viernes, 24 de junio de 2016

Tarde azul sobre un tiempo dorado


(Pintura de Ramón Casas)

Recuérdalo
recuérdalo en el próximo otoño
cuando los días sean cortos y largas las noches
cuando el desasosiego llegue y se alejen las distracciones
cuando algún acontecimiento te haga necesaria. 

Recuérdalo
recuérdalo en las noches de soledad
cuando una punzada de ausencia lo inunde todo
cuando se espere tan poco que la vida no cubra
cuando no haya donde mirar ni mirarse.

Recuérdalo 
recuerda este dolor de ahora
recuerda que este vacío existe y tiene nombres
recuerda que eres tan solo un instrumento
un juguete perdido, una moneda sin valor.

Recuérdalo
recuerda que los instantes se clavan en el alma
recuerda que no tienes donde volver los ojos
que su hombro no está para llorar
ni besan sus labios, ni sus manos acarician. 

No dejes de recordarlo
porque de esa manera el olvido tendrá un camino abierto
así un día tus ojos dejarán de soñar con su mirada esquiva
así no dolerán sus adioses ni su indiferencia
de esa forma no tendrás que ocultarte de todos
para mostrar un dolor que te llena de pesadumbre. 

No dejes de recordarlo
pero recuerda sobre todo su crueldad
su desapego, su lejanía, su juego sin leyes
recuerda que nada eres para él, ni lo has sido nunca. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Realiza tu comentario dentro del respeto y la corrección.