lunes, 21 de septiembre de 2015

Ella está sola


Mira sin ver a través de los visillos de blanco tul, con un pequeño frunce que los hace más ligeros y flexibles. Es una amplia ventana. Un ventana blanca, como blanco es el alféizar y como blanca es la pared. Y blanca, limpiamente blanca, la suave tela que cubre el asiento en el que ella descansa. Estática, quieta, la mirada fija en un punto inexistente. No observa lo que ocurre, recuerda lo que siente. Mira hacia dentro. Hacia un punto de su corazón que ahora mismo sangra. Una punzante herida que se ha abierto cuando menos lo esperaba. Una herida que se infringe sin querer, quizá, pero con saña. Su corazón sangra y sus manos sostienen, indiferentes, una taza de café que nadie beberá. Lo espera. Lleva esperando muchas horas, años quizá. Lo espera, pero sabe que nunca llegará. Que una tela de araña, espesa y persistente, nublará su conciencia y lo alejará de este lugar del mundo en el que ella se sienta, paciente, a esperarlo. Cruza las piernas enfundadas en sus medias negras, sus pies con afilados tacones como si fuera a bailar un tango a su llegada. Su traje negro y el pelo bien sujeto, sin adornos ni movimiento, fijo, quieto y sin vida. Como ella. No es nada, no espera nada, ya no siente nada. Tuvo en sus manos una vez el mundo pero ahora solo lleva, con desgana, una taza de café que, quizá, está vacía. 

(Imagen de Vettriano) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realiza tu comentario dentro del respeto y la corrección.