jueves, 29 de abril de 2010

Proyecto Almanaque: Lorca

La aurora

Federico García Lorca


La aurora de Nueva York tiene
cuatro columnas de cieno
y un huracán de negras palomas
que chapotean en las aguas podridas.

La aurora de Nueva York gime
por las inmensas escaleras
buscando entre las aristas
nardos de angustia dibujada.

La aurora llega y nadie
la recibe en su boca
porque allí no hay mañana
ni esperanza posible.
A veces las monedas
en enjambres furiosos
taladran y devoran
abandonados niños.

Los primeros que salen
comprenden con sus huesos
que no habrá paraísos
ni amores deshojados;
saben que van al cieno
de números y leyes,
a los juegos sin arte,
a sudores sin fruto.

La luz es sepultada
por cadenas y ruidos
en impúdico reto
de ciencia sin raíces.
Por los barrios hay gentes
que vacilan insomnes
como recién salidas
de un naufragio de sangre.


(Federico García Lorca. “Poeta en Nueva York”)

Acercarse a la poesía por medio de la obra de Lorca es siempre recomendable. En este caso, hemos elegido un texto menos conocido que otras de sus poesías, pero que expresa el sentimiento del poeta ante la desolación que le produce su estancia en la gran urbe contemporánea, Nueva York.

¿Qué hacer con el texto?

Sugerencias didácticas:

A. Lectura del texto por parte del profesor. De esa forma, el alumno tendrá una referencia auditiva clara de un texto bien leído y declamado. Tendremos que hacer un esfuerzo para que nuestra lectura resulte brillante y así podamos transmitir al alumno el ritmo que tiene el poema.

B. Lectura del texto por parte de los alumnos. Leer poesía es una de las cosas más difíciles pero también más reconfortantes. Cuando los alumnos son capaces de entender el sentido de la poesía y, por lo tanto, de leerla adecuadamente, estamos en camino de conseguir mejorar su expresión oral y su comprensión. Puede leerse por varios alumnos completa, leerse por estrofas intercalando alumnos, etc., dependiendo del tiempo de que dispongamos.

C. Detenerse en las palabras de difícil comprensión. ¿Qué tal tener a mano el Diccionario y hacerles ver a los alumnos lo importante que es usarlo a menudo?

D. Comentar en voz alta el sentido del texto. Se trata de un poema lleno de elementos literarios de todo tipo y, sobre todo, pleno de desconsuelo y tristeza.

E. Implicar a los alumnos en el debate a través de preguntas: ¿Por qué está triste el poeta? ¿Qué percibe de esa ciudad que no le gusta? ¿Qué frases expresan esa desolación? ¿Qué efecto producen las grandes ciudades en los extraños? Etc.

miércoles, 28 de abril de 2010

Futuros profesores


Estos días han llegado al centro once futuros profesores, alumnos del Máster de Secundaria que se ha iniciado este año. No entremos a valorar aquí cómo está organizado el Máster, sino que digamos, sencillamente, que, desde el centro, vamos a intentar que el tiempo que pasen con nosotros sea útil, provechoso y que se ilusionen con la tarea de enseñar, porque algunos venían bastante desanimados.

En esas vivencias que van a tener en nuestro centro, habrá un lugar especial para la biblioteca, la lectura y todo lo que tiene que ver con el estímulo por la creación literaria, el placer de leer, los recursos para acercar al alumnado el maravilloso mundo de las letras.

Para empezar, les hemos enseñado todo el centro, más o menos, incluida la biblioteca. Y les vamos a pedir que nos cuenten cuáles son sus libros favoritos y algunas cosas más en relación con la lectura.


Una donación anónima

Un ciudadano anónimo de Tomares ha donado su biblioteca, unos seis mil libros, para que sea distribuida entre los centros escolares de la localidad. El Ayuntamiento de Tomares se ha hecho cargo de la donación y procederá a esa distribución en breve. Desconocemos ahora mismo qué libros de ese fondo nos corresponderán, pero el hecho nos lleva a hacer algunas reflexiones que queremos compartir con los lectores de este blog.

Seguramente este ciudadano ha ido coleccionando esos libros a lo largo de muchos años. Y, seguramente también, los libros han sido importantes para él, porque entre los libros y los dueños se produce una relación especial, que no tiene que ver solamente con su contenido, sino con el libro en sí, con su forma, color, tamaño. A veces se escriben en los libros comentarios, ideas, pensamientos, se subrayan páginas, se anotan nombres, los libros son también parte de nuestra historia y la narran igual que cuentan las historias de otros.

Este ciudadano anónimo ha tenido un acto de generosidad que todos debemos agradecer. Esperamos que sus libros ocupen una parte de nuestra biblioteca en breve y que todos los alumnos, profesores y comunidad educativa en general, puedan leerlos para entender algo de lo que este ciudadano habrá sentido al hacerlo en su día.

lunes, 26 de abril de 2010

Tengo estos huesos hechos a las penas...



Tengo estos huesos hechos a las penas
y a las cavilaciones estas sienes:
penas que vas, cavilación que vienes
como el mar de la playa a las arenas.


Como el mar de la playa a las arenas,
voy en este naufragio de vaivenes,
por una noche oscura de sartenes
redondas, pobres, tristes y morenas.


Nadie me salvará de este naufragio
si no es tu amor, la tabla que procuro,
si no es tu voz, el norte que pretendo.


Eludiendo por eso el mal presagio
de que ni en ti siquiera habré seguro,
voy entre pena y pena sonriendo.


Miguel Hernández

Proyecto Almanaque: Charles Dickens


Cuento de Navidad

Charles Dickens

Fragmento del Capítulo 1: El espectro de Marley

Empecemos por decir que Marley había muerto. De ello no cabía la menor duda. Firmaron la partida de su enterramiento el clérigo, el sacristán, el comisario de entierros y el presidente del duelo. También la firmó Scrooge. Y el nombre de Scrooge era prestigioso en la Bolsa, cualquiera que fuese el papel en que pusiera su firma.
El viejo Marley estaba tan muerto como el clavo de una puerta.
¡Bueno! Esto no quiere decir que yo sepa por experiencia propia lo que hay particularmente muerto en el clavo de una puerta; pero puedo inclinarme a considerar un clavo de féretro como la pieza de ferretería más muerta que hay en el comercio. Mas la sabiduría de nuestros antepasados resplandece en los símiles, y mis manos profanas no deben perturbarla, o desaparecería el país. Me permitiré. pues, repetir enfáticamente que Marley estaba tan muerto como el clavo de una puerta.
¿Sabía Scrooge que aquél había muerto? Indudablemente. ¿Cómo podía ser de otro modo? Scrooge y él fueron consocios durante no sé cuántos años. Scrooge fue su único albacea, su único administrador, su único cesionario, su único legatario universal, su único amigo y el único que vistió luto por él. Pero Scrooge no estaba tan terriblemente afligido por el triste suceso que dejara de ser un perfecto negociante, y el mismo día del entierro lo solemnizó con un buen negocio.
La mención del entierro de Marley me hace retroceder al punto de partida. Es indudable que Marley había muerto. Esto debe ser perfectamente comprendido; si no, nada admirable se puede ver en la historia que voy a referir. Si no estuviéramos plenamente convencidos de que el padre de Hamlet murió antes de empezar la representación teatral, no habría en su paseo durante la noche, en medio del vendaval. por las murallas de su ciudad, nada más notable que lo que habría en ver a otro cualquier caballero de mediana edad temerariamente lanzado, después de obscurecer, en un recinto expuesto a los vientos -el cementerio de San Pablo, por ejemplo-, sencillamente para deslumbrar el débil espíritu de su hijo.
Scrooge no borró el nombre del viejo Marley. Permaneció durante muchos años esta inscripción sobre la puerta del almacén: "Scrooge y Marley". La casa de comercio se conocía bajo la razón social "Scrooge y Marley". Algunas veces los clientes modernos llamaban a Scrooge Scrooge y otras veces Marley: pero él atendía por ambos nombres. Todo era lo mismo para él.
¡Oh! Pero Scrooge era atrozmente tacaño, avaro, cruel, desalmado, miserable, codicioso. Incorregible, duro y esquinado como el pedernal, pero del cual ningún eslabón había arrancado nunca una chispa generosa; secreto y retraído y solitario como una ostra. El frío de su interior le helaba las viejas facciones. Le amorataba la nariz afilada, le arrugaba las mejillas, le entorpecía la marcha, le enrojecía los ojos, le ponía azules los delgados labios; hablaba astutamente y con voz áspera. Fría escarcha cubría su cabeza y sus cejas y su barba de alambre. Siempre llevaba consigo su temperatura bajo cero; helaba su despacho en los días caniculares y no lo templaba ni un grado en Navidad.
El calor y el frío exteriores ejercían poca influencia sobre Scrooge. Ningún calor podía templarle, ninguna temperatura invernal podía enfriarle. Ningún viento era más áspero que él, ninguna nieve más insistente en sus propósitos, ninguna lluvia más impía. El temporal no sabía cómo atacarle. La más mortificante lluvia, y la nieve, y el granizo, y el agua de nieve, podían jactarse de aventajarle en un sola cosa: en que con frecuencia "bajaban" gallardamente, y Scrooge, nunca.
Jamás le detuvo nadie en la calle para decirle alegremente: "Querido Scrooge, ¿cómo estáis? ¿Cuándo iréis a verme?" Ningún mendigo le pedía limosna, ningún niño le preguntaba qué hora era, ningún hombre ni mujer le preguntaron en toda su vida por dónde se iba a tal o cual sitio. Aun los perros de los ciegos parecían conocerle, y cuando le veían acercarse arrastraban a sus amos hacia los portales o hacia las callejuelas, y entonces meneaban la cola como diciendo: "Es mejor ser ciego que tener mal ojo".
¡Pero qué le importaba a Scrooge! Era lo que deseaba: seguir su camino a lo largo de los concurridos senderos de la vida, avisando a toda humana simpatía para conservar la distancia.

Cuestiones a tratar sobre el texto:

Estamos ante un auténtico clásico de la Navidad, el Cuento o Canción de Navidad (de las dos formas se ha traducido) que escribió Charles Dickens.
Bueno será comentarles a los alumnos algo del autor. Cualquier cosa de su vida les resultará de gran interés. También, señalarles la repercusión que tuvo su obra en Inglaterra: cuando Dickens murió hubo quien se hizo la gran pregunta: “¿Habrá muerto también Papá Noel”?
El texto está escrito con un lenguaje irónico que va más allá de lo humorístico. Bueno es que los alumnos reflexionen sobre el poder del humor para poner de manifiesto hasta los caracteres y los ambientes más sórdidos y complicados.

¿Qué podemos hacer con el texto?

1. Leerlo como hacemos siempre. Y leerlo dándole la gracia que tiene, cambiando las voces y prestándole toda la viveza que emana de sus líneas.
2. Comentarlo entre todos. Una vez que el profesor haya planteado la época en la que se escribe, los alumnos pueden reflexionar sobre cómo la literatura está inserta en los momentos históricos pero, a la vez, da tipos universales.
3. Reparar en el personaje principal. Scrooge no es un personaje de cartón piedra, sino un auténtico malandrín que, sorprendentemente, ofrecerá más aristas de las que podíamos imaginar al principio. Puede darnos pie para hablar del carácter de los humanos, citando algunos personajes “malos” que los alumnos conozcan de libros o de películas.
4. Reflexionar sobre la curiosa circunstancia de que en la Navidad todos queremos ser buenos. Pero ¿qué pasa el resto del año? He aquí una pregunta que los alumnos pueden responder con una frase ingeniosa cada uno, en un turno de palabra que no deje a nadie fuera.
5. Completar lo leído. Recomendar a los alumnos que, para Navidad, lean el relato entero. Pueden hacerlo en la web, con sólo teclear el título y también comprar una edición. En estas Navidades saldrán, al menos, dos nuevas y se mantienen otras clásicas que siempre se pueden encontrar.

domingo, 25 de abril de 2010

Proyecto Almanaque: El mundo de Sofía


“Sofía Amundsen volvía a casa después del Instituto. La primera parte del camino la había hecho en compañía de Jorunn. Habían hablado de robots. Jorunn opinaba que el cerebro humano era como un sofisticado ordenador. Sofía no estaba muy segura de estar de acuerdo. Un ser humano tenía que ser algo más que una máquina.
Se habían despedido junto al hipermercado. Sofía vivía al final de una gran urbanización de chalets, y su camino al Instituto era casi el doble que el de Jorunn. Era como si su casa se encontrara en el fin del mundo, pues más allá de su jardín no había ninguna casa más. Allí comenzaba el espeso bosque.
Giró para meterse por el Camino del Trébol. Al final había una brusca curva que solían llamar “Curva del Capitán”. Aquí sólo había gente los sábados y los domingos.
Era uno de los primeros días de mayo. En algunos jardines se veían tupidas coronas de narcisos bajo los árboles frutales. Los abedules tenían ya una fina capa de encaje verde.
¡ Era curioso ver cómo todo empezaba a crecer y brotar en esta época del año ¡ ¿Cuál era la causa de que kilos y kilos de esa materia vegetal verde saliera a chorros de la tierra inanimada en cuanto las temperaturas subían y desaparecían los últimos restos de nieve?
Sofía miró el buzón al abrir la verja de su jardín. Solía haber un montón de cartas de propaganda, además de unos sobres grandes para su madre. Tenía la costumbre de dejarlo todo en un montón sobre la mesa de la cocina, antes de subir a su habitación para hacer los deberes.
A su padre le llegaba únicamente alguna que otra carta del banco, pero no era un padre normal y corriente. El padre de Sofía era capitán de un gran petrolero y estaba ausente gran parte del año. Cuando pasaba en casa unas semanas seguidas, se paseaba por ella haciendo la casa más acogedora para Sofía y su madre. Por otra parte, cuando estaba navegando resultaba a menudo muy distante.
Ese día sólo había una pequeña carta en el buzón y era para Sofía.
“Sofía Amundsen”, ponía en el pequeño sobre. “Camino del Trébol, 3”. Eso era todo, no ponía quién la enviaba. Ni siquiera tenía sello.
En cuanto hubo cerrado la puerta de la verja, Sofía abrió el sobre. Lo único que encontró fue una notita, tan pequeña como el sobre que la contenía. En la notita ponía: ¿Quién eres?
No ponía nada más. No traía ni saludos ni remitente, sólo esas dos palabras escritas a mano con grandes interrogaciones.
Volvió a mirar el sobre. Pues sí, la carta era para ella. ¿Pero quién la había dejado en el buzón?

Aclaraciones sobre el texto:

Este es un fragmento del inicio del libro “El mundo de Sofía” escrito por Jostein Gaarder. La edición que he utilizado es de la Editorial Siruela (Biblioteca Gaarder) del año 2008 (novena edición revisada).
Jostein Gaarder (Oslo, 1952) fue profesor de Filosofía y de Historia de las Ideas en una Instituto de Bergen durante diez años. En 1986 empezó a publicar libros y, en 1990 recibió el Premio de la Crítica y el Premio Literario del Ministerio de Cultura noruegos por su novela “El misterio del solitario” (Siruela, 1995). Pero fue “El mundo de Sofía” (Siruela, 1994) la obra que se convirtió en un auténtico best-seller mundial y que ha sido galardonada en España con los premios Arzobispo Juan de San Clemente y Conde de Barcelona. Gaarder ha creado la Fundación Sofía, cuyo premio anual de cien mil dólares se concede a la mejor labor innovadora a favor del medio ambiente y el desarrollo.

Sinopsis argumental:

A través de una jovencita, Sofía, estudiante de un Instituto, nos acercamos a la reflexión en torno a la historia de la filosofía occidental, que es como decir, a los grandes secretos de nuestro legado histórico y nuestra tradición cultural.

Sugerencias de trabajo didáctico:

La discusión que debe seguir a la lectura atenta del texto puede ordenarse en torno a los dos interrogantes que plantea el fragmento, que pueden seguirse desde un planteamiento imaginativo por parte de los alumnos:

¿Quién envía la carta a Sofía?
¿Cómo respondería cada uno de los alumnos a la pregunta “Quién eres…”?


Para los alumnos más mayores, puede comentarse el significado del nombre de la joven: Sofía: sabiduría. Este elemento es el que da unidad al libro en su desarrollo. Pues la búsqueda de Sofía acerca de ella misma no es más que el asombro que da paso a toda reflexión filosófica.
Para los más pequeños: puede hacerse hincapié en el distinto paisaje que ve Sofía camino del Instituto comparándolo con el de ellos mismos. Árboles, climas, paisajes, todo ello es diferente en Noruega.

Recomendar al alumno la lectura del libro. Puede convertirse en una obra que nunca olviden.

Libros para los jóvenes


He incluido en este blog un listado de sitios en los que podéis encontrar amplísima información sobre autores y obras dedicadas al público juvenil. Por supuesto, no están todos los que son, pero sí podemos decir que esta información es un buen punto de partida para orientar a los alumnos en sus lecturas. Dentro de un par de meses tendremos las vacaciones de verano, un momento idóneo para que los niños y jóvenes dediquen tiempo a leer. Así que, a partir de esta guía que os he añadido al blog podéis ir viendo qué recomendaciones serían interesantes para ellos. Junto con las notas, sería muy bueno que se llevaran esas recomendaciones.


Os animo a que tanto profesores como alumnos echéis un vistazo a estos enlaces por si encontráis ahí un autor o una obra que os guste e interese leer.

sábado, 24 de abril de 2010

Callie dará mucho que hablar




Callie es Calpurnia Tate y, como digo en el título de esta entrada, dará mucho que hablar, ya lo veréis. Callie vive en la novela, escrita por Jacqueline Kelly, titulada La evolución de Calpurnia Tate (en inglés, The evolution of Calpurnia Tate). Acaba de salir, publicado por la editorial Roca, y ya es un éxito de ventas. Me parece atractivo el argumento y creo que gustará a nuestros alumnos. Si los profesores lo recomiendan y les hacen una pequeña sinopsis del argumento, para lo que pueden usar nuestro blog, estoy segura de que en el Instituto habrá un gran número de alumnos que la lean. Y de profesores también, porque resulta muy interesante.

Os resumo el argumento, que aparece reseñado en la web de Lecturalia:

Ser la única chica de seis hermanos en la Texas de principios de S.XX no es fácil. La madre de Calpurnia Tate quiere que aprenda cosas de señorita: aprender a cocinar y coser, comportarse con propiedad, dejar de meterse en peleas y tocar el piano. Sin embargo ella disfruta saliendo a observar la naturaleza y recogiendo especímenes que luego mostrará a su abuelo, el único interesado en las andaduras de Callie. Es más: le regalará un ejemplar de El origen de las especies y un cuaderno para que aplique el método científico a sus observaciones.Pero esto no es lo único que Callie observa: a su alrededor, su familia también va viviendo pequeñas epifanías. Unos hermanos se enamoran y les parten el corazón, otros no pararán de meterse en altercados y otro no querrá, de ninguna manera que maten al pavo reservado para acción de gracias.

Y, para que podáis profundizar un poco en el libro y hacerlo llegar a los alumnos, voy a daros el enlace con la página web de la autora, muy bonita y llena de contenidos en inglés, para que podamos practicar el idioma. Trae unas fotos preciosas de lo que la autora llama: el mundo de Callie.


Creo que este libro bien podía recomendarse por los profesores de Ciencias Naturales, de Biología, de Física y Química, porque, partiendo de la idea de una visión familiar de las relaciones humanas, llega a profundizar en cómo el mundo es el resultado de una serie de leyes naturales que hay que respetar. La conciencia ecológica es mucho más fácil de extender si usamos la literatura.
Espero que muchos niños de nuestro Instituto lean el libro y que, a partir de su lectura, sean ellos mismos capaces de escribir sobre lo que el mundo que los rodea les ofrece desde el punto de vista de la naturaleza y de la vida. Esa reflexión, que podría ir acompañada de dibujos y de fotografías, sería el punto de partida de un buen trabajo que compaginaría literatura y ciencia.


Proyecto Almanaque: Bécquer


Maese Pérez, el organista


Gustavo Adolfo Bécquer

Fragmento


La iglesia estaba iluminada con una profusión asombrosa. El torrente de luz que se desprendía de los altares para llenar sus ámbitos, chispeaba en los ricos joyeles de las damas que, arrodillándose sobre los cojines de terciopelo que tendían los pajes y tomando el libro de oraciones de manos de las dueñas, vinieron a formar un brillante círculo alrededor de la verja del presbiterio. Junto a aquella verja, de pie, envueltos en sus capas de color galoneadas de oro, dejando entrever con estudiado descuido las encomiendas rojas y verdes, en una mano el fieltro, cuyas plumas besaban los tapices, la otra sobre los bruñidos gavilanes del estoque o acariciando el pomo del cincelado puñal, los caballeros veinticuatros, con gran parte de lo mejor de la nobleza sevillana, parecían formar un muro, destinado a defender a sus hijas y a sus esposas del contacto de la plebe. Ésta, que se agitaba en el fondo de las naves, con un rumor parecido al del mar cuando se alborota, prorrumpió en una aclamación de júbilo, acompañada del discordante sonido de las sonajas y los panderos, al mirar aparecer al arzobispo, el cual, después de sentarse junto al altar mayor bajo un solio de grana que rodearon sus familiares, echó por tres veces la bendición al pueblo.
Era la hora de que comenzase la Misa.
Transcurrieron, sin embargo, algunos minutos sin que el celebrante apareciese. La multitud comenzaba a rebullirse, demostrando su impaciencia; los caballeros cambiaban entre sí algunas palabras a media voz, y el arzobispo mandó a la sacristía a uno de sus familiares a inquirir el por qué no comenzaba la ceremonia.
-Maese Pérez se ha puesto malo, muy malo, y será imposible que asista esta noche a la Misa de media noche.
Ésta fue la respuesta del familiar.
La noticia cundió instantáneamente entre la muchedumbre. Pintar el efecto desagradable que causó en todo el mundo, sería cosa imposible; baste decir que comenzó a notarse tal bullicio en el templo, que el asistente se puso de pie y los alguaciles entraron a imponer silencio, confundiéndose entre las apiñadas olas de la multitud.
En aquel momento, un hombre mal trazado, seco, huesudo y bisojo por añadidura, se adelantó hasta el sitio que ocupaba el prelado.
-Maese Pérez está enfermo -dijo-; la ceremonia no puede empezar. Si queréis, yo tocaré el órgano en su ausencia; que ni maese Pérez, es el primer organista del mundo, ni a su muerte dejará de usarse este instrumento por falta de inteligente.
El arzobispo hizo una señal de asentimiento con la cabeza, y ya algunos de los fieles que conocían a aquel personaje extraño por un organista envidioso, enemigo del de Santa Inés, comenzaban a prorrumpir en exclamaciones de disgusto, cuando de improviso se oyó en el atrio un ruido espantoso.
-¡Maese Pérez está aquí!... ¡Maese Pérez está aquí!...
A estas voces de los que estaban apiñados en la puerta, todo el mundo volvió la cara.
Maese Pérez, pálido y desencajado, entraba en efecto en la iglesia, conducido en un sillón, que todos se disputaban el honor de llevar en sus hombros.
Los preceptos de los doctores, las lágrimas de su hija, nada había sido bastante a detenerle en el lecho.
-No -había dicho-; ésta es la última, lo conozco, lo conozco, y no quiero morir sin visitar mi órgano, y esta noche sobre todo, la Noche-Buena. Vamos, lo quiero, lo mando; vamos a la iglesia.
Sus deseos se habían cumplido; los concurrentes le subieron en brazos a la tribuna, y comenzó la Misa.

Cuestiones a tratar sobre el texto:

Este texto forma parte de la leyenda de Bécquer “Maese Pérez, el organista”. Esta leyenda, ambientada en Sevilla como puede observarse al leer el texto, narra el caso de Maese Pérez, organista de la Catedral, muy conocido y admirado por su virtuosismo al tocar el órgano, que cae enfermo de muerte precisamente cuando tenía que intervenir en la celebración de la Misa. El fragmento que hemos seleccionado narra la espera que se produce en la Catedral, antes de la llegada del organista y cómo interviene alguien, también organista, que tenía gran envidia de Maese Pérez y que pretende ocupar su lugar. El final del fragmento, con el organista Maese Pérez tocando, no puede aventurar el verdadero final de esta leyenda, que dejamos en el aire para que los alumnos tengan la curiosidad de leerla completa.

Qué podemos hacer con el texto:

1. Lectura atenta del texto por los alumnos en voz baja
2. Lectura en voz alta, por varios alumnos, con explicaciones acerca de aquello que sea de interés por parte del profesor. Hemos señalado en negrita algunas palabras que pueden requerir explicación por el profesor o el uso del diccionario.
3. Comentario de todo el grupo sobre el texto. Se trata de resumir el significado del mismo, para lo cual resulta interesante centrarse en la tradición de la Misa del Gallo, por un lado, así como en el tono misterioso de las Leyendas que escribe Bécquer, lo que permite adivinar un final sorprendente.
4. Recomendación a los alumnos para que lean la leyenda completa y, aún mejor, seleccionarles algunas de las Leyendas de Bécquer que pueden ser más asequibles para ellos en función de la edad y nivel de los alumnos. Pueden hallarse en edición impresa y también en Internet.

Un trabajo de ampliación:

Una de las virtualidades de los textos literarios es que no solamente nos enseñan a leer comprensivamente y a mejorar el vocabulario, sino que nos impulsan a escribir. Para escribir bien, es preciso leer mucho. Pero también es preciso escribir mucho y dejar rienda suelta a la creatividad. Puede ser una buena excusa para que los alumnos amplíen el trabajo proponerles que terminen esta historia. ¿Cuál será el desenlace de la misma? Ello siempre antes de que los alumnos lean el texto completo, por supuesto. Pero, incluso habiéndolo leído siempre se les puede proponer que inventen OTRO FINAL. Esta es una actividad que se realiza frecuentemente como estrategia de animación a la lectura y que da muy buen resultado.

Y ADEMÁS:

Hay un protagonista en esta leyenda que aparece envuelto en las sombras, pero que tiene una gran importancia en el relato. Se trata de la Catedral de Sevilla, una joya arquitectónica que todos los sevillanos deberían conocer. Sería una buena idea que se pudiera dedicar algún tiempo a comentar algunos aspectos de la misma o, en todo caso, que se remitiera a los alumnos a fuentes que pudieran ampliar esta información. Los profesores de Geografía e Historia pueden dar interesantes pistas al respecto.

viernes, 23 de abril de 2010

José Emilio Pacheco: Premio Cervantes



Acaba de recibir el Premio Cervantes, el galardón más importante de las letras en lengua castellana. Es el escritor mexicano José Emilio Pacheco. Para todos, una reseña biográfica que he obtenido en Internet y, sobre todo, un poema. También algunos fragmentos del discurso que ha pronunciado hoy en la Universidad de Alcalá de Henares.

Ahí van:

Poeta y ensayista mexicano nacido en Ciudad de México en 1939.Empezó a brillar desde muy joven en el panorama cultural mexicano, gracias a su dominio de las formas clásicas y modernas y al enfoque universal de su poesía.Además de poeta y prosista se ha consagrado también como eximio traductor, trabajando como director y editor de colecciones bibliográficas y diversas publicaciones y suplementos culturales.

Ha sido docente universitario e investigador al servicio de entidades gubernamentales.

Entre sus galardones se cuentan: Premio Nacional de Poesía, Premio Nacional de Periodismo Literario, Premio Xavier Villaurrutia, Premio Magda Donato, Premio José Asunción Silva en 1996,el Premio Octavio Paz en el año 2003, el Premio Federico García Lorca 2005, el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda en 2004, la XVIII edición del Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2009 y el Premio Cervantes en 2009.

De su obra poética se destacan: «Los elementos de la noche» en 1963, «El reposo del fuego» en 1966, «No me preguntes cómo pasa el tiempo» en 1969, «Irás y no volverás» en 1973, «Islas a la deriva» en 1976, «Desde entonces» en 1980, «Trabajos en el mar» en 1983, y «El silencio de la luna» poemas de 1985 1996.

Poesía:

La flecha

No importa que la flecha no alcance el blanco
Mejor así
No capturar ninguna presa
No hacerle daño a nadie
pues lo importante
es el vuelo la trayectoria el impulso
el tramo de aire recorrido en su ascenso
la oscuridad que desaloja al clavarse
vibrante
en la extensión de la nada

Fragmentos de su discurso al recoger el Premio Cervantes:

...mi habla de todos los días, la lengua en que nací y constituye mi única riqueza, puede ser para quien sepa emplearla algo semejante a la música del espectáculo, los colores de la ropa y de las casas que iluminan el escenario...

...El Quijote es muchas cosas pero es también la venganza contra todo lo que Cervantes sufrió hasta el último día de su existencia. Si recurrimos a las comparaciones con la historia que vivió y padeció Cervantes, diremos que primero tuvo su derrota de la Armada Invencible y después, extracronológicamente, su gran victoria de Lepanto: El Quijote es la más alta ocasión que han visto los siglos de la lengua española...

...Nada de lo que ocurre en este cruel 2010 -de los terremotos a la nube de ceniza, de la miseria creciente a la inusitada violencia que devasta a países como México- era previsible al comenzar el año. Todo cambia día a día, todo se corrompe, todo se destruye. Sin embargo en medio de la catástrofe, al centro del horror que nos cerca por todas partes, siguen en pie, y hoy como nunca son capaces de darnos respuestas, el misterio y la gloria del Quijote.

Día de libro y rosas: Feliz Día del Libro


Feliz Día del Libro. Quizá has salido de casa para recorrer las calles aprovechando que la lluvia ha cesado. Puede que tus pasos se detengan, entonces, en una librería, de las muchas que hoy, Día del Libro, sacan a la puerta sus mesas repletas de novedades y te obsequian con un clavel o una rosa, roja seguramente, si compras un libro.
Quién sabe si la llamada del amor se ha traducido para ti en regalar un libro o en recibir un regalo en forma de libro. En todo caso, siempre puedes comprártelo a ti mismo y su lectura te sabrá igual de dulce, si has elegido bien, si te has dejado guiar por la intuición de esa portada tan bonita, o por la recomendación de ese amigo que tantas veces acierta con tus gustos o con esa publicidad tan certera que te ha empujado a probar la lectura de un libro.

En cualquier caso, estés donde estés, en la playa si has decidido pasar de la Feria, o a punto de volver a pisar el albero, en el sitio que hayas escogido para pasar estos días, recuerda que un libro es la mejor forma de ahuyentar las penas y de saborear las alegrías. Recuérdalo hoy, en el Día del Libro, y hazte a ti mismo, a ti misma, el mejor regalo (mejor aún que las joyitas de Tous): un libro.

jueves, 22 de abril de 2010

Cuadernos rojos, azules, grises, verdes, anaranjados...


Estás en cualquier sitio. Has ido de viaje, visitas a unos primos, das vueltas por tu casa pretendiendo hacer algo... Estás en cualquier sitio y llevas puesta cualquier ropa, calzas cualquier zapato, no te arreglas el pelo, no te pintas los labios, no te conoce nadie. Estás muy solo...o sola. Hablamos de cualquier ciudad del mundo, o de tu ciudad en días de descanso, o del sitio de la playa o del campo, o de la casa de tus padres, o de la habitación de un amigo si eres un joven que vas de visita, o de una plazoleta, de un parque, de un internado, en un curso de inglés, quién sabe, en cualquier sitio.
Has hecho el equipaje y no te has olvidado. Lo has guardado y allí aparecerá, en esas horas bajas en las que te preguntas por qué he venido, con lo tranquilito que estaba en casa, qué haré en estas horas bajas, en estas horas vacías de contenido. O lo abres a la vuelta de ese paseo en barco, cuando tu cabeza está llena de nuevos paisajes, incluso de volcanes con lava que arrojan ceniza e impiden viajar. Lo abres después de encontrarte con esa persona, esa tarde tan importante, cuando, enmedio de la feria, has mirado unos ojos y esos ojos te han devuelto la mirada.
El cuaderno. Ese cuaderno escolar a rayas, cuadros o liso. El cuaderno de pastas de colores, duras o blandas. El cuaderno con un bonito diseño o el cuaderno simple y barato del supermercado. El cuaderno que te acompaña siempre porque, a veces, en cualquier sitio, puede surgir la llama, puede saltar la pista, puedes llenarlo de palabras y, ellas sí, te acompañan.
¿Recordáis que os conté que alguien había estudiado los 73 cuadernos que Agatha Christie había dejado escritos? ¿Recordáis ese libro que os cité, que alguien, ese mismo alguien, ha escrito después de estudiar los 73 cuadernos? Pues estoy leyendo el resultado misterioso de esas misteriosas averiguaciones y lo primero que he visto es que ella también, como yo y como otras muchas personas, tenía siempre a mano un cuaderno (esto es un decir, tenía "por ahí", un cuaderno) en el que lo iba anotando todo: las tramas de las novelas, los desenlaces, los personajes que aparecerían pero también la lista de la compra, la lista de los enseres que había que arreglar en la casa, la lista de los viajes, la lista (como mi famosa lista) de "las cosas por hacer".
Así que, vosotros todos los que también tenéis un cuaderno siempre a mano o "por ahí", los que guardáis esos cuadernos escolares y los váis llenando de casi todo, los que los apiláis en un armario o los colocáis en orden en una estantería, vosotros todos estáis haciendo lo mismo que hace la gran señora del crimen, Dame Agatha, Agatha Christie, y, quién lo sabe, algún día vuestros cuadernos pueden dar pistas sobre vosotros y podrán conoceros mejor por ellos y vuestros hijos o nietos entenderán, después de analizar tamaño jeroglífico, de qué iba la cosa con sus padres.
En cuanto al libro de los cuadernos secretos, aún es pronto para decirlo pero hay tela que cortar.

Proyecto Almanaque: No te olvides de Ana


Diario
Ana Frank

Fragmento



Viernes, 9 de octubre de 1942

Querida Kitty
[1]:

Hoy sólo tengo noticias deprimentes que darte. Muchos de nuestros amigos judíos han sido embarcados por docenas por la Gestapo
[2], que no se anda con contemplaciones. Han sido llevados en furgones de ganado a Westerbork, al gran campo para judíos en Drente. Westerbork debe ser una pesadilla: cientos y cientos están obligados a lavarse en un solo cuarto y faltan los sanitarios. Duermen los unos encima de los otros, amontonados en cualquier rincón. Hombres, mujeres y niños, todos juntos. De lo que sucede, no hablemos: muchas mujeres y hasta muchachas están encintas[3].
Imposible huir. La mayoría está marcada por el cráneo afeitado y otros, además, por su tipo de judío
[4].
Si esto sucede ya en Holanda, ¿qué no será en las regiones lejanas y bárbaras de las que Westerbork no es más que el vestíbulo? Estamos seguros de que esas pobres gentes serán masacradas. La radio inglesa habla de cámaras de gas. Después de todo, quizá sea la manera más rápida de morir. Eso me tiene enferma. Miep
[5] cuenta todos estos horrores tan vivamente que ella misma se impresiona. Un ejemplo reciente: Miep encontró ante su puerta a una vieja judía paralítica que aguardaba a la Gestapo, mientras traían un auto para transportarla. La pobre vieja estaba muerta de miedo bajo los bombardeos ingleses y temblaba viendo los haces luminosos cruzar el cielo como saetas. Miep no tuvo el valor de acogerla en su propia casa; nadie lo habría hecho. Los alemanes son inmisericordes.
Elli también tiene por qué sufrir. Su novio tiene que partir para Alemania. Ella teme que los aviadores que vuelan sobre nuestras casas dejen caer su cargamento de bombas sobre la cabeza de Dirk…Claro que Dirk no es el único obligado a partir; todos los días parten trenes atestados de jóvenes de ambos sexos con destino al trabajo forzado en Alemania. Cuando por alguna razón se detienen en el trayecto en algún cruce, algunos tratan de escapar, pero son pocos los que lo logran.
Aún no he terminado con estas tristes noticias. ¿Has oído hablar alguna vez de rehenes? Es el último invento para castigar a los saboteadores. La cosa más atroz que pueda imaginarse. Ciudadanos inocentes y dignos de todo respeto son arrestados, aguardando en la cárcel su condena. Si el saboteador no aparece, sin ningún preámbulo la Gestapo fusila a cinco rehenes. En los diarios aparecen a menudo los avisos de defunción de estos hombres, ¡bajo el título de “accidente fatal”! ¡Hermoso pueblo, los alemanes! ¡Y decir que yo pertenecía a él! Pero no, desde hace mucho que Hitler nos hizo apátridas Por lo demás, los alemanes y los judíos son enemigos acérrimos.

Cuestiones a tratar sobre el texto:

El “Diario” de Ana Frank es uno de los libros que más han contribuido al conocimiento del Holocausto. Mucho más que cualquier texto histórico, este sencillo libro, el “Diario” que una niña judía escribe en su escondite de Amsterdam, ha levantado las conciencias y hecho ver la gran desgracia que fue para la Humanidad todo lo que el nazismo significó: odio, muerte, destrucción, intolerancia, limpieza étnica, xenofobia, racismo…
Si Ana Frank no hubiera escrito ese “Diario” quizá sería más difícil de entender la vivencia de quienes, sin saber por qué, por motivos de raza, religión, ideología, se vieron obligados a interrumpir su existencia y a intentar únicamente sobrevivir.
Como sabemos, Ana Frank no lo logró y aunque su “Diario” nos ha ayudado a entender mejor el Holocausto, su propia existencia fue muy efímera y murió antes de cumplir los dieciséis años, sin llegar a conocer la libertad.

Qué podemos hacer con el texto:

Ya que el día 30 de enero de cada año se celebra el Día Escolar de la No Violencia y la PAZ, nada más apropiado para conmemorar ese día, que trabajar con anterioridad, durante el mes de Enero, sobre este texto que nos ilustra acerca del sin sentido de la violencia sistemática de un Estado contra los indefensos ciudadanos.

1. Lectura atenta del texto por los alumnos en voz baja
2. Lectura en voz alta, por varios alumnos, con explicaciones acerca de aquello que sea de interés por parte del profesor
3. Comentario de todo el grupo sobre el texto. Su significado, su importancia, qué cosas podemos aprender de la vida de Ana Frank a través de él
4. Recomendación a los alumnos para que lean el libro entero. Existen diversas ediciones. El fragmento se ha sacado de una edición mexicana. También hay una película.

Información complementaria:

Museo Casa de Ana Frank

El Museo Ana Frank tuvo su origen en los horrores de la Segunda Guerra y en los escritos de una niña en su diario personal

El Museo Ana Frank se encuentra en Prinsengracht 263, próximo a la Westerkerk, y si no fuera por la tristísima historia que lo dio a conocer el edificio pasaría totalmente inadvertido, opacado por otras construcciones más atractivas.Cuando los alemanes ocuparon la ciudad en 1940, un comerciante judío llamado Otto Frank trasladó su empresa Opekta, dedicada al comercio de especias, de Singel 400 al edificio de Prinsengracht. Como muchas de las casas de Amsterdam, la nueva sede de Opekta contaba también con dependencias en el fondo, a las que llamaban "la casa de atrás" (achterhuis). Cuando las deportaciones de judíos se fueron haciendo más frecuentes, Otto Frank comenzó a acondicionar esta casa de atrás a modo de refugio donde poder ocultarse en caso de peligro. Y eso ocurrió el 6 de julio de 1942. La familia completa se ocultó en el fondo: Otto, su esposa Edith y sus hijas, Margot y Ana, disimulando la entrada mediante una biblioteca. Una semana más tarde se unieron a ellos los esposos Van Pels y su hijo y en noviembre un amigo de la familia, Fritz Pfeffer.
Las ocho personas convivieron encerrados en la casa, ayudados por unos pocos amigos que conocían el refugio y que les proporcionaban sustento, hasta que fueron delatados -nunca se supo exactamente por quién- y deportados el 4 de agosto de 1944.Desde que comenzó el encierro, la pequeña Ana que sólo contaba con 14 años, escribió en un cuaderno a modo de diario personal sus vivencias en este ámbito, sus relaciones con las otras personas, sus emociones y sus diferentes estados anímicos, propios de su paso a la adolescencia. En sus escritos habla de su intención de convertirse en escritora y publicar su diario una vez la guerra finalizada.Ana no sobrevivió a los horrores de los campos de deportados; al igual que su hermana Margot, falleció de fiebre tifoidea en Bergen-Belsen, se cree que poco tiempo antes de que los aliados liberaran el campo. De los ocupantes de la casa, sólo Otto Frank regresó y fue quien decidió publicar el diario de su hija, tal como había sido su deseo.Cuando Otto regresó, fue recibido calurosamente por sus amigos y protectores y la casa era aún sede de la empresa, pero estaba muy mal conservada y a punto de ser demolida junto a otras casas del entorno. Otto Frank luchó activamente para que fuera preservada, lo que consiguió con la presión y el apoyo de la opinión pública y fondos cedidos por el alcalde de Amsterdam para restaurarla. El 3 de mayo de 1960 se inauguró el museo Casa de Ana Frank, con la intención de modernizar la "casa de adelante" para convertirla en un centro internacional de jóvenes y mantener la "casa de atrás" como museo.La popularidad alcanzada por la publicación del diario de Ana Frank hizo que gran cantidad de visitantes llegaran al museo, que debió cerrar un par de veces para mantenimiento y ampliaciones. Actualmente recibe alrededor de un millón de visitantes al año, que se muestran especialmente conmovidos al visitar la "casa de atrás", donde aún se conservan fotos y afiches que Ana pegara en las paredes, unas rayas que Otto iba haciendo en la pared para marcar el crecimiento de sus hijas, un mapa de Normandía donde Otto señalaba el avance de los aliados y, por supuesto, los facsímiles del diario de Ana, compuesto en realidad por varios cuadernos y muchas hojas sueltas. También se exhiben en el museo gran cantidad de objetos personales de la familia Frank y los demás compañeros de refugio, así como material relacionado a la publicación del diario, su adaptación teatral y cinematográfica, cartas de lectores, etc.

PROPUESTA PARA REALIZAR EN EQUIPO:

Elabora un Mural sobre la vida de Ana Frank y las circunstancias que llevaron a su familia a tener que esconderse en la “casa de atrás”. Usa fotos, dibujos, noticias de prensa y material de Internet. Puedes hacerlo en equipo. Los trabajos pueden exponerse en el centro con motivo de la SEMANA DE LA PAZ, última semana de Enero.


[1] Este es el nombre que Ana Frank da a su diario
[2] Policía secreta alemana
[3] Embarazadas
[4] A los judíos se les rapaba el pelo
[5] Miep y Elli son las niñas que guardaron el Diario

miércoles, 21 de abril de 2010

Cien años de la marcha del hombre del río




Hace cien años que murió Mark Twain. Hoy, exactamente, 21 de abril. He estado repasando en un especial del periódico El Mundo los detalles de su biografía, de su obra, curiosidades, problemas, sufrimientos e ironías de su vida. Pero, entre todos esos datos, algunos de los cuales no conocía, a los que se añaden las visiones de algunos dibujantes, una de las cuales he reproducido en este blog, la de Ricardo, ha sobresalido en mi memoria el recuerdo de las tardes pasadas leyendo sus libros. O su libro. Porque, aunque los críticos dicen que la mejor obra de Mark Twain es "Las aventuras de Huckleberry Finn" y que "Las aventuras de Tom Sawyer" es solamente un boceto de la primera, no puedo dejar de recordar mi lectura de este último, más aún, mis vivencias.
De igual manera que la infancia de Twain fue la que se recoge en el libro de Tom Sawyer (porque Tom podría haber sido él) en mi infancia hay muchos momentos que tienen presentes el libro y también sus personajes. Todos en mi familia conocen a la tía Polly y, más que nadie, mi madre, que la entendía perfectamente. Criando a nueve hijos es fácil identificarse con la tía de Tom, que mira a los niños por encima de sus gafas porque no son tan importantes como para verlos a través de las lentes. Los hechos, las frases, las bromas, los personajes, todo lo que la historia contiene se enreda en la memoria con fiestas, encuentros y ratos pasados en familia, de manera que se mezclan y ya no sé si Tom Sawyer vivía en mi calle, si era amigo de Enrique (el chaval más gamberro de todos) o si nosotros fuimos, alguna vez, en el barco de vapor a través del Missisipi. El vaporcito del Puerto era el vapor que llevaba a Tom a través del río de los negros. Y los negros de Tom, sus amigos, eran algunas de mis amigas gitanas (Ana Oliva, de la que no tenía ni idea que fuera de una raza distinta, porque, en ese universo de la calle abierta, todos éramos iguales).
Así que los críticos pueden decir misa, pero Tom está por delante de Huck para mí. Y Huck, eso sí, es el amigo cierto de Tom, el amigo noble que no lo abandona y que, por ser de la calle y vivir en la calle, no está contaminado con lo malo de este mundo porque, si hace algo malo, lo hace para sobrevivir y sin más intención de continuar con su vida a pesar de todo.
He leído que, como Tom, Mark Twain fue un niño huérfano, a quien la vida junto al río y la escritura salvó de la tristeza total y del abandono. Como él creo en que escribir nos salva. Y que los libros abren una puerta que, de otro modo, es imposible traspasar. Algunos los escriben, otros los leen, pero la puerta es la misma.
Ahí véis a la tía Polly, sentada en su mecedora, mirando por encima de sus gafas, vigilando que los niños estén tranquilos en casa aprendiendo sus oraciones. Y ahí está Tom, que, en su alma de niño solo, ha encontrado un asidero: un barco sobre el que surcar los mares de la vida.


Proyecto Almanaque: Harry Potter


Harry Potter y la piedra filosofal


J.K. Rowling

Fragmento:


“Al atardecer, con el sol muy bajo en el cielo, Harry y Hagrid emprendieron su camino otra vez por el callejón Diagon, a través de la pared, y de nuevo por el Caldero Chorreante, ya vacío. Harry no habló mientras salían a la calle y ni siquiera notó la cantidad de gente que se quedaba con la boca abierta al verlos en el metro, cargados con una serie de paquetes de formas raras y con la lechuza dormida en el regazo de Harry. Subieron por la escalera mecánica y entraron en la estación de Paddington. Harry acababa de darse cuenta de dónde estaban cuando Hagrid le golpeó el hombro.
-Tenemos tiempo para que comas algo antes de que salga el tren- dijo.
Le compró una hamburguesa a Harry y se sentaron a comer en unas sillas de plástico. Harry miró a su alrededor. De alguna manera, todo le parecía muy extraño.
-¿Estás bien, Harry? Te veo muy silencioso- dijo Hagrid.
Harry no estaba seguro de poder explicarlo. Había tenido el mejor cumpleaños de su vida y, sin embargo, masticó su hamburguesa, intentando encontrar las palabras.
-Todos creen que soy especial- dijo finalmente-. Toda esa gente del Caldero Chorreante, el profesor Quirrell, el señor Ollivander…Pero yo no sé nada sobre magia. ¿Cómo pueden esperar grandes cosas? Soy famoso y ni siquiera puedo recordar por qué soy famoso. No sé qué sucedió cuando Vol…Perdón, quiero decir, la noche en que mis padres murieron.
Hagrid se inclinó sobre la mesa. Detrás de la barba enmarañada y las espesas cejas había una sonrisa muy bondadosa.
-No te preocupes, Harry. Aprenderás muy rápido. Todos son principiantes cuando empiezan en Hogwarts. Vas a estar muy bien. Sencillamente sé tú mismo. Sé que es difícil. Has estado lejos y eso siempre es duro. Pero vas a pasarlo muy bien en Hogwarts, yo lo pasé y, en realidad, todavía lo paso.
Hagrid ayudó a Harry a subir al tren que lo llevaría hasta la casa de los Dursley y luego le entregó un sobre.
-Tu billete para Hogwarts-dijo-. El uno de septiembre, en Kings Cross. Está todo en el billete. Cualquier problema con los Dursley y me envías una carta con tu lechuza, ella sabrá encontrarme…Te veré pronto, Harry.
El tren arrancó de la estación. Harry deseaba ver a Hagrid hasta que se perdiera de vista. Se levantó del asiento y apretó la nariz contra la ventanilla, pero parpadeó y Hagrid ya no estaba.”

Cuestiones a tratar sobre el texto:

La función de este texto no es, evidentemente, animar a los alumnos a que lean el libro entero. No es necesario. Seguramente, la inmensa mayoría de los alumnos, si no todos, han leído este libro y los restantes seis libros que forman la saga Harry Potter.
Esto tiene muchas ventajas. Primero, porque los alumnos entenderán que esos libros forman también parte de la literatura, es decir, de las cosas que tienen que ver con el trabajo escolar. En segundo lugar, porque generará un interesante debate acerca de algunas cuestiones, que expondremos en el segundo punto.
Sería adecuado comenzar mencionando algo sobre la autora, de quien cuentan las crónicas que pasó bastantes dificultades hasta que alguien le quiso publicar su libro. No está de más hacerles ver a los alumnos lo difícil que es sacar adelante alguna idea o proyecto. Y lo necesario que es creer en lo que uno desea y luchar por ello. El ejemplo de Rowling puede servir para ilustrar esto.

Qué podemos hacer con el texto:


1. Lectura atenta del texto por los alumnos en voz baja
2. Lectura en voz alta, por varios alumnos. Leer en voz alta es el mejor ejercicio para que los alumnos aprendan a pronunciar, matizar, expresar…También para que pierdan la vergüenza de hablar delante de otros (se entiende, hablar académicamente)
3. Comentario de todo el grupo sobre el texto. Es un fragmento del libro I y todavía no han empezado las extraordinarias aventuras de Harry con todo ese universo creado por la autora en la escuela a la que Harry asistirá. Más que comentar el texto en sí, que es sencillo, podríamos organizar la charla en estas direcciones:
*Alumnos que no han leído el libro o algún libro de Harry
*Alumnos que sí los han leído. ¿Qué les gustó? ¿Por qué les interesó? ¿Qué aprendieron de estos libros? ¿Qué personajes les resultaron más atractivos? Y todas las preguntas que vayan saliendo al paso.
*Relacionar el libro con la película. Si leemos con atención los libros de Harry Potter, veremos que son muy visuales, tienen un lenguaje muy claro, directo y descriptivo. Esto les gusta a los alumnos, que no se interesan por vericuetos sino por cosas concisas y que vayan al grano. El último fragmento del texto es un ejemplo claro del estilo de la autora: es fácil ver, a través de la narración, todo lo que está contando.
4. El texto trata de los miedos de Harry ante su marcha a la escuela de magia. Sería positivo que los alumnos pudieran expresar oralmente qué sintieron antes de llegar al Instituto. Si estaban preocupados, alegres, ansiosos, expectantes…Dejarles expresar sus sentimientos, en suma.

Un trabajo de ampliación:

Podría ser agradable para los alumnos que vieran una de las películas de la saga. Les serviría de comparación entre el lenguaje literario y el visual.

Para los que deseen algunas actividades complementarias, se trata de un texto muy visual, como hemos dicho, por lo tanto, puede dibujarse, convertirse en cómic, en cartel, imagen, etc. Esto les gustará a los alumnos más pequeños.

Y…LO MÁS:

¿Qué tal si hacemos una redacción o una noticia de prensa (que luego se podría colocar en un periódico mural) titulada “Harry Potter viene a estudiar al Néstor Almendros”?
Sería fantástico poder exponer todos los trabajos y que todo el mundo pudiera disfrutar con esta fantasía.


Porque escribir es divertido y leer también.

martes, 20 de abril de 2010

Proyecto Almanaque: Laura Gallego


La Emperatriz de los Etéreos


Laura Gallego García

Fragmento:

“Cuentan que, más allá de los Montes de Hielo, más allá de la Ciudad de Cristal, habita la Emperatriz en un deslumbrante palacio, tan grande que sus torres más altas rozan las nueves, y tan delicado que parece creado con gotas de lluvia. Dicen que la Emperatriz es tan bella que nadie puede mirarla a la cara sin perder la razón; dicen también que es inmortal y que lleva miles de años viviendo en su palacio, en el Reino Etéreo, un lugar de maravilla y misterio que aguarda a todos los que son lo bastante osados como para aventurarse hasta él. Allí, en el palacio de la Emperatriz, no existe el sufrimiento, ni se pasa frío, y no es necesario comer, porque nunca se tiene hambre…

Aquélla fue la primera vez que Bipa oyó hablar del Reino Etéreo y su Emperatriz. Entonces tenía siete años. Esa noche, ajenos a la violenta tormenta de nieve que sacudía el hogar de Nuba, nueve niños escuchaban el cuento con atención. Fascinados, contemplaban a la mujer con la boca abierta y los ojos brillantes.

Todos menos Bipa, que miraba a un lado y a otro, visiblemente incómoda. Nuba suspiró para sus adentros. Resultaba muy difícil atrapar a aquella niña en la red que tejía la magia de las palabras.

-¿Qué te pasa, Bipa?- le preguntó con amabilidad-. ¿No te gusta el cuento?
Bipa dudó un instante, pero finalmente confesó:
-No mucho.-Detectó las miradas, entre extrañadas y hostiles, de los otros niños. Pero ya estaba lanzada y no se detuvo-:Es un cuento absurdo. No existe ese palacio de la Emperatriz, son todo mentiras.-Bipa debería haber captado entonces el brillo de tristeza en los ojos de Nuba, debería haber prestado atención a los murmullos de los otros niños; pero siguió hablando sin ser consciente de lo crueles que podían llegar a ser sus palabras-. Nadie puede vivir para siempre, ni siquiera esa Emperatriz. ¿Y cómo va la gente a volverse loca si la mira? Por muy guapa que sea, nadie se volvería loco sólo por mirar a otra persona. Además, si pasas mucho tiempo sin comer, te mueres. Eso lo sabe todo el mundo-concluyó con un cierto tono de reproche, como echándole en cara que mintiera a los niños, o que los considerara tan estúpidos como para creerse esos disparates.

Nuba no respondió. Sólo siguió mirándola, y Bipa empezó a intuir que sus palabras la habían herido, aunque no alcanzaba a comprender por qué.
-Sólo es un cuento, Bipa- intervino una de las niñas mayores.
-Pues es un cuento tonto, una pérdida de tiempo-replicó ella, molesta por el tono burlón y autosuficiente de la otra-. ¿De qué nos sirve que nos cuenten cuentos sobre cosas que no existen? “


Cuestiones a tratar sobre el texto:

Laura Gallego García es una reconocida escritora de literatura juvenil. Su obra “Memoria de Idhun” está entre las más leídas por los niños y jóvenes españoles. En esta ocasión, el fragmento elegido es el inicio de otra de sus obras “La Emperatriz de los Etéreos”.

Hay una cuestión que podemos comentar con los alumnos para suscitar el debate y la expresión libre de las ideas de todos ellos: El debate puede iniciarse a raíz de la última frase del texto elegido, la que contiene, por así decirlo, una gran pregunta: De qué nos sirve que nos cuenten cuentos sobre cosas que no existen…

El profesor puede conducir el debate hábilmente hacia ciertas creencias infantiles que, llegado un momento, se descubre que no son verdad. Ha de hacerlo con discreción, por si, cosa improbable, todavía hay algún niño o niña que crea en los Reyes Magos o en el Ratoncito Pérez. También pueden comentarse aspectos de los cuentos, para que reparen en el universo mágico que contienen: personajes usuales, cuentos que les impresionaron más, cuentos llevados al cine, etc.

Puede hacerse una alusión especial a la autora, recomendando a los alumnos que la conozcan más. Tiene una página web que se puede usar para ello.

Qué podemos hacer con el texto:

1. Lectura atenta del texto por los alumnos en voz baja.
2. Lectura en voz alta, por varios alumnos. Recordamos la importancia de que los alumnos se acostumbren a leer y hablar en voz alta, con público incluido, como una manera de afianzar su autoestima, su seguridad en sí mismos, sus recursos oratorios, etc. Incluso, en este caso, al tener diálogos, se puede leer entre varios alumnos, haciéndoles ver la forma gráfica de representar cuando habla cada personaje.
3. Comentario de todo el grupo sobre el texto. En primer lugar, es importante que todas las palabras se entiendan y que todo el mundo esté en condiciones de hacer un resumen de lo que ha leído. Esto significa que se ha entendido. El debate que indicamos en el punto anterior debe ser el final del trabajo.
4. El relato utiliza la técnica narrativa “un cuento dentro de un cuento”. Puede comentarse este recurso y buscar otros casos en los que también se usa. El ejemplo más claro de ello es “Las Mil y Una Noches”, en el que la narración de las historias viene realizada por un personaje de la obra.

ADEMÁS:

Se trata de un fragmento muy “visual”. Con los datos que aparecen en este texto ¿quién no puede imaginarse y representar por medio de un dibujo el Palacio y la Emperatriz? Utilizar técnicas de lenguaje gráfico para expresar algo que se ha leído es una forma de fijar la atención en los detalles y de hacer ver a los alumnos que cualquier concepto, idea, personaje o historia es factible de ser mostrado con lenguajes diferentes. Se pueden hacer unos marcapáginas con el tema del libro y quedarían muy bien.

Por otro lado, como en todos los casos anteriores, no hay que dejar de recomendar a los alumnos que lean el libro completo. Ha aparecido en diversas editoriales, incluyendo el Círculo de Lectores de donde es el ejemplar que he usado para elaborar el trabajo.

lunes, 19 de abril de 2010

Proyecto Almanaque: Isabel Allende

(Iniciamos una serie de entradas del blog en las que van a ir apareciendo los textos usados en el Proyecto Almanaque, así como los comentarios asociados a los mismos, con el fin de que puedan ser utilizados por los profesores que lo deseen)

El Bosque de los Pigmeos

Isabel Allende

Fragmento:

“A una orden del guía, Michael Mushaha, la caravana de elefantes se detuvo. Empezaba el calor sofocante del mediodía, cuando las bestias de la vasta reserva natural descansaban. La vida se detenía por unas horas, la tierra africana se convertía en un infierno de lava ardiente y hasta las hienas y los buitres buscaban sombra. Alexander Cold y Nadie Santos montaban un elefante macho caprichoso de nombre Kobi. El animal le había tomado cariño a Nadia, porque en esos días ella había hecho el esfuerzo de aprender los fundamentos de la lengua de los elefantes y de comunicarse con él. Durante los largos paseos le contaba de su país, Brasil, una tierra lejana donde no había criaturas tan grades como él, salvo unas antiguas bestias fabulosas ocultas en el impenetrable corazón de las montañas de América. Kobi apreciaba a Nadia tanto como detestaba a Alexander y no perdía ocasión de demostrar ambos sentimientos.

Las cinco toneladas de músculo y grasa de Kobi se detuvieron en un pequeño oasis, bajo unos árboles polvorientos, alimentados por un charco de agua color té con leche. Alexander había cultivado un arte propio para tirarse al suelo desde tres metros de altura sin machucarse demasiado, porque en los cinco días de safari todavía no conseguía colaboración del animal. No se dio cuenta de que Kobi se había colocado de tal manera, que al caer aterrizó en el charco, hundiéndose hasta las rodillas. Borobá, el monito negro de Nadia, le brincó encima. Al intentar desprenderse del mono, perdió el equilibrio y cayó sentado. Soltó una maldición entre dientes, se sacudió a Borobá y se puso de pie con dificultad, porque no veía nada, sus lentes chorreaban agua sucia. Estaba buscando un trozo limpio de su camiseta para limpiarlos, cuando recibió un trompazo en la espalda, que lo tiró de bruces. Kobi aguardó que se levantara para dar media vuelta y colocar su monumental trasero en posición, luego soltó una estruendosa ventosidad frente a la cara del muchacho. Un coro de carcajadas de los otros miembros de la expedición celebró la broma.

Nadia no tenía prisa en descender, prefirió esperar a que Kobi la ayudara a llegar a tierra firme con dignidad. Pisó la rodilla que él le ofreció, se apoyó en su trompa y llegó al suelo con liviandad de bailarina. El elefante no tenía esas consideraciones con nadie más, ni siquiera con Michael Mushaha, por quien sentía respeto, pero no afecto. Era una bestia con principios claros. Una cosa era pasear turistas sobre su lomo, un trabajo como cualquier otro, por el cual era remunerado con excelente comida y baños de barro, y otra muy diferente era hacer trucos de circo por un puñado de maní. Le gustaba el maní, no podía negarlo, pero más placer le daba atormentar a personas como Alexander. ¿Por qué la caía mal? No estaba seguro, era una cuestión de piel. Le molestaba que estuviera siempre cerca de Nadia. Había trece animales en la manada, pero él tenía que montar con la chica; era muy poco delicado de su parte entrometerse de ese modo entre Nadia y él. ¿No se daba cuenta de que ellos necesitaban privacidad para conversar? Un buen trompazo y algo de viento fétido de vez en cuando era lo menos que ese tipo merecía. Kobi lanzó un largo soplido cuando Nadia pisó tierra firme y le agradeció plantándole un beso en la trompa. Esa muchacha tenía buenos modales, jamás lo humillaba ofreciéndole maní. “


Cuestiones a tratar sobre el texto:

Este texto puede muy bien servirnos para plantear cuestiones relacionadas con la Ecología, un aspecto que interesa mucho a los estudiantes. El fragmento forma parte del libro “El Bosque de los pigmeos”, que la autora publicó en la editorial Random House Mondadori, dentro del sello Montena. Se trata de una edición hecha en papel ecológico y con el aval del Greenpeace España.

Todo lo que tiene que ver con África, con los paisajes naturales, con los animales salvajes, con las expediciones europeas a ese continente, es una fuente de inspiración para numerosas obras literarias, musicales y cinematográficas. Incluso en el campo de la animación, ha tenido un gran éxito la obra “El Rey León” y sus secuelas. Esto quiere decir que se trata de un tema inagotable y atractivo.

En cuanto a la autora, Isabel Allende ha escrito numerosas obras para el público adulto, pero su incursión en el campo de la literatura juvenil con la trilogía “Las Memorias del Águila y el Jaguar” de la que forma parte el libro que comentamos, ha tenido un gran éxito. En Internet se puede profundizar en el conocimiento de su vida y su obra.

Qué podemos hacer con el texto:

1. Lectura atenta del texto por los alumnos en voz baja.
2. Lectura en voz alta, por varios alumnos. Recordamos la importancia de que los alumnos se acostumbren a leer y hablar en voz alta, con público incluido, como una manera de afianzar su autoestima, su seguridad en sí mismos, sus recursos oratorios, etc.
3. Comentario de todo el grupo sobre el texto. Aquí podemos fijarnos en varios aspectos interesantes:

*El aspecto ecologista: europeos en África.
*El aspecto histórico: la colonización del continente africano.
*El curioso enamoramiento del elefante: cómo un animal es considerado, por la autora, como si fuera una persona, en sus pensamientos y emociones. Se trata de un recurso de “humanización”.

4. Pueden plantearse debates diversos y muy interesantes sobre este fragmento. En el punto anterior se han enunciado dichos debates y quizá surjan otros al hilo de la lectura.

5. Hay muchas películas relacionadas con la temática. Podrían visionarse y comentarse, como colofón del trabajo.

domingo, 18 de abril de 2010

Visible e Invisible


Sólo se ve con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos. Esta es una frase que recuerdo desde que la aprendí. Ya sabéis que las palabras permanecen en un lugar recóndito, de donde vuelven cuando uno menos lo espera. En ese desván de la memoria, las palabras aguardan y, de improviso, salen y se convierten en sonidos. Por ejemplo: estaba yo viendo el amanecer de un día limpio de nubes y me asaltaron, sin previo aviso, las palabras del poema de Juan Ramón: Dios está azul. La flauta y el tambor anuncian ya la flor de primavera. Vivan las rosas, las rosas del amor, entre el temblor con sol de la pradera. Y así ocurre una vez y otra. Pasa lo mismo con el cine, con esas películas que forman parte de tu propio bagaje, por no sé qué motivos, o si lo sé, no es momento ahora de pararse. También las películas tienen imágenes, escenas y diálogos que interiorizas para siempre: Rebeca de Winter. Era bella, él la adoraba.

Todo eso que nos queda después del paso de los años, es lo que, en verdad, hemos aprendido, despojado de lo superflúo, de lo que prendimos con alfileres para salir del paso en un examen, de lo que no ha significado nada, en realidad.

La frase del Principito, con la que he comenzado el texto, es una de mis frases de cabecera. Creo en su verdad, creo que es cierta, al contrario de lo que ocurre con otras frases: muy bonitas y bien construidas pero que no significan nada, que no tienen nada de verdad. En realidad, nada.

Ahora Le Petit Prince, nuestro Principito, llega en forma de cómic. Ya os he contado que es el libro de cabecera de los niños de mi familia y que a todos se les regala a muy temprana edad. Hasta ahora El Principito ha aparecido siempre igual, en tapa dura o en tapa blanda, sin cambiar sus dibujos ni su portada. En este cómic que parece haber sido bien aceptado por los herederos de Saint Exupèry, hay dos cosas nuevas: una, el aspecto del Principito, que tiene un aire diferente, quizá menos lírico. Otra, que el propio autor, el aviador romántico Antoine de Saint-Exupèry, deja de ser un personaje del "atrás" (como se diría en el flamenco), para tomar protagonismo.

Hay dos cosas que no pueden cambiar y que no han cambiado en este traslado al cómic del libro mágico de este escritor francés: sus frases, sus diálogos, verdadero ejemplo de poesía y sensibilidad y el fondo de su personaje, ese muchacho solo, que vaga por mundos que son ajenos , que no tiene cobijo en ningún sitio. Me ha dado siempre una profunda pena este muchacho. ¿No os ha parecido enigmático, distante, asustado, inquieto?
El autor de esta adaptación Joaan Sfar, ha partido de su propia vivencia de la obra, que leyó con cinco años, cuando un tío suyo se la regaló para explicarle la ausencia de su madre muerta. En esa estrella están los sueños y las personas buenas que se marchan, diría el tío al niño en ese tiempo. La editorial Salamandra ha obtenido los derechos para su publicación, que en el original tiene la francesa Gallimard, y parece que el resultado ha convencido a todos, porque se ha respetado el aire melancólico y poético del libro.
Creo que los dos personajes poéticos que primero entienden los niños cuando se inician en la lectura, son el Principito y el burro Platero. Los dos se parecen mucho y tienen cosas en común. Cada uno en su estilo, viven en un mundo que no está hecho para la poesía. Aunque ellos son capaces de encontrarla en cualquier cosa.

viernes, 16 de abril de 2010

Para la libertad


Para la libertad

sangro, lucho, pervivo

para la libertad

mis ojos y mis manos

como un árbol carnal

generoso y cautivo

doy a los cirujanos.




Para la libertad

siento más corazones

que arenas en mi pecho

dan espuma a mis venas

y entro en los hospitales

y entro en los algodones

como en las azucenas.




Porque donde unas cuencas

vacías amanezcan

ella pondrá dos piedras

de futura mirada

y hará que nuevos brazos

y nuevas piernas crezcan

en la carne talada.




Retoñarán aladas

de sangre sin otoño

reliquias de mi cuerpo

que pierdo en cada herida.

Porque soy como el árbol

talado que retoño

que aún tengo la vida.


(Miguel Hernández)

miércoles, 14 de abril de 2010

El paraíso de la ternura: para jóvenes y no tan jóvenes











He aquí algunos libros recién editados que pueden hacerte soñar, reir, ser feliz...






El limpiagafas cuántico
Fernanda Krahn-Uribe

Reseña:
Claudia, la joven protagonista de esta historia, nos narra los extraordinarios acontecimientos que terminaron de alterar la ya de por sí alborotada vida de su familia aquel verano. Todo empieza con la llegada de tío Fede, un científico que trae una misteriosa sustancia con la que se podría cambiar el curso de la humanidad entera. Sin embargo, las cosas se tuercen desde el principio y los protagonistas se ven envueltos en una serie de absurdos percances. Claudia intenta solucionar las cosas pero todo se le va de las manos. ¿serán desastrosas las consecuencias?El limpiagafas cuántico es una novela gráfica para jóvenes y no tan jóvenes en la que, con un gran sentido del humor, se nos propone una reflexión sobre cómo la mente humana puede llegar a complicar la realidad, a menudo innecesariamente.

La vuelta al mundo de un forro polar rojo
Wolfgang Korn

Reseña:
Premio alemán al mejor libro juvenil de divulgación científica 2009. La vuelta al mundo de un forro polar rojo muestra el trasfondo y las complejas relaciones que hay detrás de la globalización, ilustrando de una manera impresionante la injusticia que domina en el comercio mundial… Sin duda, la próxima vez que vayamos de compras seremos un poco más críticos.

Rescate en la ciudad sumergida
Emily Diamand

Reseña:

Los Diez Últimos Condados de la Inglaterra de 2216, devastada por las inundaciones provocadas por el cambio climático, son víctimas de los saqueadores que habitan en las marismas. Tras el secuestro de su hija, el primer ministro se niega a pagar un rescate y promete vengarse de los inocentes aldeanos, a los que considera responsables del secuestro. Lilly Melkun, que teme por su amigo Andy, consigue hacerse con un artefacto con forma de diamante y llegar navegando hasta la inundada Londres, donde intentará ofrecérselo a los secuestradores a cambio de la hija del primer ministro. En el fango que ahora llena las calles de Londres, Lilly conoce a Zeph, el hijo del jefe de los saqueadores, y a los dos niños no les quedará más remedio que hacerse amigos. Sin embargo, al descubrir el diamante y las intenciones de Lilly, Zeph le tiende una trampa y consigue hacerla prisionera. Después de una fuga, una persecución, una batalla y una serie de traiciones, los tres niños descubrirán la cruda realidad del mundo en el que viven y acabarán escogiendo la verdadera amistad. ¿Y el diamante? Emily Diamand mantiene a los lectores en vilo, ansiosos por descubrir el secreto que encierra.

Pequeña historia de las grandes ideas. Cómo la filosofía inventó nuestro mundo Martin Burkhardt

Reseña:

Cuando pasamos por delante de un colegio, nos encontramos con un policía o miramos la hora, nos parece lo más natural del mundo. Sin embargo, ¿cuál es el verdadero origen de esas cosas? Antaño no fueron más que ideas. Martin Burckhardt nos cuenta las historias que hay detrás de todas las ideas que se hicieron realidad. De este modo averiguamos que el policía se llama así porque los antiguos griegos denominaron polis a la ciudad-Estado, que el antepasado de nuestra moneda fue el espetón en que se asa la carne, y cuál es la relación de la democracia con el alfabeto.

Parecen atractivos, así que, ¿por qué no leerlos o recomendar a nuestros alumnos que los lean? Todos estos libros son de la Editorial Siruela. Puedes entrar en su web y conocer más novedades. Es una Editorial muy interesante.

martes, 13 de abril de 2010

Sobre el libro electrónico


Me parece interesante rescatar del Blog de Lecturalia esta reseña sobre el Congreso del libro electrónico (lo que se da en llamar "ebook") que se ha celebrado en Brasil. Este texto puede dar lugar, si os parece oportuno (yo creo que lo es) a un interesante Debate en las aulas sobre si el libro electrónico terminará con el de papel; sobre si es mejor leer en una pantalla o en el ordenador (esa discusión puede caber muy bien en la clase de Biología); si nos parece que el libro es algo más que su contenido (y aquí los profesores de Educación Plástica Visual o de Historia del Arte también aportarían cuestiones novedosas), etc. Generar de vez en cuando algún debate en las aulas sobre temas de interés, como éste que os comentamos, resulta muy educativo y hace que el alumno aprenda a usar la palabra en lo que se refiere a su expresión oral, algo de lo que están muy, muy, necesitados.

Leo en murmullo.org un resumen del congreso profesional dedicado al ebook que se ha celebrado en Brasil y donde han asistido los grandes del mundo editorial. En concreto me ha llamado la atención la jornada en la que participaron gente de la Feria de Frankfurt, Barnes & Noble, Little Brown o Ediciona.com.

Aunque dedicado casi en exclusiva al mercado brasileño, los datos fueron, como es normal con esos ponentes, americanos y europeos. Los puntos principales parecen dar al traste con la teoría española de “todavía faltan unos cuantos años para el libro digital”, y es que el mundo del ebook está creciendo a pasos agigantados.

De entrada, podemos decir que las ventas crecieron un 261% en total del 2008 al 2009. Eso, teniendo en cuenta que se venía de una situación parecida del 2007 al 2008, indica una curva ascendente hoy por hoy imparable.

Otro dato curioso: casi la mitad (un 47%) de los lectores de libros electrónicos lo hace en la pantalla de su ordenador. ¿Qué indica eso? No sólo que a muchos no les importa demasiado la salud de sus ojos y que, visto lo visto, les va a dar igual leer en una brillante pantalla de iPad, sino que en cuanto aparezcan los lectores de libros electrónicos a precio asequible puede que se utilicen más de lo que se piensa.

Otro apunte; Barnes & Noble ha realizado un estudio sobre la lectura en pantallas a color, sobre las que, al parecer no se lee en periodos más largos que media hora. Interesante para los iPadianos, aunque claro, el estudio favorece al Nook de B&N…

En el tema del dinero, el público está dispuesto a pagar por contenido y aplicaciones para su teléfono aunque puedan conseguir lo mismo gratis por Internet. En el uso del teléfono móvil si que se ha implantado una cultura del pago, al contrario que en los MP3 -y en los libros, al paso que van-, así que los móviles pueden ser una tabla de salvación en caso de emergencia editorial.

El 80% de los que leen las primeras 16 páginas de un ebook acaban por comprarlo. Esto es interesante, ya que la naturaleza de la oferta en red permite una consulta previa de casi todos los libros -ofrecer el primer capítulo gratis es una práctica ya casi establecida por completo-, con lo que se pasa de echar un simple vistazo a poder empezar tranquilamente a leer el libro en nuestra casa.

Y, hablando de dinero, el dato definitivo y que indica cómo se está moviendo el sector americano del libro electrónico: con casi 60 millones de dólares en ventas el último cuatrimestre de 2009 se vendió más que durante todo el año 2008, y con un aumento de casi diez millones con respecto a los meses anteriores. Tan sólo enero de 2010 ha supuesto casi 32 millones de dólares en ventas, confirmando así lo disparado de los datos.

Ventas

También son muy interesantes algunas frases que destacan en murmullo y que deberían calar en la cabeza de la mayoría de editores.

-Los editores tienen que estar en las redes sociales.
-Dejen de perseguir al lector, sedúzcanlo.
-Lo que vale es la historia, no el soporte.
-Ya no estamos en el negocio del objeto físico, estamos en el negocio del contenido
-Nadie va a matar el libro

En resumen, una buena serie de datos y reflexiones para comenzar el año 2010, en el que se va a desarrollar el negocio del libro electrónico y de los e-readers (de los cacharreros y sus cacharros, como ya algunos los denominan de manera “cariñosa“), y en el que veremos aparecer iniciativas interesantes, ya sea en forma de Tablet, o de nuevas tecnologías de pantalla.