domingo, 23 de junio de 2019

"El viento" de Dorothy Scarborough


(Retrato de Dorothy Scarborough que se conserva en Baylor University) 

Dorothy Scarborough es una de esas personalidades desconocidas que te llegan a través de la publicación de un libro que una editorial decide rescatar de lo oculto. El libro es este "The Wind", El viento, que se publicó por vez primera en 1925 de forma anónima, simplemente por una estrategia publicitaria. Su acogida tuvo luces y sombras. Constituyó un escándalo la crítica evidente a un sistema social que tenía a las mujeres en la retaguardia y que generaba dramas como el de la propia protagonista del libro, la joven Letty, cuya orfandad la obliga a marcharse de su casa y su pueblo para irse a vivir a Swetwater con la familia de su único familiar, un primo. Este argumento recuerda a las tristes heroínas del siglo XIX victoriano que Scarborough conocía muy bien por su maestría en literatura inglesa. Pero el toque social y reivindicativo es suyo y tiene mucho que ver con lo que su propia vida le había proporcionado a modo de observación. Quizá el interés de la escritora por el folklore de los negros americanos y por la vida en el campo, con sus idílicos momentos y con su dureza, tiene que ver con la redacción de esta extraña novela, por un lado realista, por otro romántica y, en todo caso, llena de elementos fantasmagóricos y sobrenaturales. 

Scarborough tuvo una educación esmerada. Su padre era juez y sus otros hermanos consiguieron unas relevantes carreras en la literatura. Pasó su infancia en Texas, el lugar en el que inscribe la mayoría de sus obras de ficción y vivió en ese mismo pueblo, Swetwater. Para comprender lo poco que se conoce de ella en España basta ver que la wikipedia no está traducida. Sin embargo, pueden bucearse tanto su vida como su actividad académica y creativa a través de la página de la Baylor University y de la Texas University. Además de estudiar en Baylor, tuvo cursos de postgrado en la universidad de Chicago y una estancia en Oxford (Inglaterra), entre los años 1910-1911. Su doctorado y su actividad como profesora de literatura creativa lo realizó en la universidad de Columbia y para aquel entonces ya se había mudado a Nueva York. 

Dorothy Scarborough, conocida como Miss Dottie, realizó una interesante carrera universitaria y, al tiempo, publicó libros sobre folklore que era el campo que la ha convertido en un personaje muy conocido en los Estados Unidos. Pertenecía a diversas sociedades dedicadas al estudio de las manifestaciones folklóricas, no solo musicales sino también antropológicas y sociales, y publicó varios libros al respecto. También era una poeta notable y una crítica literaria reconocida, que trabajó durante años como reseñista para The New York Sun. Por lo tanto, fue, además de profesora universitaria, folclorista, narradora, poeta, crítica literaria y editora. Su preocupación por la situación de las mujeres en Texas y lugares parecidos, fundamentalmente dedicados a la agricultura y, por tanto, dependiendo de los vaivenes de la naturaleza, aparece en sus obras con nitidez. En ese contexto se escribió y publicó "The Wind", en el año 1925. 

El libro despertó el interés de la gran actriz de cine mudo Lillian Gish, que protagonizó un film sobre él dirigido por Victor Sjöström. Los requerimientos del público hicieron que el director cambiara el final, trágico, de la novela original, por otro más edulcorado. Sin embargo, la película es considerada una de las últimas obras maestras del cine mudo. 

La escritora había nacido en 1873 (la editorial Errata Naturae que publica este libro señala como fecha de nacimiento la de 1878, pero me parece más fiable el dato que se recoge de la propia Baylor University que le dedica un capítulo en su sitio web "Estudios de Mujeres y Género"). También aparece esa misma fecha en la reseña que Sylvia Ann Grider escribe para el Diccionario de la Biografía Estadounidense que puede encontrarse asimismo en internet. El rastreo de los datos nos lleva hasta la universidad de Texas que, a la muerte de la escritora en 1935, recibió un legado anónimo en el que se encuentran cartas, reseñas inéditas, estudios preparatorios sobre folklore, todo ello debidamente organizado y al servicio de los investigadores. 

A pesar de que sus primeras publicaciones se orientaban a la poesía (Fugitive verses, 1912) y a los temas de investigación (monografía sobre su tesis doctoral, de 1917, The Supernatural in Modern English Fiction), es la novela "The Wind" la obra más conocida de la escritora. En ella recrea la dificultad de la vida para las mujeres pobres de Texas y sitúa al viento como centro de la acción. Un viento inclemente, continuo, despiadado, casi con forma de hombre malvado, que lleva a las mujeres a la locura y al crimen. Esta humanización de los vientos es un elemento central en su obra, ya que presenta siempre una naturaleza que va contra los seres humanos y que los esclaviza, haciendo que de ella vengan los mayores sufrimientos e iniquidades. El viento como una fuerza imposible de evitar que cambia las percepciones y que hace variar los sentimientos. El arranque de la novela, con esas descripciones sobre árboles, campos, huertos, y, sobre todo, sobre el viento, es sencillamente magistral y adictivo. 

Dorothy Scarborough es una de esas poderosas mujeres cuya noticia llega hasta nosotros a través de alguna de sus obras, pero que siguen siendo un misterio para la mayoría. El recorrido que puede hacerse sobre sus libros es tan interesante como el que su vida nos depara. Al igual que otras voces literarias de principios del siglo XX, resulta llamativo como perteneciendo a una familia en cierto sentido privilegiada (su padre llegó a ser un respetado juez y miembro del consejo de administración de la Baylor University) muestra esa sensibilidad tan especial hacia los elementos de la sociedad en que vive que no tienen estos privilegios, sino, al contrario, que luchan contra elementos inhóspitos y hostiles para la supervivencia. Esa es una de las virtudes de la literatura de Scarborough, la otra está en su propio estilo, limpio, poético, descriptivo pero sin cansar, con un toque de misterio tan delicado que semeja un enorme edificio cuyas puertas se van abriendo poco a poco sin chirriar, sin hacer apenas ruido. El conocimiento de los lugares que muestra, la observación inteligente de los personajes y de su psicología, la acercan a la novela social pero su forma de concebir la naturaleza y la relación de las mujeres con ella, la sitúa en la órbita de los escritores del sur, conectados y, sin embargo, enfrentados al medio y a las convenciones. 

El viento. Dorothy Scarborough. Traducción de Sara Álvarez Pérez. Editorial Errata Naturae. Colección El Pasaje de los Panoramas. Junio de 2019. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda que si escribes un comentario en este blog estás autorizando a que aparezca publicado con los datos que tú mismo aportes. Todo ello según la nueva normativa sobre privacidad.