domingo, 13 de marzo de 2016

"Roth desencadenado" de Claudia Roth Pierpont

Hay algo que me une a Philip Roth aunque él no lo sepa. Los dos adoramos "Las chicas de campo" de Edna O´Brien. Ella es mi apuesta firme para el Nobel de Literatura hace años y creo que él me daría la razón. Como ha comentado Martin Amis, Roth ya tiene su biografía y, como está vivo (el próximo 19 de marzo, Día del Padre, cumplirá 83 años) ha tenido ocasión de saber qué se piensa de él. O que piensa su biógrafa, Claudia Roth Pierpont que comparte nombre con él pero no lazos familiares. Son amigos y, como afirma Claudia, los amigos se dicen la verdad los unos a los otros. Presumo que lo mejor para cualquier mujer en relación a Roth es mantener un lazo de amistad sin interferencias. Por si acaso. 

Sin censuras, porque el libro no lo leyó el escritor antes de terminarse, la autora nos cuenta la infancia en Newark y los datos de su familia: abuelos judíos rusos y polacos, padres americanos de primera generación, allá por New Jersey. Judaísmo pero menos. 

Las mujeres de Roth ocupan un lugar preponderante en el libro y no puede ser de otra forma. Entre toda esa serie de novias, aventuras, ligues, alpisteos, ensoñaciones, engaños, alumnas seducidas, se destaca a dos de ellas: Maggie Williams, con quien mantuvo un matrimonio tortuoso y lleno de peligros para ambos y Claire Boom, cuyo divorcio hizo reverdecer la mala fama de Roth como un hombre misógino, inmaduro, neurótico, insufrible y lleno de crueldad para con las mujeres. Los críticos con su postura emocional en relación con el amor y el sexo consideran que en sus libros todas las mujeres salen malparadas. Todas son brujas histéricas, lagartas, consentidas, caprichosas, malas y llenas de veneno. Y por eso, quizá, considera que la conducta que con esta ralea tienen los hombres no puede calificarse, ni mucho menos, de decorosa. 

La obra literaria de Roth, examinada también en esta biografía, tiene algunos títulos fundamentales. Desde su primer libro, de relatos, "Goodby Columbus", hasta aquellos en los que aparece su "alter ego" Nathan Zuckerman, como "La visita al maestro", "Sale el espectro" o "La mancha humana". Desde "La humillación" en el que el protagonista, Simon Axler, lo ha perdido todo y se refugia en el erotismo para hallar un sentido a su pobre vida, hasta "Pastoral americana" o "El mal de Portnoy" que fue su primer gran éxito y el que cambió el curso de su vida. Desde "La conjura contra América" hasta "El animal moribundo" en el que el profesor David Kepesh repasa su absurda vida dependiente de los favores sexuales de sus alumnas en un círculo de sordidez que resulta inquietante. 

El sexo, el erotismo, mucho más que el amor, que se diluye siempre. La muerte, la pérdida del vigor y de la vida. La mujer, como fuente del mal, inevitable pero odiosa. Estos son los grandes temas, los motivos, de la obra de Roth. Su biografía responde a esta visión de la escritura. Resulta, por eso, un escritor dual: admiras su maestría y rechazas su pensamiento. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Realiza tu comentario dentro del respeto y la corrección.