lunes, 30 de abril de 2012

El regreso del detective anónimo

Eduardo Mendoza tiene nuevo libro. Se llama "El enredo de la bolsa y la vida" y ha sido publicado por Seix Barral, en su colección Biblioteca Breve. Está en la biblioteca del centro, por si quieres leerlo. Si lo haces, te encontrarás con que el anónimo detective de El misterio de la cripta embrujada, El laberinto de las aceitunas y La aventura del tocador de señoras, vuelve a estar en acción. No tiene un euro en el bolsillo, no quiere entrar en ninguna investigación, pero se ve envuelto en un asunto que lo lleva a ejercer de sabueso en Barcelona, mezclado en la lucha antiterrorista.

Años después de dejar el sanatorio mental donde compartieron celda, Rómulo el Guapo le propone un plan a nuestro protagonista. Su negativa y la misteriosa desaparición de Rómulo serán el arranque de un enredo para resolver un caso de repercusiones internacionales con la ayuda de un infalible equipo: la adolescente Quesito, el timador profesional Pollo Morgan, el africano albino Kiwijuli Kakawa, conocido como el Juli, la Moski, acordeonista callejera, el repartidor de pizza Manhelik y el señor Armengol, regente del restaurante "Se vende perro".

Si habéis leído con anterioridad algún libro de Eduardo Mendoza, conocéreis su estilo satírico y su  exquisita forma de parodiar los géneros. Lúcido como pocos, observa el mundo que le rodea desde el prisma de su inteligencia poliédrica y su capacidad para entender, con una mirada de ternura, hasta los mayores desatinos.

domingo, 29 de abril de 2012

Vuelve la autora de Harry Potter

El comunicado de la Editorial Salamandra no puede ser más claro al respecto:

Salamandra ha sido escogida por J.K. Rowling como la editorial que publicará su nueva novela para adultos, ‘The Casual Vacancy’, en lengua castellana en todos los países del mundo. Apenas podemos contener nuestra satisfacción y nuestro orgullo por el reconocimiento que esta decisión supone al trabajo realizado por Salamandra en el pasado, así como la confianza que la señora Rowling ha depositado otra vez en nosotros para acompañarla en este nuevo camino que emprende como autora de narrativa para adultos.
No sabemos de qué trata la novela ni cuáles son sus personajes. No sabemos nada de ella, pero estaremos atentos a las noticias sobre este libro para que estéis informados a través de este blog. Después del enorme éxito editorial que ha supuesto la saga Harry Potter, con sus repercusiones en forma de películas, merchandising de todo tipo y fomento de la lectura entre los jóvenes ¿qué nos deparará esta incursión de la autora en el mundo de la literatura para adultos? Muchos de los niños que leyeron Harry Potter, sobre todo los que se incorporaron al principio a la lectura de la saga, son ya adultos y pueden ahora tener la ocasión de seguir leyendo a esta autora que tanta imaginación y fuerza desplegó en sus libros hasta la fecha.

El libro se publicará, en primer lugar, en el Reino Unido, en su versión original en inglés y luego, en otros tres países, Brasil, España y Rusia. La autora, de cuarenta seis años de edad y con tres hijos, tuvo tal éxito de ventas en todo el mundo con la saga del mago, que hay muchísimos lectores repartidos por todo el mundo esperando la continuidad de su escritura. La edición de Salamandra será la que se lance a todo el mercado de habla española, como ha confirmado la editorial en su comunicado. Como sabéis, el primer libro de Harry Potter tuvo problemas para ser publicado, como suele suceder con otras obras de éxito. Entonces, Salamandra confió en la autora y ahora la autora ha querido agradecerlo confiándole este lanzamiento que tendrá éxito seguro y que esperamos tenga también calidad.

sábado, 28 de abril de 2012

John Adams, Muñoz Molina y Miss Liberty

Como si formaran un bucle, estos días finales de abril estoy repasando las cosas que aprendí cuando estudiaba Historia de América en la universidad. Y añadiendo otras que recién he aprendido por medios muy diversos: una serie de televisión, las charlas con mi hijo, algunos artículos de Internet...
La serie de televisión se llama "John Adams" y recrea los primeros años de la historia de los Estados Unidos de América. La biografía de este personaje, que fue el segundo presidente, tras George Washington, muestra de forma certera el ambiente de aquellos años fundacionales, la lucha contra los ingleses, las rivalidades intracoloniales, la redacción de la Declaración de Independencia y la Constitución americanas, los primeros años de la diplomacia estadounidense en Europa. Maravillosos contrastes de formas de vida, vestimentas, hábitos culinarios y gustos, se observan entre aquel país emergente y las cortes europeas. Entra ellas mismas, las cortes europeas, se manifiestan las mismas diferencias: son mundos diferentes más separados de lo que a lo largo de la historia podemos apreciar. La serie es una genial forma de mostrarnos aspectos sociales, políticos y económicos que, de otra manera, no llegaríamos a apreciar con el simple estudio de los fenómenos. Como en tantas ocasiones, el cine, la imagen, tiene la fuerza expresiva que nos atrapa profundamente. Entre los personajes que en ella aparecen hay una constelación de nombres que conocemos, pero que se nos escapan en su exactitud: el propio George Washington, tan prudente y patriota; el futuro presidente Jefferson, con su mutación intelectual desde su posición de terrateniente ilustrado a revolucionario profrancés; secundarios de lujo, como el rey Jorge III o el economista político Hamilton, que tuvo la visión de entender cómo sería el futuro de las colonias unidas...Sobre todos ellos destaca la esposa de Adams, Abigail, una rara avis de estos momentos en los que las mujeres salían por la puerta de atrás. Su buen juicio, su inteligencia y su formación, lograda al amparo de la lectura de los textos sagrados, como todos aquellos puritanos que ocupan la cúspide intelectual de la época, llaman la atención y también cómo su opinión es tenida en cuenta y ensalzada.

(Ha nacido una rosa. Foto de C.L.B.)

En ese bucle del que he comenzado escribiendo, la idea de un gran país hacia el que arriban gente de toda condición, huidos de las desgracias y de las persecuciones, ya se viene expresando en los términos de aquella Constitución. Antonio Muñoz Molina, que vive en Estados Unidos desde hace años, escribe también estos días en su blog personal, algo que está muy relacionado con todo aquello que he visto en la serie y sobre lo que he reflexionado, en este texto que titula Finisterre:

La bicicleta multiplica el alcance de los paseos. Llegar caminando por la orilla del Hudson desde mi casa hasta la punta sur de la isla me cuesta algo más de dos horas. En treinta minutos he llegado esta mañana a Battery Park, a la explanada junto a la cual se toma el ferry que va a la estatua de la Libertad. Hoy hacía una mañana de niebla y llovizna ligera y el camino estaba casi deshabitado. La tranquilidad de no tener que ir sorteando a la gente y los otros ciclistas me permitía mirar con más atención: a un lado, la anchura agrisada del río; al otro, los edificios de Riverside Drive, y más abajo los grandes almacenes portuarios, las torres de cristal, algunas de extraordinaria belleza, que brotaron en los años de prosperidad sobre los tejados de Chelsea -dos de ellas, las que más me gustan, creo que son de Richard Meier. Cuando más se avanza hacia el sur más intenso se vuelve el olor del océano, traido por un viento contra el que a ratos me cuesta pedalear. Todo se ensancha de pronto y la bruma agranda las distancias: intuye uno de golpe la presencia inmensa del mar. Al fondo, la ruta por la que entraban los transatlánticos. Nítidas en la lejanía, diminutas, la estatua de la Libertad, los torreones de Ellis Island, donde se hacinaban los emigrantes recién llegados de Europa, los pobres, los hambrientos, los fugitivos, los expulsados, los que nadie quería.

En momentos de tanta turbación como éstos, quizá no venga mal recordar el espíritu fundacional de los Estados Unidos, la lucha por la independencia y la libertad tal y como la entendieron los padres fundadores y todos aquellos que creyeron firmemente en que tenían razón y, por ello, iban a vencer no solamente en las guerras, sino en la paz. Los fundamentos de la Democracia con mayúsculas y aplicada a la modernidad, se encuentran en aquellas reuniones en las que los notables de las trece colonias (granjeros, profesores, pastores de religiones diversas, militares, abogados...) debatían hasta la extenuación en torno a los conceptos políticos que desembocaban en la palabra Libertad. La Libertad que, en forma de estatua con cuerpo de mujer nos espera al pie de la ciudad de Nueva York.

viernes, 27 de abril de 2012

El viaje de Mina

El mundo entero a través de un ojo de buey, uno cualquiera del buque Oronsay en travesía de Ceilán a Inglaterra en 1954, le gustaría creer al lector que con el niño Michael (Mina) Ondaatje a bordo —pese a que el autor desmiente que su novela sea autobiográfica—, pues ese mismo fue el viaje que el autor de la celebradísima novela El paciente inglés (1992) —que, por cierto, ni siquiera se nombra ni en la solapa biográfica ni en la nota Sobre el autor del volumen— hizo también a los 11 años, un viaje que su último libro idealiza y convierte en una novela de aprendizaje en toda regla, con fuertes dosis de relato de aventuras y homenajes y guiños a autores y géneros que el autor leyó en su adolescencia, de Joseph Conrad en Juventud o El corazón de las tinieblas a buena parte de la obra de Dickens, de la narrativa de aventuras juveniles de Mark Twain a Robert Louis Stevenson y Julio Verne, de Agatha Christie a William Faulkner, en algún que otro sucinto monólogo febril que evoca espacio y tiempo en apenas un instante, o a Rudyard Kipling, al fin y al cabo Ondaatje, desde su western personal Las obras completas de Billy el Niño (1970), siempre ha querido jugar con los géneros.

El viaje de Mina —cuyo título original, The Cat’s Table, encierra una metáfora de la marginación que su traducción pierde— se convierte en su vuelta al paraíso perdido de la infancia en 21 días, con Michael Ondaatje disfrazado de Phileas Fogg y Fogg disfrazado de Mina, el narrador que, recordando su viaje iniciático, en ocasiones es Oliver Twist o Tom Sawyer, entre la orfandad y la picaresca, y a veces uno de Los tres investigadores juveniles de Robert Arthur o de un todavía mocoso Hercule Poirot, entre el despertar del sexo y varios crímenes no esclarecidos que convierten el barco en una nueva nave de los locos por cuyas cubiertas deambulan personajes estrafalarios, como el decadente pianista Mazzapa, que susurra letras de Billie Holliday, Hastie el tahúr (Mina imaginaba la lucha de clases escenificada en una partida de bridge), el magnate hidrófobo sir Hector de Silva, un convicto llamado Niemeyer que arrastra sus cadenas como un penitente de alta mar, la enigmática señorita Lasqueti, protagonista de uno de los más jugosos aventis con un anticuario gringo en una villa medicea (que tiene ecos de Risa en la oscuridad de Nabokov) o los dos amigos del alma del narrador, sus compañeros de correrías, el asmático Ramadhin y el rebelde Cassius, con Emily, oscuro objeto del deseo, en medio y todos ellos, de un modo u otro, fugaces maestros de la educación sentimental de Mina (“en aquel viaje toda una educación nos estaba esperando”, “fue el primer retrato mío que recuerdo. Alguien sólo formado a medias, que no había llegado aún a ser nadie ni nada”), que emula a Hans Castorp escuchando tantas voces cruzadas en el sanatorio de La montaña mágica, novela que el narrador cuenta, con sutil ironía, que “siempre llevaba consigo” Perinetta Lasqueti…, “pero nadie la vio nunca leerla”.

Primorosamente escrita, en episodios plausibles que se suceden con la parsimonia de las olas del mar y con lo mejor del Ondaatje poeta puesto al servicio de su prosa plástica (“estaba acostumbrado al exuberante caos del mercado de Pettah, al olor de la tela de sarong al ser extendida, al fruto de los mangostanes, y a libros en rústica empapados por la lluvia en un puesto al aire libre”), y henchida de imágenes que la traducción ha sabido encarecer (“tejiendo un retrato de todos nosotros con lanas de distintos colores”), El viaje de Mina es asimismo el recuerdo imaginario del despertar de la vocación literaria de Ondaatje (y resulta curioso que, en Leer y escribir, V. S. Naipaul, con el que tanto en común tiene nuestro autor, confiese “tenía once años cuando me invadió el deseo de ser escritor”), no en vano el artista se autorretrata al final, de regreso a la madurez desde la que escribe, como un novelista reputado evocando su juventud de curioso impertinente, cuando anotaba en un cuaderno escolar conversaciones oídas a lo largo del día y leía novelas en los trayectos de tren. Inundada de nostalgia, esta última novela de Ondaatje también es un magnífico diario de invierno en el que se consigna qué hermosa fue la magia de la niñez, qué pureza tenía entonces la amistad, qué pronto se está haciendo cada vez más tarde y cómo se vienen el desengaño y el declive, tan callando.
Aventuras en un vodevil conmovedor llenan las páginas de este diario del artista seriamente comprometido con la excelencia de su oficio, mientras la orquesta del buque, “con su habitual uniforme de color ciruela”, toca valses en la cubierta. E la nave va…

(Reseña escrita por Javier Aparicio Maydeu. Blogs de El País, 21 de abril de 2012)

jueves, 26 de abril de 2012

065065

Cuando, en septiembre de 2009, inicié este blog, no pensé que fuera a tener la continuidad asegurada. Al fin y al cabo, escribir casi todos los días, traer noticias, libros, autores, es cosa que requiere dedicación y perseverancia. Así que es un motivo de alegría para mí el haber llegado a la cifra mágica y capicúa de visitas que aparece en el título de esta entrada. Hay un espacio en Internet en el que las cosas que nos ocurren con respecto al programa cultural o la biblioteca del Instituto puede ser conocido por la gente. También hay otras bibliotecas, páginas de autores, periódicos y revistas, a los que podemos llegar a través del blog. Así he podido conocer el trabajo que hacen muchos profesores en el campo de la animación y el fomento de la lectura. Es una tarea lenta pero que, si es firme y se cree en ella, quizá algún día tenga mayores recompensas, en forma de muchas personas que lo visiten, lean, comenten y recomienden.

miércoles, 25 de abril de 2012

Un cestillo de libros

La cosecha de 2011 ha traído un manojo de libros que quizá te suenen, conozcas o hayas leído. He aquí algunos de esos títulos y autores que merece la pena conocer:

El ruido de las cosas al caer de Juan Gabriel Gásquez. Premio Alfaguara de Novela

El jardín olvidado de Kate Morton, Editorial Suma de Letras

Pájaro sin vuelo, de Luis Mateo Díez. Alfaguara

El bolígrafo de gel verde, de Eloy Moreno. Espasa

Sukkwan Island, de David Vann. Ediciones Alfabia

En el país de la nube blanca, de Sarah Lark. Ediciones B

Un crimen en Calcuta. Paul Theroux. Alfaguara

Un incendio invisible de Sara Mesa. Premio Málaga de Novela. Ed. Fundación JM Lara

El bebedor de lágrimas de Ray Lóriga. Alfaguara

La mano invisible de Isaac Rosa. Seix Barral. Biblioteca Breve

Daisy Sisters de Henning Mankell. Tusquets. 

jueves, 19 de abril de 2012

"Esta noche no hay luna llena" de Care Santos

La nueva obra de Care Santos (Mataró, 1970) tiene título y está en las librerías: "Esta noche no hay luna llena". El título nos trae reminiscencias misteriosas, aires de magia... Los libros para jóvenes de esta autora tienen mucho éxito y hay un gran número de lectores que los siguen y comentan. Su libro anterior, "Habitaciones cerradas" se convirtió en un acontecimiento editorial en distintos países. Especializada en literatura para jóvenes (algo tan difícil, pues se dirige a un público muy variado, que todavía no tiene un gusto concreto y que hay que acercar a la lectura por medio de libros que les lleguen), Care Santos es también crítica literaria y puede ser considerada como una niña precoz, pues, como tantos otros autores, tuvo siempre clara su vocación y escribe desde muy pequeña. Escribe cuentos, relatos, novelas, novelas breves, e incluso obras dirigidas al público infantil, mucho más complicado todavía que el de los jóvenes o adolescentes. Ha recibido numerosos premios, del que destacamos el Premio Barco de Vapor en el año 2009 por su libro "Se vende mamá", en el que un niño pone en venta a su madre a través de la página de Internet EBay, lo que indica que los argumentos de Care Santos están muy enraizados en el mundo actual y en su dinámica, lo que quizá sea parte de su éxito como escritora, además de su imagen tan cercana y que irradia energía positiva.
Su nueva obra, editada por SM, tiene como protagonista a Abel, que tiene diecisiete años y se ha enamorado, lo que confiere, sin duda, un elemento de identificación e interés que hará posible que el libro llegue al mundo de los jóvenes de esa edad con mayor fuerza que cualquier otra circunstancia, pues ya sabemos que el amor es el motor de la vida de los hombres y que, en esas edades, están comenzando a vivirse sentimientos que marcarán el universo de las personas.

En Internet podéis encontrar muchas reseñas sobre el libro pero a mí me ha gustado especialmente la que nos ofrece El Tiramilla, página de literatura juvenil que siempre seguimos, por el acierto de su selección y lo atinado de sus comentarios. Así que, podéis entrar en la web de Care, que está aquí enlazada, visitar después El Tiramilla, para conocer mejor de qué va este libro y, por último pero no menos importante (lo fundamental diría yo) podéis leer el libro, sumergiros en su lectura y entrar en ese mundo que la autora dibuja y nos ofrece.

Espero que os guste.
 

lunes, 16 de abril de 2012

"La civilización del espectáculo" de Mario Vargas Llosa

(Tomado de Blog de Libros, escrito por la habitual bloguera Mariana)

En su más reciente libro, el Premio Nobel peruano Mario Vargas Llosa analiza cómo el abandono de las artes y la literatura, el éxito del periodismo amarillista y la superficialidad de la política son síntomas de un profundo mal que aqueja a la sociedad de nuestros días: la idea temeraria de convertir en bien supremo nuestra natural propensión a divertirnos. Vivimos, pues, en La civilización del espectáculo.
«La cultura, en el sentido que tradicionalmente se ha dado a este vocablo, está en nuestros días a punto de desaparecer». Así como en el pasado, la cultura fue como una conciencia que impedía dar la espalda a la realidad, ahora actúa como mecanismo de distracción y entretenimiento. Los intelectuales, cuyas figuras estructuraron el siglo pasado, hoy están ausentes del debate público. Su repercusión en la sociedad es mínima, más allá de que aún se los encuentre firmando manifiestos o participando en polémicas. Conscientes de esta situación, muchos han optado por el discreto silencio.
Pero Vargas Llosa no se conforma, y entrega esta dura radiografía de nuestro tiempo y nuestra cultura. «Este pequeño ensayo no aspira a abultar el elevado número de interpretaciones sobre la cultura contemporánea, sólo a dejar constancia de la metamorfosis que ha experimentado lo que se entendía aún por cultura cuando mi generación entró a la escuela o a la universidad y la abigarrada materia que la ha sustituido, una impostura que parece haberse realizado con facilidad, en la aquiescencia general.»
Ganador de los más importantes premios de la literatura, como el Planeta, el Cervantes, el Príncipe de Asturias y el Premio Nobel de Literatura 2010, de este mismo autor hemos reseñado varias de sus obras, como por ejemplo Lituma en los Andes, Conversación en La Catedral, El sueño del celta y El paraíso en la otra esquina.

(El libro es muy interesante, como podéis ver por la reseña que le ha dedicado Blog de Libros. Está ya en nuestra biblioteca, a vuestra disposición por si queréis leerlo. Seguro que sí)


sábado, 14 de abril de 2012

El alfabeto de los pájaros

Nuria Barrios ha escrito esta novela, editada en Booket: Nix tiene seis años, ha nacido en China y es adoptada. Quiere mucho a su familia, pero el dolor del abandono, al que ella no sabe dar nombre, la atormenta. Sólo las historias que inventa su madre la alivian, apaciguan su ira y su desconcierto. Pero el dolor siempre regresa.

El libro está encabezado por la cita de Kafka: "todo lo que es posible, ocurre" y con la dedicatoria: Para las madres verdaderas.

Se trata de un libro interesante para jóvenes y mayores, porque la adopción es un fenómeno que está teniendo mucha intensidad en los últimos tiempos y que genera distintas perspectivas de enfoque, según sea el escolar, el familiar, el de las relaciones con los amigos, la búsqueda de la propia identidad, etc. Seguramente los adolescentes sean los mejores destinatarios de esta obra que quiere resaltar el poder de la imaginación para ayudar a ver los problemas con una mirada positiva.

De paso, puedes entrar en La Adopteca, una base de datos donde se recogen muchos libros que hablan de la adopción.

viernes, 13 de abril de 2012

Mapp y Lucía

Retrato de E. F. Benson
Sinopsis de la obra:

Emmeline Lucas, conocida universalmente por sus amigos como Lucía, reina de Riseholme, es una archiesnob del más alto nivel. Cuando en sus vacaciones alquila una casita junto al mar, cree que ya nadie podrá hacerle sombra, hasta que se cruza en su camino Miss Elizabeth Mapp, figura central de la vida social del pequeño villorrio de Tilling.

Es un libro de Impedimenta, escrito por E. F. Benson y traducido por José C. Valdés, que también ha realizado el prólogo.

Sobre el autor, tenemos estos datos:
Edward Frederic Benson nació en Wellington College (Berkshire, Inglaterra) en 1867. Fue hijo del director de escuela, y más tarde Arzobispo de Canterbury, Edward White Benson, y de Mary Sidgwick Benson («Minnie»), descrita por William Gladstone como «la mujer más brillante de Europa». A la muerte de su marido, Minnie formaría un «matrimonio de Boston» con Lucy Tait, hija del anterior Arzobispo de Canterbury. Benson fue hermano de una estirpe de escritores: A. C. Benson, Robert Hugh Benson y Margaret Benson, que además fue egiptóloga. Se afirma que los tres hermanos eran homosexuales, incluido E. F. Benson; de hecho, ninguno de ellos se casó. Tuvo otros dos hermanos que murieron jóvenes. En su juventud, E. F. Benson fue un excelente atleta y representó a Inglaterra en diversos campeonatos internacionales en la modalidad de patinaje artístico. Asimismo, fue un precoz y prolífico escritor, y publicó su primer libro cuando todavía era un estudiante. Aunque a él le gustaba considerarse un escritor de relatos de terror, hoy es conocido principalmente por su famosísima serie de novelas protagonizadas por las dos heroínas de la muy british burguesía rural, Elizabeth Mapp y Emmeline «Lucía» Lucas, Mapp y Lucía, que escribió ya a edad bastante avanzada y que constituyen uno de los ejemplos más notables de comedia social inglesa de la primera parte del siglo XX. La serie consiste en seis novelas, Reina Lucía (1920), Miss Mapp (1922), Lucia in London (1927), Mapp and Lucia (1931), Lucia’s Progress (1935) y Trouble for Lucia (1939), además de dos historias cortas, «The Male Impersonator», que tradicionalmente aparece como apéndice a la novela Miss Mapp, y «Desirable Residences». Benson, escritor victoriano, como M. R. James, es muy conocido también por sus historias de fantasmas, las cuales aparecen frecuentemente en antologías del género. En ellas, Benson evita los típicos escenarios góticos, buscando ámbitos más cotidianos. Cabe reseñar «La confesión de Charles Linkworth», «El terror nocturno» o «Un cuento sobre una casa vacía». E. F. Benson murió en Londres en 1940.     




jueves, 12 de abril de 2012

Paraísos de papel

Hoy he recorrido dos librerías. Una de ellas, pequeña y de pueblo. La otra, una grande y en el barrio más comercial de la ciudad. Que fue mi barrio durante un tiempo y la calle que paseaba arriba y abajo con mis amigas de entonces.

Recorrer una librería tiene el encanto de lo imprevisto. No sabes qué vas a encontrar y qué te va a llamar la atención. En la librería grande había un expositor para llevárselo entero. Títulos y títulos desconocidos, algunos de editoriales fuertes, otros de editoriales casi desconocidas. Libros de serie A y de serie B, pero todos ellos apetecibles, con portadas maravillosas y títulos atrayentes. Un expositor lleno de libros que no has leído es el espectáculo más extraordinario. Cuando no tenía dinero para comprar libros ya recorría las librerías de mi pueblo-ciudad: La librería Bozano, la librería Piorno...o aquellas otras de Cádiz, que estaban cerca de la Escuela de Magisterio o del Colegio Universitario y que tenían novedades que solamente podíamos ver a través de los cristales de los estantes.

Hubo un tiempo en el que la caza de algunos libros fue una obsesión. Cuando estudiaba la especialidad de Arte, en la Facultad de Geografía e Historia de Sevilla, llegar al Laboratorio de Arte y encontrar el libro exacto que te serviría para preparar la asignatura en cuestión, era una odisea. Mis amigas inseparables de aquellos años (Enriqueta Gómez y Ana Gómez) recordarían, si leyeran este blog, que no es el caso, la búsqueda de una monografía de Egon Schiele o de Munch. Inenarrable ese momento en el que, hallado el libro, había que conservarlo durante el descanso del bocadillo en el mediodía, camuflado para que nadie pudiera arrebatártelo.
Hoy he visto, en esas dos librerías, al menos doce libros que quisiera leer. Títulos expresivos, un autor o autora al que sigues, unas primeras líneas atrayentes...cualquiera de estos motivos puede estar en el deseo de la lectura. Cuánta imaginación en todas estas páginas, en estos títulos que no se repiten, en estos dibujos, fotografías, que llenan las portadas. Quisiera pensar que el amor a los libros se transmite de profesor a alumno pero, lo que sí es seguro es que se transmite de padres a hijos, de madres a hijas, de madre a hijo... Lo sé.

Y aquí tenéis la reseña de uno de los libros que me ha gustado mirar y que voy a leer próximamente. Creo que también os gustará:

Para Aurélie Bredin, una joven y atractiva cocinera, las casualidades no existen, está segura de ello. Regenta, desde hace algún tiempo, el restaurante de la familia, Le Temps des Cerises, un pequeño local con manteles de cuadraditos blancos y rojos en la calle Princesse, a dos pasos del Boulevard Saint-Germain. En ese restaurante, el padre de Aurélie conquistó el corazón de su futura mujer gracias a su famoso menu d'amour.
Y es allí, siempre rodeada del perfume del chocolate y la canela, donde Aurélie ha crecido y ha encontrado consuelo en los momentos difíciles.
Pero ahora, después de un desengaño amoroso, ni siquiera su incurable optimismo y la acogedora calidez de la cocina de su infancia consiguen consolarla.
Una tarde, más triste que nunca, se refugia en una librería. Allí encuentra casualmente una novela titulada La sonrisa de las mujeres. Intrigada, comienza a leerla y descubre un pasaje del libro en el que aparece ella misma y su restaurante. Sorprendida por este regalo inesperado, decide contactar con el autor para darle las gracias. Pero la tarea es todo menos fácil. Cada intento de conocer al escritor —un misterioso y esquivo inglés— es torpedeado por André, el editor que ha publicado la novela. Aurélie no desfallece y cuando finalmente lo consigue, el encuentro será muy distinto de lo que se esperaba. Más romántico y nada casual.
Con pluma fresca, ligera y llena de pasión, Nicolas Barreau mezcla amor, un poco de misterio, el encanto de Paris y la sensualidad de la cocina para regalarnos una historia tierna que alimenta y da calor al corazón.

El libro se llama "La sonrisa de las mujeres" y su autor es Nicolas Barreau (París, 1980). 

jueves, 5 de abril de 2012

Cine y lectura

Estos días medio grises, con la lluvia a punto de saltar a cada paso, invitan a la lectura si no eres demasiado capillita y prefieres recorrer la ciudad con tu paragüas por si ocurriese, de pronto, el milagro de una salida procesional. Pero hay algo que todavía te adormece mejor en este paisaje que parece otoño, con la luz difusa de los momentos de cambio: el cine. No sé quién dijo que la televisión acabaría con el cine y se equivocó tanto. No solamente no ha acabado sino que nos lo trae a nuestra casa de una manera tan sencilla y tan placentera. Estar en tu salón contemplando esa película que, justamente en ese momento te apetece ver, es algo grandioso. El cine te distrae y no te obliga tanto como el libro. Y, a veces, ese libro es la base de la película, creándose verdaderas obras maestras, que pueden hacerte olvidar el papel impreso. Se dice que una película no puede superar un buen libro, pero hay matices. Porque, en otras ocasiones, es la película la que termina comiéndose el libro, dando forma a los personajes, creando espacios y paisajes, inseparables ya de la lectura. Esa asombrosa simbiosis ocurre y nos obliga a pensar en imágenes lo que aparece en el libro. Es difícil que alguien ponga en la pantalla la cara y los gestos de aquellos personajes que nos son tan cercanos, pero no es imposible y entonces nunca más leeremos ese libro sin tenerlos presentes. Cine y literatura, esas dos formas de mirarnos hacia dentro, de dejar a un lado la soledad, de encontrarnos con lo que somos y no recordamos a veces.



miércoles, 4 de abril de 2012

El dibujante que hablaba sin palabras

Ayer murió Antonio Mingote. Nacido en Sitges (Barcelona), Ángel Antonio Mingote Barrachina, que tal era su nombre completo, vio la luz en 1919 y ha muerto, por tanto, con 93 espléndidos años, durante los que  ha trabajado y se ha interesado por el mundo hasta el último momento. La biografía de Mingote, que he repasado ahora en todos los medios que hablan de su persona, me ha parecido siempre emocionante. Su amplísimo bagaje, su cultura enciclopédica, su deseo de aprender de todo y de todos, hasta ese pasaje increíble en el que el amor llama a su puerta, cuando ya había traspasado los 40, en forma de secretaria de Edgar Neville, su querida Isabel que lo ha acompañado hasta el final. En 2009 se publicó una extensísima entrevista en ABC, su periódico desde hacía más de cincuenta años, en la que aparecían intactos su sentido del humor, su fina ironía y su originalidad de pensamiento. Por esa originalidad, no exenta de escepticismo y plagada de humildad, es por lo que yo siempre he considerado a Mingote un verdadero intelectual. En estos años, en los que se llama "intelectual" a cualquiera (por lo que incluso habría que rescatar ese aire peyorativo que el concepto tenía en sus orígenes), Mingote sí respondía a lo que para mí es un intelectual, alguien que crea su propio espacio vital, su propia visión del mundo, partiendo de una amplia formación pero sin mimetizarse en la moda o en los lugares comunes.
Mingote forma parte, además, de esa honrosa tradición de dibujantes y de periodistas gráficos que dan lustre y prestigio a la prensa de nuestro país, tan necesitada de espíritus libres y de ideas propias.
Su obra cumbre fue, quizás, el Quijote ilustrado que publicó en edición magnífica el Círculo de Lectores hace unos años y que tengo aquí cerca, en mi propia biblioteca.

martes, 3 de abril de 2012

Efemérides

02 abril 2012

Día internacional del libro infantil 2012

Desde 1967, el 2 de abril, coincidiendo con la fecha del nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen, el IBBY promueve la celebración del Día Internacional del Libro Infantil con el fin de promocionar los buenos libros infantiles y juveniles y la lectura entre los más jóvenes.

Cada año una sección nacional del IBBY patrocina el Día del Libro Infantil y selecciona un escritor representativo y un reconocido ilustrador para que elaboren el mensaje dirigido a todos los niños y el cartel que se distribuye por todo el mundo.
Este año, la sección encargada ha sido México. El cartel ha sido ilustrado por Juan Gedovius;y el mensaje con el lema Había una vez un cuento que contaba el mundo entero ha sido escrito por Francisco Hinojosa.

Hay un montón de actividades en torno a este día en colegios, bibliotecas, etc.