lunes, 31 de enero de 2011

Produce una Ópera: Hansel y Gretel


Hansel y Gretel para niños y grandes

En las navidades de algún año, a fines del siglo XIX, una mujer llamada Adelheid Wette pensó en un regalo para sus hijos que acabaría convirtiéndose en un legado para el mundo. Se trata de una serie de canciones que escribió en base al famoso cuento “Hansel y Gretel” — recogido por los hermanos Grimm—, a los que su hermano Engelbert Humperdinck puso música. La obra, integrada por canciones independientes concebidas para su representación en funciones privadas, acabó trascendiendo el ámbito familiar. Con el tiempo y con el trabajo de ambos, se transformó en una ópera en tres actos, cuya primera presentación pública fue dirigida por Richard Strauss —admirador de la obra— en el Hofteather de Weimar, en 1893.
Probablemente, el mayor mérito de la ópera sea su música inspirada en melodías folklóricas, presentes en muchas de las composiciones de Humperdinck. Este homenaje a lo tradicional, no sólo desde la música sino también desde el argumento, dan a esta obra un encanto especial, tanto para niños como para aquellos adultos que crecimos acompañados de los inolvidables cuentos de los hermanos Grimm.
"Hansel y Gretel" ilustrado por Arthur Rackaham
La ópera, sin embargo, se diferencia en algunas cosas del cuento en que está inspirada. En ambas versiones, Hansel y Gretel se pierden en el bosque y terminan en las garras de una bruja malvada que pretende comérselos. Pero mientras que en la versión tradicional su madrastra hace grandes méritos para competir en maldad con la bruja; en la ópera, si bien es culpable de sus desgracias, lejos está de ser aquella mujer insensible y odiosa descripta por los hermanos Grimm. Lo es, pero en dosis más tolerable. Devenida en madre biológica, sigue tratando mal a Hansel y a Gretel y es la responsable de su desaparición. Pero no está nunca entre sus planes buscar la manera de deshacerse de ellos, tal como ocurre en el cuento, en el que convence a su marido de que abandone a los niños en el bosque.
En el primer acto, Hansel y Gretel juegan en una choza pobre y pequeña, intentando olvidar por un momento el hambre que sufren cada día. Cantan y bailan hasta rodar por el suelo en medio de risas. En ese momento llega su madre, y se disgusta al no verlos trabajando. Su enojo aumenta cuando, en medio de la discusión, se cae un jarrón de leche al suelo: la única comida que tiene para esa noche.
—¡Fuera de aquí! ¡Al bosque! —les grita—. ¡A juntar fresas! ¡Y sin holgazanear!
Y con una advertencia que recuerda más bien a “Los tres enanitos del bosque”, otro cuento de los hermanos Grimm, los echa de la cabaña.
—Y no volváis hasta que la cesta esté bien llena.
El padre de los niños, que en el cuento es un cobarde, en esta nueva versión es otra víctima inocente del mal temperamento de su esposa. El padre soñado por los Grimm cede a los pedidos de su esposa y abandona a Hansel y a Gretel en el bosque. Pero ellos logran encontrar el camino de regreso a casa. Su padre los recibe aliviado, puesto que se ha arrepentido de sus actos y siente cargo de conciencia. Sin embargo, al poco tiempo vuelve a abandonarlos… y vuelve, una vez más, a sentirse arrepentido. En la ópera, por el contrario, este pobre hombre no tiene incidencia alguna en el destino incierto de los niños. Al volver feliz del pueblo con una bolsa llena de comida, se encuentra con la noticia de que faltan sus hijos. Temeroso de que caigan en las manos de la Bruja de la Casa de Mazapán, sale a buscarlos en compañía de su esposa.
En el segundo acto, la noche sorprende a Hansel y a Gretel mientras juntan fresas, y ya no saben como regresar a la cabaña. En la versión musical de la historia, Hansel no ha dejado rastros para encontrar el camino de retorno, tal como hace en la historia original, conciente de los planes de su padre y de su madrastra. En el cuento, los pájaros arrasan con los rastros y los hermanos ya no pueden orientarse. En esta ocasión el descuido es más simple: a los niños se les ha hecho tarde. Cierra este segundo acto un personaje que no aparece en el cuento: el duende de la arena. ¡Pondré dos granitos de mi sacoen vuestros ojitos cansados,se cerrarán y dormiréis tranquilos!
Con la ayuda del duende, los hermanos duermen en el bosque hasta el día siguiente, sin temor a la noche y a la oscuridad. A la mañana siguiente, y ya en el tercer acto, los despierta otro duende, también agregado por Adelheid Wette. Se trata del duende del rocío.
Ilumino los ojos con la dorada luz del soly con el frescor del rocío despierto a los que duermen en campos y pastos.

Cuando los últimos rastros de niebla matutina se dispersan, aparece entre los árboles una casa de mazapán. Al verla, Hansel y Gretel corren emocionados y, tras algunos titubeos, comen de las paredes y ventanas de la casa.
Una voz desde el interior les habla.
—Knusper, knusper Knäuschen. ¿Quién está mordisqueado mi casita?
Representación de la ópera Hansel y Gretel
Es la bruja que, en silencio y mientras los niños comen distraídos, se acerca por detrás y apresa a Hansel con una soga. Luego intenta sobornarlos con dulces y golosinas, y los invita a entrar en la casa. Desconfiados, ellos se resisten. Al intentar escapar, la bruja los inmoviliza con un hechizo y encierra a Hansel en una jaula, donde piensa alimentarlo hasta que esté lo suficientemente relleno como para asarlo en su horno mágico, que todo lo convierte en galletas de mazapán. Mientras tanto, planea cocinar a su hermana empujándola dentro del horno.
Pero los astutos hermanos, ya libres del hechizo, se las ingenian para dar vuelta los papeles y es la bruja quien termina achicharrada. La llamas arden con fuerza y el horno explota de repente, dejando libre a un grupo de niños cubiertos de costras de mazapán. Este último acto es, hasta aquí, bastante fiel al original. Sin embargo, Adelheid Wette prefiere un final más alegre y cercano al espíritu navideño.
El cuento de los hermanos Grimm, aun con final feliz, tiene un dejo amargo. Los niños, una vez desaparecida la bruja, regresan a su casa y se reencuentran con su padre. Su madrastra ya ha muerto, por causas desconocidas. En la ópera, en cambio, tras la muerte de la bruja, Hansel y Gretel están bailando felices, cuando se oye la voz de su padre fuera de escena, llamándolos. Todos se abrazan y hacen las paces, incluida la madre, mientras un grupo de niños saca del horno una galleta gigante con la forma de la bruja.
Con Hansel y Gretel, una ópera con gran influencia de Wagner y de la música popular alemana, se inicia la era de las fábulas musicales postwagnerianas. El mismo Humperdinck volverá incluso a recurrir a cuentos de los hermanos Grimm, para componer Los siete cabritos y Dornröschen, inspirada en “La bella durmiente”. Hansel y Gretel, sin embargo, será siempre la ópera más entrañable del repertorio para niños.
(Mariana Alonso)

Un grupo de alumnos y profesores de Imagen y Sonido del Instituto, están preparando, junto con otros centros educativos, el Teatro de la Maestranza y la Delegación Provincial de Educación, la representación de la Ópera "Hansel y Gretel" en el Maestranza, dentro del programa educativo "Produce una Ópera". El resultado de este trabajo podrá verse el 9 de abril y, mientras tanto, se sigue trabajando en todos y cada uno de los aspectos referidos a la puesta en escena de la obra, en la que nuestro Instituto se ocupará de los aspectos referidos al sonido, la dirección técnica, el making of, la iluminación, la producción, etc.

sábado, 29 de enero de 2011

Fin de semana: Los Culturales

Durante los fines de semana, además de encontrar en la prensa las noticias de actualidad y las habituales secciones, podemos adentrarnos en el mundo de los Suplementos Culturales, tan interesantes y tan útiles. En ellos hay un poco de todo: libros, cine, música, teatro, arte... Opiniones, reseñas, reportajes, comentarios, listas y todo tipo de secciones referidos al mundo de la cultura en nuestro país y fuera de él. En este blog están los enlaces de tres de esos culturales, por lo que te resultará muy fácil hojearlos cada fin de semana en formato digital y, además, recomendar a tus alumnos que lo hagan. El pálpito semanal de lo que ocurre en la cultura es un elemento muy necesario en la formación y en el aprendizaje de cualquier persona. Ahí, en un sitio de este blog, tienes, pues, el cultural de El País, que se llama Babelia; el del ABC, que se llama ABC Cultural y el del periódico El Mundo, que se llama simplemente El Cultural. Hay más suplementos culturales por ahí, así que, si eres asiduo de otro y quieres que se incluya en este blog porque te parece interesante, solamente tienes que escribirnos un correo con su enlace. Lo añadiremos a la lista de nuestros Suplementos Culturales.

viernes, 28 de enero de 2011

Entrega de Premios

En nuestra Sala de Conferencias acaba de celebrarse la entrega premios de los Concursos celebrados en el Primer Trimestre del curso, como anunciamos en la página lateral de este blog. Los alumnos premiados en la Liga de Futbito Solidario, han recibido sus portamóviles con el logo del centro, así como un diploma acreditativo y también un bolígrafo del centro. Por su parte, los finalistas del Concurso de Cuentos de Intriga y Misterio han obtenido todos ellos una camiseta del programa de Lectura "Me gusta leer". Los cuatro ganadores de este Concurso han sido obsequiados con un diploma acreditativa, un vale para un libro a elegir por ellos, así como con un bolígrafo del centro, la camiseta de "Me gusta leer" y un regalo, que, en el caso de los tres alumnos de ESO es un juego de Monopoly 2.0 y en el caso del alumno de Bachillerato es un maletín para ordenador con el logo del Instituto.
Los premios de los cortometrajes también se han entregado en este acto.

miércoles, 26 de enero de 2011

Gala de Presentación del DVD "Cuatro Visiones"

Mañana jueves, a las siete de la tarde, en el Auditorio de Tomares, tendrá lugar la presentación del DVD "Cuatro Visiones", resultado del trabajo que alumnos y profesores de Imagen y Sonido de nuestro Instituto han realizado en el proyecto ARCE de Agrupamiento de Centros, junto con otros Institutos de Madrid, Coruña y Reus (Tarragona). El trabajo trata del tema de la emigración vista a través de los jóvenes. Consta de cuatro partes, cada una de las cuales ha sido realizada por uno de los cuatro centros que forman parte de este proyecto.
El DVD "Cuatro Visiones" será proyectado, próximamente, en el programa de televisión "La aventura del saber" y será, asimismo, difundido en diversos actos y medios.
Este es el primer proyecto de Agrupamiento que hemos realizado. En la actualidad, se ha iniciado otro, titulado "Vía estenopeica de la Plata", centrado en la fotografía y con participación de otros centros de Santiago de Compostela, Salamanca y Cáceres.

martes, 25 de enero de 2011

Escribir la luz


La Revista Litoral, que puntualmente llega a nuestra Biblioteca, ha dedicado su último número, el 250, a la unión y la relación entre literatura y fotografía. Como somos un centro educativo en el que la imagen, tanto estática como en movimiento; el cine, el teatro, los medios audivisuales, en general, tienen mucha importancia, nos congratula poder ofrecer a los usuarios de la Biblioteca esta último número, hecho con la elegancia y belleza que siempre trae Litoral.

Se paga así, según reconoce la propia Revista, una deuda pendiente con la fotografía ya que, si a la pintura se le ha dado un sitio relevante en todos sus números, no ha ocurrido así con el arte fotográfico, por lo que este número 250 es una ocasión excelente de revitalizar ese maridaje. Como a todos los que tenemos en la misma balanza de nuestras aficiones y amores, el arte plástico y la literatura, a mí me alegra comprobar la alta calidad del resultado de este encuentro. "Escribir la luz", cuyo título nos trae reminiscencias de Néstor Almendros, que siempre buscaba en la luz la justificación del contexto artístico, está en nuestra Biblioteca y ofrece en sus páginas un recorrido ambicioso y plural por la historia de la fotografía, todo ello animado por textos pertinentes y explicaciones muy sólidas.

La Revista-Libro se abre con unos versos de Emilio Prados ("Cámara oscura. Se abre el objetivo/

Queda dentro el misterio, fuera el vacío") que ilustran una fotografía de Brassaï (Avenue de l´Observatoir, París, 1934), hermosísimo inicio de una obra que cuenta con la el trabajo en la edición de José Antonio Mesa Toré y Antonio Lafarque. Desde ese inicio, la relación entre movimientos literarios y visiones fotográficas recorren el largo período que va desde una toma de Daguerre hasta una foto de Diazdel de 2010.
Las maravillas de la técnica te van a permitir, simplemente pinchando AQUÍ, poder disfrutar del número completo en su edición virtual.

lunes, 24 de enero de 2011

Una ola contra el fanatismo


En nuestra Semana de la Paz, que comienza hoy lunes día 24 de enero, tendremos cine y otras actividades para que los alumnos entiendan lo que significa vivir en un Estado de Derecho y lo que supone no tener libertad e, incluso, perder la vida por tus ideas. Es muy importante que nuestros jóvenes valoren lo que significa la democracia, el sistema político en el que ellos han nacido y que les resulta cotidiano, aunque sabemos que no ha sido siempre así la vida en nuestro país y también que hay muchos lugares del mundo donde no existe.
Os presento dos libros que pueden contribuir a luchar contra la intolerancia y el fanatismo. Uno de ellos es un clásico: el Diario de Ana Frank, al que le hemos dedicado ya espacio en este blog y que tiene múltiples ediciones, por lo que es asequible para cualquier alumno. El Diario de Ana Frank nos acerca a la peripecia vital y trágica de una jovencita que no llegará a ser adulta por esta intolerancia, este fanatismo, del que hablamos.

Además está el libro, presentado en forma de cómic, La Ola, escrito por Stefani Kampmann y basado en la obra de Morton Rhue. El Servicio de Orientación de Lectura Infantil y Juvenil lo recomienda para lectores de 15 a 18 años y nos reseña su contenido en este breve resumen:

"El profesor Ross imparte la asignatura de Historia. Para explicar el ascenso del nazismo al poder durante la década de 1930 pone a sus alumnos imágenes de los horrores que se cometieron en Europa. A pesar de sus esfuerzos, gran parte de los alumnos no están muy motivados y hay muchas cosas que no entienden. ¿Cómo es posible que una minoría pudiera imponer su criterio a todo un país? ¿Por qué se sometieron sin hacer nada? El profesor, que no puede explicar por qué los ciudadanos alemanes permitieron el exterminio de millones de judíos y otras minorías, planea un peligroso experimento que haga comprender a sus alumnos lo que significó vivir en la Alemania nazi."

Editado por la editorial Takatuka y traducido por Carme Gala, esta obra puede recomendarse a nuestros alumnos con la seguridad de que les hará pensar.

domingo, 23 de enero de 2011

Homenaje a Antón Chéjov


Los alumnos de tercer curso del Ciclo Formativo de Grado Superior de Adultos de Realización de Audiovisuales y Espectáculos, llevarán a cabo un Homenaje a Chejov, enmarcado en el Año Literario Ruso en España, declarado para 2011. Así, el miércoles 26 de enero, a las 18.00 horas, representarán su Proyecto Final a cargo de la Compañía Pocas Tablas y con la obra "El jardín de los seres esos".
Se trata de un libreto original de Andrés Galán y Quique Macía, que será dirigido por Sergio Aranda y Jesús Fernández. Con ellos, un largo elenco de alumnos de tercero de Realización de Adultos, tanto en la parte técnica como en la artística.
La sinopsis de la obra nos habla de un ambicioso director teatral que estrena la conocida obra "El Jardín de los Cerezox" del dramaturgo ruso Antón Chéjov. Pero sus actores y el público "los seres esos" van a complicar el desarrollo de la representación...

sábado, 22 de enero de 2011

Una experiencia maravillosa



Los que nos dedicamos a la enseñanza por vocación sabemos que, lo que más llena y lo que más satisface de esta profesión es el contacto con los alumnos. Más aún, enseñar a los alumnos, hacerles llegar el conocimiento, compartir con ellos lo que tú has aprendido antes de los maestros y profesores que te precedieron. Los profesores enseñamos muchas cosas, no solamente conocimientos, sino también actitudes, porque somos un ejemplo para los alumnos, para lo bueno y para lo malo, aunque no queramos o no nos demos cuenta. También transmitimos nuestro gusto por las cosas, nuestras aficiones, nuestros valores.
Esta relación entre profesor y alumno es una de las más importantes que pueden tenerse en la vida. Y cuando esa relación cuaja en una promoción de alumnos a los que has podido dejar tu "impronta", entonces las cosas rozan lo maravilloso. Quizá todos vosotros, como yo, recordáis a algún profesor especial, a algún maestro que, todavía, continúa con vosotros, en vuestro interior, con enseñanzas, con ideas, que os resultan cotidianas y que os han servido.
Creo que ya he mencionado a la señorita Mariángeles Maura, mi maestra, la mejor maestra que puede haberse tenido, que nos enseñaba lectura, escritura, problemas, y también teatro, música, poesía, dibujo...Tan buena era esta señorita y tan agradable me hacía la estancia en el colegio, que recuerdo llegar antes de tiempo, antes de la hora de abrir, y sentarme a esperar en el escalón de fuera, aunque hiciera frío, calor o viento (y viento, levante o poniente, hacía muchas veces).
Por eso mismo, os cuento, a vosotros que, como yo, sois maestros o profesores vocacionales (o las dos cosas) este relato en el que todo parecido con la realidad no es, ni mucho menos, una coincidencia: Hace unos días recibí una llamada de teléfono de alguien que se identificó como un antiguo alumno mío. Cuando me dijo su nombre reconocí de inmediato quién era y supe también que pertenecía a un grupo de veintitantos alumnos con los que estuve cinco años consecutivos y con los que llevé a cabo una apasionante experiencia. Más bien la llevamos a cabo entre todos: un proyecto de innovación que se titulaba "La cultura andaluza a través del flamenco, la poesía y el arte". Casi nada. De aquella experiencia salió un libro, que se publicó en 1989 y que fue el primer texto interdisciplinar sobre didáctica del flamenco, que podéis ver en la red.

Entonces yo era maestra y, aunque enmedio de esa experiencia aprobé las oposiciones de Instituto, seguí trabajando allí hasta culminarla, porque no podía dejarla a medias y, mucho menos, dejar a "mis niños". Hablamos del año 1987 y hablamos del Parque Alcosa, del colegio Averroes. Hablamos de Gracia, Francisco, Antonio Martínez, José María, Isabel María, Mónica, Nieves, Manolito, Gregorio, Gloria y muchos otros, niños estupendos, veintitantos niños a los que yo impartía clases de Lengua, de Historia, de Música (de Flamenco, claro) de Historia del Arte, de Literatura... Leíamos poesías, escribíamos historias y relatos, aprendíamos las cosas del pasado y cantábamos coplas y hacíamos compás con los nudillos, sobre las mesas verdes del aula. Teníamos un cuaderno de autógrafos, y miles de anécdotas, como ese día en que un rebaño de ovejas cruzó el patio sin vallar e inundó el recreo, o esa otra vez, en que plantamos pinos en lo que antes era un erial.

Nuestra clase estaba llena de artilugios, las cosas más modernas de aquel momento, incluido un teléfono desde el que aprendían a hacer gestiones de todo tipo; un equipo de música y muchas otras cosas (ordenadores no, porque entonces no los había). Qué tiempos tan estupendos, cuántas cosas hacíamos, qué agradable resultaba llegar por las mañanas y tras hacer tareas de gestión (porque parte del horario lo gastaba en el Equipo Directivo, del que formaba parte como Secretaria), dedicarme a esos niños, a esas clases, a esos momentos en los que recibíamos artistas o aprendíamos miles de cosas, o recorríamos Sevilla...
Una de las actividades que más interés tenían y que más nos gustaban eran las Propuestas de trabajo sobre lectura, siguiendo, a nuestro modo, el Método de Lectura Creadora de María Hortensia Lacau, que yo había puesto en práctica con anterioridad en otros centros. Pues bien, con nuestras Propuestas de lectura, los alumnos no solamente leían libros, leían más y mejor, sino que fueron capaces de crear, de componer, de adentrarse en la escritura creativa. Cuentos, relatos, tebeos, hojas ilustradas, poemas con rima y sin rima, pequeñas historietas, cartas, resúmenes, composiciones, todo lo que significa el manejo y la destreza en el lenguaje escrito, todo lo que significa la emoción de las palabras, tenía cabida en nuestra tarea cotidiana y eso les hizo disfrutar, nos hizo disfrutar, y también aprender.
Estos niños, como una milagrosa ola que va y viene hasta volver a su playa, han reaparecido en forma de llamada telefónica y de correo electrónico. Parece que el vaivén de la vida va a hacer posible que nos encontremos en un próximo día, en el que ellos serán treinteañeros y yo seré su señorita, a la que, según dicen, no han olvidado nunca. Qué queréis que os diga: después de tantos años el encuentro con esos niños es lo mejor que me podía pasar, mucho mejor que una medalla de oro, mucho mejor que lo mejor...A vosotros os ocurriría lo mismo, estoy segura, por eso os lo cuento.

viernes, 21 de enero de 2011

Triste Irène


Irène Nemirovsky es una autora asidua a nuestro blog. Ya hemos hablado de su vida, de su obra y de cómo, al invadir los nazis su tierra de acogida, Francia, no quiso volver a ser una exiliada (como lo había tenido que ser al salir de Ucrania, su tierra natal) fue apresada y confinada en un campo de concentración, donde murió. Afortunadamente, sus papeles no publicados y su obra ya impresa, han vuelto a salir a la luz estos últimos años con gran fuerza, y podemos así acercarnos a una escritora de pulso firme, de especial punto de vista, de inusitado vigor y fortaleza, no exenta de sensibilidad y ternura. Cuando creíamos haber leído ya toda la obra publicada de Némirovsky, topamos con un librito publicado en 2009 por Alfaguara Infantil y titulado "Un niño prodigio". En apenas cien páginas, este libro, escrito con 24 años, nos trae la triste, tristísima historia de un niño especial, diferente y artista. El lenguaje alado de Irène es, en esta ocasión, más sutil que nunca, más delicado, más lleno de matices y de perfume. Es un libro que se lee en seguida y que cautiva sin dudarlo, aunque, ya os digo, nos deje un fondo de tristeza que no podemos evitar.

jueves, 20 de enero de 2011

Preludio de títulos


El diario de Alicante Informaciones.es lanza esta lista de novedades bibliográficas para este recién estrenado año de 2011:

Las últimas creaciones de Juan Marsé, Martin Amis, Murakami, Tom Sharpe o el fallecido Saramago destacan entre las novedades editoriales que llegarán a España en el primer trimestre de 2011, en el que también se publicará un libro inédito de Juan Ramón Jiménez y una novela póstuma de Roberto Bolaño.

La abundante cosecha de narrativa española estará encabezada por Juan Marsé, que en "Caligrafía de los sueños" (Lumen), presenta una historia de desamor ambientada en la Barcelona de la postguerra.

Otras novedades serán "Aguirre, el Magnífico" (Alfaguara), de Manuel Vicent, biografía novelada de Jesús Aguirre; "El hombre del corazón negro" (Destino), de Ángela Vallvey; "Cosas que ya no existen" (Tusquets), de Cristina Fernández Cubas; y "Tanta pasión para nada" (Alfaguara), un volumen de relatos de Julio Llamazares.

También aparecerá el inclasificable "Azul sobre azul" (RBA), de Manuel de Lope; o "La flor del Norte" (Planeta), de Espido Freire.

La ficción latinoamericana estará representada por una nueva novela póstuma de Roberto Bolaño, "Los sinsabores del verdadero policía" (Anagrama).

miércoles, 19 de enero de 2011

Las señoritas de escasos medios


Por fin podemos presentaros una nueva novedad bibliográfica de una de nuestras editoriales preferidas, Impedimenta, de la que ya hemos hablado y bien. Aquí tenéis el libro que está recién publicado y que, pronto, pronto, tendremos ocasión de leer y tener en nuestra Biblioteca. Sin leerlo, damos un voto de confianza a Enrique Redel, editor de Impedimenta, porque ya tenemos muy presente su trayectoria y su acertada elección de los libros que publica, libros editados con amor:

Muriel Spark "Las señoritas de escasos medios"

Ambientada en las ruinas de Londres durante la difícil primavera y el verano indigente de 1945, recién acabada la Segunda Guerra Mundial, Las señoritas de escasos medios (1963), considerada una de las mejores novelas de Muriel Spark, se ocupa del mundo deliciosamente despreocupado de unas chicas que viven en un club residencial para mujeres solteras, y que van pasando por varios estados de ligue. En un contexto cerrado, que proporciona el cristal a través del cual contemplar el panorama histórico de un austero Londres que resurge de sus cenizas. Seductora y de una comicidad deslenguada, Las señoritas de escasos medios es una divertidísima novela de costumbres y un despiadado análisis de afectos y filiaciones, que pertenece a la gran tradición de la novela inglesa de postguerra, de la que es un referente ineludible.

La traducción es de Gabriela Bustelo y mirad lo que el gran John Updike dice de la novela:

«La dicha de la creación siempre nos alcanza en las novelas de Spark: la sorprendente y meditada generosidad de lo fascinante e ingenioso; la aguda tensión del suspense.»

sábado, 15 de enero de 2011

Exposición de Amnistía Internacional en el Instituto

En el patio de la biblioteca del edificio principal de nuestro Instituto está montada la exposición de Amnistía Internacional sobre los niños-soldado. Los horrores de la guerra y el sufrimiento de la infancia, aparecen reflejados en las fotos y textos que forman parte de esta exposición que ha llegado a nosotros gracias al trabajo de la profesora de PCPI y jefe de estudios adjunta, Paqui López, ya que, en su módulo de Proyecto Emprendedor, lleva varios años trabajando con diversas ONGs.

Esta exposición abre los actos de la Semana de la Paz que se celebrará al final de este mes, coincidiendo con la celebración del Día Escolar de la Paz y la No Violencia, que se conmemora el 30 de Enero, desde que lo instituyera la UNESCO a propuesta del inspector de educación D. Lorenzo Vidal.

Este curso, dentro de la Semana de la Paz, tendremos actos diversos, como las sesiones de cine a las que asistirán, en el SUM, los alumnos de primero y segundo de ESO; el Pleno de los Jóvenes, en su IV edición, así como una bonita iniciativa que llevarán a cabo también los niños de primero y segundo en su propio edificio: un bosque de pañuelos con mensajes de paz. Daremos noticia de todas estas acciones en su momento.

Por ahora, os recuerdo que esta exposición puede visitarse durante todo el día, en el horario en el que el centro está abierto, desde las 8.15 a las 22.00 horas.

viernes, 14 de enero de 2011

Una flor oculta



En Blog de Libros, su habitual comentarista literaria, Mariana, nos trae la noticia de un libro que, como algunos otros que hemos desvelado en este blog, parece una flor oculta entre las ramas, esperando que seamos capaces de desbrozar el terreno y de encontrarla.

El jardín de Constance Fenimore Woolson

Constance Fenimore Woolson nunca había sido publicada antes en España. Ahora, por primera vez, tenemos la posibilidad de leer El jardín, una obra narrativa bella y sencilla, escrita a finales del siglo XIX y que fue publicada por primera vez al año siguiente de morir su autora, en 1895. Prudence es una joven norteamericana que, de viaje por Italia, se enamora de un viudo, padre de varios hijos. La pareja se casa, pero él muere poco después de la boda y Prudence se enfrenta al dilema. ¿Debe volver a su país, abandonando su nueva familia? ¿O ha de quedarse en Italia y hacerse cargo de los niños, que además no le hacen la vida fácil? Opta por permanecer en su nuevo hogar, dejándose llevar por la tranquilidad del lugar y los hermosos paisajes. Y entonces encuentra un proyecto: eliminar un viejo cobertizo en la fachada de la casa y convertir el espacio en un bello jardín, el sueño de su vida. Con el paso del tiempo, algunas ilusiones la van abandonando, pero el jardín sigue sosteniéndola. El jardín es una historia llena de contradictorios sentimientos, que sin duda quedará fija mucho tiempo en el corazón de los lectores.Constance Fenimore Woolson nació en Claremont, Estados Unidos en 1840. Era sobrina nieta del famoso autor James Fenimore Cooper. La escritora recibió críticas excelentes por sus relatos para las prestigiosas revistas The Atlantic Monthly o Harper’s Magazine. Con casi cuarenta años comenzó a vivir en Europa, y mantuvo una gran amistad con Henry James. Deprimida, murió en Venecia en 1984, al caerse o tirarse por una ventana. Fue enterrada en Roma.«Constance Fenimore Woolson tiene la sagacidad narrativa de los grandes autores, y sabe dibujar las relaciones entre sus personajes como muy pocos escritores.» (Henry James)

jueves, 13 de enero de 2011

Palabras prestadas: misterio sin resolver


…Ayer di con un El País Libros (3 de agosto de 1980) que dedicaba tres páginas a una entrevista a una "desconocida" llamada Patricia Highsmith. Lo hallé perdido en un viejo tomo de filosofía, y estaba ya totalmente ambarino, sin duda aburrido de haber permanecido olvidado tantas décadas, y más aún en un tomo tan severo. Nada más encontrarlo, recordé de inmediato la Gran Sensación -así con mayúsculas- que en su momento me causaron aquellas tres páginas ligeras y heterodoxas, tan desprovistas del polvo de lo metafísico. En ellas, la desconocida era entrevistada por Óscar Ladoire y Fernando Trueba, a los que les decía cosas que entonces a nosotros -pasajeros todavía del túnel estalinista- nos chocaban: "No soy muy popular en Estados Unidos, lo sé, y me da igual. Escribo para divertirme".¿Para divertirse? No era frecuente escuchar eso en un escritor, y menos en un entorno de viejas baladas familiares, porque el suplemento lo completaban severos artículos sobre Hoyos y Vinent y Xavier Zubiri, reseñas de libros de León Trotski y Salvador de Madariaga. En aquel duro entorno casi iraní, aquella desconocida que decía en el suplemento que escribía para divertirse parecía la vedette francesa que caía despistada en un pueblo castellano en Nunca pasa nada de Juan Antonio Bardem: "Más leída en Francia, Inglaterra y Alemania que en su país de origen, prácticamente desconocida en España, Patricia Highsmith es la maestra indiscutible de un género que parece pertenecerle, un género donde lo cotidiano y lo psicológico no son sino un anzuelo...".
El género era el de la "novela policiaca", que, según contaban Ladoire & Trueba, acababa de conocer un boom editorial en España, "con el regreso de algunos clásicos, el descubrimiento de otros y el injusto olvido de los no favorecidos por la lotería editorial". Precisamente esa mención a los olvidados les permitía introducir, por primera vez en España, el nombre de la escritora americana que vivía sola en el pueblecito francés de Montcourt, en la región de Seine-et-Marne, donde, refugiada del mundanal ruido, soñaba crímenes. Aquella entrevista no habría sido la misma sin la tensa descripción inicial de un viaje por carretera hasta la emboscada finca de la creadora del asesino Ripley. La descripción de Ladoire & Trueba, releída hoy, sigue recordándome a la de Eça de Queiroz en El misterio de la carretera de Sintra. Era una narración que iba creando un clima de intriga, muy adecuado para ir acercándonos al Lugar del Crimen, como habría podido llamarse perfectamente la casa de la escritora: "Para llegar a Montcourt hay que atravesar multitud de carreteras de segundo orden y cruzar el río Loing. Este y los bosques que lo rodean se nos antojan sembrados de cadáveres. Se diría que a quien vamos a visitar en realidad es a Tom Ripley, el asesino de Dickie Greenleaf, aquel inseguro joven americano...".
No hacía mucho que Wim Wenders había adaptado con éxito al cine El amigo americano, basado en una novela de Highsmith, Ripley's game. Aquella entrevista del dinámico dúo Ladoire & Trueba la completaba la curiosa inclusión de un recuadro conteniendo la bibliografía de Highsmith íntegramente en inglés, lo que me permitió imaginar una obra tan enigmática como fabulosa. La exótica bibliografía, que parecía querer indicarnos que todavía estaba por publicar entre nosotros la obra entera de aquella señora genial, le abrió sin duda el paso en estas tierras y en noviembre de 1981 aparecían ya dos libros en Anagrama: La máscara de Ripley y A pleno sol (El talento de Mr. Ripley).
Releo la entrevista y observo que los visitantes de la señora de Montcourt analizan con agudeza los métodos utilizados por ella para escribir algunos de sus libros. Le dicen, por ejemplo, que Ripley comete grandes torpezas, mata impulsivamente, no prepara sus crímenes, los elabora después, cuando dedica todo su esfuerzo a la forma de camuflarlos. Creo yo también que uno de los encantos de Ripley radica en su sofisticada máquina de confeccionar laberintos para no ser descubierto. Pero Highsmith no está por la labor de ser analizada y, tratando de proteger el secreto de su talento, interrumpe la disertación de los entrevistadores: -A veces no entiendo exactamente las preguntas. No las preguntas de ustedes, sino todas las preguntas. No acostumbro a reflexionar sobre mi trabajo, a dar opiniones definitivas.
Falso. No fue tan alérgica a las reflexiones. Escribió unas estupendas notas recogidas en Suspense, notas de una apabullante sencillez y quizás construidas con la envidiable simpleza de quien sobre su oficio reflexiona lo justo, en realidad lo justo para no entrar en una deriva intelectual innecesaria, seguramente para no revelar de verdad cómo ha hecho sus libros... A veces con su falsa inocencia recuerda las actitudes no intelectuales de Simenon, que también buscaba divertirse cuando escribía. En realidad, tanto ella como él vienen de Chéjov. Y los dos coinciden en la forma simple pero enigmática, de llegar al corazón de las historias después de haber pasado por el hallazgo de un comienzo banal. En Suspense precisamente Highsmith habla de esos acontecimientos insignificantes que pueden poner en marcha una narración: "En todo hay el germen de una idea: en un niño que cae sobre la acera y derrama el helado que lleva en la mano; en un señor de aspecto respetable que está en una verdulería y, furtivamente, se mete una pera en el bolsillo sin pagarla".
Aquella tarde, sin embargo, ante sus visitantes españoles, como seguramente ante todos los que le hacían preguntas, no estaba dispuesta a soltar prenda y se hizo la inocente y quizás jugó -como Ripley- a camuflar sus delitos, si los hubiere. Su conducta, vista ahora treinta años después, pone en marcha una narración; la historia de una mujer que no está dispuesta a revelar el sencillo secreto de su arte a nadie. Esa actitud de Highsmith me recuerda a Simenon cuando, con ganas de jugar (de divertirse, en definitiva) se mostraba totalmente perplejo con André Gide, que no paraba de escribirle cartas, llenas de preguntas, casi todas sobre sus mecanismos creativos. Según Simenon, "durante toda su vida Gide tuvo el sueño de ser un creador y no un filósofo, y yo era exactamente su opuesto, y creo que estaba interesado en mí por ese motivo". Simenon tampoco le dio pistas fiables a Gide sobre su proceso creativo y éste murió -ahí habría también una buena historia para una novela- sin saber cómo se podía ser tan sencillote y al mismo tiempo tan extremadamente creativo.
Desde el primer momento, lo que envidié de Highsmith fue que supiera ser una escritora tan astutamente simple. Es muy posible que por eso guardara ese suplemento de aquel 3 de agosto. Haberlo ahora reencontrado puede ayudarme en mi camino. Highsmith me parece alguien que se dedicó siempre a proteger su secreto, suponiendo que lo tuviera, porque cabe sospechar que su único secreto era el poder de su imaginación: "Una calle miserable en alguna parte, llena de cubos de basura, chiquillos, perros vagabundos, es tan fértil para la imaginación como una puesta de sol en Sunion, donde Byron grabó su nombre en una de las columnas de mármol del templo de Apolo". Dicho de otra forma: todo en esta vida es tan misterioso como la carretera de Sintra, y todo es novelable. Y sencillo. Qué envidia. Envidia sana, claro, pero también dolorosa.


(Suspense. Cómo se escribe una novela de intriga. Patricia Highsmith. Traducción de Debora Vázquez y Matías Serra Bradford. Mosaico Bolsillo, 2010. 153 páginas. 6 euros. www.enriquevilamatas.com Artículo completo en Babelia, sábado 8 de enero de 2010.)

miércoles, 12 de enero de 2011

Actividades culturales para el segundo trimestre del curso

Mes de Enero
*Semana de la Paz. 24 al 28 de enero.
*Gala de Presentación del DVD "Cuatro visiones": Proyecto ARCE "Los jóvenes vistos por los jóvenes" Auditorio de Tomares. 27 de Enero.
*IV Pleno de los Jóvenes. Salón de Plenos del Ayuntamiento de Tomares. Participan los delegados, subdelegados de grupo y los alumnos-ayudantes, además de un grupo de alumnos especialmente invitados.
*Entrega de Premios de los Concursos celebrados en el Primer Trimestre: Futbito solidario, Cuentos de Intriga y Misterio, Cortometrajes de Terror.
*Convocatoria de Concurso de Marcapáginas, Convocatoria de Concurso de Cartas y Poemas de Amor y Desamor
*Exposición de Amnistía Internacional
Mes de Febrero
*Semana de Andalucía. 21 al 25 de febrero
*Néstor Festival, III Edición. Auditorio de Tomares
*Estrenos Teatrales
*Estreno de Obra Musical. Auditorio de Tomares
*Convocatoria del Concurso Literario Día de Andalucía
Mes de Marzo
*Día de la Mujer
*Homenaje a los abuelos
Mes de Abril
*XVI Feria del Libro del Instituto. Exposiciones, venta de libros con descuentos. Pregón de la Feria a cargo de Francisco Robles
*Entrega de Premios de los Concursos convocados en el segundo trimestre del curso.

martes, 11 de enero de 2011

...Aunque sea una voz que clame en el desierto


Dedicatoria:

A Juan Diego Caballero, profesor de Historia
Con toda la esperanza

En Sevilla vio la luz, el mismo año de 1909 en el que nacieron Antonio Mairena y Manolo Caracol, el catedrático de Instituto, historiador, Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 1982, Don Antonio Domínguez Ortiz. Hace algún tiempo trajimos aquí su biografía, escrita por Manuel Moreno Alonso y titulada "El mundo de un historiador". Hoy volvemos a hablar, a escribir, de él con ocasión de que esa biografía ha llegado a nuestra biblioteca.
He vuelto a releer este libro que recoge la peripecia vital, pero sobre todo, científica, de Domínguez Ortiz, que murió en Granada en el año 2003, atesorando, por tanto, una larga vida de experiencias y de saber. Seguramente se trata de una persona que encarna todas las virtudes que desearíamos tener aquellos que nos dedicamos a una disciplina concreta y a su enseñanza. Conocimiento, rigor científico, capacidad para investigar, mucho trabajo, paciencia y voluntad, dedicación, visión global de los saberes, conciencia de su propia tarea, humildad, bonhomía, generosidad, sentido común y sentido del humor (los dos sentidos más necesarios en esta vida, además del "Sentido y Sensibilidad" de mi querida Jane Austen).

La biografía de Domínguez Ortiz, de Don Antonio, nos presenta a un verdadero intelectual, porque, cuanto más sabía, más modesto se hacía; porque no fue nunca soberbio ni pedante; porque no necesitaba decir "yo esto lo sé", sino que su obra se iba tejiendo legajo a legajo, escudriñando los archivos y logrando desentrañar los misterios hermosos de la historia y los secretos de la geografía. Domínguez Ortiz pertenece a la gloriosa tradición de los catedráticos de Instituto, de la Enseñanza Media, que ha dado nombres señeros de la investigación y la docencia en nuestro país. Cuando las Universidades estaban copadas por discípulos de maestros, perpetuando una endogamia que, por desgracia, todavía existe; cuando para ser profesor de Universidad había que pasar por un tribunal cuyos criterios eran cuestionables (tres veces lo intentó Don Antonio y tres veces le dijeron NO), los catedráticos de Instituto eran personas independientes intelectualmente, un poco anárquicos, como diría Domínguez Ortiz; quizá con cierto "desaliño indumentario", como nuestro Machado.

Aunque el no formar parte de ninguna Universidad como profesor nos ha privado de discípulos directos, puede decirse que son legión los historiadores, los profesores de Historia, que creemos en él como el modelo de investigador y de docente que nos gustaría haber sido, que nos gustaría ser. A pesar de no ser profesor de Universidad, además, sus publicaciones y su prestigio se abrieron paso y, como dice su biógrafo, "al final de su vida la admiración y el respeto le llegaron como un premio a un hombre bueno y sabio que no buscó más que el placer de enseñar historia". Y, como afirma también el autor de su biografía "no es fácil entender que en un mundo intelectual controlado por un grupo de mandarines, con frecuencia harto mediocres, un hombre independiente de la talla de Domínguez Ortiz pasara de las aulas de un instituto de provincias a los congresos internacionales y a las salas de conferencias más prestigiosas. Llegó un momento, tanto en los ámbitos nacionales como internacionales, en que bastaba decir Don Antonio para que todos comprendieran que se trataba del más importante de los historiadores españoles"

Fue un autodidacta, nacido en una familia modesta de artesanos, pues su padre fue ebanista de retablos, pero, aunque trabajaba con las manos, era un gran lector e inició en la lectura a su hijo desde pequeño. He pensado muchas veces en esta circunstancia, cuando un padre de origen modesto, con un trabajo manual, llega a entender tanto la importancia del saber que hace todo lo posible porque sus hijos estudien y, sobre todo, lean. He aquí uno de los secretos del éxito. El otro, seguramente, es el amor, el sentirse amados, lo que hace que los niños entiendan su lugar en el mundo.
Merece la pena que leáis este hermoso libro y que luego busquéis alguno de los libros de Don Antonio: "Orto y ocaso de Sevilla", "La sociedad española en el siglo XVIII", "Los extranjeros en la vida española durante el siglo XVII","Política y Hacienda de Felipe IV", "La Sociedad española en el siglo XVII", "Crisis y decadencia de la España de los Austrias", "Los judeoconversos en España y América", "La Sevilla del siglo XVII" y muchísimos otros libros más dedicados a los siglos XV, XVI XVII, tanto en España, como en Andalucía y en Sevilla, ciudad a la que siempre amó.

Miscelánea de libros


Los Reyes Magos nos han dejado nuevos libros, que están a tu disposición. Te he contado ya los títulos de algunos de ellos. Ahora completo esa información:

"El amor y la furia". La verdadera historia de Elizabeth Taylor y Richard Burton. Escrita por Sam Kashner y Nancy Schoenberger. Publicada por Lumen. Además de conocer los entresijos de la relación entre estos artistas, el nacimiento del fenómeno de los "papparazzis" y otras cuestiones relativas a temas biográficos, el libro es muy interesante porque pone luz en los complicados rodajes que ambos protagonizaron, con un telón de fondo muy importante de conocer para los aficionados al cine.


"Iglesias de Sevilla". Rutas, recomendaciones, arte, rincones, arquitectura, historia. Escrito por Manuel Jesús Roldán. Publicado por Almuzara. Con este libro puedes recorrer Sevilla sin perderte, sin dejar de conocer nada de lo que la ha convertido, a través del paso del tiempo, en un referente mundial de arte y cultura. Lleva fotografías de Antonio Sánchez Carrasco y es muy recomendable, incluso, para auxiliar al profesorado en su elaboración de itinerarios con los alumnos.


"Sé lo que estás pensando" Escrito por John Verdon. Publicado por Roca Editorial, en su colección Thriller. Se trata de un acontecimiento literario en lo que se refiere a novela negra, que va ya por la edición número 14. Una carta y un número son el inicio de la trama, que ha enganchado a lectores de todo el mundo.


lunes, 10 de enero de 2011

Nunca se quejó, siempre fue una alegría.


Estas palabras las ha pronunciado el actor Manolo Royo, recordando a Juanito Navarro, fallecido en el día de hoy, tras una larguísima vida dedicada al teatro, al cine y, sobre todo, a hacer reír. Que no es poca cosa en los tiempos que corren. Justificar a ambos ladosComo no ha sido un actor de esos que llaman "de culto" la noticia no llegará a los suplementos culturales. Pero hacer reír es un arte y dedicarse a ello durante tantos años también lo es. Vamos a recordar a este actor con esta foto en la que aparece con otros grandes: Celia Gámez, Rocío Dúrcal, Sazatornil, Antonio Garisa, Alfredo Landa, Isabel Garcés...

Participa en la elaboración de nuestra Guía de Lecturas

Vamos a intentar hacer entre todos una Guía de Lecturas para nuestros alumnos, padres y profesores. Para participar en su elaboración basta con que entres en esta Entrada del blog y dejes tu opinión en forma de comentario. También puedes hacer tu recomendación directamente en la Biblioteca o a través del correo electrónico que aparece en este blog. Antes de la Feria del Libro de nuestro Instituto, publicaremos esta Guía de Lecturas hecha entre todos. La cuestión está en establecer una serie de títulos, al menos diez, que consideramos adecuados y recomendables para ser leídos en los diversos tramos de edad, de esta forma:

*Libros para alumnos de 12 a 14 años
*Libros para alumnos de 15 a 18 años
*Libros para mayores de 18 años

sábado, 8 de enero de 2011

De cerca: Mark Haddon


De Babelia, muy interesante:

El escritor británico Mark Haddon (Northampton, 1962) sostiene que cometió la “estupidez” a principios de los noventa de creer que los libros infantiles ilustrados le conducirían a la literatura adulta. Su popular serie Agent 2 le impedía progresar, opina, hasta el punto de que las editoriales rechazaron cinco novelas suyas para mayores. Empezaba a estar “desquiciado” y ¡premio! El curioso incidente del perro amedianoche (2003), una novelita sobre un adolescente autista publicada para ambos públicos, cambió su vida. Recibió una veintena de importantes premios, vendió dos millones largos de ejemplares en 43 idiomas —en España desde entonces 500.000— y al fin este poeta, ilustrador y narrador salta sin complejos de una actividad a otra.

“La verdad es que ahora leo (y de hecho escribo) muy poca literatura para niños. Mi único contacto es a través de mis hijos. ¡Bum! ha sido divertido, una vuelta a algo que había escrito hacemucho tiempo y con el que quiero llegar a los lectores que se lo perdieron”, cuenta Haddon, poco amigo de la promoción, por correo electrónico. En el epílogo a ¡Bum! explica que esta divertida, disparatada y ágil historieta para niños de 10 años salió a la venta en 1992 como Gridzbi Spudvetch! “¡Qué título más ridículo! Nadie sabía pronunciarlo. Solo lo compraron 23 personas”, exagera.
“Una serie de lectores se pusieron en contacto conmigo para decirme que el libro les había gustado muchísimo y mis editores me preguntaron si quería ponerlo al día. Se necesitaba. Estaba plagado de referencias a disquetes, walkmans y reproductores de casetes”. (En el nuevo ¡Bum! escuchan en su iPod a Miembro Gangrenado). Un manojo de cartas admirativas de una escuela de primaria terminaron de convencerle. Cogió el bisturí: “Hay una cuarta parte, que he quitado y reemplazado de forma quirúrgica. La lengua alienígena aparece ya en la primera versión, pero en mi humilde opinión creo que es lo que más he mejorado. ¿Cómo lo hice? No hay reglas ni secretos, directamente es un sinsentido que me hace reír”.
“He dibujado algunas ilustraciones para el nuevo texto, pero ninguna a toda página. No quiero imponer ninguna imagen de los personajes. También en El curioso incidente fui muy cuidadoso de no incluir ningún detalle físico sobre Christopher. No mencionaba la edad, su peso, el color de su pelo, su ropa, la forma de moverse. Nada”, recuerda Haddon. “Hay que dejar al lector un espacio para que imagine y, por cierto, lo hace muy bien. Como resultado la mayoría tiene una imagen bastante intensa y rica de Christopher en sus cabezas. Lo sé porque lo pregunto. Espero que ocurra lo mismo con Charlie y Jimbo”.
Charlie y Jimbo son dos preadolescentes gamberros, osados y sagaces inmersos de repente en “una aventura de propulsión nuclear, de cien toneladas, con asientos reclinables y carrito de refrescos y cosas de picar”—según ellos la describen en las páginas de ¡Bum!— desde que descubren que dos profesores del instituto se comunican en un idioma incomprensible. “¿Quizá acudan a clases nocturnas de mongol?”, se plantean al escuchar frases como “Slap freedo gandy hump”.
“Lo divertido de crear personajes es habitar en la mente de quien no eres tú. De hecho, muy pocos de los personajes de ¡Bum! salen de la vida real. Lo son los padres de Jimbo, que están inspirados en los padres de un amigo de cuando tenía diez años. Ella era una espantosa cocinera y él tenía mucha sangre fría”, rememora.
Tras tres años estudiando en Oxford, Haddon decidió hacer algo por la comunidad y comenzó a trabajar con niños con discapacidades. “Curiosamente no ha afectado ami escritura para pequeños, pero sí para adultos. En El curioso incidente, claro, pero también en una película para la televisión, Coming Down theMountain, sobre un adolescente que quiere matar a su hermano con síndrome de Down”.
Piensa que los británicos se han enamorado de la caricatura de cómo se supone que deben ser y se une a la parodia con el personaje de Britney, una araña-mono discotequera preocupada en pasar por british.Como en todos sus libros la acción transcurre en una tranquila ciudad de provincias de su país; eso sí, en esta ocasión con un viaje galáctico hasta la Enana Elíptica de Sagitario.
Haddon ha descartado formar parte del equipo que ruede El curioso incidente, elegido por Salamandra como uno de los 10 títulos más representativos de su catálogo, lo que le ha valido una nueva edición en el décimo aniversario del sello. “Gracias a Dios no estoy en el filme. Lo podré ver felizmente desde la banda. Dediquémucho tiempo a escribirlo y necesito gastar el tiempo en cosas diferentes. De todos modos, parece una bestia bastante fuerte y sabrá cuidarse ella misma”, cuenta. Steve Kloves (Los fabulosos Baker Boys) dirigirá la cinta retrasada por el rodaje del cierre de Harry Potter. Tampoco participó en la belga Un pequeño inconveniente (2009), de Alfred Lot, basada en su libro homónimo, pese a haber escrito guiones de televisión y radio y ser ganador de dos Premios Bafta.
Haddon acaba de estrenar como dramaturgo tras siete años dando vueltas al argumento de Polar Bears y escribe la novela The Red House. Circunscribirse a una disciplina sería para este hombre orquesta “un infierno”.

(Elisa Silió, Babelia, Suplemento cultural de El País).

jueves, 6 de enero de 2011

Mitología de Nueva York


El XLII Premio de Novela Ateneo de Sevilla lo obtuvo Vanessa Montfort con su libro "Mitología de Nueva York", que ha sido editado por Algaida. Vanessa Montfort (Barcelona, 1975), ya había ganado, en 2006, el Premio Ateneo Joven de Sevilla, con su novela "El ingrediente secreto" y es autora de cuentos y textos teatrales. Los protagonistas de "Mitología de Nueva York", además de la propia ciudad (presente en tantos textos, películas, poemas y canciones, por la gran atracción que ejerce sobre creadores y público en general), son Daniel Rogers, jugador infiltrado por la policía en el mundo de las apuestas ilegales y Laura, una pintora sin éxito, llegada a Nueva York desde algún lugar de Europa para vivir una aventura que pueda cambiar su vida. En el trasfondo está el misterioso libro llamado "Mitología de Nueva York" (por lo que la novela utiliza la técnica de "un libro dentro de otro libro") que trata de asesinatos que parecen reproducirse en la vida real. De nuevo, como en otras ocasiones, el límite entre lo real y lo imaginado parece resquebrajarse. Y las referencias a sitios, locales, acontecimientos y personalidades de la Gran Manzana y de toda la ciudad, sirven como anclajes que potencian la duda entre esos límites.

El libro se inicia con un mapa de los lugares que va a citar, un mapa tanto espacial, como cinematográfico, como novelesco, además de con citas de Herman Neville, Frank Miller y el apócrifo autor del supuesto libro "Mitología de Nueva York" con lo que el círculo de confusiones se cierra de forma llamativa y espectacular.

miércoles, 5 de enero de 2011

Novedades de invierno en nuestra biblioteca


Podéis encontrar en nuestra biblioteca estas publicaciones, que acaban de engrosar los fondos:

"Diccionario histórico de autores de la Literatura infantil y juvenil contemporánea" de Juan José Lage Fernández. Editado por Ediciones Mágina, Editorial Octaedro Andalucía. "El autor recoge en este diccionario histórico, fruto de su inagotable experiencia lectora, los autores de Literatura infantil y juvenil más importantes del siglo XX, tanto españoles como extranjeros, y de cada uno de ellos, realiza un pormenorizado y riguroso estudio que incluye una bibliografía por edades, las características principales de su obra, documentación de referencia sobre el autor, comentarios de las obras más significativas, textos representativos..."

"La Biblioteca de los muertos" de Glenn Cooper. Editado por Grijalbo. Traducción de Sergio Lledó. Se trata de un thriller de gran éxito, que va ya por la octava edición y que tiene más de un millón de ejemplares vendidos. Para los amantes de la novela negra ambientada en otras épocas, en este caso, en la Bretaña del siglo VIII. Reputados escritores han opinado que se trata de un libro importante y bien escrito, con gran ritmo narrativo y que recuerda el tono de Umberto Eco.

"Hoy hubiera preferido no encontrarme a mí misma" de Herta Müller, Premio Nobel de Literatura. Editado por Siruela, colección Nuevos Tiempos. Según el New York Times, se trata de "una meditada y misteriosa alegoría sobre la vida bajo la larga opresión del régimen de Nicolae Ceausescu". En su argumento aparece la historia de una joven que trabaja en una fábrica de ropa durante la dictadura de Ceausescu, que ha sido citada para un interrogatorio. Es un libro de tinte autobiográfico, como muchas de las obras de Müller, en la que recrea los horrores de la opresión que ella misma padeció.

"Las culturas fracasadas. El talento y la estupidez de las sociedades" de José Antonio Marina. Editado por Anagrama, colección Argumentos. José Antonio Marina, que era profesor de Filosofía en un Instituto, lleva años dedicado a la divulgación de temas filosóficos, éticos y educativos, en libros de gran éxito y que lo han convertido en un personaje conocido e imprescindible en algunos debates. En esta ocasión, el libro intenta mostrar cómo surge la inteligencia compartida de la interacción entre los individuos dentro de la sociedad. El autor considera que "somos híbridos de naturaleza y cultura, lo que significa que estamos sometidos a un determinismo genético y a un determinismo cultural".

martes, 4 de enero de 2011

El violinista de Mauthausen



El XLI premio de novela Ateneo de Sevilla fue concedido al libro "El violinista de Mauthausen" escrito por Andrés Pérez Domínguez. Como todos los libros premiados con este galardón fue publicado por Algaida.

¿Qué podemos decir del libro? En París, una pareja está a punto de casarse en la primavera de 1940, pero la Wehrmacht invade Francia y él, republicano español exiliado, es detenido por la Gestapo y enviado al campo de exterminio de Mauthausen. Ella colaborará con los servicios secretos aliados, dispuesta a cualquier cosa para salvar la vida de su prometido. Entre ellos, un ingeniero alemán que ha renunciado a su trabajo en Berlín para no colaborar con los nazis, se dedica a recorrer Europa con un violín bajo el brazo. Muy pronto, las vidas de los tres se entrelazarán para siempre.

Y, por otro lado, ¿quién es su autor? Él mismo se presenta en la contraportada del libro como alguien que lo ha dejado todo para dedicarse a escribir y que no le ha ido mal, a juzgar por los premios obtenidos y por los libros que ha escrito. El autor es un poco presumido porque ha elegido una foto en la que está muy atractivo y no dice su edad, solamente una vaga referencia lunar a modo de acertijo. Pero, como contrapartida, nos deriva a su facebook y a su página personal, así que podemos completar la información en cuanto nos molestemos un poco.

Si leyérais el comienzo del libro, quizá os entrara la curiosidad de seguir leyéndolo, porque es muy garciamarquez, pero Algaida no nos deja poner ni un renglón del texto, así que tendréis que acercaros a la biblioteca y buscarlo directamente.

¡BUM!


Hace algún tiempo Salamandra publicó el libro "El curioso incidente del perro a medianoche" de Mark Haddon. Era un libro para niños y también para mayores. Un libro divertido pero que encerraba la idea del respeto a todos los que son diferentes. No es poca cosa intentar ese objetivo con un libro que, además, nos divierte.

Salamandra y Haddon vuelven ahora con otro nuevo libro: ¡BUM!. Os cuento el argumento, tal y como se recoge en la contraportada del libro:

De pura casualidad, Jim y su mejor amigo Charlie descubren que dos profesores de su instituto se comunican en un incomprensible idioma secreto. Presas de la curiosidad, se confabulan para desentrañar un misterio que, día tras día, se vuelve más inquietante. ¿Qué significan palabras como "spudvetch" o "snekkit"? ¿Quiénes son los Centinelas? ¿Y por qué, de repente, los ojos del profesor Kidd destellan con una fluorescencia azul? ¿No será que el señor Kidd y la señora Pearce, con su extraño lenguaje codificado, son asaltantes de bancos, espías de una potencia enemiga, o incluso alienígenas que preparan una invasión de la Tierra? En su afán de hallar la respuesta a todo este enigma, ambos amigos acaban viajando al espacio infinitov, donde vivirán la aventura más emocionante y peligrosa que nadie habría podido imaginar.

El libro está recomendado para lectores muy jóvenes, pero, por experiencia sabemos que eso de las recomendaciones por edad simplemente no se ajustan a la realidad. Podemos probar con alumnos de primero o segundo de ESO. Creo que en esas edades van a disfrutar enormemente con este libro, como con el anterior del mismo autor. Pero también leyeron el libro del incidente niños más pequeños y muchos padres para comentarlos con sus hijos, de forma que ese club de lectura espontáneo que es la familia, se ha nutrido de lecturas como éstas. Este libro de Haddon ha estado en la lista de los más vendidos del último trimestre del año 2010 y, si sigue la misma progresión de ventas y lectura del anterior, estamos seguros de que se hará muy popular entre los niños y jóvenes.

lunes, 3 de enero de 2011

El tiempo mientras tanto


Carmen Amoraga ha sido la finalista del Premio Planeta 2010 con el libro "El tiempo mientras tanto". Amoraga es licenciada en Ciencias de la Información y ha sido columnista de prensa y colaboradora en tertulias de radio. En estos momentos es asesora en relaciones con los medios del Rectorado de la Universidad de Valencia. Su primera novela fue "Para que nada se pierda" y con ella ganó el II Premio Ateneo Joven de Sevilla. Después publicó "La larga noche", Premio de la Crítica Valenciana y "Todas las caricias". Fue finalista del Nadal en 2007 con "Algo tan parecido al amor".

En este libro aparecen varias mujeres, cada una de las cuales tiene sus sueños y su esperanza de vivir una vida diferente: está María José, su madre, su amiga Marga... También hay personajes masculinos, como Fermín, Paco o Joaquín. La historia que el libro cuenta trata del amor, de la familia, de la amistad, de los lazos que se establecen entre las personas. Hay muchas cosas de la vida cotidiana en el libro, incluyendo la portada, en la que se ve una cafetera y una taza, quizá simbolizando esos momentos de confidencias que se establecen en torno a estos dos objetos...
Como, por desgracia, no se permite la reproducción de ningún fragmento del libro por medio alguno, nos quedamos sin poder leer el comienzo, que quizá hubiera atrapado a los lectores, o quizá no. Pero esto es algo que algunas editoriales hacen y que otras no hacen. Para nosotros, aquellas que dejan libertad para poder extraer palabras o fragmentos son aquellas editoriales que facilitan el conocimiento de sus libros. Puede que la editorial Planeta no necesite lectores. O no necesite "más" lectores. O prefiera que sus libros no se lean demasiado. No sé...

domingo, 2 de enero de 2011

¿El fin de Anagrama?


Victor Miguel Gallardo, nos alerta en Lecturalia de una noticia que aún no podemos determinar si será buena o mala para los libros en España. El asunto es el siguiente: Anagrama, la editorial que creó Jorge Herralde hace ya cuarenta años, pasará a manos italianas, en concreto, a la editorial Feltrinelli, en un proceso que durará cinco años. ¿Qué ocurrirá con esta venta? Os dejo con las palabras de Gallardo al respecto:

La noticia ha sorprendido a casi todo el mundo: Jorge Herralde, el editor de Anagrama, ha llegado a un acuerdo con la editorial italiana Feltrinelli para que, progresivamente, los transalpinos se hagan con el control total de una de las más importantes editoriales independientes españolas. Durante los próximos cinco años Feltrinelli se irá haciendo con paquetes accionariales (empezando con un 10%) hasta llegar, dentro de un lustro, a controlar casi la mitad de la editorial. Entonces pasarán a comprar el resto, dejándole a Herralde unas participaciones simbólicas en el que ha sido su gran proyecto editorial durante cuatro décadas.
Visto lo visto, con un acuerdo firmado el año pasado en Alemania durante una feria internacional y con los detalles recién publicados en la prensa de ambos países, poco espacio queda para pedirle a Herralde que rectifique y que siga llevando él las riendas de Anagrama. Ha primado por encima de todo, según parece, el deseo del editor de que la editorial siga siendo independiente, sin caer en las manos de grupos editoriales que, lo hemos visto muchas veces con otras editoras, acabarían pervirtiendo los valores y políticas editoriales de Anagrama. Feltrinelli no es una mala opción: es una editorial bastante prestigiosa en Italia, independiente, y que ha sabido salir adelante diversificando su oferta: no es sólo una editorial, sino que tiene un centenar de librerías por todo el país.
La pregunta es: ¿afectará este cambio a la línea editorial que Anagrama lleva años manteniendo? Bien, echando un vistazo a los fondos editoriales de ambos sellos podemos ver algunos nombres muy significativos que tienen en común, tal es el caso de
Douglas Adams, Hannah Arendt, Balzac, Baudelaire, Harold Bloom, Charles Bukowski, etc.
Sin embargo, no todo son coincidencias: Feltrinelli no tiene a
Paul Auster o a Michel Houellebecq (precisamente dos de los autores franquicia de la editorial que está comprando) y Anagrama no tiene a Gioconda Belli o a Isabel Allende, por poner ejemplos conocidos (también porque la editorial italiana tiene un abanico mucho más amplio de géneros que la española). Además, Feltrinelli tiene un catálogo mucho mayor de autores italianos que, en comparación, Anagrama con autores españoles.
Seremos optimistas: las comparaciones son odiosas, y nadie puede dudar que Anagrama es una de las editoriales más prestigiosas en habla hispana. Sin embargo, la compra por parte de Feltrinelli le puede resultar más que beneficiosa si la editora italiana le da a la española alternativas que ellos ya utilizan. En primer lugar, Feltrinelli no sólo no se ha quedado anclada en la edición tradicional, sino que ofrece de forma activa (y casi pionera en su país) libros electrónicos, aparte de audiolibros y, atención, contenidos exclusivos para los dispositivos Apple (iPhone, iPad, etcétera). El que tengan sus propias librerías tampoco es moco de pavo: estamos hablando de establecimientos, muy populares por cierto, en los que, por mucho que otras editoriales paguen, los libros de Feltrinelli siempre van a tener un lugar destacado.
Resumiendo, si Anagrama aprovecha la oportunidad y toma como suyas todas las innovaciones en materia de edición y distribución que Feltrinelli ya usa, puede suponer un salto cualitativo importante. Eso sí, seguimos preocupados con la política editorial que dentro de cinco años tendrá Anagrama, aunque un vistazo al catálogo de la compradora italiana nos tranquiliza.

Palabras prestadas: los libros-cebo


Recientemente un conocido me dijo que sólo había leído un libro en su vida, y que éste había sido La Celestina. Por supuesto lo hizo como tarea de colegio, obligado, y desde entonces no había vuelto a abrir uno. Tiene dos empleos y escaso tiempo para la lectura, pero su pareja (que tiene el mismo número de empleos, mantiene a su familia y además acude todos los días al instituto), lee con asiduidad, y devora todo lo que cae en sus manos, ya sean lecturas de clase o los libros de Crepúsculo. Reconocí el clásico caso de lector de extremos, aquel que no tiene acceso a un tipo de lectura mucho más ligera y entretenida que El Lazarillo de Tormes, pero tampoco a algo más elaborada que una saga romántica de vampiros vegetarianos.
Obras de gran éxito comercial, como la ya mencionada saga de
Stephanie Meyer, tienen una importancia fundamental. Hablamos de libros cebo, libros que invitan a lectores poco aficionados a la lectura (debido, frecuentemente, a que la lectura que conocen es ardua e innavegable, consumida por obligación) a encontrarse con el placer de lo literario, el gusto por el uso indiscriminado de la imaginación. Otras sagas, como la notable Harry Potter, pueden ir más allá, ya que suman a la habilidad de mantener la intriga y a la creación de personajes con que el lector joven puede sentirse, hasta cierto punto, identificado, una prosa bien construida y una serie de valores que atraen a todo tipo de público, tales como la responsabilidad, la amistad y la compasión. Sin embargo muchas veces encontramos lagunas al buscar obras que vayan más allá de ese cebo, que puedan hacer que el lector avance y se desarrolle, superando el ansia por el mero consumo de intrigas fáciles y emociones baratas, en dirección a obras que realmente puedan enriquecer su inteligencia y conocimiento. Sunshine, de Robin McKinley, lamentablemente sin traducir al español a día de hoy, es un paso literario en el entorno de la fantasía y los vampiros que supera ampliamente a Crepúsculo en todos los sentidos: la prosa es cercana pero más que correcta; el personaje femenino principal, poderoso sin llegar a perder su cariz humano; y el contexto está elaborado de manera seria y detallada, con preocupaciones realistas como una lógica discriminación contra especies no humanas o la dificultad real de vivir aventuras mágicas cuando además tienes que llevar adelante un empleo, una relación estable de pareja y una relación imperfecta con tu familia. Entre Crepúsculo y el Drácula de Stoker podría estar McKinley, al igual que Harry Potter es un paso anterior a Jonathan Strange y el Señor Norrell, o Rebelión en la granja puede ser un preludio interesante tanto al Mein Kampf como al Manifiesto comunista. Uno no se sumerge en el Ulises de Joyce, o en Guerra y paz de Tolstoi Dostoievski, como tirándose a la piscina sin saber nadar: a lo mejor antes convendría leer unos cuentos de Chejov o La metamorfosis de Kafka, y antes de eso, algunos de los relatos más sencillos y amenos de Cortázar. El amor por la lectura no puede enseñarse a golpe de látigo, sino que debe introducirse de forma sutil y tentadora. Hasta los lectores más avanzados y cultos tienen sus libros culpables, aquellos que no confiesan, al igual que todo el mundo tiene un programa de televisión cuyo disfrute no contaría ni bajo tortura, todos tenemos nuestro cebo y es posible que no lo abandonemos nunca. No es que cualquier lectura sea buena, sino que cualquier lectura es buena para incitarnos a seguir leyendo. Sólo nos faltan los medios necesarios para encontrar libros que realmente nos aportarán más como personas y como constantes aprendices, aquellos que nos empujen a salir del ámbito de lo que nos resulta cómodo, fácil y conocido, para adentrarnos en el fantástico terreno del conocimiento.

(Gabriela Campbell, en Lecturalia, el 21/12/2010)

Una interesante reflexión sobre si hay que obligar o no a leer, y sobre las artimañas para lograr que haya cada vez más lectores.

sábado, 1 de enero de 2011

Happy New Year 2011

FELIZ AÑO NUEVO

La mujer del faro


En plena efervescencia de la novela negra escandinava, Salamandra, que es una editorial muy atrevida y con buen ojo, publica el primer libro protagonizado por una agente de policía navegante, Karin Adler. El libro se llama "La mujer del faro" y su autora es Ann Rosman, a quien algunos críticos han comparado con Camilla Läckberg, como se encarga de resaltar la propia contraportada.

"Apasionada de la navegación a vela y de su trabajo de policía, Karin Adler espera la ocasión de emprender su primer caso criminal. Por fin, cuando en el viejo faro de un islote frente a la pintoresca villa de Marstrand aparece un cadáver detrás de un tabique, la investigación cae en manos de Karin y de su compañero, el puntilloso agente Folke. Al principio sólo cuentan con un breve listado de desaparecidos y un anillo de boda; sin embargo, cuanto más profundizan en la historia de los habitantes de la localidad, mayor es la distancia entre el apacible paisaje y la turbia realidad. La aparición del cuerpo sin vida de un submarinista vuelve acuciante la necesidad de esclarecer los orígenes de un drama que comenzó hace más de sesenta años..."

Los muchísimos lectores que tiene Camilla Läckberg en nuestro Instituto podrán opinar sobre si Ann Rosman se parece, no se parece, es mejor o peor que ella. En todo caso, para comprobarlo habrá que leer "La mujer del faro", que estará en nuestra biblioteca en cuanto volvamos de vacaciones de Navidad. Ya mismo.