sábado, 1 de mayo de 2010

Nuestra Irène


Todos los seguidores de este blog saben, seguramente, a quién nos referimos cuando titulamos esta entrada como "Nuestra Irene".
Sí. Se trata de Iréne Némirovsky, la escritora judía nacida en KieV, en el año 1903 y muerta en el campo de concentración de Auschwitz en 1942.
Desde aquel primer librito suyo que leí, "El baile", han ido sucediéndose novedades bibliográficas, todas ellas en la editorial Salamandra, que engrosan ya nuestra biblioteca de Irène.

No hace mucho tuvimos ocasión de traer aquí "El maestro de almas" y ahora el libro que os ofrecemos se llama "El caso Kurílov". Toda esta literatura oculta de la escritora va apareciendo con cuentagotas, pues, a su muerte, dejó una gran cantidad de papeles sin analizar que son los que están dando lugar a estas obras. "David Golder", "El ardor de la sangre", "Suite Francesa", han pasado ya por nuestras manos. En el caso del libro que acaba de aparecer, "El caso Kurílov", la autora, que, aunque tuvo una gran popularidad en Europa en los años 30, luego había caído en un total olvido, trata de un asesinato político ocurrido supuestamente en la época del zar Nicolás II, con lo que aparecen en esta obra escenarios diversos, Niza, Suiza, los lugares que acogieron el exilio ruso.
Como dice Mercedes Monmany en su crítica de hoy en el ABCD de las Artes y las Letras, "ferozmente lúcida, de un pesimismo cínico y destemplado que la empujaba obsesivamente a desnudar de forma despiadada cualquier bajeza o ambigüedad moral, Nèmirovsky no dejó indiferente a nadie mientras vivió..."
Cuando se leen sus obras uno puede preguntarse "¿de qué lado está?", porque denunció tanto el nazismo, como el estalinismo, como la actitud de aquellos que podían considerarse los "suyos", los emigrantes judíos llegados a Occidente desde la Europa Oriental. ¿De qué lado estaba? Indudablemente del lado de la verdad, la justicia, la honradez y la bondad, por eso los personajes que creó nos siguen estremeciendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realiza tu comentario dentro del respeto y la corrección.