domingo, 26 de febrero de 2012

Un escritor andaluz

Mi amigo Ángel Vela, escritor y trianero ejerciente, me avisa por correo electrónico de la muerte de Manolo Barrios, Manuel Barrios: "siento decirte que este mismo mediodía ha muerto nuestro admirado Manolo Barrios". Después de eso, otros escritores y articulistas se han hecho eco de su fallecimiento, destacando todos el papel central que jugó Barrios como luchador antifranquista y el legado de sus libros, muchos de ellos dedicados a lo que conocemos como "cultura andaluza". Me fascinó, cuando lo leí, su libro "Gitanos, moriscos y cante flamenco". Abrió una puerta de posibilidades con este libro que todavía no se ha cerrado y que espera mayores investigaciones y más búsquedas. También se destaca tras su muerte que no recibió honores, ni medallas ni recompensas oficiales. Precisamente ha muerto en las vísperas de la entrega de las medallas del Día de Andalucía, que nunca tuvo en su poder. Pero no ha podido ser.
Manuel Barrios nació en San Fernando, mi tierra, en 1924. Ha vivido, pues, hasta casi los 88 años. Una vida larga, prolífica y creativa. Narrador, periodista de prensa escrita y de radio, flamencólogo de gran formación, conocedor máximo de la historia de Andalucía, formó parte de ese grupo denominado "narraluces", escritores con vocación de dar a conocer la riqueza de Andalucía más allá de los tópicos. A pesar de su edad, en el momento de su muerte se encontraba trabajando nada menos que en tres libros, uno de ellos dedicado a la Constitución de Cádiz. Aunque vivió en Sevilla desde muy joven, siempre conservó la querencia y el arraigo con su tierra. En el mundo del flamenco era muy admirado y seguido, sobre todo por aquellos que, lejos de interpretaciones raciales, han buscado ahondar en el conocimiento más amplio de este arte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realiza tu comentario dentro del respeto y la corrección.