jueves, 11 de octubre de 2012

Digo poesía

Parece que la poesía es algo tan minoritario que pasamos los días sin asomarnos a ella. Puede ser. Cuando yo era pequeña, sin que nadie me lo impusiera ni me lo indicara, me gustaba muchísimo recitar en alta voz. En realidad, yo quería ser actriz, o cantante, o las dos cosas. Y actriz de teatro, no solamente de cine. Hice teatro en mi juventud durante algunos años y, por supuesto, también en el colegio, de niña. Algo tendrá que ver con esta afición el hecho de que me gusten tantísimo los discursos. La palabra, en suma, dicha de la mejor forma posible, para que brille y se luzca, con el tono apropiado, con el énfasis preciso.
Pero yo hablaba de poesía y lo hacía al hilo de un libro que acabo de encontrarme en mi biblioteca personal. Es una selección de poesía a cargo del poeta y profesor Carmelo Guillén Acosta. Recoge poetas y poemas entre los años 1935 y 2000. Está publicado en la colección Novelas y Cuentos de la editorial Casals, en 2003.
Lo leeré estos días y traeré aquí algunos de los poemas que más me gustan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realiza tu comentario dentro del respeto y la corrección.