aúna realidad y ficción a través de las vivencias de Ignacio Abel, un arquitecto que deja a su esposa y sus hijos para exiliarse a Estados Unidos. El escritor ha subrayado que su nuevo trabajo es, fundamentalmente, una gran novela de amor. Muñoz Molina, conoce muy bien los EEUU y de su visión de aquel país os recomiendo su obra, ya publicada hace algún tiempo, "Ventanas de Manhattan".
Martin Amis publica en Anagrama 'El segundo avión', recopilación de ensayos, artículos, crónicas periodísticas y relatos ('Los últimos días de Mohamed Atta' y 'En el Palacio del Fin') en los que el autor británico reflexiona sobre los atentados del 11-S y el fundamentalismo islámico.
Galaxia Gutenberg ha apostado fuerte por "El conspirador" de Humphrey Slater, calificado por la editorial como 'el novelista más misterioso del siglo XX'. Slater propone un relato repleto de giros inesperados protagonizado por Harriet, una joven inglesa que, después de casarse con un comandante de la Guardia de Granaderos mucho mayor que ella, comienza a descubrir que su marido le oculta peligrosos secretos.
En el ámbito del ensayo, destacan una serie de obras publicadas con motivo de los 20 años de la caída del muro de Berlín : ‘El muro de Berlín’ (RBA) de Frederick Taylor y ‘La caída del muro de Berlín’ (Alianza) de Jean-Marc Gonin y Olivier Guez son dos de las obras que tratan uno de los acontecimientos fundamentales de la historia reciente.
‘El Día D. La batalla de Normandía’ (Crítica) de Antony Beevor y Guía para idiotas' (Anagrama) de Hans Magnus Enzensberger, son otras obras recomendables.
En cuanto a biografías, tendremos en las librerías la biografía autorizada del Nobel V.S. Naipaul (Duomo) de Patrick French, la de Miguel de Unamuno (Taurus), de Jean-Claude y Colette Rabaté, la de Paul Newman (Lumen), la de Michael Jackson (Alianza) de Michael Heatle o ‘Los años rojos de Luis Buñuel’ (Cátedra), de Román Gubern y Paul Hammond.
Como véis, el otoño no sólo desgrana las hojas secas de los árboles de hoja caduca, sino que deposita sobre las brillantes mesas y los anaqueles de las librerías, una enorme variedad de hojas unidas formando libros que pueden entretenernos, hacernos reír, llorar, pensar y disfrutar.