jueves, 20 de abril de 2017

"Frantz" de François Ozon. Un dolor de ida y vuelta.


La publicidad de la película dice que es una "obra maestra" y no anda desencaminada. Es una película distinta. Con una historia potente y unas interpretaciones tan exactas que no admiten crítica. Es una película emotiva, pero no sentimentaloide. Una película basada en hechos reales de los que, sin embargo, no tenemos noticia cierta. Porque tuvieron que ser muchas historias las que se enhebraron al hilo de la Primera Guerra Mundial y de otras guerras. La guerra es muy cinematográfica y, en este caso, el año 1919, la postguerra que convierte en recelosos a los franceses y a los alemanes, es el momento cronológico en el que se encuentran personas que, en otras circunstancias, nunca se hubieran conocido. Anna, la prometida del soldado muerto Frantz. Adrien, el supuesto amigo francés que va al pequeño pueblo natal de Frantz para conocer a sus padres y visitar su tumba. Una tumba vacía en la que hay flores frescas pero en la que no hay cadáver. 

El destino de Anna era dedicar sus días a cuidar a sus suegros, con los que vive, y a cuidar la tumba de Frantz, a velar su recuerdo, limpiar el polvo de su violín, recordar su mirada, añorar lo que no pudo tener con él, releer sus cartas...Pero la llegada de Adrien, desafiando el ambiente anti-francés que se respira en el pueblo, hace que las cosas adquieran otro color. El secreto que guarda y que se descubre en el tramo final de la película no decidirá el desenlace pues, al relato, le quedan sorpresas hasta el final, hasta la última escena. No se trata, pues, de un argumento previsible, sino todo lo contrario. Es una novedad a cada paso. Anna es el hilo conductor. Su dolor refleja el de los padres de su prometido. Su luto, el de los padres de todos los caídos. Su relación con Adrien, su mutuo conocimiento, un símbolo de que pueden perdonarse los errores, aún los fatales. 

La música representa aquí lo mejor de los sentimientos. El violín que tocan Adrien y Frantz, el piano de Anna, también la voz de Fanny, que aparece en las últimas escenas, de forma sorprendente, tanto en su persona como en su papel. La dureza de la madre de Adrien contrasta con la liviana serenidad de la madre de Frantz. Cara y cruz de una moneda. Muertos que se cruzan de un bando a otro. Sentimientos que tienen razón de ser en el contexto y que, fuera de él, no se comprenden. El giro final, la decisión de Anna, podíamos decir, es una llamada a la vida. Todo lo contrario de una renuncia. No quiere ser una más de las mujeres vestidas de negro que visitan tumbas. Antes de eso, mejor admirar un cuadro en el museo del Louvre. 

Ficha técnica:

Frantz es una película francesa estrenada en el año 2016. Dirigida por François Ozon, tiene un guión a cargo del propio Ozon, Philippe Piazzo y Ernst Lubitsch (film original), ya que se trata de un remake. La música es de Philippe Rombi, la fotografía de Pascal Marti. 

Reparto
Paula Beer,  Pierre Niney,  Johann von Bülow,  Marie Gruber,  Ernst Stötzner, Cyrielle Clair,  Alice de Lencquesaing,  Anton von Lucke.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realiza tu comentario dentro del respeto y la corrección.