martes, 5 de octubre de 2010

Talento, ah, sí, el talento


Desde hace algún tiempo el profesor de Filosofía de Instituto José Antonio Marina se dedica a publicar unos libros sobre educación que abarcan temas diversos y pretenden ayudar a padres y docentes en la difícil tarea de educar. El último de estos libros acaba de llegar a la biblioteca del Instituto. Se llama La educación del talento y está publicado por Ariel.

En este libro, Marina nos dice que "hay muchos tipos de talento. Esta obra pretende ayudar a nuestros niños a descubrir los suyos. Cada uno de nosotros tenemos nuestras propias fortalezas y debilidades. Pero también hay un talento básico que debemos intentar desarrollar universalmente, y de éste trata sobre todo este libro. Talento para saber qué hacer con los demás talentos y también con nuestras limitaciones."


Cuando yo era chica, en mi calle, que era todo mi mundo, había chicas a las que se consideraba "talentosas". Normalmente, niñas que sabían coser, que ayudaban a su madre en casa o echaban una mano con los hermanos. Niñas que salían poco a la calle, que no eran "callejeras". Luego, estábamos otras, a las que madres y abuelas solían regañarnos porque nos gustaba mucho salir, leer libros a todas horas y discutir más de la cuenta. Como se ve, hay talentos para todos los gustos.

Siempre he pensado que todo el mundo tiene algún talento, algo, aunque sea una pequeña cosa. Lo he observado siempre en todos los alumnos que he tenido. Nunca me he encontrado con un caso en el que un niño no supiera hacer "nada". Incluso los que pasan totalmente de libros y papeles saben arreglar cachivaches o tienen habilidad para alguna cosa. Por eso, creo que la escuela debería potenciar lo que cada uno tiene de bueno, en lugar de hacer hincapié constantemente en lo que hay de negativo, es decir, "en lo que no sabemos hacer". Ya lo he comentado muchas veces: es necesario poner de relieve las cosas positivas que se hacen, las ocurrencias felices, las mañas, y no tanto lo que no se tiene o no se sabe o no se puede. Sería algo así como la "evaluación positiva".

El libro de Marina está en la biblioteca y os espera. Seguramente será de ayuda para todos en esta profesión nuestra tan, tan, tan, complicada...¿O no lo es tanto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realiza tu comentario dentro del respeto y la corrección.