lunes, 3 de octubre de 2016

"A contraluz" Rachel Cusk

Nacida en Canadá en 1967, pasó gran parte de su vida en Los Ángeles y, desde 1974, vive en el Reino Unido y se considera una escritora de la órbita de la novela inglesa. 

Ha escrito hasta la fecha ocho de ellas y tres libros de ensayo, además de estudios introductorios de diversas obras literarias (sobre "Bonjour tristesse", de François Sagan, "La edad de la inocencia" de Edith Wharton, "El arcoiris" de D. H. Lawrence y "Historias completas" de Kingsley Amis). 

Merecen especial atención sus libros de no ficción, sobre todo, "La última cena: un verano en Italia", de 2009, publicada por Lumen en castellano. Y también, otro no publicado en el que traza sus ideas sobre el matrimonio y el divorcio, teniendo presente, en primer lugar, su propia experiencia: "Aftermath: On Marriage and Separation" de 2012. Antes de eso escribió sobre la forma de sentir su propia maternidad, haciendo hincapié en los aspectos menos favorables, de una forma descarnada. Todo ello le ha valido recibir muchas críticas. 

Desde 1993 ha obtenido un número importante de premios y reconocimientos que la han situado en un lugar de privilegio entre los escritores de lengua inglesa. 

La última de sus novelas es, precisamente, "Outline" de 2014, publicada en castellano por Libros del Asteroide, con el título de "A contraluz" y la traducción de Marta Alcaraz. 

En ella la autora coloca como protagonista a una escritora que va a Atenas para impartir unos cursos literarios. Ese viaje le va a suponer ser el centro de las confidencias y confesiones de algunas personas que se van convirtiendo en las voces alternativas, en los destellos de otros mundos y ámbitos, de manera que una suerte de coralidad atraviesa el libro de punta a punta. Un millonario. Una escritora feminista. Un editor anglófilo. Una dramaturga. Sus propios estudiantes del curso...

Toda esta confrontación de ella misma con otras personas, para lo que muestra sorprendente habilidad al convertirse en una "invisible",  hará que salgan a la luz peripecias, ideas y conductas, y que aparezca la reflexión sobre lo que es y lo que ha sido, lo que siente y lo que ha perdido o espera. Una mezcla de ella y de los otros que agita el contenido del libro. La naturaleza humana se pasa aquí por el filtro de la narradora y también de los que van desaguando sus vivencias a partir del encuentro con ella. Una forma de contraste que es vitalmente necesaria y que enriquece la observación y el estilo. 

Faye, la protagonista, lo será también de otras dos novelas que se publicarán a continuación, ya que la escritora ha confesado que formarán parte de una trilogía en la que dejará que la vida llegue a las palabras de una forma natural y sin la esclavitud de tener que inventar personajes y situaciones. Algo así como una autoficción controlada. 

Lejos del consabido "cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia" Rachel Cusk está en la línea de otros muchos escritores para quienes la vida y su existencia son el foco principal que alimenta su escritura. 

A contraluz. Rachel Cusk. Libros del Asteroide. Traducción de Marta Alcaraz. 2016.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realiza tu comentario dentro del respeto y la corrección.