jueves, 11 de marzo de 2010

La Historia Interminable






Compré hace muchos años este libro. Como en otras ocasiones me sentí atraída por la portada, por el título y, además, porque estaba escrito en tinta de dos colores. Los que lo habéis leído ya sabéis que quiere decir eso.

El libro tuvo una historia peculiar, pues lo presté a una de mis hermanas y, como ella suele hacer, porque esta hermana se queda con todo lo que pilla, el libro desapareció de mi estantería. Después de muchas indagaciones a ver dónde estaba el libro, el libro se perdió (por mi parte, estoy segura de que lo tiene ella), así que tuve que comprármelo otra vez.

En ocasiones he utilizado esa imagen del niño que ve, a través de los cristales de una librería, un libro que le atrae. Me recuerda también a Alicia, cuando mira el espejo que va a devolverle imágenes que no existen en la realidad. "La Historia Interminable", cuyo título original alemán es Die Unendliche Geschichte, es un libro extraño, algo desasosegante, que abre una puerta plagada de interrogantes, cosas que no podemos responder. En estos momentos hay un gran número de libros que adentran a nuestros niños y jóvenes en el universo de la fantasía pero cuando salió "La Historia Interminable" el panorama literario era muy diferente. Este libro abrió un camino que otros autores han seguido con gran éxito.

"La Historia Interminable" fue escrita por el escritor alemán, de la región de Baviera, Michael Ende (1929-1995), que compaginó la escritura de libros dedicados a los jóvenes, con su trabajo de crítico literario, actor y dramaturgo. Antes de "La Historia Interminable" ya había publicado para jóvenes los libros "Jim Botón y Lucas el maquinista" y "Momo". En 1979 publica "La Historia Interminable" su libro más famoso, el más traducido y el que le lleva a ser conocido mundialmente.

El éxito del libro lleva a que haya productores cinematográficos que quieran llevarlo al cine. La película se realizó pero Ende nunca estuvo contento con el resultado y quiso desvincularse de la misma al considerar que habían cambiado la historia. No he visto la película, porque rara vez el cine consigue atrapar la esencia de los libros, pero el pleito duró mucho tiempo y le hizo gastar muchas energías.

Tras su muerte se inaugura el Michael Ende Museum, en Munich, la ciudad donde murió. Los visitantes pueden ver obras del autor en diversos idiomas, manuscritos, pinturas de su padre, libros de su biblioteca privada, así como objetos personales de especial valor. Ende era un coleccionista de figuras de tortugas hechas de toda clase de materiales.

Si no has leído "La Historia Interminable" te lo recomiendo. Puedes encontrarlo en nuestra Biblioteca y llevártelo prestado. Recomiéndalo también a tus hijos, a tus alumnos. Verás cómo, para siempre, Bastián y su aventura quedarán en ese lugar donde uno guarda las cosas que nos han hecho felices.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realiza tu comentario dentro del respeto y la corrección.