Amores virtuales


En otro lado de este blog os hablé hace algún tiempo de la primera parte de este libro, que se llama "Contra el viento del norte" y que me leí en una sentada. Pues bien, la segunda parte, de título "Cada siete olas" aún es mejor. Lo podéis comprobar vosotros mismos si accedéis a ambas partes, que están en nuestra biblioteca. Seguramente se trate de uno de los fenómenos editoriales más interesantes de estos meses y por ello está en la lista de libros más vendidos que suelen recoger los suplementos culturales de los fines de semana.

Los personajes de ambos libros son los mismos: Emmi y Leo. La relación entre ellos se organiza en torno al ordenador, a los mensajes de correo. Los sentimientos, la pasión, la descripción de sus vidas y de ellos mismos, los compases de espera, la alegría y la tristeza, la furia, el amor, la pérdida, todo ello desfila por los textos de los mensajes igual que ocurre en el vida real. Emmi y Leo destinados a encontrarse físicamente, aunque su escritura sea para ellos más real que la vida diaria, se convierten en personas a las que podemos reconocer porque en ellos viven cosas que todos hemos vivido o casi todos.

Absolutamente recomendable por su ternura, sencillez, vitalidad, por lo que significa y por lo que expresa, "Cada siete olas" es todavía mejor que la primera parte y, además, cierra un círculo que se había quedado abierto y que sus lectores queríamos ya redondear.

El libro lo publica Alfaguara y su autor es Daniel Glattauer.