domingo, 27 de marzo de 2011

Os he hablado ya del azahar...

Ya os he hablado de este milagro, el que cada año se repite en Sevilla: nace el azahar al tiempo que la primavera y las lluvias no pueden evitar que los árboles de las naranjas amargas se pueblen de estas flores blancas, con gotas amarillas en su centro. El azahar de Sevilla es la prueba del ciclo vital, en el que todas las plantas, los seres vivos en general, encuentran su sitio.
Algunos libros elevan el milagro del azahar a género literario y tienen a la ciudad en su centro. "Ocnos", de Luis Cernuda; "Sevilla en los labios", de Joaquín Romero Murube; los textos de Gustavo Adolfo Bécquer, cuando hablan de la feria o de la primavera. Sevilla es un personaje literario que recorre las páginas y los libretos de ópera, que surge cuando menos lo esperamos, en cualquier esquina, cuando el manto blanco del azahar comienza a cubrir las aceras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realiza tu comentario dentro del respeto y la corrección.