sábado, 27 de febrero de 2010

Casi una biografía




A nuestra Biblioteca acaba de llegar este libro que es, más que una biografía al uso, un acercamiento literario a una época muy interesante de nuestra historia reciente. Esther Tusquets, escritora y editora, durante muchos años responsable de la Editorial Lumen, bucea en esta ocasión en su juventud y su madurez,épocas dedicadas a encontrarse a sí misma y a desarrollar su actividad profesional en el campo de la Literatura.

Pero no esperéis comentarios sesudos, ni una tesis doctoral, ni nada que se le parezca. Al contrario, se trata de una obra muy cercana, entretenida y, sobre todo, muy bien escrita. Con su punto de ironía, de sentimentalidad, de distancia, para poder ver las cosas ahora que ya han pasado. Incluso sus líos amorosos y su vida personal quedan retratadas de una manera sencilla, sincera, pero muy ilustrativa de su personalidad y de sus inquietudes.

Os recomiendo su lectura, que, por otro lado, se hace de un tirón. Van a aparecer en sus páginas personajes de la vida literaria española (y catalana, sobre todo), algunos de los cuales os sorprenderán, porque no es oro todo lo que reluce y, al fin y al cabo, como diría la propia escritora, a quién le interesa el oro...

martes, 23 de febrero de 2010

Uno de mis poetas






Andaba yo buscando algunos poemas para ilustrar esta semana de Andalucía, antesala de días festivos y recordatorio de la tierra en que nacimos y vivimos. Y así, he recalado en un poeta que, desde hace muchos años, es uno de los que más siento y más leo. Muchos reconoceréis sus poemas, pero, seguramente, para otros será una sorpresa este Manuel Altolaguirre que hoy os traigo.

Nació en Málaga, en 1905 y su padre fue también poeta, pero diferente al hijo, un poeta festivo, un poeta que pregonaba lo mejor de su tierra. Aunque estudió Derecho, fue abogado por un tiempo muy escaso. Porque, veréis...

Quiso la casualidad que un día, tras escribir unos versos a su madre, Manuel los enseñara a la criada de su casa. Ésta tenía un novio tipógrafo y pensó, al leer esos versos tan bonitos, que quedarían estupendamente si se imprimían. Y allí que fue con Altolaguirre niño, a la imprenta en que trabajaba su novio. Allí Altolaguirre se quedó para siempre ya enganchado al olor de la tinta, a los tipos, a las máquinas, así se convirtió en impresor, además de continuar con su oficio de poeta, éste sí, ejercido durante muchos años, aunque murió muy joven, en 1959.

Fundó la Revista "Ambos" y luego "Sur" y, más tarde, "Litoral", la preciosa Revista que está en nuestra biblioteca y que continúa la tradición de sus creadores (Altolaguirre, Emilio Prados y el también poeta José María Hinojosa): un magnífico contenido en un envoltorio precioso.

En esa Revista publicó Altolaguirre su primer libro "Las islas invitadas" y, desde esos primeros años en Málaga, continuó en Madrid y luego, tras el exilio, en Cuba y México, escribiendo poemas, creando Revistas e imprentas, incluso haciendo otras muchas actividades creativas, como escribir guiones de cine.

La poesía de Altolaguirre respira intimismo y sinceridad. Me parece un extraordinario poeta, desconocido por muchos o quizá, oscurecido, porque su vida y su obra coincidieron con una constelación de escritores de gran altura. Sin embargo, en cuanto se profundiza en su poesía podemos observar sus valores, algo que te deja huella sin duda.

Además, fue una persona generosa, que acogía a los compatriotas y a los artistas dándoles un sitio donde publicar, incluso una casa donde vivir.

En estas fechas previas al Día de Andalucía he aquí unas muestras de la obra de un poeta andaluz, que siguió siéndolo, al modo que tenemos los andaluces de llevarnos consigo nuestra tierra, cuando vivió en Cuba o en México.

CONTIGO

No estás tan sola sin mí.
Mi soledad te acompaña.
Yo desterrado, tú ausente.
¿Quién de los dos tiene patria?

Nos une el cielo y el mar.
El pensamiento y las lágrimas.
Islas y nubes de olvido
a ti y a mí nos separan.

¿Mi luz aleja tu noche?
¿Tu noche apaga mis ansias?
¿Tu voz penetra en mi muerte?
¿Mi muerte se fue y te alcanza?

En mis labios los recuerdos.
En tus ojos la esperanza.
No estoy tan solo sin ti.
Tu soledad me acompaña.


CERRANDO LOS OJOS

Huyo del mal que me enoja
buscando el bien que me falta.
Más que las penas que tengo
me duelen las esperanzas.

Tempestades de deseos
contra los muros del alba
rompen sus olas. Me ciegan
los tumultos que levantan.

Nido en el mar. Cuna a flote. .
La flor que lucha en el agua.
me sostiene mar adentro.

y mar afuera me lanza. .
Cierro los ojos y miro.
el tiempo interior que canta. .


SEPARACIÓN
Mi soledad llevo dentro,
torre de ciegas ventanas.

Cuando mis brazos extiendo
abro sus puertas de entrada
y doy camino alfombrado
al que quiera visitarla.
Pintó el recuerdo los cuadros
que decoran sus estancias.
Allí mis pasadas dichas
con mi pena de hoy contrastan.

¡Qué juntos los dos estábamos!
¿Quién el cuerpo? ¿Quién el alma?
Nuestra separación última,
¡qué muerte fue tan amarga!

Ahora dentro de mí llevo
mi alta soledad delgada.

(Fuente: página web sobre Poetas Andaluces)

domingo, 21 de febrero de 2010

Celda 211, la novela




¿Quién no se ha enterado de que la película "Celda 211" ha ganado un montón de Goyas?
Probablemente, muchos de los lectores de este blog, incluso han visto ya la película.
Pero ¿podemos decir lo mismo de la novela que la ha inspirado? ¿Conocemos a su autor, quién es, por qué la escribió?

Aquí os transcribo un texto escrito por Francisco Pérez Gandul, periodista y escritor, autor de la novela "Celda 211". Ha aparecido en ABC y explica cómo se produjo la creación y publicación de la novela:

Ser sordo, o casi, no es malo del todo. Con sol y oro clavándote banderillas en la playa, tampoco. Yo suelo ahorrarme la canción del verano mil veces repetida en esos reproductores que son como trailers o a la abuela advirtiendo a su Jonathan que no se aleje o el tic-toc de las bolas al chocar con la palas justo antes de que te golpeen la cabeza. Mi abstracción es absoluta, en especial cuando voy a bañarme y me quito el sonotonegalácticoquenosirvepaná, no se me vaya a escacharrar y tenga que gastarme otra vez dos mil euros en el adorno. Esa capacidad de abstracción da mucho juego, créanlo. El silencio es cómplice de la imaginación y a mí, aquella tarde de agosto del estío de 2000, me regaló una pregunta de lo más estúpida: «¿Qué le pasaría a un funcionario de prisiones novato si en su primer día en la trena se viera envuelto en un motín no de los malos, sino de los peores?». ¿He dicho que era una pregunta estúpida? Bendita sea.
Unos niños enfrascados en una guerra de arena de la que yo era víctima colateral me hizo iniciar la retirada hacia la sombrilla y aunque lo suyo es que aquella pregunta que me hice en la orilla fuese borrada por el lenguatazo de un ola, lo cierto es que se adosó a mi sombra y siguió aleteando en mi cabeza unos días más hasta que finalmente se hizo okupa en un rincón de la memoria.
Aquello crecía, el funcionario pobrecito de mi alma lograba mimetizarse con el paisaje y paisanaje de la prisión; no sólo eso, se ganaba la confianza del tipo más temible de la cárcel, un Malamadre de perfil difuso que conforme pasaba el tiempo se iba apropiando de la historia, como Luis Tosar, al final, se ha adueñado de la pantalla. Sólo que mi Malamadre no tenía cabeza. Quiero decir que no le ponía rostro, su cara era una ancha cicatriz de la vida que le cruzaba de frente a mentón.
Debieron pasar tres años, tres, y todo estaba en la cabeza; nada en el papel. Me decía que quería escribir una novela y, como suele ocurrirnos en estos casos, me ponía mil excusas para no afrontarlo. Estaba claro que no me sentía capaz. Menos capataz. Pero en mi auxilio vino el periodismo, mi profesión, casi mi vida. Estaba tan hartito de realidad, tan atornillado a la actualidad, tan obsesionado con el día después y lo que me faltó el día antes que más temprano que tarde tenía que explotar. Unos paren una depresión de caballo, otros una euforia que les llevan a convertirse en presidentes del Gobierno —por eso lo puede ser cualquiera—, los más se fastidian, pero a mí me arrojó al teclado del ordenador. De forma frenética, compulsiva. Sin documentarme —stop a todo lo que oliera a periodismo—, eligiendo una estructura estilística complicada —una narración hecha con los monólogos de tres protagonistas que cuentan los hechos desde su propia perspectiva—, barriendo continuamente la paja para que no se acumulara en los rincones, centrándome en la historia y obviando elementos descriptivos que adornarían el texto, sí, pero distraerían la atención del lector. Soy de los que siempre necesitó que me contaran una historia y huyo de lo que me suena a sesudo trabajo de gramática. Sobre todo de la parda. Arturo Pérez Reverte es mi héroe. La de tertulias literarias en que no voy a poder dar el mangazo ni pasar la dieta.Mejor película española de 2009, supertaquillera, ganadora de ocho «Goyas», vendida a todo el mundoUn clavel entre flores consagradas
Cuarenta años después, aquel niño sevillano que se pasaba las horas viendo la vida a través de los barrotes del balcón de su casa, en la entonces calle más comercial y bulliciosa del centro de Sevilla, invitaba a los demás a ver lo que ocurría tras las rejas de una cárcel. Sólo faltaba que la gente se acercara a ellas y allí empezó un calvario lleno de cruces, todas las que tachaban las peticiones de atención. Hasta que Lengua de Trapo, un sello con prestigio, vio en aquella historia un clavel con el que alegrar su ikebana de letras consagradas. Nadie se dio de baja de su flora por ello. La novela del primerizo llegó a las librerías.
No tardó en interesarse en el libro la gente del cine, pero nadie se decidió en firme hasta que una gallega lista, Emma Lustres, propietaria de Vaca Films, vio en la novela un filón y cerró el acuerdo.
Lo demás es ya conocido, los personajes del libro, Malamadre, Tachuela, Releches, Elena, Apache, cobraron dimensión cinematográfica en las expertas manos de Daniel Monzón y Jorge Guerricaechevarría, que primero hilvanaron un guión tan sólido como la trama de la novela y luego supieron transportarlo a la imagen con ayuda de un reparto colosal, en el que Luis Tosar fraguó el papel de su vida. Porque el gallego, creedme, dejó de ser durante dos meses y medio un actor para convertirse en Zamora en preso del reo que representaba.
Mejor película española de 2009, supertaquillera, ganadora de ocho «Goyas», vendida a todo el mundo, Celda 211 ha hecho congraciarse a mucha gente con el cine español. Aquello que nació en la orilla de una playa gaditana mientras unos niños chapoteaban va a inundar de cine y literatura los cinco continentes. Un maremoto tan fuerte que hasta yo me he enterado. Antonio García Barbeito, tío, te lo juro.

domingo, 14 de febrero de 2010

Acaba de morir en Sevilla María de los Reyes Fuentes, poeta

Biobibliografía y palabras sobre María de los Reyes Fuentes por Rosa Díaz:
María de los Reyes Fuentes nace en Sevilla en 1927. Funcionaria por oposición de la administración pública, a la que se dedicó hasta su jubilación, tiene estudios inconclusos de Profesora Mercantil y de Derecho. Ha obtenido el Premio Ciudad de Barcelona y Ciudad de Sevilla, y ha sido finalista del Nacional de Literatura. Es además, miembro correspondiente de las Reales Academias de Córdoba, Málaga y Cádiz así como de The World Literary Academy de Cambridge (Gran Bretaña). Ha sido delegada para España de la Biblioteca Internazionale di Poesía Contemporanea de Lecce (Italia) y de los premios Esperante de la Northeastern Illinois University (Chicago). Funda y dirige la revista Ixbiliah (1ª y 2ª época) así como la colección de libros de poesía del mismo nombre, donde aparecieron entre otros títulos: “Ciudad mía” de Francisco Garfias y “Sevilla” de Juan Ramón Jiménez. Dejó para publicar, “El Jándalo”, de Gerardo Diego. Directora, durante cuatro años, de la revista “Poesía”, en Radio Nacional de España, Emisora de Sevilla. Directora de la Sección de Literatura del Círculo Hispalense. Miembro del Consejo de Redacción de la Colección Ángaro y de la Revista Cal. Presidenta (durante un periodo de su vida intelectual activa) de la Sección de Publicaciones del Excmo. Ateneo de Sevilla. Conferenciante en numerosas tribunas, ha dado charlas y recitales en varias universidades españolas y portuguesas y ha ejercido la crítica en revistas especializadas, nacionales y extranjeras, así como en varios periódicos andaluces, especialmente en ABC de Sevilla.

De la obra de Reyes Fuentes se han ocupado, en su día, desde Vicente Aleixandre y Gerardo Diego, a Rafael Morales, pasando por Leopoldo de Luís, Alfonso Canales, Francisco López Estrada, Emilio Miró, Jiménez Martos, Susana March, Pedro Rodríguez Pacheco y Javier Sánchez Menéndez, entre otros. Frecuentó la amistad con los componentes del Grupo Cántico y en especial con Ricardo Molina, que la llamaba “prima”.

Su obra poética se inicia dentro de la década de los cincuenta. Está recogida en el estudio de Juan de Dios Ruiz Copete, Poetas de Sevilla (De la Generación del 27 a los Taifas del cincuenta y tantos), es ahí donde dicho antólogo la denomina francotiradora del sur (…) El primer aldabonazo en la conciencia poética de la ciudad lo da “Poesía”, una revista radiofónica, que con voz fuerte, a caballo de las ondas de Radio Nacional de España, Emisora de Sevilla, dirigía María de los Reyes Fuentes(…). Esta revista hablada viene a significar como la prehistoria poética de aquel momento porque las revistas escritas llegaron después.

Haciendo un ligero esbozo de esta mujer que escribe desde hace unas cuantas décadas, vemos que su escritura es pasional, tocada por su propia experiencia y, así, intuitivamente, saca a la luz su acervo interior con maestría y singularidad, con reflexión, realismo y testimonio humano, y con una idiosincrasia de aunar y señalar en tiempos difíciles. Desde la revista que dirige, habla de Antonio Machado y organiza el primer homenaje que se le hace en la ciudad de Sevilla a Luís Cernuda. En tiempos difíciles, cuando Utrera Molina era Delegado del Gobierno de la ciudad; lo digo para que generaciones venideras sepan que Reyes, además de una magnífica poeta ha sido y es una mujer valiente y honesta, (que tenía sus señas de identidad en la Jefatura Superior de Policía –por razones culturales obvias-) y sin duda alguna, ha sido un referente importante en la poesía española de los cincuenta y tantos.

Bueno será pronunciarnos y hacernos eco también, del tiempo que esta mujer dedicó no solamente a su obra, sino a la de muchos de sus precursores y, también, de las nuevas generaciones que venían abriéndose paso, llegando a ser extremadamente generosa en su última etapa, cuando acomete sus encuentros poéticos en el Instituto Murillo, de Sevilla y va reuniendo a toda la poesía sevillana, esa que dicen que estaba dividida y mal avenida. Por lo tanto, o Sevilla no ha sabido decir que no, o a esta mujer se le respeta lo suficiente y tiene aún un alto poder de convocatoria. Si esto es así, será por algo ligado a sus escritos, a lo intrínsecamente suyo y que responde fielmente de ella: su obra.

Quizás este homenaje debería dar fe de ello, y ojalá abra interrogantes a esos destinos que suelen, sin saber por qué, ser más cicateros con unos que con otros.

A nuestro juicio, a Mª de los Reyes Fuentes le correspondería estar, por el contenido de su obra, es decir, por méritos propios, en unos escalafones superiores y, quizás, con algunos reconocimientos más de los que tiene. Y abro paréntesis aquí para títulos y honores que todos podemos ahora tener en mente. No ha sido así, y no creemos que sea por deméritos sino por olvidos, por esos, a veces, premeditados e imperdonables silencios que en torno a ella se crean. Y ojo, que no venimos ahora a descubrir a Reyes. A Reyes la conoce quien la tiene que conocer, sí, pero irremediablemente ha vivido en su obra y en sus propias carnes, esa exclusión que habita más de lo debido en los círculos intelectuales que, omitiendo a unos, manipulan y defenestran la realidad.

La poesía de Reyes, sin excepción, tiene un justificante. Reyes no ha escrito de más y se libró ella misma de ser monotemática, nos encontramos con una obra heterogénea que afortunadamente cambia de registros
-aunque no de intensidad- y crea mirando a muchas direcciones. Maneja la denuncia, la historia y la protohistoria, el humanismo filosófico, el amor o la mística entre Dios y los hombres, aunque a veces esa mística se vuelva raciocinio puro y siente a Dios en el banquillo de los interrogatorios.

Entroncando con la más pura dinastía sevillana, su poesía tiene una proyección íntima pero también cósmica, ya que todos podemos identificarnos con ella, pero siendo su voz profunda y brava, al no estar reeditada ni revisada su obra, no ha podido ser apreciada como merecería. Quizás Reyes sepa más que nadie de silencios, de interrogantes y de olvidos.

Tenemos la esperanza que este acto, patrocinado por el Instituto de la Cultura y las Artes, del Excmo. Ayuntamiento de Sevilla, cuya Delegada de Cultura, Dña. Mª Isabel Montaño, preside, y coordinado por la Asociación de Críticos y Escritores Andaluces, a la que pertenezco, cumpla su misión de recordar y sacar a la luz ante nuestras autoridades, esta voz que no ha tenido –a nuestro entender- el suficiente predicamento.

Venimos pues, para difundir el legado literario de Reyes sabiendo que no quedaremos indiferentes ni mucho menos defraudados. Desde sus emperadores de la Bética a sus coros del juego sucio, o de los cobardes, o al de los hombres mínimos, su voz se hace guerrilla y vuelve de la canalla a sus monólogos, por si nos atrevemos a asomarnos a los precipicios que habitaron su frente. Ella tenía la miel en los labios y el pozo de Jacob para bebérselo de un sorbo… Su revisión formal no sería solamente justa sino también necesaria.

OBRA POÉTICA

De mí hasta el hombre, Col. Caleta, Cádiz, 1958.

Sonetos del corazón adelante, Col. Alcaraván, Arcos de la Frontera, 1960.

Elegías de Uad-el-Kebir, Excmo. Ayuntamiento de Sevilla, Sevilla, 1961.

Romances de la miel en los labios, La Muestra, Entregas de Poesía, Sevilla, 1962.

Elegías Tartessias, Colección, Marina, La Editora Comercial, Orense, 1964.

Oración de la verdad, Col. La Venencia, Jerez de la Frontera, 1965.

Acrópolis del testimonio, Excmo. Ayuntamiento de Sevilla, Sevilla, 1966.

Concierto para la sierra de Ronda, Cuadernos de María José, Málaga, 1966.

Pozo de Jacob, Excmo. Ayuntamiento de Sevilla, Sevilla, 1967.

Fabulilla del diamante salvado, Ayuntamiento de Málaga, 1975.

Motivos para un anfiteatro, Editora Nacional, Madrid, 1970.

Elegie andaluse, Edizioni Cias, UNESCO, Roma, 1971

Misión de la palabra, Antología. Publicaciones de la Universidad de Sevilla, Sevilla, 1972.

Apuntes para la composición de un drama, Col. Ángaro, Sevilla, 1975.

Aire de amor, Col. Adonais, Ediciones Rialp, S. A., Madrid, 1977.

Jardín de las revelaciones, Col. Esquío, Ferro, 1985.

Meditaciones ante el Aljarafe, Ixbiliah, Castillejo Editores, 1999.

Obra poética (1958-1999), Col. Esquío, Ferrol, 2002.



Recogida en:



Historia y Antología de la Poesía Española, edición de Federico Carlos Sáinz de Robles, Editorial Aguilar, Madrid.

Storia Letteria Spagnola, editorial Valmartina, Florencia.

Los mejores versos de amor, Editorial Simón Latino, Buenos Aires.

Panorama poético español, edición de Luis López Anglada, Editora Nacional, Madrid.

Poeti sivigliani di oggi, de Vicenio Josia, Roma.

La mujer en España, edición de C. Campo Alange, Editorial Aguilar, Madrid.

Poesía Femenina Española, edición de Carmen Conde, Editorial Bruguera, Barcelona.

Poesía Amorosa Contemporánea, edición de Carmen Conde, Editorial Bruguera, Barcelona.

Los derechos del hombre en la poesía hispánica contemporánea, edición de Manuel Mantero, Editorial Gredos, Madrid.

Quién es quién en Poesía, Asociación Prometeo de Sevilla.

Enciclopedia de Andalucía,

Diccionario de Autores, quién es quién en las Letras Españolas, Biblioteca del Libro.

Panorama Antológico de Poetisas Españolas, edición de Luzmaría Jiménez Faro, Ediciones Torremozas, Madrid.

Poesía Sevillana 1950-1990, edición de Pedro Rodrígez Pacheco y Javier Sánchez Menéndez, editorial Muñoz Moya y Montraveta, editores, Sevilla.

Personalidades, Pigmalión S. A.

Litoral Femenino. Torremolinos, Málaga

Quién es quién en las Letras Españolas, Instituto General del Libro, Ministerio de Cultura.

Who´s is who in the World, Marquis, Chicago.

The World Who`s Who of women, International Biographical Centre Cambridge

International Register Biographies, Universidad Intelliggence Data of America.

Algunos enlaces con páginas que hablan de María de los Reyes Fuentes

http://www.andalucia.cc/viva/mujer/antologia/maria_delos_reyes.pdf

http://www.poemasde.net/poemas-de-maria-de-los-reyes-fuentes/

http://www.poemascorazon.com/poesia/flores-tardias-maria-de-los-reyes-fuentes.html

http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2411184

http://www.abcdesevilla.es/hemeroteca/historico-15-02-2003/sevilla/Sevilla/maria-de-los-reyes-fuentes-(poeta)-sevilla-es-un-sitio-donde-se-ha-recogido-el-universo-(2)_147399.html

http://cordoba.abc.es/hemeroteca/historico-08-11-2005/sevilla/Opinion/maria-de-los-reyes-fuentes-poeta_612142784112.html

sábado, 13 de febrero de 2010

Rafael de León, poeta


He comprado tres puñales
para que me des la muerte...

El primero, indiferencia,
sonrisa que va y que viene
y que se adentra en la carne
como una rosa de nieve.

El segundo, de traición;
mi espalda ya lo presiente,
dejando sin primavera
un árbol de venas verdes.

Y el último acero frío,
por si valentía tienes
y me dejas, cara a cara,
amor, de cuerpo presente.

He comprado tres puñales
para que me des la muerte...


Rafael de León (Sevilla, 1908-Madrid, 1982) fue poeta y escritor de coplas. Sus versos han sido cantados por los grandes artistas de la canción, la copla y el flamenco. En otro lugar de este blog lo hemos mencionado como uno de los grandes de las letras andaluzas, a pesar de que ha sufrido el olvido, como ocurre con tantos otros escritores y artistas en general.

viernes, 12 de febrero de 2010

La poesía de Luis García Montero


Como cada mañana

Ahora sé
que estas calles nos han hecho solitarios
y nuestro corazón
tiene el pulso amarillo
de las maderas lentas de un tranvía.

Sobre su cuerpo viejo
andábamos despacio, de forma irregular,
con una simetría parecida a los árboles.

Era hermoso acudir
cada mañana
y respetar la cita con la hiedra
del muro,
los ropajes cansados de las casas estrechas
y de las calles sucias. Agradable
cruzar sobre algún puente,
detenerse lo exacto
para ver cómo el agua discute en las orillas.

En su jardín olimos
los primeros inviernos, su curso indefinido
por entre las palmeras.
Casi nadie pasaba,
sólo había
cuarenta sillas rojas
de los bares cerrados y alguna soledad
definitiva.

Durante muchos años,
durante tantos días que pasaron
el uno tras el otro,
el deber era un cierto paseo solitario,
la cita con un rumbo que sólo desviamos
para pisar las horas que caían,
los sueños que faltaban,
la superficie helada de los charcos,
para saltar los setos
o besamos las uñas moradas por el frío.
Y llegando a la puerta solíamos comprar
pequeños caramelos de nata o de violetas.

Entrábamos por fin para mezclamos
como cada mañana de la vida
con el paso cansado, los azulejos fríos
de un mundo hecho en latín
y números romanos.

Ahora sé
que en aquella ciudad deshabitada
la gente andaba triste,
con una soledad definitiva
llena de abrigos largos y paraguas.

jueves, 11 de febrero de 2010

Juan Lamillar, poeta andaluz


Juan Lamillar es un poeta nacido en Sevilla en 1957. Además de dedicarse a escribir poesía y a realizar estudios literarios, es profesor de Lengua Castellana y Literatura en ejercicio. Ha obtenido numerosos premios, entre los que destacamos el Luis Cernuda o el Villa de Rota. Vamos a señalar sus libros más importantes, con el fin de que, aquellos lectores que lo deseen, puedan profundizar en su obra:

"Las lecciones del tiempo", Editorial Pre-Textos, 1998

"El Alcázar de Sevilla contado a los niños", Ediciones Miguel Sánchez, 2000

"Las lecciones del tiempo. Antología. 1998-2000" Ediciones de la Diputación de Granada, 2003

"Joaquín Romero Murube" Fundación José Manuel Lara. 2004

"Obra selecta: en el aire de Sevilla" coautor junto con Jacobo Cortines. Fundación José Manuel Lara. 2005

"El fin de la magia" Editorial Renacimiento. 2006

"La hora secreta" Editorial Renacimiento. 2008

"Entretiempo" Fundación José Manuel Lara. 2009


Trabajé junto a Juan Lamillar en un Instituto de Utrera, el IES Ponce de León, hace unos años. Tenía la impaciencia del artista. También, algo de frustración porque no lograba hallar entre sus alumnos esa curiosidad por la poesía, por la palabra o por el libro. Si hubo alumnos que llegaron a sentir esta inquietud, impulsados por la tarea diaria de Juan Lamillar, parece que lo disimularon bien.

La poesía de Juan Lamillar destila melancolía y tiene en las referencias a su infancia, como todos los poetas, una fuente inagotable. También son interesantes en su obra los estudios sobre otros autores, de los cuales hemos anotado alguno en esta relación.

En las fechas previas al Día de Andalucía, por qué no conocer de cerca a un poeta andaluz contemporáneo.

Aquí os recojo una de sus poesías:

LAS PUERTAS DE LA INFANCIA

A Rafael Adolfo Téllez


Están aquí las puertas de la infancia:
dan a la luz de un patio, dan al rumor del río,
y hay un niño que entierra un lagarto de plástico
en el antiguo alféizar, bajo unos azulejos.
Dan también a la fiesta y a los fuegos de julio,
y a la desolación callada de la lluvia,
y al temor a tormentas y a la furia del viento.

Están ahí las puertas de la infancia:
no sabes todavía si las abriste todas
o dejaste entornadas las del miedo,
la cubierta de yedra, la que se abría, remota,
al silencio del agua,
frente al pretil donde entonces posabas,
rubio ciclista inmóvil,
para la foto del álbum familiar.
Esta noche aparecen, dolorosas,
y ante ellas revivo un eterno verano,
junto a mi abuelo voy por la ciudad,
descubriendo su magia, sus lugares,
en mañanas lentísimas de julio,
un raro territorio que ya habita en lo oscuro.

Ante las puertas de mi niñez estoy:
hay claridad tras ellas,
quizá la claridad de lo perdido.
Hoy he querido abrirlas,
cruzar el tiempo como cruzo una plaza
acogedora, abierta y entregada
al sol de los recuerdos.
Hoy he querido abrirlas,
remover con mis manos las maderas vencidas,
volver desde el exilio,
desde el amor, desde la incertidumbre,
a perderme en sus islas dormidas,
pero había una distancia de treinta y nueve años,
de treinta y nueve dardos
clavados en la nada.

(De "Las lecciones del tiempo")

viernes, 5 de febrero de 2010

El tiempo entre costuras: una novela para disfrutar leyendo

Si te gusta leer novelas, si eres de los que esperas con ganas el fin de semana para estar sentado en tu sillón favorito, cerca de una ventana, con una buena novela entre las manos, aislado del mundo exterior, simplemente disfrutando con un libro...

entonces te recomiento "El tiempo entre costuras" de María Dueñas y publicada por Temas de Hoy. TH Novela.

El libro lleva dos subtítulos que te pueden dar una pista de por dónde va la cosa:

"Una traición y dos guerras devastaron su pasado"
"Una identidad encubierta la precipitó al futuro"

La joven Sira Quiroga, hija de modista, se ve envuelta en una serie de peripecias que la llevarán desde el Madrid en guerra, hasta Marruecos, de vuelta a Madrid y con una incursión en Lisboa. El libro se lee con gran facilidad, está bien escrito y documentado, no resulta excesivo en ningún momento, sino que transcurre con naturalidad. Es un folletín comedido que entretiene y que puede hacerte pasar unas horas agradables y trasladarte a otro tiempo con personajes de ficción...y también con personajes reales, porque andan por allí Franco, Beigbeder, Serrano Súñer...



martes, 2 de febrero de 2010

1810, las Cortes de Cádiz, la Isla de León y "El asedio"








He recogido esta reseña de Blog de Libros:

Título: El asedio
Autor: Arturo Pérez-Reverte
País: España
Año de publicación: 2010


El asedio es la nueva novela de Arturo Pérez-Reverte. El autor es uno de los nombres más destacados de la narrativa española contemporánea. Durante buena parte de su vida se dedicó al periodismo, trabajando, entre otras cosas, como corresponsal de guerra, hasta que finalmente abandonó esta actividad para dedicarse de lleno a la literatura. Algunas de sus obras más reconocidas son La carta esférica, El capitán Alatriste, La tabla de Flandes y El Club Dumas. Sus novelas le han reportado una enorme popularidad, han sido traducidas a 25 idiomas y algunos de sus libros han sido adaptados al cine.El asedio es una historia que tiene lugar en la Cádiz de 1812, una ciudad culta y abierta al mundo pero que sufre las consecuencias de la Guerra de lndependencia. Diversos personajes se relacionan entre sí como si la ciudad fuera un inmenso tablero de ajedrez.Respecto de El asedio dijo el mismo Pérez-Reverte: “Escribo lo que veo, lo que leo y lo que soy. No es una novela histórica ni sobre la guerra de Independencia. Es Asedio una novela llena de peripecias; hay un enigma central de tipo científico, un desafío que planea por toda la historia. Transcurre en el Cádiz del asedio francés, pero es una novela de personajes, de varios personajes con distintas historias cuyas vidas se van cruzando y cuyas actitudes y conflictos enlazan directamente con ahora. (…) Cada tema tiene un personaje que representa una parte de la historia; se van cruzando, todos convergen. Están todas mis novelas que he escrito están aquí”.

Como véis, he ilustrado esta reseña con fotografías de San Fernando y de Cádiz, lugares donde se desarrolla la obra de Pérez-Reverte. El Teatro de las Cortes de San Fernando, que acogió a las Cortes durante la invasión napoleónica, es un edificio muy normal, que estuvo tan abandonado en una época que llegó a convertirse en un bingo. Por su parte, el Oratorio de San Felipe Neri, en Cádiz, siempre ha conservado su aire majestuoso y en su fachada están los medallones que recuerdan su importancia histórica en relación con la Constitución de 1812. Además, os he añadido una fotografía de la calle Real de San Fernando hace años, cuando todavía había tranvía. En estos momentos, esta calle está de obras de punta a punta...para hacer un tranvía.
La conmemoración del Diez, este año que ha empezado, y del Doce, pueden ser buenos motivos para visitar la ciudad de Cádiz y hacer un recorrido tanto por los lugares constitucionalistas como por los que recuerdan la invasión napoleónica, repartidos en el camino entre Sevilla y Cádiz. El Puente Zuazo, por el que no pudieron pasar los franceses, así como los fuertes que se sitúan enmedio de los esteros de la bahía, guardan las huellas del pasado.
Aún no he leído, obviamente, el libro de Pérez-Reverte, pero espero hacerlo cuando llegue a las librerías, parece que de inmediato. Nos hemos puesto en contacto con la oficina de este escritor y está invitado a venir al Instituto. Esperamos poder daros la noticia de su venida en cuando su ajetreada agenda lo permita.

lunes, 1 de febrero de 2010

¿Libros electrónicos? ¿Libros en papel?



Alfredo Álamo escribe hoy en Lecturalia, el siguiente texto:


Lo reconozco, me ha sido imposible no hablar aquí del iPad también, regalándole publicidad a Steve Jobs, el reconocido Señor del Márketing, pero entiendo que un dispositivo tan mediático cuyo dossier de prensa se han comido numerosos periódicos y revistas, sin hacer un poco de análisis o crítica, merece su espacio en Lecturalia.
No voy a hablar del tema más orientado a juegos y aplicaciones, de eso ya hay otros mucho más conocedores de el estado actual de la tecnología que yo, pero teniendo en cuenta el hype generado por las capacidades como lector de libros electrónicos del iPad es necesario dejar algunos puntos claros antes de que la publicidad oficial se haga carne y se convierta en vox populi.
El nacimiento de los lectores de libros electrónicos viene determinado por la tecnología de tinta electrónica -aunque hay variantes, muchas de ellas en proceso-, y tienen éxito por convertir la lectura en la pantalla de un dispositivo en lo más parecido a leer un libro físico. Sin brillo alguno, capaces de ser expuestos a la luz directa del sol, con batería de larga duración, ligeros, los e-readers son unos aparatos dedicados a una función concreta (si dejamos al margen su capacidad para reproducir música): leer.
Por leer, claro, me refiero a que sirven tanto para veinte minutos de lectura como para cuatro horas. Es cierto que las estadísticas de lectura en iPhones e iTouchs, aparatos similares al iPad pero mucho más pequeños, habían mostrado ser altísimas, y la descarga de libros para esos dispositivos similar o incluso superior a los juegos. Sin embargo, y esta es una gran diferencia, en la pantalla de un iTouch se puede leer un rato corto, en el metro, en el autobús, mientras se está de viaje o esperando en una cola. Es un lector de libros de minibolsillo, y como tal cumple estupendamente su función. Ahora, más rato delante de la pantalla llega a ser molesto. Ese es el quid de la cuestión: el iPad es una pantalla igual que la de un ordenador, en la que se puede leer durante un rato, pero que no tiene nada que hacer en comparación con una pantalla de tinta electrónica.
Donde sí que tendrá su nicho, eso parece claro, es en el mundo de las revistas y los periódicos, ideales para lecturas rápidas y que agradecerán las capacidades multimedia -capacidades que se le suponen en un futuro, ya que ahora no hay Flash ni multitarea- que les brinda la plataforma iPad. En los cómics también parece que puede triunfar, ya que el tamaño de la pantalla y el color convierte al aparato de Apple en un gadget interesante, siempre y cuando, claro, no quieras estar muchas horas leyendo tebeos.
¿Quién se ha emocionado con el iPad y su Bookstore? Las editoriales, por supuesto. Apple ha realizado un movimiento completamente diferente al que inició con iTunes y sus canciones a un dólar: los libros van a costar 15$, mucho más que los 9,99 de Amazon y se acerca a la paridad con el libro físico de manera preocupante. Está claro que muchos editores venían reclamando ese tipo de precios desde hace tiempo para los
ebooks: según ellos, bajar el precio de los libros depreciaría el valor del producto en general. Luego vendrán quejándose de la piratería, por supuesto.
En resumen, el iPad de Apple es un dispositivo para lecturas cortas y que, por ahora, no supone un cambio en el mundo del libro electrónico y es más que probable que pierda muchos enteros cuando los tablets de la competencia aparezcan con pantallas Pixel-q, capaces de pasar de modo LCD a casi tinta electrónica con sólo apretar un botón.




La controversia sobre el libro electrónico está en el aire hace algún tiempo. ¿Sustituirán a los libros en papel? ¿Es el papel un valor seguro, algo que no va a desaparecer con el tiempo?

Hay otra cuestión relacionada con esto que comentamos: la crisis ha afectado al mercado editorial. Las pequeñas editoriales, al no disponer de subvenciones públicas como hasta ahora en muchos casos, se ven abocadas a reducir gastos o a desaparecer. Estas pequeñas editoriales son muy importantes, porque publican los libros de nuevos autores, los libros que no tienen cabida en las grandes editoriales. Su desaparición sería un duro golpe para la creatividad literaria. ¿Sería una solución para ellas el libro electrónico?

Y luego está la cuestión "física": hay personas que no solamente leen libros, sino que quieren tener ese libro en sus estanterías, personas que se fijan especialmente en los diseños, la textura, los colores, el tacto del libro impreso. La impresión, en sí misma, es un verdadero ejercicio artístico. ¿Estará todo ello en riesgo a causa del libro electrónico?