sábado, 22 de enero de 2011

Una experiencia maravillosa



Los que nos dedicamos a la enseñanza por vocación sabemos que, lo que más llena y lo que más satisface de esta profesión es el contacto con los alumnos. Más aún, enseñar a los alumnos, hacerles llegar el conocimiento, compartir con ellos lo que tú has aprendido antes de los maestros y profesores que te precedieron. Los profesores enseñamos muchas cosas, no solamente conocimientos, sino también actitudes, porque somos un ejemplo para los alumnos, para lo bueno y para lo malo, aunque no queramos o no nos demos cuenta. También transmitimos nuestro gusto por las cosas, nuestras aficiones, nuestros valores.

Esta relación entre profesor y alumno es una de las más importantes que pueden tenerse en la vida. Y cuando esa relación cuaja en una promoción de alumnos a los que has podido dejar tu "impronta", entonces las cosas rozan lo maravilloso. Quizá todos vosotros, como yo, recordáis a algún profesor especial, a algún maestro que, todavía, continúa con vosotros, en vuestro interior, con enseñanzas, con ideas, que os resultan cotidianas y que os han servido.

Creo que ya he mencionado a la señorita Mariángeles Maura, mi maestra, la mejor maestra que puede haberse tenido, que nos enseñaba lectura, escritura, problemas, y también teatro, música, poesía, dibujo...Tan buena era esta señorita y tan agradable me hacía la estancia en el colegio, que recuerdo llegar antes de tiempo, antes de la hora de abrir, y sentarme a esperar en el escalón de fuera, aunque hiciera frío, calor o viento (y viento, levante o poniente, hacía muchas veces).

Por eso mismo, os cuento, a vosotros que, como yo, sois maestros o profesores vocacionales (o las dos cosas) este relato en el que todo parecido con la realidad no es, ni mucho menos, una coincidencia: Hace unos días recibí una llamada de teléfono de alguien que se identificó como un antiguo alumno mío. Cuando me dijo su nombre reconocí de inmediato quién era y supe también que pertenecía a un grupo de veintitantos alumnos con los que estuve cinco años consecutivos y con los que llevé a cabo una apasionante experiencia. Más bien la llevamos a cabo entre todos: un proyecto de innovación que se titulaba "La cultura andaluza a través del flamenco, la poesía y el arte". Casi nada. De aquella experiencia salió un libro, que se publicó en 1989 y que fue el primer texto interdisciplinar sobre didáctica del flamenco, que podéis ver en la red.

Hablamos de Gracia, Francisco, Antonio Martínez, José María, Isabel María, Mónica, Nieves, Manolito, Gregorio, Gloria y muchos otros, niños estupendos, veintitantos niños a los que yo impartía clases de Lengua, de Historia, de Música (de Flamenco, claro) de Historia del Arte, de Literatura... Leíamos poesías, escribíamos historias y relatos, aprendíamos las cosas del pasado y cantábamos coplas y hacíamos compás con los nudillos, sobre las mesas verdes del aula. Teníamos un cuaderno de autógrafos, y miles de anécdotas, como ese día en que un rebaño de ovejas cruzó el patio sin vallar e inundó el recreo, o esa otra vez, en que plantamos pinos en lo que antes era un erial.

Nuestra clase estaba llena de artilugios, las cosas más modernas de aquel momento, incluido un teléfono desde el que aprendían a hacer gestiones de todo tipo; un equipo de música y muchas otras cosas (ordenadores no, porque entonces no los había). Qué tiempos tan estupendos, cuántas cosas hacíamos, qué agradable resultaba llegar por las mañanas y tras hacer tareas de gestión (porque parte del horario lo gastaba en el Equipo Directivo, del que formaba parte como Secretaria), dedicarme a esos niños, a esas clases, a esos momentos en los que recibíamos artistas o aprendíamos miles de cosas, o recorríamos Sevilla...

Una de las actividades que más interés tenían y que más nos gustaban eran las Propuestas de trabajo sobre lectura, siguiendo, a nuestro modo, el Método de Lectura Creadora de María Hortensia Lacau, que yo había puesto en práctica con anterioridad en otros centros. Pues bien, con nuestras Propuestas de lectura, los alumnos no solamente leían libros, leían más y mejor, sino que fueron capaces de crear, de componer, de adentrarse en la escritura creativa. Cuentos, relatos, tebeos, hojas ilustradas, poemas con rima y sin rima, pequeñas historietas, cartas, resúmenes, composiciones, todo lo que significa el manejo y la destreza en el lenguaje escrito, todo lo que significa la emoción de las palabras, tenía cabida en nuestra tarea cotidiana y eso les hizo disfrutar, nos hizo disfrutar, y también aprender.

Estos niños, como una milagrosa ola que va y viene hasta volver a su playa, han reaparecido en forma de llamada telefónica y de correo electrónico. Parece que el vaivén de la vida va a hacer posible que nos encontremos en un próximo día, en el que ellos serán treinteañeros y yo seré su señorita, a la que, según dicen, no han olvidado nunca. Qué queréis que os diga: después de tantos años el encuentro con esos niños es lo mejor que me podía pasar, mucho mejor que una medalla de oro, mucho mejor que lo mejor...A vosotros os ocurriría lo mismo, estoy segura, por eso os lo cuento.

12 comentarios:

  1. Antonio Martinez soy yo. Gracias a ti soy lo que soy. Gracias por todo tu trabajo y dedicación, siempre te llevaré en mi recuerdo y muchos de nosotros estaríamos encantados con volver a verte. Caty eres grande desde tus comienzos y seguirás así siempre. Un dos tres, cuatro cinco seis, siete ocho, nueve diez un dos!

    ResponderEliminar
  2. Hola Antonio: me alegra muchísimo saber de ti. Es estupendo que leas este blog. Se me ocurre que, de vez en cuando, podíais escribir cosas aquí o mandarme algún comentario sobre un libro. A ver si José María organiza lo de vernos un día. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Y yo soy Gracia, estoy encantada y muy emocionada de que te hayamos encontrado Seño, nuestra seño, Antonio tiene razón, gracias a tí muchos de nostros somos lo que somos ya que nos enseñaste a valorar muchas aspetos de la vida desconocidos para la edad que teníamos y desde que dejé el colegio nunca me he olvidadeo de tí, de hecho cuando cuando voy por Cadiz y paso Puerto Real me viene esos recuerdos del colegio y me gustaria volver a esos tiempos. Espero que cuando quedemos, puedas venir ya que estamos deseando volver a verte

    ResponderEliminar
  4. Hola Gracia, esto sí que es una gran sorpresa. Espero que te vaya muy bien en lo que estés haciendo, que no sé lo que es. A ver si esa cita se hace pronto y tenemos ocasión de hablar. Mi hijo, que nació como sabes el año siguiente de separarnos, ya tiene dieciocho años y acaba de aprobar con buenísimas notas la Selectividad.

    ResponderEliminar
  5. Hola soy Sandra, no se si te acordaras de mi,me ha alegrado enormente de encontrar a unas de mis profesoras, me encantaba esas clases de música que nos dabas donde los invitados que nos llevabas nos hacian ver la musica de diferente manera, nunca lo olvidaré, al igual que a ti.

    ResponderEliminar
  6. Yo soy Paqui no se si se acordara de mi ya q yo en 5ª repeti y no pude seguir con mis compañeros y con la mejor seño q ha habido en el cole Averroes a mis hijos les hablo mucho de usted y de sus clases tandivertidas un saludo y haber si se produce esa esperada quedada, besossss.

    ResponderEliminar
  7. Hola Srta. Caty, soy Juanma Fernandez. Solo decirle que me alegra enormemente el saber de usted despues de tantos años.

    Recuerdo perfectamente aquellos comienzos de las clases a 1º hora cuando calentabamos los nudillos como comenta en su blog, de hecho no dejo de mencionarlo a mis amigos y conocidos cuando vamos a escuchar flamenco que por cierto es una de mis grandes pasiones.

    Espero que esa "quedada" se produzca en cuanto antes.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. querida SEÑORITA CATY soy jose maria naranjo.Desde que me fui a vivir a mairena del alcor cuna de unos de los mejores cantaores de la historia ANTONIO MAIRENA,lo que publicaste UNA EXPERIENCIA MARAVILLOSA es lo mejor que he leido en mi vida.Desde que me fui a vivir a mairena una idea que nunca me quitare de mi cabeza es reunir a MIS ANTIGUOS COMPAÑEROS DEL COLEGIO AVERROES,los he echado mucho de menos.Hemos hecho una pagina en facebook CP AVERROES,ya somos 21 compañeros que he encontrado recordando sus nombres y apellidos.cuando localize tu telefono y pude hablar contigo y escuche tu voz recorde cuando estube contigo en el colegio que años mas maravillosos una gran experiencia.Queremos quedar para recordar aquellos años y volver a vernos despues de 22 años sin saber nada de ellos,yo me fui en 5 curso pero nunca he olvidado esa etapa grande de mi vida,esto de las redes sociales me a debuelto la ilusion por reunir a mis compañeros.Bueno un beso y haber cuando quedemos si puedes nos volveremos a ver y recordar viejos momentos inolvidables.me despido recordandote que cuando quedemos te volvere a llamar y no te olvides de mandarme por correo electronico las cosas que me ibas a mandar,un beso de un antiguo alumno que jamas te olvidara beso...

    ResponderEliminar
  9. Querida "Señorita Caty". Soy María José Álvarez Alcaide, alumna tuya del CP Averroes. Aprovecho este lugar para mandarte un saludo muy cariñoso, aunque no se si me recordarás después de tantos años. Ya que también me dedico a la enseñanza, decirte que comparto todo lo que expresas en "una experiencia maravillosa" y creo que hablo por todos tus alumnos de entonces cuando digo que, además de resultar una gran experiencia tenerte como maestra, juntos como una gran familia que nos sentiamos, aprendimos, no sólo contenidos, sino también valores y otras enseñanzas muy importantes en la vida. Aún recuerdo nuestras revistillas de otoño, primavera.....en las que publicábamos nuestras producciones, siempre guiados por tu mano. En mi vida profesional aspiro, entre otras cosas, a que mis alumnos puedan guardar un recuerdo de mi parecido al que tenemos todos tus alumnos de tu carisma y personalidad. Esperamos verte

    ResponderEliminar
  10. Hola María José. Me acuerdo perfectamente de ti y me alegra mucho que también te dediques a enseñar. No sé si andas cerca de Sevilla o lejos, en todo caso mi correo electrónico es:
    catalina.leonbenitez@gmail.com
    Allí puedes escribirme tú y los demás, a ver si logramos vernos.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Que alegria de encontrar a mi seño preferida!! soy Isabel Maria, despues de tantos años sin saber de vosotros esto es un regalo. He tenido la suerte de conocer alumnos del Nestor Almendros y me lleve una gran sorpresa al saber que mi seño estaba tan cerca de donde vivo ahora. Ojala algun dia podamos reunirnos!! siempre te he recordado, gracias por todo!!

    ResponderEliminar
  12. Hola Isabel María. Me alegra mucho que entres aquí. A ver si podemos vernos, al menos los que estén cerca del Aljarafe. Yo vivo ahora en Bormujos.

    ResponderEliminar

Realiza tu comentario dentro del respeto y la corrección.