sábado, 26 de noviembre de 2011

Querida Jane...

...Austen...
En su último número, el suplemento cultural Babelia, que tenemos enlazado en este blog, dedica un artículo a los doscientos años de la publicación de Sentido y sensibilidad, uno de los libros más apreciados de Jane Austen. En realidad, todos los libros que escribió son leídos y reconocidos por miles de lectores que se identifiquen con su literatura, con su calidad literaria, en primer lugar; con sus personajes y ambientes; con el mundo que rodea sus argumentos; con todos sus libros, en suma. Yo soy una de esas lectoras.

El primer libro que leí de Jane Austen fue Orgullo y prejuicio. Lo confieso. Sigue siendo mi favorito y es también uno de los libros que he leído más veces en mi vida. ¿Doscientas veces? No lo sé, no llevo la cuenta, pero muchas, muchas veces. En ediciones diferentes y con traductores distintos. También he visto la película pero no me gustó, nada que ver con el universo Austen ese trajín alocado de personajes que viven en casitas de cartón piedra. Mucho más acertada y lograda es la versión de la BBC en tres capítulos, con la interpretación del mejor Darcy que una pueda imaginarse: Colin Firth.

Después llegó a mis manos Enma. Es una obra menos conocida pero rebosante de cualidades, tan entretenida y llena de matices que no puede una por menos de desear que no se termine nunca. Luego comencé a buscar por todas partes las obras de la autora, como me suele ocurrir cuando alguien me llena por completo (de niña, con Agatha Christie; de adolescente, con D. H. Lawrence; recientemente con Irène Nèmirovsky...). Encontré Mansfield Park, La abadía de Northanger, Sentido y sensibilidad, Persuasión, Lady Susan... Sabemos que la primera novela que publicó y por la que cobró 140 libras fue Sentido y sensibilidad. Tanto Persuasión como La abadía de Northanger son obras póstumas, publicadas en 1818.

Como suele ocurrir cuando uno ha leído y releído un libro o varios libros de un autor, sus frases, sus ideas, sus personajes, las tienes en la cabeza y forman parte de tu vida. Eso me ocurre con Jane Austen. Me parece alguien tan cercano, alguien de la familia, alguien a quien conozco desde siempre. Y, no solamente ella, o quizá, más que ella, sus personajes: Elizabeth Bennet, sus hermanas, sus padres, el señor Darcy o Bingley, o sus insoportables hermanas. También Emma y su enamorado o las hermanas Daswood... En fin, Jane Austen, eterna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realiza tu comentario dentro del respeto y la corrección.