domingo, 6 de noviembre de 2011

Clásicos juveniles: Guillermo Brown


Comenzamos aquí una serie de entradas dedicadas a mostrar las lecturas que constituyen los Clásicos de la literatura juvenil. Por supuesto, se trata de una selección personal de quien esto escribe, fruto de mis propias vivencias y de lo que he conocido en mi entorno personal y profesional. Por ello, en dicha selección pueden faltar libros que, algunas personas, también consideren Clásicos. Esto puede subsanarse por medio de los comentarios que se hagan a las entradas del blog que formarán esta serie.

El orden de presentación de esos Clásicos es totalmente aleatorio y no tienen ninguna intención de clasificación. El primero que os traigo es "Guillermo Brown", conjunto de libros escrito por Richmal Crompton. Veamos algunos aspectos referidos a esta colección y a sus personajes. De momento, su autora era una maestra de escuela que empezó en 1922 a escribir estos libros con la intención de que se dirigieran a los adultos. Sin embargo, su gran éxito entre niños y jóvenes determinó el destino de la colección, de la que llegó a publicar, entre esa fecha y 1970, un total de 37 títulos. Crompton vivió entre 1890 y 1969, recogiendo en los avatares de Guillermo todos los cambios producidos en estos largos años.

Guillermo Brown forma parte, en los libros, de la banda "Los proscritos", por supuesto sin nada que ver con una banda verdadera sino dentro de los juegos de los niños en su propio mundo. Douglas, Enrique y Pelirrojo, son los otros tres miembros del grupo que completan las aventuras. Douglas y Enrique son espíritus más inocentes, pero Guillermo (prototipo del niño travieso) y Pelirrojo, son mucho más escépticos y malpensantes. He leído algunos libros de Guillermo (en España los publicó todos la Editorial Molino) y puedo deciros que todavía tienen enorme vigencia. Pueden leerse sin que resulten cursis o anticuados, sobre todo los primeros, mucho más frescos y llenos de gracia. En el que se titula "Los apuros de Guillermo", la acción comienza cuando el grupo de amigos va a ver unas excavaciones romanas que están realizando en su pueblo. Guillermo considera a los romanos un pueblo raro y cargado de ínfulas, que tenía las curiosas costumbres de enterrar cacharros (las vasijas que van apareciendo rotas en la excavación) y ocultar dinero que no sirve para nada.

Podéis encontrar ahora los libros de Guillermo en unas nuevas ediciones, que conservan las portadas originales, a cargo de RBA. Son absolutamente recomendables para nuestros hijos y alumnos. También para nosotros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realiza tu comentario dentro del respeto y la corrección.