jueves, 5 de mayo de 2016

Revelación





Ella releyó sus cartas y tuvo una revelación:

Aquello era absurdo. Definitivamente absurdo.

Y rompió las cartas una a una, de forma delicada pero certera.

Al momento dejó de existir.

Un montoncito informe de papeles en el suelo era todo lo que quedaba de él.





(Leyendo una carta. Pintura de Thomas Benjamin Kennington)



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda que si escribes un comentario en este blog estás autorizando a que aparezca publicado con los datos que tú mismo aportes. Todo ello según la nueva normativa sobre privacidad.