viernes, 10 de septiembre de 2010

Lope



En nuestros cines podemos ahora acercarnos a la biografía novelada de Lope de Vega, extraordinario personaje, que une, a su vida azarosa y aventurera, una producción literaria inmensa, llena de obras inconmesurables y de poemas que alcanzan la cumbre. Para mí, su mejor poema es éste:
¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras?
¿Qué interés se te sigue, Jesús mío,
que a mi puerta, cubierto de rocío,
pasas las noches del invierno oscuras?

¡Oh, cuánto fueron mis entrañas duras,
pues no te abrí! ¡Qué extraño desvarío,
si de mi ingratitud el hielo frío
secó las llagas de tus plantas puras!

¡Cuántas veces el ángel me decía:
«Alma, asómate ahora a la ventana,
verás con cuánto amor llamar porfía»!

¡Y cuántas, hermosura soberana,
«Mañana le abriremos», respondía,
para lo mismo responder mañana!
Recomendar a nuestros alumnos que vean la película puede servir para introducirlos en el tiempo y la historia del personaje. Muchas veces, el cine, la imagen, logra lo que un profesor consigue tras muchísimos esfuerzos (o no consigue). La película está muy bien (si exceptuamos la dicción del protagonista, que, al estar realizada con sonido directo, deja que desear). Pero sirve a nuestros objetivos de que la literatura, a través de sus nombres más ilustres, llegue a nuestros alumnos.
¿Por qué no recomendarles la película y luego leer en clase, comentar y hacer un pequeño debate sobre la obra de Lope que me parece más interesante, bonita y asequible para los alumnos: "El caballero de Olmedo"? Cada vez que la leo me gusta más y también gusta a los adolescentes, lo he comprobado con el que tengo en casa. Y, además, pueden aprender esa canción tan preciosa en la que se inspira esta obra:
Que de noche lo mataron
al caballero
la gala de Medina
la flor de Olmedo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realiza tu comentario dentro del respeto y la corrección.