sábado, 3 de febrero de 2018

"Tres anuncios en las afueras" de Martin McDonagh


Mildred sonríe solo una vez. El resto del tiempo mantiene el gesto hosco que ya le conocemos a Frances McDormand, gentil especialista en caracteres broncos, sin pizca de ternura. Mildred es la madre de Angela y se niega a olvidar, siete meses después, que su hija apareció muerta, quemada y violada y que no se conoce quién pudo asesinarla. Esta es la historia de una pérdida, de la renuncia al olvido y de la persistencia del deseo de saber, quizá como exorcismo, quizá como venganza. Mildred hace lo que sabe hacer, lo único que su mente le ofrece: continuar luchando contra todos y contra sí misma, no cerrar la puerta, no terminar el capítulo, aferrarse a lo que pasó y a las preguntas que eso le suscita. 

El comisario se muere de cáncer. Pero no quiere que su bella y joven esposa contemple su declive, no quiere que sus niñas vean desaparecer poco a poco a un padre fuerte, lleno de ideas y de optimismo. Por eso toma una decisión. Y, sin que él lo quiera, o quizá sí, esa decisión cambiará el curso de los acontecimientos e influirá sobre todos los que participan, de una u otra forma, en el problema generado por los tres anuncios en una carretera secundaria y casi sin tránsito, que Mildred ha pagado por un mes. 


Los secundarios de esta película no lo son de ningún modo. Dixon, el policía atormentado, cruel y racista, es un desgraciado sin esperanza. El hijo que le queda a Mildred no soporta más que su madre mire siempre hacia el mismo lado, el lado del pasado. Su exmarido se consuela como puede con una chica de diecinueve años. El enano quiere ser amado por sí mismo. El muchacho de la inmobiliaria será una víctima de su atrevimiento. La madre de Dixon no sabe ser de otra manera, como la tortuga que le pasea por las faldas mientras duerme. Hasta la esposa y las hijas del comisario tienen ese aire de tragedia lírica, de rumiar un destino que parecen intuir. 



Esta es una película muy intensa. Su intensidad no radica solo en lo que ocurre, sino en el modo en que lo viven los personajes. Sobre un paisaje baldío, una tierra fea, sin alicientes, un paisaje inhóspito, unas casas incómodas, un lugar en el que nadie querría vivir, se extienden las pasiones humanas, las buenas y las malas, entremezcladas como si fueran hilos que cosieran la existencia. Todos los personajes tienen esa ambigüedad que los hace difíciles. Incluso la muerta, Angela, la hija de Mildred, malhablada y atrevida, como se aprecia en el único flash-black de la historia. Nadie es perfecto, no hay héroes ni heroínas. En eso que llaman las guías de viaje la América profunda no hay lugar para la ternura, ni para la compasión, ni para las debilidades. 


En toda esta sucia sordidez que puede dejarte sin respiración, hacerte llorar, pensar o asquearte, estalla la música como una forma de reconciliación con la belleza. La banda sonora de la película es magistral. La canción que suena al principio, con una hermosa voz de soprano, mientras las imágenes muestran la carretera áspera, las vallas vacías y la niebla coronando el paisaje. La atronadora música del incendio. La música feroz del bar de noche, en la hora del descubrimiento definitivo. La música tibia y confortadora que se repite como tema central en los momentos de silencio. Es la música, al fin, lo que lima la aspereza de las voces, las obscenidades que se pronuncian, los gestos desagradables, los golpes y la sangre. 

Título original: Three Billboards Outside Ebbing, Missouri. 112 minutos, año 2017. Dirigida por Martin McDonagh, con guión del propio director, música de Carter Burwell y fotografía de Ben Davis. Es una coproducción del Reino Unido y de Estados Unidos. 

Reparto
Frances McDormand,  Woody Harrelson,  Sam Rockwell,  Caleb Landry Jones, Lucas Hedges,  Peter Dinklage,  John Hawkes,  Abbie Cornish,  Brendan Sexton III, Samara Weaving,  Kerry Condon,  Nick Searcy,  Lawrence Turner,  Amanda Warren, Michael Aaron Milligan,  William J. Harrison,  Sandy Martin,  Christopher Berry, Zeljko Ivanek,  Alejandro Barrios,  Jason Redford,  Darrell Britt-Gibson,  Selah Atwood.

Premios y nominaciones: 

2017: Premios Oscar: 7 nominaciones incluidas mejor película y actriz (Frances McDormand)
2017: Festival de Venecia: Mejor guión (Martin McDonagh)
2017: Globos de Oro: Mejor película drama, guión, actriz (Frances McDormand) y actor de reparto.
2017: Premios BAFTA: 9 nominaciones, incluyendo mejor película y director
2017: Festival de Toronto: Mejor película (Premio del Público)
2017: Festival de San Sebastián: Premio del Público
2017: American Film Institute (AFI): Top 10 - Mejores películas del año
2017: Premios Independent Spirit: Nominaciones a la mejor actriz (McDormand), mejor actor secundario y mejor guion
2017: Critics Choice Awards: Mejor actriz (Frances McDormand), mejor actor secundario y reparto
2017: Satellite Awards: 6 nominaciones, incluidas mejor película y mejor actriz (Frances McDormand)
2017: Sindicato de Productores (PGA): Nominada a Mejor película
2017: Sindicato de Directores (DGA): Nominada a Mejor director
2017: British Independent Film Awards (BIFA): Mejor montaje y música. 11 nominaciones.
2017: Sindicato de Actores (SAG): Mejor reparto, actriz (Frances McDormand) y mejor actor secundario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda que si escribes un comentario en este blog estás autorizando a que aparezca publicado con los datos que tú mismo aportes. Todo ello según la nueva normativa sobre privacidad.