lunes, 10 de diciembre de 2012

Elvira Lindo, gracias

Gracias, Elvira.
He pasado unos días de acompañante en un hospital. Algunas horas han pasado más rápidas porque las dediqué a leer "Mejor Manolo". Durante el tiempo que duró su lectura estuve riendo y descansando la mente de pensar en la enfermedad. 
Las literas que no había forma de montar, el fallido viaje en busca del disfraz de Lady Gaga, las 
aficiones modisteriles del Orejones López, el cumpleaños de Chirli y tantas otras situaciones cotidianas por las que pasó Manolito, mejor, Manolo, son estupendas para evadirse de los pensamientos tristes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realiza tu comentario dentro del respeto y la corrección.