domingo, 13 de mayo de 2012

Lazos amarillos por Santa Catalina

Cuando yo estudiaba Arte en la Universidad de Sevilla tuve la suerte de conocer y convertirme en inseparable de dos chicas, Ana María Gómez Díaz, de Sanlúcar de Barrameda, hoy reputada escritora e historiadora, y Enriqueta Gómez León, de Sevilla, descendiente de Aníbal González y estudiosa de archivos en la actualidad. Ana sabía muchísimo de arte contemporáneo y Enri tenía una gran biblioteca de su suegro, el escritor Manuel Ferrand. Estos días he recordado nuestras andanzas tras enterarme de la lucha de colectivos civiles, artistas y periodistas interesados en la conservación del patrimonio cultural y artístico, por lograr la restauración de la Iglesia de Santa Catalina, situada en la Plaza de Ponce de León, y que está a punto de derrumbarse. Santa Catalina es una iglesia gótico-mudéjar construida en el siglo XIV sobre la antigua mezquita, de la que conserva parte del mihrab y el alminar. Las naves interiores están apuntaladas, las capillas laterales se han tapiado, lo que impide respirar a las obras de arte que hay en ellas. Se restauró la cubierta pero todo lo demás está prácticamente en ruinas. Desde hace ocho años está cerrada al culto y las hermandades que en ella tienen sede han tenido que trasladarse a San Román. Creo que no somos conscientes de la importancia que tiene mantener un patrimonio cultural y artístico como el nuestro en buen estado, de manera que concite la atracción necesaria para un turismo de calidad que nos va a resultar muy conveniente desde el punto de vista económico y también para que nosotros mismos conozcamos y nos sintamos orgullosos de lo que somos y hemos sido. Una pena.
El día 18 hay una concentración a la puerta de la iglesia a las ocho de la tarde. Si consideras que merece la pena conservar y mantener las maravillas artísticas que hemos recibido de nuestros antepasados, no lo dudes, participa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realiza tu comentario dentro del respeto y la corrección.