miércoles, 24 de noviembre de 2010

Berta Mir, detective


La vida cambia inesperadamente para Berta Mir con dieciocho años recién cumplidos. Su padre, detective de profesión, sufre un accidente que resulta ser un intento de asesinato. Luchando contra el tiempo, Berta deberá resolver, con su ingenio y su valor, los tres casos en los que trabajaba su padre antes de que el asesino vuelva a intentarlo. Tras ellos se esconde el culpable: ¿una mujer que engaña a su marido?, ¿un chico al que su padre hace seguir para evitar que tome drogas? o ¿una muchacha desaparecida, que se ha escapado de casa con su novio?.

"El caso del falso accidente" es la primera novela de Berta Mir, una chicha que habrá de tratar con criminales mientras sigue con sus amigos, sus amores, su grupo, tocando el bajo y cantando. Todo eso que forma parte de la complicada vida de una joven de dieciocho años.

Jordi Sierra i Fabra (Barcelona, 1947), escritor y rockero, ha escrito más de 400 libros desde que empezó a escribir con ocho años, y ha vendido más de 9 millones de libros. Su abundante obra ha merecido múltiples galardones, entre los que destaca el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil en 2007 por su obra "Kafka y la muñeca viajera" (Siruela, 2006). Viajero pertinaz, escribe mientras viaja y viaja mientras escribe.

Esta es la presentación que la Editorial Siruela hace de la última publicación dedicada a los jóvenes, en su colección Las Tres Edades. Serie Negra, que acaba de sacar a la luz. Ya está en las librerías y ya está en nuestra biblioteca este caso detectivesco en el que la protagonista es una chica, Berta Mir y el autor es el escritor Jordi Sierra i Fabra, uno de los referentes en literatura dedicada a los niños y jóvenes desde hace muchos años. "El caso del falso accidente" comienza así:

"La sala de espera de un hospital es un espacio amargo. Fría por su decoración, paredes vacías, sillas de plástico que parecen albergar las penas de todos los que han pasado por ellas, atmósfera cortada con el dolor, ventanas que dan a un mundo que, de pronto, parece irreal. Caliente por la angustia, la energía de los que aguardan, la tensión envuelta en largos silencios o breves desgarros de llanto, la ansiedad que quema como el miedo. Cuando está vacía y sólo estás tú, te oprime, te aplasta, te convierte en parte de esa nada que diluye el tiempo..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realiza tu comentario dentro del respeto y la corrección.