martes, 28 de junio de 2011

Abiertos por vacaciones

Biblionéstor se toma vacaciones por segundo año, porque este es el segundo curso en el que estamos con vosotros. Como dije el curso pasado, quizá algún día del verano me asome por aquí y os cuente algo. Eso será porque hay algo que contar y alguien que se acerque a leer esto.
En todo caso, hemos cerrado nuestra biblioteca y este blog al tiempo que el curso escolar. Lo que no quiere decir que no sigamos entre libros y entre lecturas: el verano es el tiempo propicio para ello. Pero será de otra forma y con otro paisaje. Algunos de esos libros que en el verano tendremos a la mano verán, seguramente, la luz en las entradas de este blog en el curso que viene.
Hasta entonces, seguid leyendo. Y a mis niños (ya saben quiénes son): poned buena música flamenca de fondo para leer los mejores poemas a compás.


miércoles, 22 de junio de 2011

Vosotros

Está llegando el tiempo de cerrar este capítulo. Un nuevo curso escolar termina. Como se deshojan las páginas de un calendario, así los días de colegio están llegando a su fin. El próximo curso escolar habrá niños nuevos en las aulas y también profesores nuevos que vendrán al Instituto. Un sinfín de proyectos saldrán de nuestra imaginación. Algunos se realizarán y otros quedarán ahí, en el armario de la memoria. En ese armario guardamos, sin que se estropeen y sin que cojan polvo, todos esos nombres y esos rostros que forman el anuario sentimental del profesor.  Los niños que tuvimos en la escuela hace años no se olvidan nunca, siempre se van uniendo con los nuevos. Ahora, que no doy clases (y bien que lo echo de menos) me gusta pasear por los pasillos del Instituto y encontrarme con algunos alumnos a los que conozco por algo en concreto y a los que pregunto: ¿Cómo va la cosa? Y en sus respuestas hay muchas claves que sirven para entender el devenir del Instituto. Manolito Polvillo ha triunfado este año en Diversificación y el curso próximo seguro que va a ir también sobre ruedas. En otros tiempos, otros nombres de niños y otras imágenes formaban ese paisaje que nunca se borra. Ahora acabo de leer el mensaje que dejó en este blog Antonio Martínez, uno de mis alumnos del Parque Alcosa. Antonio era listísimo y muy simpático. No sé qué habrá estudiado ni qué habrá hecho pero estoy segura de que lo que haya emprendido tendrá éxito. Más allá en el tiempo hay otros nombres, como mi Lucy, o como Angelita Mateos o Dalida o Andrea. En fin, mejor será que busque por ahí algún libro que comentaros, antes de que la nostalgia haga de las suyas. Pero, ya os digo, es final de curso, tiempo de balances y tiempo de recuerdos. No sé cómo hay gente entre nosotros a la que no le gusta enseñar.

domingo, 19 de junio de 2011

Murallas de sal

Hace algunos meses trajimos a este blog el último libro publicado, hasta ahora, por Arturo Pérez Reverte, "El asedio", una recreación novelada del sitio de Cádiz por las tropas de Napoleón. Si has leído el libro y si no lo has leído, os comento ahora otro libro sobre el mismo tema, pero, en esta ocasión, no una novela, sino una investigación histórica. Lo que sucede es que una investigación histórica bien contada y bien documentada es tanto o más interesante que una novela histórica. Porque la realidad suele superar a la ficción y, porque, al fin y al cabo, lo que ocurrió nos atrae más que lo que pudo haber pasado. En este caso, os recomiendo, para estas vacaciones largas de verano que se avecinan ya, la lectura de un libro de Manuel Moreno Alonso, investigador e historiador, profesor de la Universidad de Sevilla.
El libro que os refiero se llama "La verdadera historia del asedio napoleónico de Cádiz, 1810-1812. Una historia humana de la guerra de la independencia". Como la obra de Pérez Reverte, el libro trata de los hechos acaecidos en Cádiz y en la Real Isla de León con ocasión del intento de conquista por parte del invasor francés. Así relata el propio autor el contenido de este libro:
El asedio de Cádiz, el más largo de las campañas napoleónicas, condicionó toda la Guerra de la Independencia entre 1810 y 1812. Fue una larguísima batalla –continua, rutinaria, inacabable, desesperante, de gran desgaste– de treinta meses de duración, que resultó fundamental para el desenlace de la lucha y para el destino político de España. Por sus repercusiones militares y políticas, el fracaso del asalto francés a Cádiz es una de las acciones más trascendentes durante la contienda en la Península. Ninguna otra tuvo tan grandes consecuencias. No cabe duda de que, de haber conseguido los atacantes sus objetivos, la guerra habría llegado a su fin, y la historia de España habría sido muy diferente. A lo largo de todas las guerras napoleónicas no ocurrió nada com - parable al asedio de Cádiz. Es decir, el sitio de una ciudad, defendida perfectamente de acuerdo con las máximas del Arte de la Guerra, en cuyo baluarte se hizo fuerte el Gobierno nacional. Y al mismo tiempo y, por vez primera, se hizo visible la representación de toda la nación, pues, durante tan prolongado asedio, la ciudad de Cádiz se convirtió ante los europeos en el boulevard de la liberté, en palabras del abate de Pradt. Sin embargo, con el transcurso del tiempo, el significado de aquel asedio y su trascendencia se fue borrando de la memoria frente a otros hechos que hoy resultan más conocidos. Esta es la historia que se cuenta en este libro.

El recuerdo de la guerra de la independencia, del asedio napoleónico, de la lucha contra el francés, de los postulados liberales que allí se defendieron y se exportaron a América, así como todo lo que tiene que ver con la Constitución liberal de 1812 y las reuniones de las Cortes, siguen presentes en la historia, el legado cultural y la vida de Cádiz y de la Isla de León, extremos oriental y occidental de una misma isla, la Isla Gaditana. En la Isla, los chiquillos hemos jugado siempre en los fuertes, restos de construcciones de la época de la guerra, insertos en el laberinto de caños, esteros y salinas que resultaron tan útiles para luchar contra el francés. En el flamenco de Cádiz, verdadero muestrario de las raíces contemporáneas de la zona, está reflejada la influencia de los sones de esta época, momento en el que se empiezan a diferenciar del folklore determinados cantes. Así, el libro de Manuel Moreno Alonso resultará de interés para aquellos que quieran acercarse a unos acontecimientos que decidieron el rumbo de nuestra historia, que bien pudo haber sido otra, a no ser por las murallitas de Cádiz y de La Isla, muchas de ellas hechas de sal y sapina.

sábado, 18 de junio de 2011

Quizá te guste leer...

He aquí algunas novedades que tenemos en la Biblioteca y que quizá te interesen:

Resurrección de Lea Tobery. Publicado por Ediciones B.

"Enma, a sus diecisiete años, ha vivido una experiencia cercana a la muerte. En ella no ha visto túneles luminosos ni nada parecido; en cambio, ha conocido a un ser fascinante, Ethan, con quien inmediatamente ha sentido una conexión especial, como si por fin hubiera encontrado a su alma gemela, al amor de su vida..."


Biografía de Manuel y Antonio Machado. Dos biografías paralelas. Escrito por Manuel Abad y publicado por Editorial Arguval.
Se trata de una biografía breve de ambos hermanos, de los que se traza, primero, un esbozo de su propia trayectoria y luego de la que compartieron, en torno a la producción teatral. Resulta interesante el paralelismo y también las divergencias entre ambos, mucho menores de lo que nos han podido hacer creer.

El refugio de la memoria de Tony Judt. Ediciones Taurus.
Se trata de una autobiografía escrita por el autor en los últimos meses de su vida cuando ya padecía una enfermedad degenerativa. Este escritor, periodista e historiador tiene una importante obra ensayística, pero este texto nos acerca su perfil más humano.

Una esposa de fiar de Robert Goolrick, de Salamandra. "Una gélida tarde de otoño, en una remota población de Wisconsin a principios del siglo pasado, un hombre maduro aguarda en el andén la llegada de una mujer. Se trata de Ralph Truitt, el personaje más poderoso del lugar, alguien envidiado, temido y profundamente solitario, que en su deseo de disponer de una mujer sencilla y honrada que lo acompañe en su mansión, en medio de la nada, ha puesto un anuncio solicitando "una esposa de fiar".

viernes, 17 de junio de 2011

No pierdas la esperanza

Aprender cosas

Artículo de Antonio Muñoz Molina en su web personal. 14 de junio de 2011.

Desde la ventana de la habitación del hotel se veía el mar inmenso de Cádiz: una horizontalidad que no cabe por el balcón, que no abarcan los ojos, tan poco acostumbrados, menos aún después de la espera tortuosa en el aeropuerto, de la estrechez del avión. El mar alivia el cansancio, la noche escasa de sueño, el madrugón inhumano. Pero más aún lo alivia el encuentro con la gente del congreso, personas sabias y entusiastas que hablan con pasión de las cosas que saben, las que están investigando, las que no están seguros de llegar a saber. No conocía a Manuel Lozano Leyva, físico nuclear que me cuenta la emoción de trabajar en los grandes aceleradores de partículas, ni a Ignacio Morgado, que esta mañana hizo una intervención magnífica sobre las zonas diversas del cerebro que rigen la racionalidad y las emociones, mostrando imágenes de resonancias magnética. A Javier Armentia, director del planetario de Pamplona, ya lo conocía: su conferencia ha versado sobre la consentida infección pública de las pseudociencias, los horóscopos, los programas de “misterios” que difunden la superstición, los calendarios mayas, las pulseras “magnéticas”. Javier es un ilustrado entre furioso y humorista que dirige la colección “¡Vaya timo!”, y que está reuniendo un archivo pavoroso de la tontería humana y la irresponsabilidad periodística.

Pero me gustaba mucho también la calidad del público: profesores de Instituto casi todos, profesores vocacionales de Matemáticas, de Biología, de Física y Química, que ya no aguantan más las banalidades y las jergas y las imposiciones de los comisarios políticos de la educación, que siguen queriendo transmitir contra viento y marea la maravilla de la curiosidad, la observación, el razonamiento, el asombro ante los misterios verdaderos de lo real. En un descanso para tomar café vuelvo a encontrarme a mi amigo Alfonso García Mota, compañero de instituto en Úbeda y de piso de estudiantes pobres en Granada, profesor de Química. Y un poco después me saluda con mucha cordialidad un científico que ha dirigido expediciones a la Antártida. No me explico cómo hay gente que se aburre en la vida.

miércoles, 15 de junio de 2011

Mi club de lectura

Ha muerto Lolichi, una de las vecinas de mi calle (mi calle es, siempre, para quien no lo sepa, la calle de mi infancia), alguien a quien hace mil años que no veo. La noticia me llega, cómo no, por correo electrónico, y me la da mi hermano David (a quien yo llamaría "el octavo hermano" si viviera en China). No sé si Lolichi formaba parte o no del club de lectura que teníamos en mi calle. Mis recuerdos no llegan a tanto y sé que ella perdió los suyos hace muchos años. Ese club de lectura era muy especial porque no tenía límite de edad y ni siquiera sabíamos que "eso que hacíamos" era propio de un club de lectura. En la tienda de Secundina, casi a la mitad de la calle (una calle larga, larguísima) se cambiaban las revistas (nuevas por nuevas, regulares por regulares, viejas por viejas). Por su parte, de casa en casa, a modo de biblioteca circulante, los libros se movían de mano en mano. A decir verdad, no solamente iban y venían los libros, sino también las recetas de cocina, las formas de hacer el punto de cruz o cualquier otro tipo de bordado, algunos periódicos (El Caso, El Diario de Cádiz, El Mirador de San Fernando...) y toda suerte de intercambios prácticos que servían para cualquier circunstancia de la vida (incluido el préstamo de trajes de madrina o de comunión)...y de chismes.
En ese club de lectura espontáneo los niños teníamos parte importantísima (y he aquí una de las pocas cosas en las que éramos importantes, porque en esa época todavía no habían llegado los tiempos de los "reyes de la casa") y, salvo leer por la mañana (algo que no estaba bien visto en las niñas) todo lo que fuera andar con tebeos, cuentos, libros, tenía la aprobación de nuestras madres. Los cuentos se prestaban mucho más que ahora. Las colecciones de tebeos para chicos que mi padre nos encargaba y encuadernaba, tenían, una vez leídas por nosotras, un largo trasiego de préstamos. También se prestaban las novelas de misterio, las colecciones de clásicos y los libros juveniles de más amplia tradición, entre ellos Mujercitas, que era muy estimado y, más tarde quizá, El Principito.
Tengo que reconocer que mi madre era el adulto más activo del club y que la pasión por la lectura nos ha venido de ella. También es verdad que la lectura diaria del periódico fue cosa siempre de mi padre, que llegaba con el ejemplar de cada día y lo dejaba encima de la mesa un minuto antes que las manos ávidas de quiénes querían ser los primeros en pasar sus páginas y conocer los titulares. Ese acto especial de abrir el periódico y ver qué aparece entre sus páginas todavía me emociona.
Alguien decía, o mucha gente, que los niños leen ahora menos que antes. Qué barbaridad. Leen más porque tienen más libros, porque los libros ya no son objetos raros o de culto. A lo mejor han perdido esa sensación única de recibir un libro nuevo, porque tienen tantos que eso ya no les llama la atención, pero, a cambio, hay muchos más lectores y muchos más libros, sin necesidad de recurrir a nuestro sistema de préstamos, que en mi calle se movía en una y otra dirección desde la casa de "enfrente" hasta la otra esquina, justo donde empezaba ya la plazoleta que conducía a la parroquia.

Confusión emocional

(Sobre "Alta tensión" de Harlan Coben, IV Premio Internacional de Novela Negra RBA)

47 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo es el balance de ventas de este maestro de la novela negra contemporánea. Sus libros han sido traducidos a más de 40 idiomas y su personaje central, Myron Bolitar, tiene su propia serie en la editorial RBA con títulos como Motivo de ruptura, Golpe de efecto, Tiempo muerto, Muerte en el hoyo 18, Un paso en falso...

Alta tensión es el primer libro de este escritor que llega a nuestra biblioteca, por eso lo reseñamos con una novedad que quizá lleve consigo el que nuestros lectores se sumen a esos millones que lo leen en todo el mundo. Harlan Coben tiene los premios más importantes que se conceden internacionalmente a la novela negra y esta obra, concretamente, ha obtenido el IV Premio Internacional de Novela Negra RBA. Harlan Coben es estadounidense, pues nació en New Jersey en 1962.

lunes, 13 de junio de 2011

El bosque de la sabiduría

Álex Rovira y Francesc Miralles son los autores de este libro "El bosque de la sabiduría" dirigido a los jóvenes lectores, muy adecuado, por ejemplo, para nuestros alumnos de los primeros cursos de la ESO.

¿De qué trata este libro que ha publicado Montena para Random House Mondadori?:

Sam tiene once años y está muy unido a su abuelo, con quien vive en una casa en la linde de un bosque profundo e inhóspito. A su muerte, el anciano le pide que persiga el sueño que ha guiado su vida: encontrar al misterioso Maestro del Bosque, una presencia fantasmal que habita más allá de los senderos del hombre. La leyenda asegura que el oscuro Maestro conoce todas las respuestas, pero también advierte que quien va en su busca morirá fulminado si no está preparado para el encuentro. Sam se internará en el Bosque Prohibido, donde le esperan toda clase de aventuras que le enseñarán los secretos del arte de vivir mientras busca a aquel que, ángel o demonio, conoce todas las respuestas.

El libro se abre con una cita de Byron: "Todo adiós debe ser breve, sobre todo cuando es para siempre" y va a gustar mucho a sus lectores, estamos seguros. Los distintos capítulos están iniciados todos ellos por diversas citas, incluso por refranes populares, que ponen el acento en lo que va a ocurrir en cada uno de ellos.

domingo, 12 de junio de 2011

Perdida en la estación

Sobre "Por favor, cuida de mamá" de Kyung-sook Shin. Grijalbo, Narrativa.

Park So-nyo, una humilde campesina, ha sido durante toda su vida una abnegada madre de familia, una mujer que siempre se ha sacrificado para dar una educación a sus hijos. Ahora, tras haberse perdido en la estación central de Seúl cuando iba a visitar a sus hijos a la ciudad, su búsqueda desesperada se convierte en un encendido elogio de los lazos familiares lleno de emoción. Una novela que cautivará a los lectores por su sencillez, sinceridad y la honestidad de su mensaje universal que ensalza la figura materna.

La autora de esta novela es la escritora de Corea del Sur Kyung-sook Shin, de gran prestigio en su país, donde ha publicado ya siete novelas, siete colecciones de relatos y tres libros de ensayo. Ha obtenido numerosos premios y esta novela "Por favor, cuida de mamá", ha vendido ya 1.500.000 ejemplares en Corea del Sur, habiéndose publicado simultáneamente en estos días en más de veinte países.

viernes, 10 de junio de 2011

Por tercera vez

Durante este curso escolar hemos tenido ocasión de conocer al escritor Daniel Glattauer (Viena, 1960), a través de dos novelas suyas que han sido éxito de ventas y de lectores (lo que no necesariamente es siempre lo mismo): "Contra el viento del norte" y "Cada siete olas". Pues bien, en esta ocasión y por tercera vez, traemos aquí un libro suyo, titulado "La huella de un beso". Se trata de una edición de bolsillo a cargo de Punto de Lectura y con la traducción a cargo de Alicia Gómez Elizondo. Su personaje principal, Max, es un tipo bastante peculiar, alérgico a las navidades, a las celebraciones familiares y a los domingos. El otro personaje importante es una chica y el tercero, un perro. En fin, no voy a desvelaros el libro pero sí deciros que pasaréis un rato divertido con su lectura y quizá haya quien se identifique con los protagonistas (sobre todo con el chico y la chica, aunque no descarto lo del perro...)
Hay algo interesante y curioso en las novelas de Glattauer: en ellas, la comunicación a través de Internet, del ordenador, tiene un papel esencial. En este sentido, es un escritor de su tiempo, que le da la importancia que tiene a esas horas que uno se pasa delante del teclado y que habla, de forma cotidiana y normal, de todo lo referente a esa revolución que ha supuesto la red en las relaciones humanas. El estilo de Daniel Glattauer es muy personal y ese tono irónico, ácido, casi cínico, con el que habla del amor y los sentimientos le aporta una forma de ver las cosas que puede resultarnos divertida, aunque con su toque emocionante siempre.


jueves, 9 de junio de 2011

Un cuaderno de cien páginas

Isabel Allende acaba de publicar su último libro. Se llama "El cuaderno de Maya" y lo publica Plaza & Janés. La contraportada del libro nos inicia en su temática: "Soy Maya Vidal, diecinueve años, sexo femenino, soltera, sin un enamorado, por falta de oportunidades y no por quisquillosa, nacida en Berkeley, California, pasaporte estadounidense, temporalmente refugiada en una isla al sur del mundo. Me pusieron Maya porque a mi Nini le atrae la India y a mis padres no se les ocurrió otro nombre, aunque tuvieron nueve meses para pensarlo. En hindi, Maya significa "hechizo, ilusión, sueño". Nada que ver con mi carácter. Atila me calzaría mejor, porque donde pongo el pie no sale más pasto"

Isabel Allende corrobora las palabras de Maya en su propia intervención en la contraportada cuando dice que "Esta Maya me ha hecho sufrir más que ningún otro de mis personajes. En algunas escenas le habría dado unas cachetadas para hacerla entrar en razón, y en otras la habría envuelto en un apretado abrazo para protegerla del mundo y de su propio corazón atolondrado".

Quizá a nuestros alumnos de Bachillerato les gustará leer, cuando acabe el curso, este libro, en el que una muchacha recorrerá el camino desde el norte de California a Chile, no se sabe si buscando algo o huyendo de todos.

martes, 7 de junio de 2011

Los libros de tu vida

El suplemento cultural de ABC, en un número extraordinario editado recientemente, traia una encuesta entre escritores, acerca de los libros que más les habían marcado o gustado. De los resultados de esa encuesta os traigo algunas conclusiones. Un listado de libros que merece la pena leer y que los encuestados mencionan con mayor reiteración:

Del autor J. M. Coetzee
Verano, La edad de hierro, Elizabeth Costello, Desgracia

Del autor Ian McEwan
Expiación, Chesil Beach

Del autor Roberto Bolaño
2666

Del autor Philip Roth
La humillación, La mancha humana, Sale el espectro

Del autor Cormac McCarthy
La carretera

Del autor John Banville
El mar

De la autora Alice Munro
La vista desde Castle Rock

Del autor Paul Auster
El libro de las ilusiones

Del autor, reciente Premio Nobel, Mario Vargas Llosa
La fiesta del chivo

Después de leer las opiniones de diversos escritores sobre sus libros favoritos, en algunos casos libros que habían leido recientemente o libros que formaban parte de su universo particular, pensé yo también en qué libros quería citar como aquellos que más he leído, releído. Así que he elaborado mi lista, una lista incompleta y que solamente tiene cinco libros por imponer un límite. Aquí están: Orgullo y prejuicio de Jane Austen, Mujeres enamoradas de D. H. Lawrence, El asesinato de Rogelio Ackroyd de Ágatha Christie, El ardor de la sangre de Irène Némirovsky, La edad de la inocencia de Edith Wharton.

lunes, 6 de junio de 2011

Niña, hipopótamo, escuela...

La niña que iba en hipopótamo a la escuela, de Yoko Ogawa

La niña que iba en hipopótamo a la escuela es una historia ambientada en los años 70, se inscribe en el ciclo dedicado a la amistad y la infancia iniciado por la autora con La fórmula preferida del profesor, best-seller internacional.

Tomoko ha perdido a su padre siendo muy pequeña. Y ahora, que acaba de cumplir los doce años, también debe separarse de su madre para ir a vivir a la ciudad donde queda su nueva escuela secundaria. Se muda con su prima Mina, quien vive en una lujosa mansión de estilo occidental, cerca de Kobe. La vida de Tomoko cambia de un día para el otro: su prima se pasa el día entre los libros, o jugando con cerillas, su tío (director de una conocida fábrica de bebidas) es mestizo y se ausenta misteriosamente de la casa, y su tía abuela Rosa es alemana y apenas habla japonés. Pero además, en la finca (que alguna vez había albergado un zoológico) vive un hipopótamo enano, que Mina utiliza como medio de transporte para ir a la escuela primaria, debido al asma crónica sufre.

Esta novela de Yoko Ogawa la novelista japonesa más conocida en su país y fuera de Japón, ganó el Premio Tanizaki en el año 2006. Es un libro pleno de optimismo y de poesía. Yoko Ogawa comenzó a escribir en 1986, inspirada por sus lecturas de los clásicos nipones, El diario de Ana Frank y las obras de Kenzaburo Oé. Ha obtenido varios premios por sus obras literarias, entre los que cabe mencionar el prestigioso Premio Kaien que ganó por su primera novela, Cuando la mariposa se descompone, y el gran premio Akutagawa por El embarazo de mi hermana, en 1991.

(Publicado en Blog de Libros)

sábado, 4 de junio de 2011

Kipling, no lo olvides

Babelia, el suplemento cultural de los fines de semana de El País, nos trae esta interesante reseña sobre el libro Kipling ilustrado que recoge textos de Rudyard Kipling con las ilustraciones de Arnal Ballester, Paco Giménez, Pablo Auladell, Pep Montserrat, Isidro Ferrer, Pablo Amargo y Ajubel.

Decía Borges que, cuando pensamos en ciertas literaturas admirables -la italiana, la francesa, la alemana-, lo primero que nos viene siempre a la mente es una biblioteca, mientras que, si pensamos en la literatura inglesa, acabamos pensando en personas, en De Quincey, por ejemplo, esperando a su querida Ann en Oxford Street, o en Kipling dejando Bombay para viajar al centro del imperio: "Es como si Inglaterra fuera como las piezas de Shakespeare o como las novelas de Dickens, uno las ve llenas de personas muy reconocibles y esto, creo, ocurre desde el principio en ese país".
Kipling, además, fue un escritor que, al igual que Henry James (y como más tarde también demostrarían Alice Munro o John Cheever, entre otros), demostró que se puede cargar un cuento con todo lo que una novela puede contener. Algunos de los mejores relatos de Kipling -muy especialmente El cuento más hermoso del mundo- se hallan en este libro publicado en Valencia con ilustraciones de siete destacados dibujantes españoles. Comparar la versión de ese cuento que ofrece este Kipling ilustrado con la que aparecía en la Antología de la literatura fantástica (Borges-Ocampo-Bioy) es descubrir hasta qué punto quien tradujo a Kipling en aquella célebre antología argentina tenía una habilidad especial para abreviar caprichosamente los textos.

Cuando se trata de acercar a los alumnos libros que forman parte de nuestro legado cultural y sentimental, es muy importante cuidar y seleccionar bien los textos y traducciones y, sobre todo, hacer que los alumnos distingan las versiones cinematográficas, los dibujos animados y adaptaciones parecidas, de los textos originales que guardan todo el aroma y la calidad que los ha convertido en clásicos.
 

jueves, 2 de junio de 2011

Una sencilla canción de amor

"Los enamoramientos" es el último libro publicado de Javier Marías. Confieso que Marías, hasta ahora, no me había convencido porque, aunque reconozco su extraordinario dominio del lenguaje, su punto de vista personal en lo que narra, no he sido capaz de entrar en su universo literario, a pesar de mis intentos (y también de los suyos, ya que, supongo, cualquier escritor quiere captar a los lectores de múltiples formas). Pero a veces, algunas circunstancias hace que uno se acerque a un determinado autor y a una obra concreta. Esto es lo que me ha ocurrido con "Los enamoramientos". Para empezar, no me gusta el título. Mejor sería, por ejemplo, "Los amores". Pero es que no son lo mismo, hay una sutil diferencia que en Marías se agranda, como todo lo sutil. Dentro de esas circunstancias está también que estos días he consultado su biografía. La biografía de Javier Marías es interesantísima, muy reveladora, cruzada de nombres literarios. Este año de 2011 cumple sesenta años y está en plena madurez. Por eso, quizá, merece la pena leer este libro, del que he podido conocer su primer capítulo en una de esas descargas promocionales que se hacen en los periódicos y en los suplementos culturales.